Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 05 Junio 2020

Audio que pide a barranquilleros no dejarse tomar pruebas de COVID-19 está basado en datos falsos

Por Laura Rodríguez Salamanca

Se dice que los hospitales y clínicas están cobrando una indemnización de siete millones por paciente y de 10 millones por muerto de COVID-19. Pero esto no es cierto.

Desde hace unos días, a través de diferentes cadenas de WhatsApp y publicaciones de redes sociales, se hace la misma sugerencia a los ciudadanos barranquilleros: “no se dejen hacer la prueba de COVID-19”. Y la razón para hacer esa recomendación es que con las pruebas se tiene la supuesta intención de contagiar del virus a la población porque los hospitales y clínicas reciben una “indemnización” tanto por los pacientes enfermos que atienden como por los muertos.

“A todos los barrios van a mandarles a hacer la prueba del COVID-19, a todas las casas. Y con esas cosas que les van a hacer las pruebas, eso ya viene infectado. Es para que comiencen a ganar más plata las clínicas porque cobran siete millones por cada persona con covid y cuando matan a la persona cobran diez millones de pesos”, dice, por ejemplo, un hombre que se identifica como taxista en uno de los audios que está circulando. 

Pese a que el alcalde, Jaime Pumarejo, ha desmentido este tipo de mensajes en medios de comunicación, la información ha causado problemas en la detección de casos en la ciudad. 

El primero de junio la Alcaldía de Barranquilla inició una estrategia de detección temprana a través de la toma de muestras en los 15 barrios con mayor número de casos positivos. Pero, como han reportado varios medios, los ciudadanos se han negado a practicarse las pruebas y han rechazado la presencia del personal médico.

Sin embargo, Colombiacheck encontró que los mensajes que se está difundiendo se basan en información falsa.  

Consultamos a la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas sobre los supuestos pagos adicionales que están recibiendo estas instituciones [algunos mensajes dicen que son 20 millones, otros que siete o 40] por los pacientes y muertos por coronavirus. En esta organización nos respondieron que esto es falso por varias razones. 

Por una parte, no se puede aplicar una tarifa estandarizada por la atención a pacientes porque cada uno de ellos recibe servicios médicos diferentes de acuerdo al tratamiento que requiere. Y en este momento el cobro se está haciendo a través de las EPS (con dinero de los cotizantes y de la Unidad de Pago por Capitación, UPC, que es el valor anual que el Estado reconoce por cada uno de los afiliados al sistema de seguridad social para cubrir el Plan Obligatorio de Salud). 

Y por la otra, aunque el 12 de abril el Gobierno Nacional ordenó, a través del Decreto 538, la creación de unas canastas [pagos por ciertos servicios que se le prestan a los pacientes con COVID-19] para las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS), esto aún está en proceso de reglamentación y, por lo tanto, no se ha empezado a aplicar. 

Decreto 58

Con esta versión coincidió el viceministro de Salud Pública y Prestación de Servicios, Luis Alexander Moscoso, en una entrevista que concedió el 26 de mayo a Atlántico en Noticias, un programa de Emisora Atlántico. “El Gobierno Nacional no le paga a ninguna clínica por una persona fallecida por COVID. Esa es una información totalmente falsa, no tienen ningún asidero”, dijo.

Además de esto, revisamos un proyecto de resolución para la reglamentación de dichas canastas, que estuvo disponible en la página web del Ministerio de Salud hasta el 22 de mayo para que los ciudadanos hicieran comentarios. Lo que encontramos: con las canastas no se establecen tarifas por paciente con el virus ni por muertos, sino que se establecen los valores máximos que el Estado podrían reconocer por los servicios que se presten “de acuerdo con el criterio médico y el estado clínico del paciente”. 

Canastas MinSalud

Canastas MinSalud

De hecho, consultamos una carta que la Asociación Colombiana de Hospitales envió al Ministerio de Salud el 19 de mayo con las consideraciones y propuestas que las instituciones que representa creen que se deben tener en cuenta para la reglamentación. 

Ahí se incluye el descontento con los valores que se podrían pagar por los servicios “porque no se compadecen con la realidad hospitalaria” y para el caso de las UCI se “establece un valor muy por debajo de lo que le ha costado a las IPS”. Entonces estos montos no resultan en indemnizaciones ni ganancias para las instituciones prestadoras de salud. 

Por otra parte, tanto en los audios como en publicaciones en redes sociales, se asegura que las pruebas para detectar si una persona tiene COVID-19 vienen con "ese veneno", es decir, que se usan para contagiar. Pero esto también es falso. Como lo explicó para Noticias Caracol Gabriel Villegas, uno de los coordinadores de enfermería que participa en la toma de muestras en la capital del Atlántico, los procesos de las pruebas cumplen con los estándares de la Organización Mundial de la Salud. “Nuestros hisopos y los diales son totalmente sellados, se procesan en el tiempo real con el paciente”, dijo. 

Finalmente, es necesario tener en cuenta que el 3 de junio el Ministerio de Salud hizo un llamado de atención por mal manejo de las UCI en el país, específicamente por tener a pacientes en estas áreas más del tiempo que se necesita, pero esta denuncia no tiene nada que ver con una indemnización puntual por muertos o pacientes atendidos en Barranquilla. 

Entonces calificamos como falsos los mensajes en los que se recomienda a los barranquilleros no acceder a practicarse la prueba del COVID-19 con el argumento de que se busca enfermar a la población para que los hospitales y clínicas cobren indemnizaciones por la atención o muerte de los pacientes. 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 26 Marzo 2021

Uso prolongado de tapabocas no ‘nos está matando’ ni ‘causando enfermedad pulmonar’

Por Mónica Ospino Orozco

La imagen que acompaña el texto viral aparece publicada en un atlas de 2005; 15 años antes de la aparición del COVID-19.

Muchos siguen considerando a los tapabocas como un enemigo. Estos elementos de protección vitales contra el COVID -19 se han convertido para algunas personas en un instrumento más de la gran conspiración de la pandemia.

Recientemente, se ha hecho viral en Facebook esta pieza gráfica que está ilustrada con la foto de una radiografía pulmonar, acompañada de un texto que asegura: 

“Se están presentando casos de pleuresía inducida por hipoxia obstructiva exterior (barbijos), en gente empleada en supermercados. Por ahora los están silenciando, pero esperamos que esto llegue al público pronto y los juicios a quienes han obligado al uso ilegal de las mascarillas. Yo no me lo pongo. Te están matando obligándote a usar bozal”. 

Esta imagen con ese texto ha tenido más de tres mil interacciones en Facebook desde junio del año pasado según CrowdTangle, una herramienta a la que tenemos acceso por una alianza con Facebook en la lucha contra la desinformación.

Por otro lado, nuestros colegas de Maldita.es ya verificaron esta desinformación y en su chequeo no encontraron pruebas de que el uso de las mascarillas está causando pleuresía.

De acuerdo con Maldita.es, “el texto se comparte junto a una radiografía en la que se pueden ver los pulmones de una persona y una flecha que señala una mancha sobre estos. Sin embargo, esta imagen no muestra un caso como el que el contenido está describiendo. La pleuresía o pleuritis se produce cuando la pleura, formada por dos capas de tejido que separan los pulmones de la pared torácica, se inflama. En algunos casos, la pleuritis puede ir acompañada de un derrame pleural, que consiste en la acumulación de líquido en el espacio que queda entre las dos membranas de la pleura”.

En Colombiacheck consultamos además al médico internista y neumólogo de la Universidad del Bosque, Jaime Barreto, quien aseguró que “la pleuresía es una inflamación de los capilares de la pleura que es producida por muchas enfermedades. Para que haya un derrame pleural o una pleuresía tiene que haber un agente local que esté inflamando y alterando las membranas que recubren los pulmones, pero un tapabocas no hace eso”.

Barreto aseguró también que las causas más comunes de pleuresía son las enfermedades infecciosas como “la neumonía, la tuberculosis y otras enfermedades como el lupus, enfermedades como la artritis reumatoidea, el infarto pulmonar, que son patologías que inflaman directamente la membrana. Es decir, tiene que haber una agresión directa por una cuestión infecciosa u otra patología para que se produzca un derrame pleural o pleuresía”.

La imagen que acompaña el texto viral, corresponde a un derrame pleural leve y aparece publicada en esta web en la que se detalla que la misma pertenece al libro “Bones atlas of pulmonary and critical care medicine [Atlas de huesos de la medicina pulmonar y de cuidados intensivos]” de 2005. Es decir que la imagen ya tiene 16 años y por tanto no es actual ni se relaciona con la pandemia por el COVID-19. 

Ya en Colombiacheck hemos verificado antes desinformaciones similares a esta (1, 2 y 3) en las que los expertos consultados aseguran que el uso de tapabocas no causa hipoxia, como lo mencionó en un chequeo previo Camila Webb, médica infectóloga del Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, quien nos dijo que el dióxido de carbono no se queda dentro de la mascarilla. “Tanto la [mascarilla] quirúrgica, como la de tela, como la N95 dejan pasar el dióxido de carbono”.

Adicionalmente, en esta verificación, titulada, “Uso de tapabocas no altera funciones cognitivas ni hay pruebas de que producirá demencia”, “el doctor Pablo Eguía, neurólogo y vocal de la Sociedad Española de Neurología, explicó a AFP Factual que el tejido del que están compuestas las mascarillas filtra partículas, no gases. Y el oxígeno, al igual que el dióxido de carbono, son gases. Por lo tanto, tanto el oxígeno como el dióxido de carbono circulan a través del tejido de la mascarilla”.

La pieza que estamos chequeando no menciona tampoco en dónde se han presentado los casos de pleuresía en los supermercados, sin embargo, un contenido narrando la historia de que una empleada de un supermercado había sido diagnosticada con pleuresía por el uso de tapabocas, circuló en Facebook en inglés, pero verificadores del medio australiano APP Fact Check no encontraron evidencia que soportara esta información y la calificaron como falsa.

Así que no es cierto que el uso de tapabocas cause pleuresía como tampoco hipoxia, por lo que calificamos la publicación viral como falsa.