Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 31 Julio 2020

Es falso que “la nueva vacuna” contra el coronavirus tiene “ARN digitalizable” que se “activa mediante el 5G” y puede reactivar el virus

Por Chequeado

El concepto de “ARN digitalizable” no existe y no es cierto que el ARN se pueda replicar, así como tampoco es cierto que las redes 5G puedan activar el virus.

Este artículo fue publicado originalmente por Chequeado el 25 de julio de 2020. Este contenido es reproducido aquí como parte de #CoronaVirusFacts, un esfuerzo global liderado por la International Fact-Checking Network, IFCN (de la cual Colombiacheck es miembro), para combatir la desinformación al respecto del brote de coronavirus en el mundo.

ARN Falso

Circulan en Facebook distintas publicaciones que afirman que “la nueva vacuna contiene ‘ARN’ digitalizable”, un supuesto “replicante que se activa mediante el 5G” y que por eso “el virus puede ser reactivado luego que el paciente se recupera”. 

Los posteos -que hasta el momento tuvieron casi 2,7 mil compartidos en Facebook (ver acáacá y acá)- están acompañados por una imagen de una supuesta vacuna y donde se leen mensajes como “no a la vacuna obligatoria COVID-19”, a la vez que se pide “libertad para elegir”“vacunas con prospeto” (sic), “saber su composición”, sus “efectos secundarios” y “secuelas a largo tiempo”, así como también dicen que generaría “peligros en el ADN humano”

Sin embargo, todo esto es falso: todavía no hay ninguna vacuna aprobada que prevenga el coronavirus SARS-CoV-2, no existe el concepto de “ARN digitalizable” y tampoco el 5G puede reactivar el virus. Este mismo contenido ya fue chequeado en otros países, como en México.

Todavía no hay ninguna vacuna aprobada

Si bien hay distintas iniciativas que buscan encontrar una vacuna para el nuevo coronavirus, como se explicó en esta nota, todavía no hay ninguna autorizada a usarse

“Hasta ahora ningún medicamento ha demostrado prevenir o curar esta enfermedaddestaca la Organización Mundial de la Salud (OMS), señala que “hay varios ensayos clínicos en marcha” e informa que está “coordinando la labor de desarrollo de vacunas y medicamentos para prevenir y tratar la COVID-19”, aunque todavía recomienda no “automedicarse con ningún fármaco, incluidos los antibióticos, para prevenir o curar la COVID-19”.

No existe el ARN “digitalizable” y no se puede replicar

Diversos proyectos de vacunas para la COVID-19 incluyen una nueva tecnología, que no fue usada en el desarrollo de vacunas para otras enfermedades, como se explicó en esta nota. Son las vacunas de ARN mensajero, en las que se usa parte del material genético del virus. “En él iría la receta molecular para que nuestras propias células fabriquen la proteína viral -en este caso, la que forma los picos de la corona del virus- que el sistema inmune pueda reconocer”explica el sitio especializado Salud con Lupa.

Pero, como precisó el sitio de fact checking AFP Factualla expresión “ARN digitalizable” que aparece en la cadena no arrojó ningún resultado al buscarla en sitios especializados, así como diversos especialistas coincidieron en que este concepto no existe

Juan Manuel Carballeda, investigador especializado en Virología Molecular del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (Conicet), explicó a AFP que “nunca” escuchó la expresión de “ARN digitalizable” y, sobre su supuesta capacidad de replicarse que destaca la publicación, agregó: “El ARN mensajero de ninguna manera se puede replicar a sí mismo; solamente porta la información genética para una proteína viral”.

El 5G no puede “activar” el virus

La OMS destaca que “las redes 5G de telefonía móvil no propagan la COVID-19”. En los últimos meses distintas teorías o mensajes intentan relacionar a la red 5G (por ejemplo, ver acáacáacá o acá) con el virus. 

Sin embargo, la OMS afirma que “los virus no se desplazan por las ondas electromagnéticas ni las redes de telefonía móvil” y aclara que “la COVID-19 se está propagando en numerosos países en los que no existe una red 5G”. 

Este, por ejemplo, es el caso de la Argentina, ya que el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) confirmó a Chequeado que “en la República Argentina los operadores actuales aún no han desplegado redes que utilicen dicha tecnología”.

El ADN humano no está en peligro

Tampoco es cierto que las vacunas generen problemas en el ADN humano, como marca falsamente la publicación. Mark Lynas, un profesor visitante del grupo de la Alianza para la Ciencia de la Universidad de Cornell, Estados Unidos, explicó a la agencia Reuters que ninguna vacuna puede modificar genéticamente el ADN humano

“Eso no es más que un mito, que a menudo se propaga intencionadamente por los activistas contra la vacunación para generar confusión y desconfianza”, dijo Lynas, quien explicó que “la modificación genética implicaría la inserción deliberada de ADN ajeno en el núcleo de una célula humana, y las vacunas sencillamente no hacen eso” sino que, en el caso puntual de las vacunas de ADN, este “no se integra en el núcleo de la célula”, por lo que no se trata de una modificación genética.

Si querés estar mejor informado sobre la pandemia, entrá al Especial Coronavirus.

Este chequeo es parte de la iniciativa Third Party Fact-checker de Facebook en la Argentina. En los casos de fotos y videos trabajamos con imágenes trucadas o sacadas de contexto y siempre analizamos en conjunto las imágenes junto con el texto con el que fueron presentadas.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 13 Mayo 2020

Con ‘la vacuna obligatoria para la Covid-19’ no se implantará un chip creado por Bill Gates

Por Laura Rodríguez Salamanca

Medios y pastores cristianos defienden esta hipótesis que combina argumentos falsos e inconexos.

Desde hace unas semanas, circula redes en sociales una hipótesis, según la cual existe una relación entre las investigaciones para la vacuna contra la COVID-19 y la futura implantación de un microchip supuestamente creado por el multimillonario Bill Gates para vigilar a la población. Con base en esta hipótesis, en las publicaciones se recomienda no acceder a la aplicación de la vacuna cuando esté lista.

Pero toda esta información es falsa.

Muchos usuarios, en su mayoría medios y pastores cristianos, han compartido esta hipótesis. Encontramos publicaciones al respecto en cuentas argentinas, peruanas y colombianas. En el caso de nuestro país, se viralizó un video de una conversación entre los pastores colombianos Miguel y María Paula Arrázola, y el pastor de origen dominicano Ruddy Gracia, en la que este último señala que “detrás de todo esto [la pandemia de COVID-19] hay un grupo élite a nivel global que está preparándose para poner una vacuna obligatoria y, detrás de esa vacuna obligatoria, poner un chip que se llama ID 2020 hecho por el señor Bill Gates”. 

Pero esta hipótesis se basa en una combinación de falsedades y de hechos verdaderos, pero inconexos. Nuestros colegas verificadores de La Silla Vacía le pusieron la lupa a esta desinformación y escribieron: “Esa teoría conspirativa mezcla dos elementos diferentes: la financiación de vacunas de la Fundación Gates y las investigaciones que se llevan a cabo sobre identidad digital”. 

Por una parte, es evidente tanto en el blog de Gates como en la página de web de la Fundación Bill y Melinda Gates, que estos multimillonarios han dedicado gran parte de sus inversiones filantrópicas a las vacunas. Y por supuesto, están involucrados en el desarrollo de la vacuna contra la COVID-19. Pero, como dijo La Silla Vacía, ninguna de estas investigaciones se relaciona con microchips implantados. 

El 30 marzo el propio Gates escribió en su blog: “Para COVID-19, el desarrollo financiero no es un problema. Los gobiernos y otras organizaciones, incluida nuestra fundación (...), han dejado en claro que apoyarán todo lo que sea necesario para encontrar una vacuna. (...) El sector privado, los gobiernos y nuestra fundación comenzarán a identificar instalaciones para fabricar diferentes vacunas potenciales”.
 

Por otra parte, aunque hay fondos de la Fundación Gates que se destinan a la investigación sobre identificación digital, nada tienen que ver con la implantación de microchips para violar la privacidad. 

GAVI, la Alianza de Vacunas, es una organización público-privada que se construyó gracias a los aportes de los Gates y que ha recibido de su fundación más de 4.000 millones de dólares. Hoy día hace parte de los socios fundadores de la Alianza ID 2020 [La supuesta creadora del microchip], que según su página web, desde 2016 aboga por la protección de la privacidad para la identificación digital. 

Este propósito va en contravía del supuesto control y abuso de la privacidad que se está difundiendo en redes sociales. De hecho, los “requisitos centrales” que ID 2020 exige para esa identificación digital son que sea privada, portátil, persistente y personal. 

Además, la solución que la alianza propone, de acuerdo con la página web de Accenture, otro de los socios, consiste en una plataforma [de nuevo, no en un microchip] de servicios de identidad que permite acceder y compartir información sin la preocupación de usar o perder la documentación en papel, y que aprovecha un sistema biométrico que puede gestionar huellas digitales, escaneos de iris y otros datos. 

Fuera de contexto

Otro de los argumentos con los que se ha sustentado la acusación a Gates de querer implantar un chip a través de la vacuna contra el COVID-19 es un supuesta confesión del propio magnate. Diversos medios y blogs lo han publicado. Por ejemplo, el 27 de marzo La Matrix Holográfica publicó un artículo titulado “Comienzan a enseñar sus cartas: Bill Gates anuncia que implantará microchips para combatir Covid-19 y rastrear las vacunas”.

Pero este tipo de artículos, citan y sacan de contexto las respuestas de Gates en una sesión de preguntas que ofreció en la red social Reddit hace un mes. Hicimos una búsqueda avanzada con palabras como “digital, identificación, Covid-19” en los miles de mensajes del registro de la conversación. 

Encontramos que uno de los usuarios le pregunta “¿Qué cambios vamos a tener que hacer en la forma en que operan las empresas para mantener nuestra economía y proporcionar distanciamiento social?”. A lo que Gates responde: “La cuestión de qué empresas deberían continuar es complicada. Ciertamente, el suministro de alimentos y el sistema de salud (...) Eventualmente tendremos algunos certificados digitales para mostrar quién se recuperó o se hizo la prueba recientemente o, cuando tengamos una vacuna, quién la recibió”. No escribió nada más; no habló de microchips. Pero esta frase se usó para soportar la desinformación. 

Finalmente, nuestros colegas de Animal Político, en México, chequearon otra de las tantas versiones de la hipótesis, que se publicó en Youtube, y la calificaron como falsa. 

Por todas estas razones, le otorgamos esta misma calificación a las publicaciones que difunden la idea de que con una supuesta vacuna obligatoria para la Covid-19 se implantará el microchip ID 2020, creado por Bill Gates para vigilar a la población mundial.
 

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus