Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 03 Junio 2021

Es falso que vacunas contra COVID-19 dejen el brazo imantado

Por Gloria Correa

A través de vídeos y fotos han intentado señalar que estas vacunas dejan el brazo imantado, pero estos biológicos no tienen metales pesados ni un microchip. Expertos señalan que podían ser adhesiones provocadas, como lo aceptó una usuaria de Tik Tok cuyo video donde usó saliva antes de adherirse el objeto al brazo, se viralizó.

En un video publicado en Facebook una mujer afirma “yo no quería vacunarme, ante tanta insistencia dije voy a dejarme de todas esas cosas, pero caí”, al tiempo que muestra que aparentemente se le adhiere al brazo derecho una moneda, un imán y un gancho de ropa “tengo todo el brazo magnetizado, parezco la mujer biónica”, señala.

etiqueta 1

Desde comienzos de mayo otras publicaciones con videos o fotos con contenido similar han circulado en redes sociales como Facebook (1, 2, 3, 4 y 5), Instagram (1, 2, 3, 4, 5 y 6), Twitter (1, 2 , 3, 4 y 5), TikTok y Telegram en diferentes idiomas, e incluso se ha difundido información similar en páginas web (1 y 2) y en Youtube (1 y 2). Tales publicaciones han tenido desde cientos hasta miles de visualizaciones e interacciones.

En esos vídeos y fotos diferentes personas que dicen haber sido vacunados contra COVID-19, muestran que objetos metálicos, como monedas y hasta celulares, se les pegan al brazo en el que “les aplicaron la inyección”. En TikTok e Instagram, incluso, se planteó como un desafío el #magnetchallenge o #covidvaccinechallenge.

etiqueta 2

Todo esto con el fin de señalar falsamente que las vacunas tienen metales, microchips o rastreadores y así difundir ideas anti-vacunas.

Pero estas publicaciones no son evidencia de una reacción magnética ni de que las vacunas contra COVID-19 contengan un microchip o algo similar. Quienes realizan los videos no dan pruebas de que realmente hayan sido o no vacunados, incluso algunas de esas personas han hecho nuevos vídeos para señalar que se trataba de una broma. 

Colegas verificadores de la International Fact Checking Network (IFCN), de la que hacemos parte, como Chequeado, la agencia de noticias AFP, Mala Espina, Newtral, Maldita, Politifact, Bolivia Verifica, Snopes y Factcheck.org, y otros medios como la BBC y la agencia Reuters, han verificado este tipo de publicaciones señalando en base a explicaciones de expertos en física e infectología que es falso que las vacunas dejen el brazo imantado.

A lo largo de la pandemia hemos desmentido desinformaciones similares que han circulado sobre estas vacunas y hemos señalado que a través de estos biológicos no se implantarán nanochips, ni certificados digitales, ni nanobots

En esta oportunidad, en Colombiacheck verificamos estas publicaciones para aclarar que luego de vacunarse, no quedará como Magneto ni como La mujer biónica. A continuación recopilamos lo que encontramos al respecto junto a lo que colegas verificadores señalaron.

Las vacunas contra COVID-19 no contienen metales pesados 

En algunas de estas publicaciones señalan que a través de la vacuna de COVID-19 se “inyecta metal en su brazo”, haciendo que los imanes se adhieran al cuerpo, pero esto es falso.

Se trata de una más de las teorías conspirativas acerca de la “composición sospechosa y secreta” de las vacunas contra COVID-19, que han circulado desde el inicio de la pandemia, cuando empezaron los estudios para el desarrollo de estos biológicos. 

Pero la composición de las vacunas contra COVID-19 ya aprobadas para uso de emergencia, está publicada en los sitios web de las farmacéuticas y también ha sido publicada por los organismos reguladores en salud. No es secreta. Es posible consultar la información correspondiente a la de Pfizer, Moderna, Astrazeneca, Sputnik V, Janssen y Coronavac y en ningún caso se evidencia que tengan metales pesados o con propiedades ferromagnéticas.

pfizer componentes

moderna componentes

composción janssen

astrazeneca composición

coronavac composición

 

En el mismo sentido el doctor Nicolás Torres, del Laboratorio de Inmunopatología del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME) en Argentina, le explicó a AFP Factual que "lo que muestra el video ni siquiera es científico. En las vacunas hay material genético, proteínas, algún azúcar. Y ninguna de estas moléculas tienen propiedades magnéticas fuertes como para pegar un imán".

Ahora bien, la vacuna de Sinovac (Coronavac) tiene en sus componentes hidróxido de aluminio, pero el aluminio no es un metal pesado y esta sustancia ha sido usada desde hace décadas en algunas vacunas. Desde el Comité Asesor de Vacunas de España aclaran: “Las sales de aluminio se usan como adyuvantes de vacunas desde hace 70 años y son componentes imprescindibles para estimular el sistema inmunitario”. En el mismo sentido lo explica la Organización Mundial de la Salud en su sitio web

En una página web de la Universidad de Oxford sobre vacunas señalan al respecto:

“El aluminio es el metal más común en la corteza terrestre y estamos expuestos a él todo el tiempo. Reacciona con otros elementos para formar sales de aluminio, y pequeñas cantidades de estas se encuentran naturalmente en casi todos los alimentos y agua potable. El cuerpo no utiliza aluminio. Cualquier aluminio absorbido de los alimentos u otras fuentes se elimina gradualmente a través de los riñones. La cantidad presente en las vacunas es muy pequeña”. 

También citan, en dicha página, estudios previos (1, 2 y 3) que han evaluado los niveles de aluminio en la dieta y las vacunas aplicadas en bebés, sin encontrar que superen los niveles permitidos o que hubiese una correlación con un impacto negativo en la salud. 

Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV) enfatizó a los colegas verificadores de Newtral que no se utilizan metales pesados magnéticos (níquel, cobalto y hierro) para la elaboración de las vacunas.

Explicaciones de lo que se ve en los vídeos

Desde los Centros para el control y prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), han aclarado que estas vacunas no tienen rastreadores, ni microchips ni metales. 

Sin embargo, al ver las publicaciones con los supuestos brazos imantados, muchas personas quedan con la duda de qué es lo que ocurre realmente. Es importante aclarar que quienes realizaron las publicaciones no muestran evidencia alguna de que fueron o no vacunados contra COVID-19, lo cual de entrada resulta sospechoso. 

Además en algunos casos quienes publicaron videos, como @emilaaay442 en TikTok, mostrando que un imán de nevera se le pegaba al brazo, señalaron posteriormente que se trataba de una broma. Ella había lamido la tarjeta para lograr el efecto, recordando que cosas así pueden basarse en chistes que los niños suelen hacer: "Yo lamí el imán antes, aquello ha sido una broma. 100% broma", señaló en otro vídeo en el que se arrepintió por haber generado algún tipo de resistencia frente a las vacunas contra COVID-19.

@emilaaay442

Oops! Going off my last video that decided to blowup.. please stop believing everything you see on social media. ##antivaxxer ##covidvaccine

♬ original sound - Emily

Desde la BBC también dieron explicación a esta situación y a través de un vídeo, el físico Eric Palm, PhD en física de la Universidad de Texas, quien investiga sobre imanes, afirmó: 

“No hay una explicación física realmente. Las agujas de las vacunas son muy pequeñas, de fracciones de milímetros de tamaño, por lo tanto incluso si uno inyectara una partícula extremadamente magnética ésta sería a su vez tan pequeña en tamaño que no sería lo suficientemente fuerte para soportar el peso y mantener un imán pegado a la piel. Y en segundo lugar, usted puede hacer que una moneda se pegue fácilmente a su piel”. 

bbc explicación

Fuente: https://www.bbc.com/news/av/57207134

“Todos lo hemos hecho desde niños, pegando monedas a nuestras frentes, debido a los aceites superficiales de la piel y la tensión superficial asociada a estos. O alguien puede usar otros trucos o engaños, ya sea un poco de residuo de pegante de curitas, o alguna sustancia pegajosa que cause que el imán parezca que se pega a la piel”, concluyó Palm.

“[Necesitarías] introducir un gran trozo de material magnético debajo de la piel, para que la acción se diera a través de la piel como muestran los vídeos”, señaló en el mismo sentido, Edward Hutchinson, profesor del Centro de Investigación de Virus de la Universidad de Glasgow, en Escocia, al sitio de verificación de información estadounidense Snopes.

Mick West, un escritor científico británico-estadounidense también dio su explicación en un vídeo, que publicó en Metabunk.org, un portal web dedicado a desmentir la pseudociencia, señalando estas publicaciones como "un nuevo giro en un viejo truco de carnaval”. Así demuestra que los imanes, las monedas u otros objetos lisos se adhieren a varias partes del cuerpo, incluida la nariz, si la piel de uno está ligeramente grasosa. “Quite el aceite y el objeto no se pegará”, explica West.

Mick West
Fuente:https://www.metabunk.org/threads/explained-why-magnets-stick-to-vaccination-sites-or-your-nose.11737/

Finalmente, Alberto Nájera, profesor de Radiología y Medicina Física de la Universidad de Castilla-La Mancha y vocal del Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS), consultado por Maldita en España señaló que si la vacuna llevara materiales magnéticos, no sería transparente. "No conozco ningún material magnético líquido que sea transparente. Recordemos que, además, debe ser muy fluido para poder viajar a través de la aguja de inoculación que es muy muy fina", apuntó Nájera. 

En conclusión, es falso que las vacunas contra COVID-19 dejen el brazo imantado. Lo que se ve en los vídeos puede ser efecto favorecido por las grasas de la piel o incluso alguna sustancia que pudieron aplicarse las personas antes de poner tales objetos, como lo aceptó una usuaria de Tik Tok que usó saliva, pero no se debe a que las vacunas tengan metales pesados, ni microchips ni rastreadores. 

Las vacunas contra el COVID-19 han demostrado realmente ser una de las herramientas que ayudaría al mundo a contener la pandemia desatada por el nuevo coronavirus.  

Si desea leer más chequeos o explicadores sobre la pandemia y el nuevo coronavirus puede visitar nuestro especial: Mentiras y verdades sobre el coronavirus en www.colombiacheck.com o seguirnos en redes sociales. 
 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 24 Julio 2020

Publicación sobre ‘Cartel del COVID-19’ incluye información falsa y malinterpreta protocolos de manejo de fallecidos

Por Laura Rodríguez Salamanca

El Ministerio de Salud ordena cremar tanto a los muertos confirmados con COVID-19 como a los sospechosos. Los casos en los que se basa el mensaje fueron aclarados por las instituciones correspondientes.

“Atención denuncian de un ‘Cartel del COVID-19’”. Con estas palabras se inicia un post de Facebook que se ha viralizado durante la pandemia por el nuevo coronavirus en Colombia. La publicación, que se ha compartido más de 38.000 veces, alerta a la ciudadanía sobre “un macabro plan corrupto con falsos positivos de coronavirus” que supuestamente tienen los “hospitales, las ESP y las funerarias”. 
 
“Al rededor de todo el país crecen las denuncias de que hospitales y funerarias están haciendo pasar enfermos comunes como enfermos por covid-19. Al parecer para cobrar suma exorbitantes de dinero al estado y en caso de fallecer la persona, en concierto para delinquir con las funerarias estarían imponiendo a los familiares el costoso y doloroso proceso de la cremación del cuerpo (sic)”, se dice en una de las frases del post.

Para sostener esto, en la publicación se presentan cuatro casos de pacientes que murieron o que se enfermaron de coronavirus y se dice que sus diagnósticos les produjeron desconfianza a sus familiares. Pero en Colombiacheck encontramos que algunos de los casos son falsos, mientras que otros dejan por fuera parte importante de la información para entender la razón por la que se sospechaba de COVID-19, por lo que generaron denuncias en redes sociales por falta de información sobre los protocolos de manejo de pacientes y de cadáveres.

1) “En Barranquilla, murió mujer guajira de 39 años, directora de una escuela en el casco rural del municipio de Dibula. La mujer parecía cáncer terminal, sin embargo fue cremada porque según el hospital era enferma de Covid-19. Finalmente la secretaría de Salud los llamó para pedir disculpas porque la prueba salió negativa”.

FAlSO

Consultamos a una de las funcionarias de prensa de la Alcaldía de Barranquilla sobre este caso. Nos respondió que no tenían registro de ninguna mujer del departamento de La Guajira de 39 años que hubiese sido cremada en la ciudad. Sin embargo, sí encontró el de dos mujeres wayúu que fueron cremadas: una de 30 y otra de 31 años. “Se cremaron por sospecha de COVID, como dicta el protocolo de OMS y MinSalud”, explicó la funcionaria. 

Además, nos compartió el comunicado de prensa que publicó con respecto a estos casos. “En medio de la pandemia, todo paciente con alguna sintomatología respiratoria se considera sospechoso y debe tomársele muestra de COVID-19. Si la persona muere antes de ser tomada la muestra, se le debe hacer la prueba y debe ser tratado como caso sospechoso, por lo que, insistimos: su familia no puede tener contacto con el cuerpo”, se lee en el documento. 

2) “En Cali, una mujer de 73 años ingresó a la Clínica Rafael Uribe Uribe por un preinfarto. Murió y no le permitieron un funeral a sus familiares por ser ‘sospechosa de Covid-19’. Días después la prueba llegó negativo”.

CUESTIONABLE

Según nos explicó Luis Montival, uno de los asesores de comunicaciones de la clínica, este caso sí ocurrió en la institución, pero no se debió a una acción indebida, sino que el proceso se realizó según los protocolos establecidos para los casos sospechosos de coronavirus.  

“Cuando una persona fallece por coronavirus o con sospecha de coronavirus, el paciente se debe llevar a la funeraria y es cremado. Si después llega el resultado de la prueba y es negativo, no hay nada que hacer porque el protocolo nos exige hacer la cremación. Cuando uno ve la parte humana es difícil, pero es lo que ha establecido el Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Salud”, explicó. 

3)“Desde la clínica general del norte en Barranquilla, María Fernanda Figueroa denuncia que a su abuelo, quien padece de problemas de próstata y desde hace días viene con una infección en la orina, lo internaron en el área de respiración aguada porque según los médicos es sospechoso de Covid-19. Sin embargo, todos los exámenes y síntomas dan cuenta de que no hay presencia de este virus en su organismo (sic)”.

FAlSO

Consultamos sobre este caso a Hortensia Muñoz, directora comercial de la clínica, quien nos compartió el comunicado de prensa que emitió la institución al respecto. En el documento se explica que el señor Ramón Figueroa [abuelo de María Fernanda Figueroa], de 85 años de edad, ingresó a la clínica “por trastornos neurológicos asociados a fiebre con sintomatología urinaria y respiratoria”.

Entonces, según el comunicado, después de que el equipo de salud le hiciera exámenes de laboratorio e imágenes diagnósticas, le diagnosticaron “infección de vías urinarias e infección de vías respiratorias aguda”. Es decir, sí tenía un padecimiento que podía relacionarse con la COVID-19.

“De acuerdo a los lineamientos del Instituto Nacional de Salud y el Ministerio de Protección Social y con las medidas de bioseguridad con el uso de los elementos de protección personal, se tomaron muestras para confirmar o descartar infección por SARS COV 2/COVID19 y se hospitalizó en sala de aislado en habitación unipersonal designados para el manejo de paciente con estas características para recibir tratamiento para su infección urinaria, mientras se esperaba el resultado de la prueba de COVID”, se lee en el documento. Este es un procedimiento que se realiza para prevenir el contagio de otros pacientes, de los familiares y del personal de salud. 

Sin embargo, explican que “los familiares solicitaron la salida voluntaria” antes de que llegara el resultado de la prueba, a pesar de que se les recomendó la importancia del manejo intrahospitalario para el paciente. La prueba resultó positiva. 

El equipo de urgencias de la Clínica General del Norte publicó un video en Facebook para aclarar el caso y rechazar la difusión de este tipo de desinformación. 

4) “En la misma clínica, la general del Norte, fue ingresada una señora proveniente de Santo Tomás Atlántico con una ruptura de cadera. A los 26 días falleció y los familiares denuncian que el hospital dijo que falleció de Covid-19 (sic)”.
 

FAlSO

La directora comercial de la institución también nos compartió el comunicado de prensa que se emitió sobre este caso. En este documento se explica que la paciente, de 81 años, cuando ingresó a la clínica presentó, además de la fractura de fémur, “insuficiencia respiratoria en ventilación mecánica, sepsis de origen pulmonar en tratamiento, sospecha de infección por SARS-CoV-2 y sospecha de neumonía atípica tipo SARS-COVID-19”.

“A la paciente se le tomaron las muestras durante su hospitalización y además se tomó una muestra post mortem siguiendo los lineamientos de la norma”, dice el comunicado.

La prueba después de la cremación de la paciente resultó negativa, pero de acuerdo con los lineamientos del Ministerio de Salud, deben ser cremados los pacientes sospechosos de COVID para prevenir la diseminación del virus. 

¿Cuál es el protocolo?

Debido a estos casos y a múltiples denuncias del mismo tipo que se han difundido en redes sociales, queremos aclarar por qué, de acuerdo con las clínicas, pueden presentarse este tipo de casos en que un paciente sea cremado sin la confirmación de que tenga COVID-19 y esto no significa que haya un mal procedimiento.

Como explicamos en otro chequeo, de acuerdo con las Orientaciones para la vigilancia en salud pública de la COVID-19 del Instituto Nacional de Salud y las Orientaciones para el manejo, traslado y disposición de cadáveres por COVID-19 del Ministerio de Salud, no solo se creman los cadáveres con pronóstico confirmado de COVID-19. 

“El riesgo de contagio al personal que ejecuta autopsias o procedimientos de tanatopraxia y la probabilidad de diseminación de la enfermedad por la manipulación de cadáveres no se conoce, pero (...) puede ser alto, teniendo en cuenta que, en ausencia de la aplicación de un método de diagnóstico masivo, todo caso debe considerarse potencialmente positivo. Por tanto, los cuerpos de personas fallecidas con diagnóstico confirmado, sospechoso o probable de SARS-COV-2 (COVID19), debe realizarse con la mínima manipulación posible”, dice el documento de MinSalud. 

Los casos confirmados son aquellos que se determinan a través del examen de laboratorio, “independientemente de los signos y síntomas clínicos”.  Los sospechosos son aquellos que tienen infección respiratoria aguda grave, que requieren hospitalización, pero no tiene otra etiología [causa de la enfermedad] que explique completamente el cuadro clínico. Y los probables son los casos sospechosos en los que la prueba de laboratorio no se realizó o su resultado no es concluyente. 
En ese sentido, es posible que se incineren cadáveres sin confirmación de COVID-19. La lógica: es mejor incinerar un cadáver y luego confirmar que no tenía COVID-19 que dejar de hacerlo y luego confirmar la enfermedad.

También le pedimos a María Ángela Mejía, directora corporativa de crecimiento de Grupo Recordar [una compañía de previsión exequial y funeraria] y conocedora de los protocolos de manejo de cadáveres, que nos ayudara a entender la razón de fondo para cremar a los fallecidos sin prueba positiva. 

Nos explicó que, los cadáveres se deben cremar en el menor tiempo posible para disminuir el riesgo que podrían representar para las familias y el personal que entre en contacto con el cuerpo. 

Además aclaró: “en todo el proceso de diagnóstico de COVID-19 que realizan las IPS se pueden presentar demoras, hablamos de horas o inclusive días. Por eso los resultados pueden llegar a la familia incluso después del deceso. Para esos casos, la norma establece que es prioridad la salud pública y por ello las empresas de servicios funerarios proceden a seguir los protocolos de cremación”. 

Con esta versión coincidió Alejandro López, secretario de Salud de Bogotá, en la sección de preguntas y respuestas en el Facebook Live de la alcaldía, el 21 de julio. “La decisión tomada por salud pública a nivel nacional es que las personas que hayan muerto de covid o de sospecha de covid, porque con frecuencia no están confirmados, sino que son sospechas, tiene que procederse a hacer una cremación de manera rápida. Es por su seguridad”, explicó el funcionario. 

También es necesario aclarar que Cuestión Pública denunció sobrecostos en en los contratos para cremaciones por COVID-19 entre empresas funerarias y algunas alcaldías y gobernaciones del país. Entre estas se encuentra la Gobernación de Atlántico. “La Procuraduría General de la Nación confirmó que indaga sobre un posible cartel de muertes por COVID-19, por contrataciones con sobreprecios entre autoridades públicas y funerarias para el manejo de los cadáveres por COVID-19 en el Atlántico”. 

Sin embargo, esta es una indagación relacionada con sobrecostos, no con cadáveres sin coronavirus cremados. Además, las alcaldías y gobernaciones no pagan por todas las cremaciones de muertos por coronavirus.

De acuerdo con el protocolo del Ministerio de Salud, “las entidades territoriales municipales donde se hará la disposición final del cadáver, se harán cargo del transporte, la cremación o inhumación de personas fallecidas por COVID declaradas como pobres de solemnidad, sin seguridad social o pertenecientes a grupos vulnerables”. Pero solo en estos casos. 

En ese sentido, calificamos como falsa la publicación que se ha viralizado entre los usuarios de redes sociales y que se basa en cuatro casos para afirmar que hay un ‘Cartel del COVID-19’ en Colombia. La razón: incluye un caso falso y otros con falta de información para llegar a una conclusión errada.