Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 19 Febrero 2021

Estos videos no muestran renuncias de médicos y abogados en Francia para ‘no hacer parte de la plandemia’

Por Laura Rodríguez Salamanca

Las escenas en realidad son de diferentes manifestaciones laborales y contra la reforma pensional propuesta por el presidente Macron. Ocurrieron antes del anuncio del primer caso de COVID-19 en Francia.

Por lo menos desde finales de enero de 2021 circula por redes sociales un compilado de videos en los que se ve a grupos de abogados, médicos, enfermeras, profesores y bomberos protestar en varios lugares de Francia. En algunas imágenes se ve a los trabajadores arrojar sus uniformes o herramientas de trabajo como señal de huelga. En otras, se observan simplemente manifestaciones masivas. 

Las imágenes han sido vinculadas erróneamente por muchos usuarios a la supuesta renuncia de estos profesionales para no “hacer parte de la plandemia” (término usado por quienes creen que la pandemia fue planeada) o del “fraude epidémico del coronavirus”.  

“Francia despertó, los doctores, enfermeras, policías, bomberos, ya no son parte del nuevo orden mundial. Renunciaron a ser parte de la psicópata plandemia”, dice, por ejemplo, uno de los post en los que se ha compartido el material en Colombia. 

Y una publicación de Facebook difundida en Chile dice: “Protestan oponiéndose a este maligno y macabro plan creado por psicópatas asesinos”. 

renuncias_medicos_plandemia_falso

Pero lo cierto es que estas imágenes fueron sacadas de contexto en este tipo de publicaciones. En realidad corresponden a una serie de protestas que se dieron en Francia en oposición a la reforma pensional propuesta por el presidente Emmanuel Macron a finales de 2019 y para exigir mejores condiciones laborales.

Este tipo de desinformación ha circulado alrededor del mundo a través de Facebook y Twitter. Encontramos publicaciones en Colombia, Chile, Costa Rica, Bolivia, Bulgaria, España, Turquía e Irak. Una sola de estas fue compartida más de 1.600 veces. Pero además, ha sido chequeada previamente por nuestros colegas verificadores de Newtral y Maldita, en España, y AFP Factual. Todos la calificaron como falsa. 

Son protestas laborales

El material que se viralizó fue publicado originalmente por The Daily Politik, una página inglesa de contenido político, el 21 de enero de 2020; tres días antes de que en Francia se anunciaran los tres primeros casos del nuevo coronavirus (el 24 de enero). Estos, de hecho, fueron los primeros en confirmarse en Europa. 

Es más, uno de los últimos fotogramas del video viral incluye el logo de la página que lo publicó inicialmente.

The_Daily_Politik

En la descripción de la publicación original no se hace ninguna mención a la pandemia, sino que dice: 

“A medida que los británicos promueven las credenciales de los candidatos de liderazgo laboristas de tendencia central, los trabajadores de Francia han estado protestando contra el tipo de políticas centristas a las que volverían los laboristas. ¿Por qué no está esto en todos nuestros canales de noticias?”. 

Es que los videos, como encontraron nuestros colegas a través de búsquedas inversas en Google y búsquedas avanzadas en Twitter y Google, corresponden a diferentes protestas contra la falta de garantías laborales y una reforma pensional presentada por el presidente Emmanuel Macron a finales de 2019, que luego se paralizó debido a la emergencia sanitaria. 

De hecho, en el momento en que se publicó por primera vez el montaje con los videos no se hablaba del brote de nuevo coronavirus como de una pandemia. Como anotaron nuestros colegas de AFP Factual “el anuncio por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para catalogar a la enfermedad provocada por el SARS-CoV-2 como una pandemia se realizó el 11 de marzo de 2020”. 

Estas fueron las principales manifestaciones que aparecen en en los videos:

Abogados

abogados_Francia_protesta

En las primeras imágenes del video se ve a un grupo de abogados tirando sus togas al suelo en señal de protesta. Pero este acto no tuvo nada que ver con la pandemia, sino que corresponde a una manifestación en el Tribunal de Apelación de Douai, una ciudad en el norte de Francia, como anotaron nuestros colegas de AFP Factual. 

Los profesionales exigían mantener su régimen de jubilación independiente porque en la reforma se proponía disolver los 42 regímenes de pensiones de Francia para conformar uno solo. 

Manifestaciones de este tipo se presentaron en diferentes tribunales del país y fueron cubiertas por medios de comunicación como Le Parisien y France Info. Aquí se puede ver el video del hecho en Douai, publicado el 15 de enero por un usuario de Twitter que se presenta como abogado residente Arrás, una ciudad del norte de Francia. 

“Lanzamiento "tradicional" de vestidos en el Tribunal de Apelación de #Douai durante la audiencia formal de reingreso al tribunal. El enfado de los #abogados y su movilización no se debilita. #Abogadosenojados #huelgael15deenero #reformadepensiones”, dice la descripción. 

Un video con otra perspectiva de la escena fue publicado también el 15 de enero por el Colegio de Abogados de Valenciennes en Facebook. 

Médicos

medicos_batas_Francia

El video de los médicos tirando al suelo sus batas fue grabado el 14 de enero en el hospital público de San Luis, en París, durante la renuncia de más de 1.000 médicos que reclamaban la falta de presupuesto para la salud y sus condiciones laborales y se oponían a la reforma pensional de Macron. 

“Las demandas del colectivo son: que se deje de reducir la cantidad de camas, contratación de personal,revisión del método de financiación del hospital público en Francia y ajuste salarial. Por lo tanto, no tiene nada que ver con la crisis del COVID-19”, le dijo AFP el Colectivo Interhospitalario del Hospital de San Luis sobre el video. 

El video que se ha viralizado fue usado por medios como BFM TV y el portal Orange para ilustrar sus artículos sobre la renuncia de los médicos.

 

Así mismo, otra perspectiva de la escena fue publicada el 14 de enero en el perfil de Facebook del Sindicato Nacional de Internos de Francia con la siguiente descripción: “Los cuidadores tiran sus batas por deseo del director del hospital Saint Louis @APHP. Un gesto fuerte, una señal de que ya no podemos trabajar en estas condiciones”. 

Profesores

profesores_protesta_Francia

En esta escena se ve a varios maestros arrojando sus maletas frente a un par de carteles en los que se lee: “Lycée Lakanal en lutte” (Instituto Lakanal en lucha), un colegio público de secundaria, ubicado en el área metropolitana de París. 

De acuerdo con Newtral, las imágenes son de enero de 2020 y el motivo de la protesta también es la reforma de las pensiones, “un movimiento que en redes sociales titularon ‘Operation: on jette notre sac’ (Operación: tiramos nuestras mochilas).”

BFM TV, una cadena de televisión privada francesa, usó el video que se ha viralizado en redes para ilustrar un artículo sobre las manifestaciones, que publicó el 15 de enero de 2020. 

“Si estallan durante los días de movilización nacional contra la reforma pensional, los docentes también lideran otras acciones. Se oponen tanto a dicha reforma como a las emprendidas por el ministro de Educación Nacional, Jean-Michel Blanquer”, dice el texto.

Bomberos 

bomberos_Estrasburgo_Francia

En la escena se ve a un grupo de estos trabajadores acostados en un espacio público en señal de protesta. Y, según encontraron nuestros colegas de AFP Factual, las imágenes fueron usadas originalmente para informar sobre una huelga ocurrida el 17 de enero de 2020 contra los atentados de los que fueron víctimas por esos días los bomberos: tres fueron atacados con cuchillos en una misión. 

En la manifestación, que ocurrió en Estrasburgo, se pedía protección policial durante el trabajo para estos funcionarios. 

Las imágenes fueron publicadas inicialmente por Antoine Bonin, un periodista francés radicado en la región de Alsacia, cuya ciudad más grande es Estrasburgo.

Enfermeros 

personal_salud_Francia_protesta

Finalmente, las imágenes en las que se ve a un grupo de profesionales de la salud arrojando sus uniformes al suelo y sobre un maniquí corresponden a una protesta (del 20 de enero de 2020) llevada a cabo en el Hospital Avicenne, en el distrito de Bobigny.

De acuerdo con un artículo publicado por Le Parisien ese mismo día y en el que se usó una foto del mismo maniquí con los profesionales de salud al fondo, “un centenar de empleados del hospital Avicenne de Bobigny arrojaron sus batas blancas y azules a los pies de un impasible modelo de traje y corbata -que simboliza la gestión- (...) para protestar por el deterioro de sus condiciones laborales”.  

Los profesionales denunciaban, igual que en el Hospital de San Luis, falta de recursos para la atención de los pacientes y salarios bajos.

medicos_batas_Francia

Aquí, un video de la misma protesta publicado en Twitter por Le Parisien.

Con esta información, Colombiacheck califica como falsas las publicaciones en las que se relacionan una serie de videos de protestas laborales y contra la reforma pensional presentada por Macron, en Francia, con la supuesta renuncia de médicos y otros trabajadores a aceptar participar en la supuesta “plandemia”. Los videos, como ya dijimos, fueron grabados antes de la confirmación del primer caso en Francia y Europa.
 

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 23 Septiembre 2020

Así se acomodan las cifras de Duque sobre COVID-19 frente a otros países

Por José Felipe Sarmiento

Los gráficos del programa ‘Prevención y Acción’ siempre muestran los datos de la pandemia al lado de lugares con peores números, que salen de la lista tan pronto Colombia los sobrepasa.

El presidente, Iván Duque, siempre dedica los primeros minutos de su programa de televisión diario sobre la gestión de la pandemia de COVID-19 en Colombia, ‘Prevención y Acción’, a presentar un balance con las cifras de las últimas 24 horas. Al comenzar cada semana, también hace una comparación con los resultados de otros países que son escogidos porque tienen cifras más altas que las nuestras, lo que es cuestionable.

Dos de las estadísticas que usa el mandatario son los contagios y las muertes por millón de habitantes. En junio, Colombiacheck ya les había puesto esa misma calificación a unos gráficos de esos datos que él publicó en Twitter porque esas comparaciones son mucho más complejas y requieren un contexto, como se detalló incluso en un podcast. El presidente no daba las aclaraciones necesarias.

Gráficos de muertes y contagios COVID por millón de habitantes publicados por Duque en Twitter el 15 de junio de 2020

Tampoco estaba claro el criterio de selección de los rivales. En esa ocasión, se habían quedado por fuera 11 países latinoamericanos que tenían números proporcionalmente mejores que los de Colombia, todos con menor población.

El 21 de septiembre, Duque presentó una vez más su balance. El resultado fue el mismo, aunque con países diferentes. Además, hizo una comparación adicional con el indicador de “tasa de letalidad” a partir de un cálculo inadecuado que también ha sido tema de chequeos desde marzo.

Los datos específicos son ciertos: coinciden en general con los que quedaron registrados para esa fecha en el archivo de Worldometer, el portal estadístico citado como fuente en los gráficos, que trabaja con cifras oficiales. Las diferencias pequeñas son explicables porque la hora exacta a la que quedó grabada la página puede ser diferente al momento en el que los asesores del Gobierno la consultaron.

Sin embargo, se repite la ‘clasificación’ amañada de los países participantes y la falta de contexto. Colombiacheck preguntó de nuevo en la oficina de comunicaciones de la Casa de Nariño el 8 de septiembre, como lo hizo también en junio, por el criterio de escogencia que se ha utilizado a lo largo de estos seis meses de transmisión y, como la primera vez, la prometida respuesta nunca llegó.

En todo caso, los países fueron saliendo de las respectivas listas conforme obtuvieron peores resultados que Colombia en cada una. Colombiacheck lo comprobó al analizar las 14 emisiones de inicio de semana de ‘Prevención y Acción’ posteriores al trino del 15 de junio hasta la del 21 de septiembre y contrastar sus gráficos con los del portal Our World in Data, que también trabaja con cifras oficiales. Cada que alguna comparación dejó de ser favorable, quedó excluida o fue maquillada en el siguiente reporte.

Contagios por millón

En el caso de contagios confirmados por millón de habitantes, el trino chequeado a mediados de junio comparaba a Colombia con Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, España, Estados Unidos, Ecuador, Brasil, Panamá, Perú, Chile y México. Este último fue el primer eliminado: aparecía en el gráfico que presentó Duque el 23 de junio, sus estadísticas quedaron por debajo de las nacionales el 26 y desapareció del diagrama para el 30.

Gráficos de casos COVID-19 por millón de habitantes por países en Prevención y Acción el 23 y 30 de junio de 2020

Una semana más tarde, Colombia superó a Alemania. En efecto, este fue el siguiente país en quedar por fuera de los reportes del presidente. Aún estaba en la emisión del 6 de julio. Para la del 13, había sido retirado.

Gráficos de casos COVID-19 por millón de habitantes por países en Prevención y Acción el 6 y 13 de julio de 2020

Francia alcanzó a clasificar al episodio de ese día a pesar de que Our World in Data y el archivo de Worldometer registran que el sobrepaso se había dado el 10 de julio. Sin embargo, ese país todavía aparecía por encima de Colombia tres días después en las cifras de Duque, con 572 casos más por millón de habitantes de los que realmente tenía, un aumento artificial de 22 por ciento.

Eso sí, para el 21 de julio también lo habían sacado junto con el resto de Europa. Desde entonces, la comparación de este indicador se centró en América. Justamente, Colombia también superó luego a Italia (22 de julio), Reino Unido (24 de julio), Bélgica (3 de agosto), España (5 de agosto) y Suecia (12 de agosto).

Gráficos de casos COVID-19 por millón de habitantes por países en Prevención y Acción el 21 y 27 de julio de 2020

El último eliminado fue Ecuador. Aunque había entrado y salido como un comodín para llenar los espacios dejados por otros, desapareció definitivamente el 27 de julio, porque el 24 había quedado por debajo de la tasa colombiana.

La mayoría de estos países excluidos ha hecho muchas más pruebas por cada 1.000 habitantes que Colombia (61), que aún así quedó por encima de ellos en tasa de contagios. Reino Unido ha practicado 265 exámenes por millar de personas; Bélgica, 249; España, 173; Alemania, 174 e Italia, 104. Los únicos con menor testeo son Ecuador (18) y México (12). No hay datos de Francia y Suecia.

En contraste, de los países americanos que están por encima en casos sobre población, los que tienen más tasa de testeo son Estados Unidos (311), Chile (159) y Panamá (95). Con más pruebas, es más fácil superar a Colombia en casos detectados. Entre tanto, Brasil lleva solo 28 y Perú, apenas 19; estos dos sí son casos más graves, como lo confirman los datos de mortalidad analizados más adelante.

Así, solo hay tres países de los seleccionados por los asesores de Duque que superan a Colombia en proporción tanto de pruebas como de casos detectados: Chile, Panamá y Estados Unidos. Sin embargo, hace falta preguntarse qué tan eficiente es el testeo en cada uno frente al tamaño real de la epidemia. Para esto, una de las estadísticas que se usa es la relación de pruebas totales sobre la cantidad de contagios confirmados.

El mínimo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es 10. De estos cuatro países, Estados Unidos es el que más tiempo ha estado por encima. Chile lo superó al comenzar agosto.

En todos, los puntos más críticos corresponden con los picos de contagio. Es decir, fue cuando la capacidad de detección se vio más superada por el tamaño del brote y era más probable que se quedaran casos por fuera del radar. Chile tuvo apenas 1,7 pruebas totales por positivo en junio y Panamá descendió hasta 2,4 en julio, mientras Colombia llegó a su punto más bajo en 2,9 a finales de agosto. En cambio, Estados Unidos tocó fondo con 4,8 en abril.

Esto podría significar que el país nortamericano tiene una visión más completa de su epidemia en comparación con los tres latinoamericanos y que, de estos, el pico con el panorama más amplio fue el colombiano. Sin embargo, epidemiólogos como Silvana Zapata Bedoya y Leonardo León Núñez, señalan que se deben tener en cuenta más factores, como la estrategia de testeo utilizada en cada lugar, los indicadores de eficiencia en el rastreo de contactos y el porcentaje de personas asintomáticas entre los casos detectados.

La estrategia estadounidense es, a la vez, más amplia y menos focalizada que en la mayoría de América Latina porque cualquiera puede hacerse la prueba. El analista de datos Jorge Galindo agrega que la capacidad de procesamiento es muy superior y que las políticas varían mucho entre sus estados. Todo esto dificulta la comparación con Chile, Panamá, Colombia u otros países que se basan más en definiciones de caso por síntomas o contactos, que son parecidas entre sí aunque también cambiantes.

Pero entre los latinos también quedan dudas. Además de los casos ya mencionados, Panamá no publica ninguna cifra de rastreo ni la de asintomáticos. Chile, por el contrario, tiene muchos más indicadores públicos que Colombia. Así que el cuadro sigue estando incompleto.

Según las estadísticas del Instituto Nacional de Salud, el 12,5 por ciento de los contagios detectados en Colombia han sido asintomáticos y las cifras diarias han empezado a rozar el 20 por ciento hasta donde existen datos confiables (el rezago actual es de 19 días). Los casos relacionados, que es el único dato sobre rastreo disponible para el público en el país, llegan apenas a 5,25 por ciento en promedio y han decrecido conforme ha avanzado la pandemia.

Mientras tanto, Chile llegó al 56,8 por ciento de casos por contacto estrecho sobre los nuevos confirmados entre el 5 y el 11 de septiembre. Además, según su base de datos, el 13,5 por ciento de sus casos detectados hasta ahora son asintomáticos. Con estas cifras, más el aumento ya descrito en pruebas totales sobre casos detectados, el radar chileno parece mejor ajustado para que no se le escapen casos. Sin embargo, habría que ver los demás indicadores de Colombia (casos investigados en menos de 48 horas, contactos identificados por paciente confirmado, etc.) para tener una comparación más certera.

El punto es que, puestas en contexto, las gráficas del presidente sobre contagios por millón de habitantes frente a otros países dicen muy poco de la realidad. No solo porque los contrincantes son escogidos a conveniencia para que queden por encima, sino también porque las cifras de algunos de los seleccionados no son comparables con las nacionales o dan resultados, como mínimo, discutibles.

Muertes por millón

El 15 de junio, el gráfico de muertes por millón de habitantes incluía a Colombia con Ecuador, Brasil, Perú, Chile, México, Panamá, Reino Unido, España, Italia, Francia, Estados Unidos y Alemania. Esta selección de países también ha tenido algunos cambios a conveniencia, aunque menos que la de contagios.

Solo dos países fueron sacados de los reportes presidenciales sobre mortalidad en estos tres meses y uno de ellos resucitó. El primero fue Alemania, porque Colombia lo superó el 15 de julio. No apareció en el siguiente reporte, el día 21, pero sí había estado hasta el anterior, el 13.

Gráficos muertes COVID-19 por millón de habitantes por países en Prevención y Acción el 13 y 21 de julio de 2020

El segundo eliminado fue Ecuador. Había estado hasta el programa del 24 de agosto, fue sobrepasado cinco días después y se quedó por fuera del diagrama presentado el 31.

Gráficos muertes COVID-19 por millón de habitantes por países en Prevención y Acción el 24 y 31 de agosto de 2020

El país vecino tampoco estuvo el 7 de septiembre, pese a que volvió a quedar por encima de la cifra nacional porque ese mismo día se publicó un acumulado de muertes que tenía represadas sin reporte. Sin embargo, sí regresó para el 14.

Gráficos muertes COVID-19 por millón de habitantes por países en Prevención y Acción el 7 y 14 de septiembre de 2020

Los que entraron a llenar los huecos fueron Suecia y Bélgica, que registran mortalidades por COVID-19 mucho más altas que Colombia. El segundo incluso la duplica. Además, ambos tienen poblaciones que equivalen a poco más que la quinta parte de la colombiana y, por tanto, cada muerto les pesa más: la sueca es de 10,4 millones de personas y la belga, de 11,5 millones.

Como Colombia no ha superado en esta tasa a la mayoría de países europeos, la comparación intercontinental en este indicador ha sobrevivido a lo largo de estos meses a pesar de que es inapropiada. Una de las razones por las que no es un dato comparable es que esa región del mundo se enfrentó primero al virus y pasó sus primeros picos mucho antes que América Latina.

Pero eso no es todo. Zapata, León y Galindo le explicaron a Colombiacheck que las tasas de mortalidad en este tipo de comparaciones se deben ajustar según la composición de la población. En el caso de esta enfermedad, que es particularmente letal para los adultos mayores, la edad es un factor fundamental. Europa es mucho más vieja en promedio que América Latina en general y Colombia en particular, según datos recopilados por las Naciones Unidas.

Pirámides poblacionales de Europa, América Latina y Colombia en 2020. Fuente: ONU.

Las comorbilidades también pesan. La hipertensión arterial, una de las que presenta desenlaces fatales con mayor frecuencia entre pacientes que se enferman de COVID-19, también tiene mayor incidencia en Europa que en las Américas aunque disminuye en los países de ingresos más altos, de acuerdo con un informe de la OMS. Para hacer una comparación rigurosa habría que tener en cuenta, además, las diferencias en cuanto a diabetes u obesidad, entre otras.

Incidencia mundial de HTA por regiones y grupos de países. Fuente: OMS

Por supuesto, las características sociales y económicas también influyen: pobreza, informalidad laboral, convivencia intergeneracional… A propósito de esta última, en Colombia es mucho más común que las personas jóvenes vivan en la misma casa con adultos mayores, lo que facilita el contagio a esa población; mientras que en España o Argentina el riesgo para esas personas en su propia casa es menor, como lo identificó un análisis del Centro de Estudios Demográficos en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Además, si bien es más difícil pasar por alto una muerte que un caso de contagio leve, a veces pasa. Los cambios drásticos de un día para otro por reportes represados, como en Ecuador y Perú, o por variaciones metodológicas, como en Chile o España, demuestran que el análisis es mucho más complejo que el presentado por el presidente.

Por eso, Galindo recomienda que estas cifras se pongan en perspectiva con las de exceso de mortalidad (cuánta gente en total ha muerto de más este año, frente a lo que se esperaría al compararlo con el mismo periodo de los anteriores), como ya lo había dicho también en un Chequeo Amplificado. Es normal que haya diferencia. Los fallecimientos por otras causas naturales pueden aumentar por el miedo de los pacientes a contagiarse en los servicios médicos o el colapso de sistemas sanitarios.

Lo que pasa es que esta explicación resulta insuficiente cuando la brecha entre ambas cifras es demasiado grande. Un ejemplo de esto último es México, que salió de la comparación de Duque sobre casos detectados (como ya se vio, registra menos porque hace menos pruebas), mientras que sí aparece con una tasa de muertes mayor que la colombiana a pesar del subregistro revelado por la mortalidad excesiva, que casi triplica los fallecimientos por la pandemia confirmados oficialmente.

En cambio, el exceso de mortalidad en Colombia ha sido de 18,9 por ciento en lo que va del año con corte hasta finales de agosto. En el boletín más reciente del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) se ve que la mayor parte se explica por muertes confirmadas o sospechosas de COVID-19. Pero esto no quiere decir que sea igual en todos los demás países de los diagramas.

Exceso de mortalidad en Colombia en 2020 hasta agosto. Fuente: DANE

Como en el caso del rastreo, no todos los gobiernos han publicado datos al respecto y eso también limita el contexto de la comparación. De los incluidos en el escalafón presidencial de mortalidad, Panamá no está en los monitoreos permanentes en los portales de The Economist, The New York Times y Financial Times. En cuanto a México, solo aparecen las cifras de su capital.

Colombia tiene un 14 por ciento de marzo a agosto, similar al de Suecia (15 por ciento) en el mismo periodo. Supera a Alemania, que no ha mostrado diferencias significativas, y a Francia (9 por ciento), que todavía aparece por encima en tasa de mortalidad, lo que demuestra una vez más las limitaciones del escalafón de ‘Prevención y Acción’.

Sin embargo, el exceso de muertes acumuladas en Colombia sí está por debajo del de Estados Unidos, Chile y Brasil, que tienen 19 por ciento (el último solo hasta julio); Italia, 22 por ciento; Reino Unido, 24 por ciento y España, 26 por ciento. Además, es casi la séptima parte del promedio de Ecuador (93 por ciento) y la décima del de Perú (147 por ciento).

La conclusión en este caso es que los gráficos del presidente sobre mortalidad también incluyen solo a los países que dejan bien parada a Colombia. Solo que no se nota tanto porque ha tenido menos necesidad de hacer cambios, pues la cifra nacional sí se ha mantenido por debajo de la mayoría de los que estaban al principio.

Esto ha implicado mantener comparaciones inadecuadas con Europa, donde el virus llegó primero y la población es más vieja en promedio. También ha omitido otros factores que pueden influir (algunos sobre los que todavía falta más investigación) y ha ignorado que por lo menos uno de los que todavía aparecen con una tasa superior, Francia, en realidad ha tenido menos exceso de muertes.

Letalidad aparente

El reporte de Twitter del 15 de junio no mencionaba este indicador. No obstante, sí aparece con frecuencia en el programa. En la emisión del 23 de junio, mostraban a Colombia junto a Alemania, Brasil, Estados Unidos, España, México, Reino Unido, Italia y Francia. Con el tiempo, se sumaron Perú, Ecuador, Suecia y Bélgica. Como siempre, todos salen con porcentajes más altos o iguales al nacional. En este caso, los empates son los que evidencian el mal manejo de los datos.

Gráfico letalidad COVID-19 por países en Prevención y Acción del 23 de junio y 14 de septiembre de 2020

La tasa estadounidense venía en bajada y se cruzó con la colombiana el 30 de julio. Lo mismo pasó con la de Brasil el 15 de agosto. Las tres han mantenido valores muy cercanos desde el 25 de julio, que la estadística presidencial ha pulido para que parezcan más parejos que en la realidad.

El 3 de agosto, Duque los mostró a los tres con una tasa de letalidad por COVID-19 de 3,4 por ciento pese a que Estados Unidos estaba una décima por debajo desde dos días antes. A la semana siguiente, sucedió lo mismo: Colombia y Brasil habían bajado a 3,3 por ciento y Estados Unidos a 3,2 por ciento, pero el mandatario los presentó como iguales.

Gráfico letalidad COVID-19 por países en Prevención y Acción del 3 y 10 de agosto de 2020

Desde la emisión del 18 de agosto, se ha mantenido un triple empate de 3,2 por ciento a pesar de que las diferencias incluso se han ampliado. El 21 de septiembre, Colombia seguía en esa cifra, pero Brasil ya había bajado a 3,0 por ciento y Estados Unidos, a 2,9 por ciento.

Gráfico letalidad COVID-19 por países en Prevención y Acción del 18 de agosto y 21 de septiembre de 2020

Esta supuesta “tasa de letalidad” sale al calcular la proporción de fallecimientos frente a los casos detectados. Por consiguiente, es un valor aparente que reúne todas las limitaciones de los dos indicadores mencionados antes. A esto se le suma el hecho de que la verdadera letalidad del virus no se puede calcular así, porque esa división simple desestima las diferencias de tiempos lógicas que hay entre el momento en el que a una persona se le detecta el virus y en el que, eventualmente, muere por la infección.

También llama la atención que, en varias de las emisiones, Duque hace énfasis en el tamaño de la población de los países de las Américas al comparar este dato. En la del 7 de septiembre, por ejemplo, dijo:

Colombia se encuentra con una tasa de letalidad similar a la de Estados Unidos y Brasil, con más de 300 y 200 millones de habitantes [respectivamente], es decir que son seis y cinco veces la población de Colombia. [...] Perú, un país que tiene menos de la mitad de la población de Colombia tiene una tasa de letalidad del 4,3 por ciento y México, con más del doble de la población colombiana, del 10,7 por ciento.

El problema es que, a diferencia de los indicadores anteriores que se calculan sobre el número de habitantes, el denominador de este son los casos detectados. De modo que el tamaño de la población importa poco. Es más, produce confusión porque parece como si el presidente estuviera analizando la mortalidad, explicada antes, en lugar de la supuesta letalidad. Esa distinción también está detallada en chequeos ya citados, con base en explicaciones de epidemiólogos como Zulma Cucunubá y Andrés Fandiño Losada, entre otros.

Para completar, Duque también se equivoca en las cuentas frente a Colombia. Así, Estados Unidos tiene 330 millones de habitantes, va para siete veces la población colombiana; Brasil, con 212 millones, la cuadruplica. Perú es el descache más grande porque sus 32,8 millones equivalen a casi dos tercios, no a menos de la mitad. El único acierto completo fue con México (127 millones), que sí es más del doble.

Los expertos coinciden en que esa clase de comparaciones entre países e incluso entre regiones solo se podrá hacer de forma rigurosa con información completa a largo plazo. Por ahora, en la mayoría de los casos, esas gráficas “tienen muy poca vida”, en palabras del analista Galindo. Mientras tanto, la doctora Cucunubá hace esta recomendación:

Pese a todo esto, la selección conveniente de países en tres indicadores claves se ha repetido por lo menos una vez a la semana durante casi seis meses en un programa de televisión que se transmite por todos los canales y es presentado por el Presidente de la República, que compara de forma equivocada y sin contexto para que Colombia siempre quede mejor que los demás. Por eso es cuestionable.