Pasar al contenido principal
Viernes, 04 Noviembre 2016

La Canciller, ¿desinforma sobre Misión de la ONU para verificación?

Por Sania Salazar

Según María Ángela Holguín, la ONU puede quedarse en Colombia solo hasta diciembre, pero esa organización, por el contrario, ha reiterado que se quedará hasta que su presencia sea de utilidad en la implementación del fin de la guerra.

“El tiempo apremia: canciller Holguín sobre nuevo acuerdo con las Farc”. Así tituló Blu Radio una nota del pasado 29 de octubre en la que la Canciller de Colombia aseguró, además, que las Naciones Unidas (ONU) solo podrían estar en Colombia hasta diciembre.

“La situación de las Farc en el terreno, armados, sin unas Naciones Unidas que han dicho que pueden estar hasta diciembre y no mucho más, luego yo sé que no les gusta que uno diga que el tiempo apremia, pero el tiempo es importante en esta coyuntura", esto fue específicamente lo que María Ángela Holguín le dijo a la emisora.

Después de revisar el comunicado de la ONU sobre la Misión de verificación y de consultar con la organización, Colombiacheck califica esta afirmación como falsa.

El primer paso fue comunicarnos con Sandra Cardona, jefe de prensa de la cancillería, a quien le explicamos que queríamos saber la fuente de la afirmación de Holguín. La contactamos el pasado 1 de noviembre, pero hasta el momento de la publicación de esta nota no ha respondido.

Luego revisamos el comunicado de la Misión de la (ONU) en Colombia fechado el 31 de octubre en el que se informa que su Consejo de Seguridad dio luz verde para que se “verifique el cese al fuego y de hostilidades, de acuerdo con el pedido del Gobierno de Colombia y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP)". Cabe recordar que esta verificación se realizará a pesar de que el Acuerdo Final, donde están establecidos los objetivos de la misma y el tiempo en el que se desarrollará, no se ha aplicado porque el Acuerdo está en proceso de revisión y renegociación. Lo que se verificará, por ahora, será el cese al fuego bilateral y definitivo que pactaron Gobierno y Farc el pasado 23 de junio en La Habana mientras se llega a un nuevo Acuerdo Final.

Si bien en el comunicado el Representante Especial del Secretario General de la ONU y Jefe de la Misión en el país, Jean Arnault, dijo que el anuncio es “un apoyo a la búsqueda de un consenso nacional en torno a un Acuerdo Final a la brevedad posible”, no se fija fecha límite de la misión en el país.

“Nunca dimos fecha límite, al revés”, le dijo a Colombiacheck la Jefe de Comunicación de la ONU en Colombia, Carolina Azevedo, cuando le consultamos al respecto.

El General Javier Pérez Aquino, Jefe de Observadores Internacionales de la Misión de la ONU en Colombia, anunció en rueda de prensa que el Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación empezará a funcionar el próximo lunes, 7 de noviembre, y se espera que en enero esté funcionando al ciento por ciento, “no hay fecha límite. Naciones Unidas va a estar en Colombia hasta que sea útil”, reiteró.

Una inexactitud que puede costar caro

No solo Holguín ha llamado la atención sobre que en la actual coyuntura el tiempo apremia. Para Carlos Medina Gallego, profesor de la Universidad Nacional y miembro del Centro de pensamiento y seguimiento al proceso de paz, no se puede pretender tener a la misión de la ONU que hace parte del mecanismo tripartito de verificación (en el que también están representantes del Gobierno y de las Farc) indefinidamente en el país.

Además, algunos sectores han advertido sobre las consecuencias que puede tener la incertidumbre en los guerrilleros que están concentrados en zonas de preagrupamiento temporales. El Presidente Santos dijo durante su visita al Reino Unido que “una chispa podría hacer saltar por los aires el proceso de paz”.

Ese “ambiente inestable” del que habla Santos es el escenario en que la misión de la ONU cobra aún mayor relevancia.

“La importancia es que hay una comunidad internacional capacitada para hacer el monitoreo y la verificación del cese bilateral, que esa comunidad va a estar en las distintas partes del territorio y que será el garante de que ese cese al fuego se cumpla de manera absolutamente rigurosa. Es una organización internacional que tiene un nivel de credibilidad”, precisó Medina Gallego, quien además recordó que las comunidades y los organismos de Derechos Humanos que están en los territorios juegan un papel primordial en esta verificación.

Pero, ¿por qué la Canciller usa un dato inexacto para llamar la atención sobre la celeridad que hay que imponer al proceso? ¿No sería mejor explicar detalladamente sobre el peligro de dilatar la situación? Es necesario que la sociedad colombiana entienda la importancia de un pronto acuerdo, pues es la llamada a exigir soluciones prontas.

Gobierno y Farc pactaron el cese al fuego bilateral y definitivo, compromiso que quedó enmarcado en el Acuerdo. Ambas partes mantienen su voluntad de paz y del lado del Gobierno es el presidente Santos quien puede prorrogarlo cuantas veces se necesite, según lo aclaró el Ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas. En este momento la fecha límite fijada es el 31 de diciembre, por lo que al parecer la Canciller se refirió a ese mes como el plazo perentorio.

La declaración de Holguín pudo ser un error, pero la opinión pública le ha cobrado al Gobierno esos pasos en falso que ha tenido al momento de comunicar sobre el proceso de negociación con las Farc. Recordemos solo el episodio en el que el Presidente aseguró que si ganaba el No en el plebiscito la guerra se reactivaría y llegaría incluso a las ciudades. O que no se podía renegociar.

Miércoles, 08 Febrero 2017

Santos busca dejar ‘blindada’ la paz durante las próximas tres presidencias

Por Sania Salazar

El Gobierno busca garantizar la implementación del Acuerdo Final con las Farc mediante un artículo transitorio en la Constitución para tratar de impedir que los próximos gobiernos puedan manejar el asunto a su antojo.

¿Qué pasará con la implementación del Acuerdo Final entre Gobierno y Farc cuando el Presidente Juan Manuel Santos termine su segundo periodo?

Con la campaña presidencial calentando motores parece claro que varios de los múltiples precandidatos están dispuestos a continuar con la implementación, pero hay otros a los que el Acuerdo no les gusta ni un poquito y estarían dispuestos a hacer cualquier cosa para echarlo atrás.

Por eso ya hay quienes están buscando cómo unir fuerzas políticas para que a la presidencia llegue un presidente propaz, como se lo dijo el senador del partido de la U, Armando Benedetti, al periódico El País de Cali, pues según él “si los del Sí (refiriéndose al plebiscito) no ganan las elecciones, todo el proceso de paz se va a desbaratar y vamos a volver a 1946”.

El Gobierno Santos quiere garantizar la implementación del Acuerdo por tres periodos más, es decir, que los tres próximos presidentes del país cumplan con los compromisos adquiridos en La Habana.

En entrevista con el programa Semana en Vivo el Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, indicó que para lograrlo promoverán una reforma constitucional mediante la cual introducirán un artículo transitorio en la Constitución. “Ese artículo es el que establece el compromiso del Estado colombiano de cumplir de buena fe los acuerdos, compromiso que va a partir de ahora, (por) los tres gobiernos que vengan”, precisó y añadió que presentarían el proyecto en la penúltima semana de diciembre.

“Es un acto legislativo que, básicamente, lo que hace es recoger el texto que ya está incluido en el acuerdo, es un solo artículo, que es el que reemplaza todo este debate que se hizo sobre el bloque de constitucionalidad, que se iba a incorporar todo el acuerdo a la Constitución, que algunos llegaron al despropósito de que eso se iba a hacer sin pasar por el Congreso, sin tener el control jurisdiccional de la Corte. Acá ha quedado claro un artículo transitorio donde se establece algo que es absolutamente lógico, un Estado firma un acuerdo de paz para cumplirlo”, explicó el ministro.

¿Pero es eso posible? Colombiacheck investigó y califica la afirmación de Cristo como verdadera.

Jairo Andrés Rivera, vocero en la Cámara de Representantes del movimiento ciudadano Voces de Paz, (movimiento afin, pero no militante de las Farc, que vela por el cumplimiento del Acuerdo Final en el Congreso) le confirmó a Colombiacheck que el Gobierno ya presentó el proyecto en el Congreso.

Más allá de la buena fe

María Luisa Rodríguez Peñaranda, profesora asociada de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional y doctora en Derecho Constitucional, explicó que, una de las reformas que se le hizo al primer Acuerdo fue la eliminación del bloque de constitucionalidad como mecanismo para sellarlo y que lo que quedó entonces fue una cláusula de buena fe en la que las partes se comprometen a cumplirlo, pero ¿cómo estar seguros de que el próximo Gobierno, independiente de su orientación política, lo cumpla?

“La buena fe está en el Acuerdo, pero la Constitución va a establecer que sea un compromiso de Estado, por fuera del Gobierno, no importa qué Gobierno sea, no podría hacer campaña en contra del Acuerdo, ni pretender modificar la Constitución para eliminarlo”, explicó la docente.

Rodríguez Peñaranda indicó que la fórmula no es tan exótica, pues en Colombia la Constitución tiene muchos artículos transitorios que tienen otras motivaciones. “En este caso tiene sentido establecer un artículo transitorio en la Constitución, pero en esta ocasión altera los programas de gobierno de los futuros presidentes, ellos tendrían que cumplirlo, entonces se busca ante todo que el Acuerdo no quede al vaivén de los próximos gobiernos”, precisó.

Por último, la profesora dijo que es una salida, “sin duda, constitucional”.

Más motivos

El vocero del movimiento Voces de Paz explicó que se trata de la seguridad jurídica de los acuerdos. “De los aspectos vitales de la negociación es que lo que se firma se vincule a los siguientes gobiernos porque el proceso de desarme y de transición política de una fuerza armada a una fuerza política legal implica una transición de mucho tiempo. Cuando una fuerza armada se desarma no se acaba el conflicto, el proceso de reincorporación es dificilísimo y largo, entonces cualquiera podría hacer politiquería con eso. Con la estigmatización y sin seguridad jurídica empujas a las personas de nuevo a la ilegalidad, ese es parte de los modelos de reinserción básicos en el mundo”.

Rivera aseguró, además, que es la posibilidad para que queden en la Constitución temas que son de primer orden en la agenda nacional y que “nunca han podido pasar porque ha habido una reacción de fuertes sectores. Fundamentalmente dos asuntos: reforma rural integral y reforma política, más allá de lo obvio”, resaltó.

Para Rivera, que quede en la Constitución no quiere decir, necesariamente, que se haga realidad, pero sí es una herramienta jurídica importantísima porque es un símbolo de que hay un compromiso de Estado frente a la paz y a la transición política.

La mirada de la oposición

Para Alfredo Rangel, senador del Centro Democrático, partido de oposición, el Gobierno está tratando de usar todas las triquiñuelas, legales y constitucionales posibles, para garantizar tanto la implementación como la no modificación de los efectos del acuerdo de paz.

“Una de esas triquiñuelas es tratar de impedir que en los próximos tres gobiernos haya alguna modificación dado que el Centro Democrático ha insistido en que de llegar al Gobierno hará modificaciones o revisiones de los compromisos que adquirió el Gobierno del Presidente Santos”, precisó Rangel.

El senador aseguró que en democracia “las cosas se deshacen como se hacen” y si el Senado en algún momento aprobó una ley o una reforma constitucional utilizando el mismo procedimiento la puede revisar y deshacer.

Actualización

La Comisión primera del Senado aprobó hoy el proyecto de acto legislativo que introduce el artículo transitorio en la Constitución. Ahora la discusión seguirá su curso en la plenaria del Senado.