Pasar al contenido principal
Sábado, 10 Septiembre 2016

Frank Pearl se descacha al usar datos de presos 'gringos' sin aclararlo

Por Óscar Felipe Agudelo B.

"Porcentajes de reincidencia de las personas que salen de las cárceles superan el 75%” dijo el negociador desde La Habana. El dato es cierto pero describe el contexto estadounidense y no sirve para comparar con la situación colombiana.

Pocas horas después de culminadas las negociaciones de paz entre gobierno y Farc los integrantes del equipo negociador del gobierno colombiano salieron a dar una rueda de prensa en la que según se dijo, “se resolverían dudas referentes al acuerdo de paz pactado entre Farc y gobierno”.

Una de las personas que integraron esa rueda de prensa fue Frank Pearl, un negociador con trayectoria en los procesos de paz y con gran pericia en los temas de reincorporación de quienes se han desmovilizado.

En dicha rueda de prensa del 25 de agosto en La Habana, Pearl sin despeinarse sostuvo que el índice de reincidencia de los presos es del 75%, una cifra que llamó la atención de Colombiacheck y que este medio se propuso chequear.

El hallazgo fue certero. Pearl empleó una fuente de connotada autoridad aunque es importante aclarar que la cifra no viene de un contexto nacional sino de un estudio realizado con presos estadounidenses.

Colombiacheck contactó al miembro del equipo negociador y éste por medio de una misiva respondió que para dar la cifra del 75% se basó en un estudio de Bureau of Justice Statistics del Departamento de Justicia de USA. Dicho estudio abordó durante cinco años, 2005 a 2010, la situación de los presos de 30 estados del país del ‘Tío Sam’.

Una de las conclusiones del estudio fue la que precisamente citó Frank Pearl en La Habana, que el índice de reincidencia de las personas que salen de la cárcel es cercano a un 75%, exactamente un 76.6%, según el estudio.

Por otro lado, Colombiacheck quiso conocer una cifra de un contexto más criollo y sobre todo un poco más actual. Por esta razón acudimos al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, una entidad que expuso unas estadísticas mucho menos elevadas que las suministradas por el miembro del equipo negociador.

De acuerdo con el Inpec, al momento de hablar de reincidencia de presos es necesario diferenciar el tipo de sanción que ha pagado cada persona. El Inpec maneja tres tipos de sanciones: la intramural, la domiciliaria y la de vigilancia.

La información suministrada, con corte a julio de 2016, muestra unos porcentajes de reincidencia muy alejados del 75%.

 

Los presos que estuvieron en intramural reincidieron en un 17.8%, los que estuvieron en domiciliaria en un 11.8% y los que que pagaron su sanción de manera vigilada reincidieron en un 10.9%.

Respecto a las cifras del Inpec, Pearl le explicó a Colombiacheck que los datos de personas que reinciden corresponde solo a las personas recapturadas y no al número real de las personas que vuelven a actividades ilícitas.

De acuerdo con el integrante del equipo negociador del gobierno, ese hecho resulta de gran trascendencia porque según el Índice Global de Impunidad México 2016, IGP, Colombia es el tercer país con más impunidad en una escala de 59 países. Solo lo superan Filipinas y el propio México.

Pearl no duda, y lo explicita en su misiva, que el número real de personas que reinciden en Colombia es mayor a las cifras entregadas por el Inpec. Lo anterior resulta apenas lógico en un país con tan altos niveles de impunidad. ¿Cómo censar a las personas que delinquen y cuyo delito queda en la impunidad?

Pese a sus explicaciones Colombiacheck califica la afirmación del negociador del Gobierno como aproximada pues aunque sustentó de manera clara el origen de su aseveración, la cifra del 75% no es del todo vigente (con corte a 2010) y además, no se recomienda aplicar el índice de reincidencia de un país a otro.

Viernes, 08 Febrero 2019

Que Simón Trinidad siga preso no es un incumplimiento al acuerdo de paz

Por Sania Salazar

Omaira Rojas Cabrera, alias “Sonia”, exguerrillera de las Farc, se equivoca al asegurar que el primer incumplimiento del Gobierno al acuerdo de paz es que Simón Trinidad siga preso en Estados Unidos, pues no se pactó nada relacionado con él.

En una de sus primeras declaraciones a medios de comunicación tras recuperar su libertad, Omaira Rojas Cabrera, alias “Sonia”, exguerrillera de las Farc, le dijo al diario El Espectador que el hecho de que “Simón Trinidad” siga preso en Estados Unidos es el primer incumplimiento del Gobierno al acuerdo con esa guerrilla.

“Mire el caso de Simón, quien sigue preso a partir de montajes y a pesar de que ya firmamos la paz y dejamos las armas. Es el primer incumplimiento del Gobierno al Acuerdo. Pero seguiremos luchando por su libertad y la de los compañeros que aún están presos”, respondió Sonia cuando le preguntaron qué pensaba de la extradición luego de haber pasado 13 años presa en Estados Unidos.

Ricardo Palmera, el verdadero nombre de “Simón Trinidad”, es un miembro de la exguerrilla de las Farc que fue extraditado a Estados Unidos, donde paga una pena de 60 años de prisión señalado del secuestro en Colombia de tres contratistas estadounidenses.

Colombiacheck trató de contactar a Rojas Cabrera, pero en el equipo de prensa del Partido Farc informaron que está de viaje e incomunicada.

Colombiacheck califica la afirmación de Rojas Cabrera como falsa, pues si bien el grupo negociador de las Farc en La Habana solicitó con insistencia la presencia de Palmera en la mesa como uno de los plenipotenciarios, en el Acuerdo Final firmado entre Gobierno y Farc no se pactó nada relacionado con su libertad ni con la situación de los miembros de ese grupo extraditados a Estados Unidos.

“Jamás aceptamos que ese era tema de la mesa. Ellos (Farc) reclamaron repetidamente. Nuestro argumento fue que no podíamos negociar asuntos concernientes a un Estado extranjero”, le explicó Humberto De La Calle, exjefe del equipo negociador del Gobierno en La Habana, a Colombiacheck.

Mark Burton, abogado de Palmera, le dijo al programa Claves para entendernos, de la Red de Prensa Alternativa Zur, que el gobierno estadounidense había dado señales favorables para la liberación pero, según él, el gobierno colombiano no había luchado lo necesario para hacerla realidad. Para Burton, esa liberación depende de una decisión política y diplomática.

En el artículo “También merecías el indulto”, Farc a Simón Trinidad, la revista Semana recuerda que los jefes de esa exguerrilla también cuestionaron al gobierno colombiano e incluso al entonces presidente Juan Manuel Santos por su “nula” disposición para gestionar la libertad del guerrillero. La nota habla de una carta abierta que los líderes de Farc le escribieron a Simón Trinidad debido a que el Gobierno de Barack Obama no lo indultó.

Si bien Palmera podría someterse a la Justicia Especial para la Paz, JEP, si regresara a Colombia, esa es una decisión que está en manos del gobierno norteamericano.