Pasar al contenido principal
Miércoles, 09 Mayo 2018

Los chequeos al debate presidencial sobre Bogotá

Por César Molinares Dueñas

Durante dos horas, cuatro candidatos a la presidencia debatieron sobre Bogotá. Colombiacheck en asocio con Pulzo.com verificó las principales frases que dijeron De la Calle, Duque, Petro y Vargas Lleras.

Bogotá y sus problemáticas pusieron a los candidatos a la presidencia a debatir.

Colombiacheck y Pulzo se aliaron para chequear en vivo este debate sobre Bogotá, del cual escogimos 13 chequeos, en los que contamos con el apoyo de los expertos Luis Guillermo Plata, presidente de la Fundación para el progreso de Bogotá (ProBogotáRegión) y Diego Laserna, miembro del grupo Combo2600. Plata y Laserna estuvieron atentos y nos colaboraron con argumentos del porqué las frases escogidas de los presidenciables podrían ser falsa, inflada, ligera, engañosa, aproximada o verdadera.

Después se hizo una búsqueda en diferentes informes y rendiciones de cuentas de entidades distritales y nacionales como las secretarías de Seguridad, Movilidad y Educación, el DANE y el Departamento Nacional de Planeación, entre otros, así como estudios de los diferentes centros de pensamiento y organizaciones no gubernamentales.

De lo que dijeron los candidatos se pudo verificar tres frases de Germán Vargas Lleras, tres de Humberto de la Calle, dos de Iván Duque y cinco frases por Gustavo Petro. Hay que tener en cuenta que se verificaron más frases de Petro porque fue el candidato de la Colombia Humana quien dio más datos que podían ser contrastados. Buena parte de su intervención se centró sobre su administración en la alcaldía de Bogotá, mientras que los demás candidatos hablaron en varios momentos del debate de cosas que no son del todo chequeables.

El gran ausente del debate fue Sergio Fajardo, quien prefirió atender la invitación de Hora 20 de la cadena radial Caracol.

Lo que chequeamos

A continuación mostraremos las frases que chequeamos, acompañadas de una categoría y sustentadas en los expertos invitados, en estudios o publicaciones realizadas. Todos estos chequeos express fueron publicados durante el debate en vivo por las cuentas de twitter de Colombiacheck (@Colcheck) y Pulzo. (@Pulzo)

Frases chequeadas al candidato Germán Vargas Lleras:

2. Según @German_Vargas el robo de celulares es uno de los delitos más altos en Bogotá. Unos 30.000 hurtos se presentan al año. Frase verdadera según un informe de la Secretaría de Seguridad de Bogotá. @Colcheck #DebateEnCapital #EleccionesColombia #ColombiaDecide

Explicación: El hurto a celulares en la ciudad de Bogotá, efectivamente es una de las preocupaciones que más apremian a los habitantes de ciudad. Cifras entregadas por el Secretario de Seguridad, Daniel Mejía, a medios de comunicación en diciembre del año pasado, señalaban que la cifra de los hurtos de celulares en la ciudad era de 26.000. En ese mismo sentido se ubica la encuesta de percepción ciudadana publicada por el programa Bogotá, Cómo Vamos, señala que el robo de celulares en Bogotá es uno de los delitos que más afecta a los bogotanos.

Por ello calificamos la afirmación de Vargas Lleras como Aproximada.

2. @petrogustavo entregó solo 4 colegios en jornada única en Bogotá, dice @German_Vargas. Falsa. @petrogustavo entregó 113 colegios en jornada única, según datos de la Secretaría de Educación de Bogotá https://bit.ly/2wrejY1

Explicación: Según el informe de Rendición de cuentas de la alcaldía mayor de Bogotá, año 2015 la “Bogotá Humana” de Gustavo Petro recibió múltiples reconocimientos por la excelente atención a la primera infancia y el mejoramiento de la calidad de la educación a través de la implementación de la jornada única. Así mismo la Secretaría de Educación de Bogotá señala que al menos 229.886 estudiantes se beneficiaron de la jornada única o jornada completa implementada en Bogotá en 113 colegios públicos de la ciudad.

Por ello se calificó el señalamiento de Germán Vargas Lleras como Falso.

Frases chequeadas a Iván Duque:

1. @IvanDuque dice que Bogotá tiene 6.100 policías en cuadrantes. Expertos de @ProBogotaRegion confirman que la cifra es verdadera, son 18.000 divididos en tres turnos. #DebateEnCapital #EleccionesColombia #ColombiaDecide

Explicación: El candidato del Centro Democrático, Iván Duque, criticó la falta de pie de fuerza que sufre Bogotá del que se ha quejado también la administración distrital y prometió aumentarlo hasta en 10.000 policías en los próximos cuatro años. Dijo que la ciudad tiene hoy solo 6.100 policías por turno. La cifra es verdadera, porque son 18.000 en total, divididos en tres turnos. Esto equivale a 238 uniformados por cada 100.000 habitantes, cuando el promedio es de 354 en las principales ciudades del país, según cifras de la Policía que la fundación ProBogotá Región compartió con Colombiacheck.com y Pulzo.com

Así mismo, el Secretario de Seguridad de Bogotá, Daniel Mejía, en entrevista al diario La República aseveró: “necesitamos aún más policías de inteligencia y el pie de fuerza de policía es una decisión estructural”.

Confirmamos entonces que la cifra es Verdadera.

2. @IvanDuque: la dosis mínima aumentó el consumo de drogas. El estudio Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas registra que creció de 8.8% en 2008 a 12,2% en 2013, pero no se lo atribuye a la despenalización. La frase es falsa. https://bit.ly/2qLrnSS #DebateEnCapital #EleccionesColombia #ColombiaDecide

Explicación: El candidato Iván Duque también se refirió al aumento en el consumo de drogas en el país y lo relacionó con la despenalización de la dosis mínima. Es cierto que el uso de sustancias ilícitas por lo menos una vez en la vida subió de 8, % en 2008 a 12,2 % en 2013 según el estudio nacional más importante sobre el tema, hecho por los Ministerios de Salud y Justicia con el apoyo de la ONU, la OEA y la embajada de Estados Unidos. El estudio, sin embargo, no menciona la despenalización –que las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito han defendido– como una causa de ese crecimiento y aunque otros autores han sugerido una posible relación entre ambas, otros países han presentado reducciones en el consumo con políticas similares.

Por ello la frase de Duque es falsa.

Frases chequeadas a Humberto de la Calle

  1. No ha habido víctimas de las Farc desde la firma de la paz” dice @DeLaCalleHum. Frase engañosa. En enero se registraron 1.000 desplazados por combates de Bacrim con disidencias de la guerrilla. https://bit.ly/2K3MjeQ #DebateEnCapital #EleccionesColombia #ColombiaDecide

Explicación: Aunque sí es cierto que el número de víctimas a causa del conflicto armado en Colombia, tuvo una baja considerable después de la firma del acuerdo de paz, no se puede afirmar que desde la fecha de la firma a la actualidad, no se hayan registrado víctimas: las disputas por territorios y por temas de narcotráfico sigue dejando rastros en territorios que antes eran controlados por las Farc. Enfrentamientos entre guerrilleros del ELN, Bacrim y disidentes de las Farc, solo en enero, ocasionaron el desplazamiento de por lo menos 1000 personas en departamentos como Nariño, Antioquia, Córdoba y Boyacá.

Inicialmente habíamos establecido que afirmación de Humberto de la Calle era engañosa, pero la recalificamos como Aproximada.

1. @DeLaCalleHum dice que en Bogotá hay más de un millón de pobres. Verdadera. En Bogotá hay 925.680 mil personas en pobreza monetaria y 138.540 en pobreza monetaria extrema. Informe calidad de vida de Bogotá Cómo vamos 2016. #DebateEnCapital #EleccionesColombia #ColombiaDecide

Explicación: El más reciente informe del programa Bogotá, Cómo Vamos, señala que aunque se ha tenido una reducción mínima en las cifras de pobreza en la capital del país, estas siguen siendo altas, pues el nivel de pobreza de la ciudad equivale al 11,6% de sus habitantes. Es decir: 925.680 reciben menos de 265.559$ al mes y 138.549 tienen carencias en ámbitos de la salud, la educación y el nivel de vida.

2. @DeLaCalleHum dijo que en el año 1538 había 50.000 hectáreas de humedales en Bogotá y que hoy se redujeron a solo 600 hectáreas. Frase aproximada. Actualmente hay 800 hectáreas en la capital del país. #DebateEnCapital #EleccionesColombia #ColombiaDecide

Explicación: Según una investigación de la periodista Luisa Fernanda Gómez, para la Revista Semana. Durante el siglo XX y hasta mediados de los años 80, tras las migraciones desbordadas que llegaron a Bogotá, el suelo de Bogotá se vio afectado: desde la deforestación, la canalización de las fuentes hídricas, hasta las avenidas que se impusieron sobre los humedales, estos pasaron de ser más de 50 mil hectáreas a una ínfima cantidad de 800 hectáreas en la actualidad.

Entonces lo dicho por el candidato Humberto De La Calle es Aproximado pues no son 600 como él planteó.

Frases chequeadas a Gustavo Petro

1. @Petrogustavo dice que obligará a Peñalosa a hacer un metro subterráneo. Falso. Él no podría hacerlo como presidente, podría retirar la financiación pero implicaría hacer un proyecto nuevo de 1,5 a 2 años. @LgPlata y @LasernaBogota @Colcheck #DebateEnCapital #EleccionesColombia #ColombiaDecide

Explicación: Aunque el candidato Gustavo Petro llegase a ser elegido como presidente de los colombianos, sus facultades como mandatario no le permitirían “obligar” al actual alcalde de Bogotá a hacer el metro subterráneo. Lo que podría hacer es dejar de financiar el proyecto, pero esto sería contraproducente, pues sería dilatar un proyecto que ya se ha retrasado bastante.

Por ello calificamos la frase como falsa.

2. @petrogustavo dice que hará un túnel de 25 kilómetros para el metro de Bogotá, con los retos geológicos que representa los suelos de Bogotá, cuando el túnel de la línea lleva 14 años. Es engañosa según @lgplata. @Colcheck #DebateEnCapital #EleccionesColombia #ColombiaDecide

3. @petrogustavo dice que “La ciudadanía quiere un sistema de tranvías” Frase engañosa porque no hay un estudio que soporte esa afirmación. Es una opinión de @petrogustavo según @Lgplata y @lasernabogota. @Colcheck #DebateEnCapital #EleccionesColombia #ColombiaDecide

Explicación: De acuerdo con Jose Gabriel Cano, miembro de la firma Cano Jiménez Estudios que participó en los estudios del metro subterráneo, la posibilidad de hacer un túnel de 25 kilómetros es técnicamente viable. Así está contemplado en los diseños. Sin embargo, Petro no puede hacerlo porque quien contrata las obras públicas del Distrito es el Alcalde de Bogotá. De otra parte, aunque es posible que muchos ciudadanos de Bogotá quisiera tener un sistema de tranvías como medio de transporte que descongestione la movilidad en la ciudad, no existe hasta el momento ningún estudio que informe que ese es el deseo de la ciudadanía.

Por ello calificamos las dos frases de Petro como Engañosa.

4. @petrogustavodice que su principal logro en Bogotá fue reducir la pobreza multidimensional a una tercera parte. Inflada. Bajó la mitad. Informe de Calidad de Vida de Bogotá cómo vamos: pasó de 11,1 a 4,7 en 2015.

#DebateEnCapital #EleccionesColombia #ColombiaDecide

Explicación: En más de una ocasión el candidato por la Colombia Humana resaltó que uno de los grandes logros como Alcalde de Bogotá fue la reducción de la pobreza multidimensional en una tercera parte. De acuerdo con el Informe de Calidad de Vida realizado por Bogotá Cómo Vamos, la pobreza multidimensional pasó de 11,1 en 2012 a 4,7 en 2015, es decir, una diferencia de 6,4; poco más de la mitad y no la tercera parte como dijo el candidato Petro.

En este sentido calificamos la frase de Petro como Inflada.

5. “La 68 tenía un diseño de tranvía que pudo ejecutar Peñalosa y lo suspendió” @petrogustavo. Ligera: este sistema era una de las pocas APP que habían progresado. @Lgplata dice que para que una APP sea viable la alcaldía tiene que aprobarla. #DebateEnCapital #EleccionesColombia #ColombiaDecide

Explicación: Según archivos de varios medios, como El Tiempo, Semana y Caracol Radio, la propuesta para construir un tren ligero desde el sector comercial del barrio Venecia hasta la carrera 7.ª con calle 100. En agosto de 2015 el gobierno Distrital de Gustavo Petro, en compañía de Transmilenio S.A. hizo una audiencia pública donde presentó la iniciativa del consorcio Metro Sur, integrado por las firmas Dell’acqua, Rieles Latinos S. A. S., Comsa Emte, Metrovías Panamericanas, Aldea e Icop. En mayo de 2016 el alcalde Peñalosa afirmó que “no había ningún estudio del tren, ese tren no funciona. Son unos juguetes muy lindos los tranvías, son carísimos y hacen menos que los buses y cuestan más”.

Por este motivo calificamos la frase de Petro como Ligera.

Jueves, 07 Junio 2018

Duque insiste en posición del Estado sobre 'falsos positivos'

Por José Felipe Sarmiento Abella

Igual que lo han hecho las autoridades en los gobiernos Uribe y Santos, el candidato presidencial del Centro Democrático considera que las ejecuciones extrajudiciales no fueron una política pública.

Entre los muchos escándalos del gobierno de Álvaro Uribe por los que la periodista Patricia Janiot le preguntó al candidato presidencial Iván Duque, ficha del exmandatario, el aspirante del partido Centro Democrático empezó por referirse al de los ‘falsos positivos’ para desestimar los cuestionamientos de su interlocutora.

“Los falsos positivos los he rechazado siempre y además no fueron una política de Estado”, contestó el exsenador. De paso recordó que hubo una “purga” en las Fuerzas Militares tan pronto estalló el escándalo de las ejecuciones extrajudiciales en 2008, a raíz del caso de los jóvenes reclutados con engaños en Soacha (Cundinamarca) que luego aparecieron como supuestos guerrilleros muertos en combate en Ocaña (Norte de Santander).

De hecho, hace cerca de un mes se viralizó un trino que Duque publicó en diciembre de 2010, en el que afirmaba que Uribe había actuado “con firmeza” para ponerle fin a ese fenómeno. El entonces funcionario del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que apenas había empezado a tener cercanía directa con el recién salido jefe de Estado, llamaba “difamadores” a quienes negaban esa versión de la historia.

 

 

El candidato también señaló que las investigaciones por los ‘falsos positivos’ avanzan en el país.

Su posición coincide con la teoría de que son “casos aislados”. Así se ha defendido el Estado ante los organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que ya pasó ante la Corte IDH un proceso contra Colombia por las denuncias de impunidad en cuatro de esas ejecuciones.

Es cierto que hasta ahora no existe una decisión judicial que ratifique la existencia de una política pública para asesinar civiles y presentarlos como muertes en combate. No obstante la Nación sí ha sido condenada por casos independientes en los que se ha reconocido el carácter sistemático de esas acciones, que las convierten en crímenes de lesa humanidad, mas no los tipifica como una política de Estado.

En mayo pasado el Consejo de Estado le ordenó pagar una indemnización por un montaje de esas características que le hicieron a un adolescente de 15 años en 2005. El comunicado del Alto Tribunal reconoce que el joven fue “víctima del afán de presentar resultados de guerra, producto de una desafortunada y reprochable política de incentivos”. El fallo no menciona nada sobre esta, aunque afirma que el objetivo del pelotón responsable era aumentar su registro de bajas y que a cambio la institución les reconocía recompensas.

La historia ya es conocida. “Por esas bajas les daban medallas, vacaciones, plata”, recuerda Jaqueline Castillo, vocera de las Madres de Soacha. Su hermano Jaime fue uno de los 19 hombres que desaparecieron en agosto de 2008 en ese municipio y después fueron asesinados por militares 650 kilómetros al norte, para hacerlos pasar como guerrillero muertos en combate.

Más que una directiva

Una de las claves de esos premios que recibían los militares está en la directiva 29 de 2005 que expidió el ministro de Defensa, Camilo Ospina.

El documento secreto ofrecía dinero por las muertes de miembros grupos armados ilegales y narcotraficantes. Pero su papel dentro de la historia es más complejo de lo que parece.

En 2010 el relator especial de las Naciones Unidas, Philip Alston, publicó un informe sobre las ejecuciones extrajudiciales en el que descartó la teoría de la política de Estado pero reveló el entramado criminal con mayores detalles.

Concluyó, por ejemplo, que esos pagos oficiales no iban dirigidos a los militares sino a “reclutadores” que conseguían las víctimas. Entretanto, cada brigada podía decidir si premiaba de alguna manera, con cargo a los gastos reservados, a sus integrantes por las bajas que produjeran.

Así lo registró también el Observatorio de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de la Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos (CCEEU), que agrupa a 267 organizaciones sociales.

Con base en las declaraciones que algunos militares le dieron a la Fiscalía, la ONG estableció también que estos buscaban a sus víctimas por medio de la “red de cooperantes” civiles -una política que promovió de forma abierta el presidente Uribe- y en alianza con grupos paramilitares.

El propio Ministerio de Defensa admitió fallas en los controles en las recompensas, los ascensos y los gastos militares. A raíz de ese diagnóstico, este fue uno de los principales puntos dentro de las 15 medidas que impulsaron el entonces ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, y el comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla, en 2008 para tratar de acabar con la práctica de los falsos positivos.

Juntos, con el viceministro Sergio Jaramillo, promovieron también la investigación interna que llevó a la “purga” que menciona Duque, que empezó con el despido de 27 altos mandos, incluido el comandante del Ejército, general Mario Montoya, tras el escándalo de Soacha. Sin embargo, esto no bastó para evitar que la ONU le reprochara al Estado la desestimación de otras denuncias y las críticas a decisiones judiciales en su contra.

No tan firmes

Es que los pecados de Colombia en los ‘falsos positivos’ son de acción, pero también de omisión.

No de otra forma se explica que las víctimas se cuentan por millares. Un estudio sociológico publicado este año por dos expolicías calcula que fueron 10.000 las personas asesinadas en los ocho años de mandato de Uribe. Las Madres de Soacha estiman la cifra por encima de 6.000. La Fiscalía contaba 4.190 en 2016. El Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep) registra al menos 1.034 casos desde 1984, unos individuales y otros con múltiples víctimas.

Los datos de esta institución y un estudio de las universidades de La Sabana y el Externado demuestran un aumento vertiginoso entre 2002 y 2010, sobre todo desde la directiva de 2005 hasta las medidas de choque tras el escándalo en 2008. Pero la práctica de las ejecuciones extrajudiciales era de vieja data y su proliferación se había hecho evidente mucho antes de que el Estado la reconociera.

La política de seguridad democrática que planteó en 2003 la ministra de Defensa, Marta Lucía Ramírez (ahora fórmula vicepresidencial de Duque), ya contemplaba reformas a la manera en que se medía el éxito operativo de las Fuerzas Militares y la necesidad de lograr una “disminución de las denuncias por violaciones a los derechos humanos”.

Pero Ospina, su sucesor, permitió que se diera todo lo contrario.

En 2006, la CIDH advertía sobre el aumento en las ejecuciones extrajudiciales; la ONU lo había hecho ya en sus informes anuales sobre derechos humanos en el país de 2004 y 2005. En los medios también parecían casos con cada vez mayor frecuencia, en especial cuando algunos militares investigados por ellas resultaron también implicados en la masacre de Jamundí y los montajes de atentados previos a la segunda posesión de Uribe.

Las investigaciones aparecieron en la revista Semana desde septiembre de 2006 y el analista Alfredo Rangel, actual senador uribista, denunciaba esa práctica en su columna de Cambio en junio de ese mismo año.

Mientras, la Cancillería protestaba por las críticas internacionales y el Ministerio de Defensa hacía lo mismo ante el control político de los senadores Gustavo Petro, ahora candidato presidencial por la coalición Colombia Humana, y Juan Manuel Galán.

El ministro Santos empezó a tomar medidas en 2007. Aun así, solo fue al año siguiente cuando el caso de Soacha llevó a un gran revolcón de las políticas de Defensa en favor de los derechos humanos. Desde entonces las cifras de ‘falsos positivos’ cayeron de manera estrepitosa con el reconocimiento de la ONU y otros organismos internacionales.

El trino de Duque en el que exalta la “firmeza” de Uribe para hacer esos cambios y expulsar a los oficiales implicados se dio, de hecho, cuando los cables diplomáticos filtrados por WikiLeaks pusieron en entredicho esa mano dura.

Al embajador William Brownfield le preocupaba la influencia que el general Montoya y otros altos mandos cuestionados mantenían sobre el presidente y su resistencia a aceptar las reformas propuestas por Santos, Padilla y Jaramillo, así como a sancionar a quienes salían nombrados en la investigación administrativa interna de las Fuerzas Militares. Algunos funcionarios hablaron incluso de saboteo.

Para la abogada Carolina Daza, del Colectivo José Alvear Restrepo (Cajar), que defiende a muchas de las víctimas, además ha habido revictimización por parte del Estado y del expresidente.

Sobre todo porque, diez años después de los hechos, la justicia todavía no llega a muchos responsables y la Justicia Especial para la Paz (JEP) ha permitido que algunos condenados salgan de la cárcel de manera provisional. “Están buscando que esto quede en la impunidad”, se queja Castillo.

Además, es célebre la frase, con la que periodistas como Julián Martínez o Daniel Samper le respondieron a Duque, en la que Uribe señaló que los jóvenes asesinados “no estarían recogiendo café” y la retractación que tuvo que hacer en un proceso en su contra por calumnia luego de señalarlos como “delincuentes”.

 

 

Pero nada de esto ha llevado todavía un pronunciamiento judicial que concluya, de manera general, que los ‘falsos positivos’ fueron una política de Estado, porque tanto los procesos penales como los administrativos se han centrado en casos específicos. Hasta ahí podría considerarse verdadera la afirmación de Duque.

El problema es que la conclusión definitiva no está dada. La ONG internacional Human Rights Watch y la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) se han pronunciado a favor de la tesis de que hubo una política, como mínimo, a nivel de las brigadas implicadas.

Entonces la interpretación que hace el candidato es ligera, porque en el marco de la justicia transicional o con una eventual intervención de un tribunal internacional podría darse un pronunciamiento contrario a su aseveración, con base en las evidencias ya existentes y conocidas.

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1

    Frase: “Los falsos positivos no fueron una política de Estado”.

    Autor: Iván Duque, candidato presidencial del Centro Democrático.

    Fuentes: Fallos del Consejo de Estado que condenan al Estado por el asesinato de José Lorenzo Taborda y un adolescente de 15 años, comunicado sobre este último; tesis de maestría en Estudios Políticos de Alejandra Bonilla Mora en la Universidad Javeriana, informes de la Corte Penal Internacional sobre Colombia en 2012 y 2016, informe de Human Rights Watch sobre responsabilidad de altos mandos en ‘falsos positivos’, informes anuales de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), su informe de fondo sobre cuatro casos y comunicado sobre el paso a la Corte de ejecuciones extrajudiciales; cables diplomáticos de la embajada de Estados Unidos en Bogotá filtrados por WikiLeaks (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7), Twitter de Álvaro Uribe e Iván Duque y su campaña (que no respondió), política pública de seguridad democrática y su balance 2002-2006; Jaqueline Castillo, representante de las Madres de Soacha; Carolina Daza, abogada del Colectivo José Alvear Restrepo; informes del Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep) sobre ‘falsos positivos’ y su banco de datos sobre el conflicto armado, informe del Ministerio de Defensa de 2010 sobre la implementación de las 15 medidas para enfrentar las ejecuciones extrajudiciales y sus directiva 29 de 2005 (derogada) y 19 de 2007; informe del relator especial de la ONU para las ejecuciones extrajudiciales, Philip Alston, sobre su visita a Colombia en 2009; estudio de las universidades de La Sabana y el Externado sobre el aumento de los ‘falsos positivos’ en el gobierno Uribe, reseña del diario británico The Guardian sobre estudio de expolicías, ediciones 1.273 a 1.283 de la revista Semana y 677 de Cambio; Facebook de Daniel Samper Ospina.

    Contexto: Entrevista con la cadena informativa Univisión al día siguiente de la primera vuelta presidencial, ante pregunta de la periodista Patricia Janiot sobre los escándalos del gobierno Uribe.

    Calificación: Ligera.