Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 17 Marzo 2020

Hacer gárgaras con agua y sal no elimina el coronavirus (Covid-19)

Por Pablo Medina Uribe

El coronavirus SARS-CoV-2 no se "queda cuatro días" en la garganta y hacer gárgaras con agua y sal no es un método efectivo para prevenir la enfermedad Covid-19 que este produce.

Un mensaje que se está difundiendo en imágenes y publicaciones en Facebook y WhatsApp asegura que el “coronavirus, antes de llegar a los pulmones, permanece en la garganta durante cuatro días” y que hacer “gárgaras con agua caliente y sal o vinagre eliminará el virus”. Esta información es falsa y ya ha sido desmentida por medios de verificación de datos de varios países.

Por ejemplo, AFP Factual (que ya también había publicado que el agua no tiene efectos sobre el coronavirus SARS-CoV-2, que causa la enfermedad conocida como Covid-19) recordó que consultó “las recomendaciones oficiales de la OMS, así como las de las autoridades sanitarias de Estados Unidos, Canadá y Francia y tampoco se menciona que hacer gárgaras es efectivo contra el coronavirus”. 

En su chequeo, AFP Factual explica que hacer gárgaras “es un gesto que puede usarse durante ‘el dolor de garganta común, no para el nuevo coronavirus en particular’”, según aseguró el profesor Brandon Brown, epidemiólogo de la Universidad de California.

‘No hay necesidad de cambiar la temperatura del agua que usted bebe. El agua potable siempre es importante, no solo para el coronavirus’ dijo también Brown.

Por último, tampoco hay sustento de que el coronavirus permanezca ‘en la garganta durante cuatro días’ antes de llegar a los pulmones, según los organismos públicos de salud consultados por AFP Factual, entre ellos, también el Ministerio de Sanidad español”.

Por su parte, el medio australiano AAP Factcheck hizo un chequeo de una cadena que se estaba moviendo en Facebook con apuntes de “un tío” sobre el Covid-19.

Uno de esos apuntes asegura que, tras contraer Covid-19, la persona infectada pasará por los síntomas de una infección en la garganta en los primeros tres o cuatro días, luego pasará a síntomas de neumonía y finalmente a dificultad para respirar debido a congestión nasal.

Como ya contamos en otro chequeo, algunos de estos síntomas sí pueden aparecer en alguien contagiado de Covid-19. Pero el profesor Peter Collignon, un médico que trabaja con enfermedades infecciosas y es microbiólogo de la Universidad Nacional de Australia le dijo a AAP Factcheck que “no todo el mundo desarrollará todos esos síntomas en ese orden exacto”.

“Algunas personas simplemente tienen secreción nasal e inflamación en la garganta, o un poco de fiebre. Eso es todo. La gente también puede desarrollar neumonía, pero eso no les pasa a todos. Solo les pasa a quienes se pongan muy enfermos”, le dijo el doctor al medio australiano.

AAP Factcheck también escribió que, según el profesor Anthony Cunningham, también médico que trabaja con enfermedades infecciosas, de la Universidad de Sydney, “el virus no infectará primero la garganta debido al epitelio (una capa delgada de tejido) duro que se encuentra al fondo de la garganta, sino que primero lo hará en el más delicado epitelio nasal”.

Cunningham también aclaró que, “realmente es la nasofaringe (el pasaje que se encuentra detrás de la nariz) la que puede infectar la garganta”.

Así que es tanto falso que el coronavirus SARS-CoV-2 dura cuatro días en la garganta antes de infectar los pulmones y que esto se puede prevenir haciendo gárgaras con agua y sal.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 01 Abril 2020

Video italiano de 2015 no habla de coronavirus que causa Covid-19

Por Pablo Medina Uribe

Video de RAI en el que se discute un experimento con murciélagos y un coronavirus sí existe, pero el experimento fue llevado a cabo en Estados Unidos (no en China) y no tiene relación con el SARS-CoV-2, causante de la epidemia actual de Covid-19.

En un video que se ha vuelto viral en Facebook, un presentador español con un parche en su ojo izquierdo, muestra un video de la televisión italiana "de hace cinco años" en el que periodistas del canal público italiano RAI cuentan sobre un experimento con un virus. Según el informe, en el experimento se creó un coronavirus a partir de murciélagos y ratones para investigar el efecto de este tipo de virus en los humanos.

El video italiano es real y sí fue transmitido por el programa TGR Leonardo de la RAI en 2015. Pero tanto este programa como los científicos del estudio han aclarado que ese virus era diferente al coronavirus SARS-CoV-2, que está causando la pandemia global por la enfermedad Covid-19. Además, como ya contamos en otro chequeo, no hay evidencia de que el SARS-CoV-2 haya sido creado en un laboratorio.

Consultando con colegas en España, confirmamos que el presentador del video español es el autor José Javier Esparza, quien modera un programa del canal El Toro TV (antes conocido como Intereconomía) llamado El Gato Al Agua.

En el video viral, Esparza le da paso a un video de la RAI que, en efecto, fue transmitido en Italia el 16 de noviembre de 2015. Los subtítulos en español que se ven en el video viral corresponden a lo que se dice en italiano en el programa de TGR Leonardo, que se describe como un “noticiero científico”. Al dar los titulares de la noticia, el presentador dice: “científicos chinos crean un súpervirus pulmonar a partir de murciélagos y ratones. Solo sirve para motivos de estudio, pero hay muchas protestas. ¿Vale la pena arriesgarse?”.

Sin embargo, en su emisión del 26 de marzo de este año, TGR Leonardo abre su programa diciendo: "No tiene nada que ver con SARS-CoV-2. Habla Antonio Lanzavecchia, uno de los científicos que participó en el estudio de 2015. 'Nuestro coronavirus era diferente y no podía vivir por fuera del laboratorio'".

Aquí hay que aclarar qué es un coronavirus. Como ya contamos en un explicador, un coronavirus, como su nombre indica, es un tipo de virus con una especie de “corona” a su alrededor. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es una gran familia de virus que causan enfermedades que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV). La pandemia actual, como mencionamos más arriba, es causada por otro coronavirus, el SARS-CoV-2.

En la entrevista de la semana pasada, Lanzavecchia, que es un inmunólogo italiano y el director del Instituto de Biomedicina Bellinzona (en Suiza), aclaró que “el virus actual es completamente diferente del virus del ‘SARS-1’ [el SARS-CoV] y también del virus que fue estudiado en 2015”.

El científico italiano también explicó que el propósito del estudio era, dado que para esa época ya había habido dos coronavirus (SARS en 2001 y MERS en 2010) que habían causado epidemias en humanos, investigar si era posible que hubiera otros tipos de coronavirus en murciélagos que pudieran, eventualmente infectar a los humanos. 

Para investigarlo, explica Lanzavecchia, en el laboratorio se simuló un virus (que, anotó, no era un “súpervirus”, como se dijo en la emisión de 2015, sino que ni siquiera podía sobrevivir por fuera de un laboratorio) y se comprobó que “potencialmente” podría infectar a humanos. El científico recalcó que ese “potencialmente” no quiere decir que haya infectado a algún humano y, de hecho, recordó que no hay ninguna evidencia de que lo haya hecho o de que, en efecto, pudiera hacerlo. 

Por otra parte, la emisión de 2015 también se equivocó al decir que este era un estudio de “científicos chinos”. Como mencionaron nuestros colegas españoles de Newtral y Maldita, TGR Leonardo reportó la historia originalmente tras la publicación de un artículo sobre el estudio en la revista científica Nature el 9 de noviembre de 2015. En ese artículo sólo se incluyen a dos autores chinos y se dice que parte del experimento se llevó a cabo en el Laboratorio Baric. Esto hace referencia al laboratorio de Ralph Baric, científico estadounidense que lideró el estudio (como lo aseguran tanto Nature como Lanzavecchia), en la Universidad de Carolina del Norte, UNC, en Chapel Hill, Estados Unidos. 

El 12 de noviembre de 2015, tres días de la publicación del estudio, Nature publicó una nota en su página para discutirlo. Allí, resumieron las conclusiones del estudio diciendo que “según los autores, los resultados refuerzan las sospechas de que coronavirus de murciélagos capaces de infectar directamente a humanos (en vez de primero tener que evolucionar en un anfitrión animal intermedio) puedan ser más comunes de lo que se pensaba anteriormente”.

Es decir, como dice Lanzavecchia en su entrevista: “quizás este estudio nos podría haber servido de advertencia de esta posibilidad de infección [de coronavirus en humanos]. Pero la naturaleza ya nos había demostrado dos veces que estos virus pueden infectar al hombre”.

En esa misma nota de Nature, sin embargo, se ha estado compartiendo como supuesta prueba de que el SARS-CoV-2 fue creada en un laboratorio. Por eso, Nature tuvo que agregar esta aclaración, en marzo de este año, al comienzo del texto:

“Estamos al tanto de que este artículo está siendo usado como base para teorías infundadas de que el nuevo coronavirus que está causando el Covid-19 fue manufacturado. No hay ninguna evidencia de que esto sea verdadero; los científicos creen que la fuente más probable del coronavirus es un animal”.

Como hemos contado en otros chequeos, se ha sospechado de varios animales como el origen del coronavirus actual, el SARS-CoV-2, como los pangolines y los murciélagos. Pero, por ahora, no se ha llegado a evidencias concluyentes. 

Lanzavecchia también concluye que “la pregunta es ‘¿cuál es la relación entre el virus estudiado en 2015 en el laboratorio de Baric y el actual [SARS-CoV-2]?' Y la respuesta es muy fácil: son dos virus completamente diferentes. Las secuencias, los análisis demuestran que son virus diferentes, que tienen orígenes diferentes y que es probable que el virus actual haya surgido de los murciélagos, pero de una cepa diferente a la que fue estudiada en el laboratorio”.

Así que, dado que El Gato Al Agua comparte un video verdadero pero dice equivocadamente de que se trata de "una investigación china" y, además, omite la aclaración importante de que el virus discutido en 2015 no es el mismo que el que ha causado una pandemia global, calificamos su información como cuestionable.