Pasar al contenido principal
Lunes, 17 Junio 2019

Lo que propone Claudia López es regular uso de los parques y también combatir jíbaros

Por José Felipe Sarmiento

Un portal cuestiona a la candidata a la Alcaldía de Bogotá por su propuesta frente al consumo de drogas en espacios públicos, pero corta las partes donde habla de enfrentar al narcotráfico.

El portal El Nodo titula “¿Candidata pro jíbaros? Claudia López propone al aire clasificar los parques y horarios para consumir droga en Bogotá” en una nota que hace referencia a una entrevista que los periodistas Vicky Dávila y Jairo Lozano le hicieron a la aspirante del partido Alianza Verde a la Alcaldía de Bogotá el pasado 7 de junio en el programa de radio que conduce la primera.

“En concreto, según la versión de la propia ‘candidata’ expuesta en la emisora W Radio, deben existir parques que sean solo de niños, y parques donde se pueda consumir droga como está sugerido por la Corte Constitucional. Adicionalmente afirma que se puede definir horarios entre el uso de los parques para los niños y las familias, y horarios para que existan consumidores de droga como cocaína, LSD, marihuana o bazuco”, señala el artículo.

Captura de pantalla de la nota sobre Claudia López y los jíbaros en El Nodo

En seguida, la nota asegura que “por la crudeza de las declaraciones, se reproducen literalmente sus versiones a continuación” y presenta dos videos.

En el primero, la exsenadora habla de tres propuestas con relación al consumo de drogas en parques: prohibirlo durante las horas del día y parte de la noche en los que son “netamente infantiles, que son la inmensa mayoría de parques de barrio, que tienen juegos de niños”; reglamentar los horarios en espacios más grandes y de usos más diversos, como El Virrey, y aplicar leyes vigentes.

La candidata se refiere, puntualmente, a la ley 745 de 2002. Esta permite multar e incluso arrestar, si no pagan, a quienes consuman, guarden o lleven consigo hasta la dosis mínima de estupefacientes en lugares donde haya menores de edad y, sobre todo, en las instituciones educativas o sus alrededores. Cuando es en espacio público, le permite a la Policía retirar a la persona del sitio y decomisar la droga. También crea sanciones para los miembros de la institución que no atiendan la situación a tiempo y a los dueños de establecimientos que permitan esas conductas.

En el segundo segmento, López discute con los periodistas sobre las implicaciones de la decisión de la Corte que declaró inconstitucional la prohibición de estas dos conductas en espacio público como había quedado en los artículos 33 y 140 del Código de Policía. La conductora del programa y su compañero alegan que los derechos de los adictos quedaron por encima de los de los niños y la candidata responde que lo que el alto tribunal ‘tumbó’ fue la “prohibición absoluta”, pero que otro tipo de regulación, como la ya mencionada, es posible.

En efecto, lo que dice el comunicado (la sentencia completa todavía no ha sido publicada) es que “la Corte no debía establecer cuándo, cómo y dónde pueden las personas consumir bebidas alcohólicas o sustancias psicoactivas, sino evaluar la constitucionalidad de la prohibición que el legislador diseñó. Otro tipo de norma o restricción diferente a la analizada en esta ocasión podrá ser expedida”. También señala que “las reglas acusadas declaradas inexequibles no eran necesarias, puesto que existen otros medios que se pueden usar” tanto a nivel nacional como local e incluso las de establecimientos privados, incluyendo las que protegen específicamente a la infancia, incluso en el mismo Código.

Aunque la nota se basa en  la propuesta de López y su relación con la decisión constitucional, no es exacta con relación a las implicaciones del pronunciamiento judicial. El tribunal no “sugiere” la reglamentación específica propuesta por la aspirante a alcaldesa; solo deja abierta la posibilidad de regulaciones distintas a la que ‘tumbó’. 

Además, pese a que se asegura que las declaraciones de López se iban a reproducir literalmente los videos están editados. Sus versiones, tanto el texto como los videos que publica el portal, omiten otras partes de la entrevista que responden de forma directa a su pregunta sobre las ideas de la excongresista frente a los expendedores.

El primer video del portal termina justo en el minuto 21:35 del programa completo, antes del momento en el que López dice que “en cualquier caso, nada nos impide capturar a un jíbaro en cualquier momento, en cualquier sitio público, (...) y a ese es al que hay que tenerle control porque es el que realmente causa problemas de inseguridad”. Acto seguido, también sostiene que “hay que caerles muy duro a los traficantes de las ‘ollas’, (...) encarcelarlos y, si es el caso, extraditarlos”.

La exsenadora repite varias veces estas dos ideas a lo largo de la entrevista. Algunos ejemplos:

25:38 - “Al que hay que meter en la cárcel a que se pudra es al traficante que nos mete toneladas de droga en Bogotá, se enriquece vendiéndolas y nos esclaviza unos jíbaros, muchos de ellos habitantes de la calle, para venderla”.

33:10 - “Siempre tenemos que tener inteligencia y justicia que sean capaces de caerles con toda al narco y al jíbaro”.

44:08 - “Si atacamos al narcotraficante y al jíbaro profesional, no al pobre habitante de la calle que está esclavizado por cuenta de que está adicto y abandonado, rebajamos el problema de las ‘ollas’”.

Entonces, la nota parte de una afirmación de López en La W para hacerle un cuestionamiento, pero al mismo tiempo, omite otras partes de la misma entrevista que responden negativamente a su pregunta. Por eso, Colombiacheck califica el artículo como cuestionable.

Martes, 15 Octubre 2019

La desnutrición infantil sí ha aumentado en Bogotá pero Claudia López se equivoca al decir que es la más alta del país

Por Diana Ampudia y Angélica Latorre – Zona Franca

Los datos disponibles muestran que la desnutrición infantil ha aumentado en Bogotá. Pero la candidata de la Alianza Verde se equivoca al decir que el fenómeno es más alto en Bogotá que en el resto del país.

En diálogo con Al Punto de Red+ Noticias, la candidata a la Alcaldía de Bogotá por la Alianza Verde, Claudia López, aseguró el pasado 22 de agosto que “los indicadores de salud pública empeoraron. La desnutrición infantil es más alta en Bogotá que en el resto del país, increíblemente.”

Esta afirmación fue uno de los ejemplos que utilizó la aspirante para indicar que pese a las mejoras frente a corrupción y manejo financiero que ha tenido el sistema distrital de salud, los indicadores de salud pública no mejoraron durante la administración de Enrique Peñalosa. 

Un miembro de la campaña de López le dijo a RedCheq que la afirmación está sustentada en una nota de Caracol Radio del pasado 11 de junio de 2019. La noticia señala que, de acuerdo a cifras entregadas por la Secretaría de Salud de Bogotá, hubo un aumento del 61 por ciento en casos de desnutrición crónica en menores de 5 años y un aumento del 65 por ciento en los casos de desnutrición aguda entre 2016 y 2018, según Patricia Arce, Subsecretaria de salud de Bogotá.

Aunque este deterioro coincide con el que se muestra en otras cifras, la nota no presenta indicadores de desnutrición infantil a nivel nacional que sostengan o permitan concluir que el fenómeno es más alto en la ciudad de Bogotá que en el resto del país. 

Por otra parte, al hacer los cálculos tomando el número de casos que aparecen en un documento de rendición de cuentas del Distrito, los porcentajes de incremento serían de 62 por ciento  en desnutrición crónica (Arce la fijó en un punto porcentual menos) y 52 por ciento en desnutrición global.

Aún así, la conclusión es la misma, el problema sí ha crecido en los últimos tres años.

Tabla 1

Cálculos propios con información del Distrito.
*http://old.integracionsocial.gov.co/anexos/documentos/2019documentos/30072019_Informe_gestion_RPC_Infancia_Juventud_2019.pdf#page=191 
**http://old.integracionsocial.gov.co/anexos/documentos/2019documentos/30072019_Informe_gestion_RPC_Infancia_Juventud_2019.pdf#page=193 
***http://old.integracionsocial.gov.co/anexos/documentos/2019documentos/30072019_Informe_gestion_RPC_Infancia_Juventud_2019.pdf#page=392 

 

Así que calificamos esta parte de la afirmación de López como verdadera.

Verdadero

Por otra parte, los datos sobre Bogotá mencionados en la nota de Caracol corresponden a lo registrado mediante el Sistema de Vigilancia Alimentaria y Nutricional, Sisvan, que maneja el Distrito, con la dificultad de que esta información de la capital no se presenta en comparación con cifras a nivel nacional o de otras regiones del país.

Sin embargo, revisamos cifras del Instituto Nacional de Salud, INS, recopiladas en el informe “Desnutrición aguda moderada y severa en menores de cinco años”, que sólo presenta cifras del año 2018. 

Esto, por un lado, hizo imposible chequear las presentadas en 2016 y hacer el cálculo de variación en los últimos tres años. Pero, por otro lado, sí pudimos hacer una comparación nacional. Además, sólo pudimos acceder a información de casos de desnutrición aguda, no las de desnutrición crónica o global. 

Esto ocurre porque estas dos últimas se miden cada cinco años en la Encuesta Nacional de Situación Nutricional, Ensin (la última fue en 2015), mientras que la desnutrición infantil aguda sí se registra anualmente a nivel departamental, distrital (Bogotá, Barranquilla, Santa Marta, Cartagena, Buenaventura) y nacional desde 2016, por ser un evento de interés en salud pública. Es decir, porque está dentro del grupo de enfermedades a las que se debe hacer vigilancia rutinaria por su frecuencia, riesgo que representa para la vida, posibilidades de prevención y efectividad de intervenir. 

Esta información se integra en Sivigila, que es el sistema de vigilancia de enfermedades del país que administra el Instituto Nacional de Salud. Este se alimenta con información de los entes territoriales y corresponde a menores atendidos identificados en clínicas y hospitales, mientras que la Ensin se lleva a cabo en hogares, de modo que sus resultados no son comparables.

En el documento del INS relativo a desnutrición aguda en 2018, los datos se presentan por número de casos y prevalencia o proporción de la población que registra el indicador. 

tabla 2

Aunque Bogotá sí tiene el mayor número de casos, la prevalencia es el dato para entender el comportamiento de la desnutrición infantil en cualquier de sus tres indicadores (aguda, crónica o global). Como le explicó a Redcheq Jannet Arismendi, Directora Ejecutiva de la de la Asociación Colombiana de Facultades de Nutrición y Dietética, Acofanud, es la prevalencia y no el número de casos el que permite entender la situación nutricional, porque indica variación del comportamiento en un momento o periodo de tiempo dado, teniendo en cuenta el tamaño de la población.

En el mismo sentido, Sara Eloísa del Castillo, coordinadora del Observatorio de Seguridad y Soberanía Nutricional de la Universidad Nacional, aclaró en el programa UN Radio el 2 de julio pasado, en relación con las cifras presentadas por el Distrito para Bogotá: “lo que identificamos es un aumento de la notificación y un aumento de la información, más no de la prevalencia como tal del problema de la situación de desnutrición aguda y crónica. (...) Esta información de los casos se refiere más a aumento de la notificación  y a ese reporte que pudo haber sido del mismo niño que aparece evaluado en dos eventos en el sistema”.

Según el INS, Bogotá en 2018 presentó la mayor cantidad de casos (1.942). Esto representa el 0,32% de la población menor de cinco años. Exactamente esta misma proporción se registró a nivel nacional. Mientras que en Vaupés, este porcentaje fue el mayor de todo Colombia (1,63%), es decir, casi dos de cada 100 niños presentaron bajo peso para su estatura. 

Por lo anterior, considerando que aún no hay un dato consolidado de desnutrición infantil aguda en 2019; que, además, los datos de desnutrición global y crónica más recientes son del 2015; no se puede decir que actualmente la desnutrición infantil sea mayor en Bogotá que en el resto del país, por lo que esta afirmación de la candidata López es falsa.

Falso