Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 09 Octubre 2019

Los profesores sí pueden ser jurados y Fecode no apoya solo a Claudia López

Por José Felipe Sarmiento

En redes dicen que “los docentes no pueden ser jurados de votación” con base en un falso rumor y una foto fuera de contexto, que los señalan como parcializados a favor de la candidata.

Por internet circula una versión según la cual la Federación Colombiana de Educadores (Fecode) estaría apoyando la campaña a la Alcaldía de Bogotá de la candidata por los partidos Alianza Verde y Polo Democrático, Claudia López. Con base en una foto de ella en un auditorio del sindicato, el mensaje argumenta que “los profesores no pueden ser jurados de votación”.

Captura de pantalla de tuit falso sobre Fecode y Claudia López

El mensaje, sin embargo, se basa en información falsa. El gremio magisterial no ha anunciado que apoye a López oficialmente en Bogotá y los profesores sí pueden ser nombrados para desempeñar la función de jurados en las elecciones como cualquier otro ciudadano que cumpla los requisitos, no por encima de otras profesiones. Además, la imagen que usa como ‘prueba reina’ está fuera de contexto.

La Asociación Distrital de Trabajadoras y Trabajadores de la Educación (ADE), filial de Fecode en la ciudad, no se ha pronunciado a favor de ninguna candidatura en específico. No obstante, sí ha hecho llamados en sus redes sociales a la unidad entre López y su contrincante por el partido MAIS y la coalición Colombia Humana-Unión Patriótica (UP), Hollman Morris.

El presidente de la ADE, William Agudelo, confirma que “independientemente de a quién apoya cada uno, lo que promueve la ADE es que haya una unidad entre los sectores alternativos, pero no ha apoyado a Claudia López ni a Hollman Morris específicamente”.

La foto en la que se sustenta el trino corresponde a la firma del Compromiso Ambiental por Bogotá, convocada el pasado 18 de septiembre en el auditorio de Fecode por 23 organizaciones como la Veeduría por los Cerros Orientales y su par de la Reserva Thomas Van der Hammen, Imagina Bogotá, Amigos de la Montaña y la Cumbre Popular Urbana, entre otras. No era un evento del sindicato para promover una aspiración en particular.

Ese día asistieron y firmaron tanto López como Morris, además de 46 candidatos al Concejo y 15 a juntas administradoras locales de la Alianza Verde, el Polo y las listas del MAIS con Colombia Humana-UP. Carlos Fernando Galán, aspirante a la Alcaldía de Bogotá por firmas, y Miguel Uribe Turbay, que busca el mismo cargo con aval de cinco partidos y el grupo significativo de ciudadanos Avancemos, también estaban convocados pero no fueron.

Por otro lado, Colombiacheck ya había contado cómo se hace la selección de los jurados de votación en un chequeo del año pasado sobre el tema.

La ley establece que las entidades públicas y privadas, instituciones educativas y directorios políticos deben enviar listados de sus empleados, estudiantes e integrantes entre 18 y 65 años y escolaridad mínima hasta 10° grado, para conformar una base de datos de ciudadanos elegibles para esa función. Estos requisitos están descritos en una cartilla de la Registraduría, que también recuerda que los jefes de recursos humanos que no cumplan con esta labor serán destituidos o multados.

El Código Electoral y la ley ya citada plantean varias excepciones a la elegibilidad de funcionarios y empleados públicos: registradores y sus familias, alcaldes, gobernadores, integrantes de las Fuerzas Militares y la Policía, entre otros; tampoco entran las directivas de partidos políticos. Los profesores no están exentos en ningún caso y, por el contrario, tienen la misma probabilidad de ser elegidos que cualquier otro trabajador o estudiante.

Las normas también dictan que debe haber diversidad en la filiación política de los jurados de cada mesa, en caso de que la tengan. Además, la Registraduría ha aclarado que la selección se hace de forma aleatoria por medio de un programa de cómputo especial. Este procedimiento es vigilado por el Ministerio Público, los partidos y la Misión de Observación Electoral (MOE) como representante de la sociedad civil.

De modo que la información en la que se basa la supuesta campaña para exigirle a la organización electoral que los docentes no sean jurados es completamente falsa.

RedCheq

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Sábado, 12 Octubre 2019

Aporte del SITP a contaminación del aire en Bogotá depende del tipo de emisión

Por José Felipe Sarmiento

El programa de gobierno de Miguel Uribe dice que los colectivos generan 20 por ciento de las emisiones de fuentes móviles. Se acerca en material particulado, pero no en el resto de sustancias.

El programa de gobierno de Miguel Uribe Turbay, candidato a la Alcaldía de Bogotá con el aval de cinco partidos y el grupo significativo de ciudadanos Avancemos, dice que “los buses colectivos contaminantes del SITP generan el 20 por ciento de las emisiones móviles” y luego promete sustituirlos por otros más modernos, que afecten menos la calidad del aire en la ciudad.

Aunque la campaña no le confirmó a Colombiacheck el origen de la cifra, la entidad que lleva el inventario de emisiones provenientes de fuentes móviles es la Secretaría de Ambiente de la ciudad. Esta ya nos había enviado los datos con corte a 2016, que sigue siendo la actualización más reciente, para un chequeo de noviembre pasado en el que contamos que el informe completo es reservado y, por ende, no se conoce con exactitud la metodología de la medición.

Tabla de fuentes móviles de emisiones contaminantes en Bogotá. Fuente: Secretaría de Ambiente.

En todo caso, el cálculo del plan de Uribe solo se acerca a los datos de un tipo de emisión contaminante: el material particulado de 10 micras de diámetro (PM10). El transporte público colectivo (TPC) y el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) Provisional aportan 13,63 por ciento y los buses zonales, 7,98 por ciento. Esto da 21,61 por ciento.

La suma para los óxidos de nitrógeno (NOx) es de 24,4 por ciento, un dato un poco más lejano del que da el programa. Mientras que las otras dos sustancias están muy por debajo: el resultado da 2,8 por ciento para el monóxido de carbono (CO) y 0,2 por ciento, para los hidrocarburos totales (THC).

Por otro lado, no hay medición de partículas más pequeñas (PM2,5), que provienen de procesos combustión y que sí se usan para evaluar, por ejemplo, el impacto del Día Sin Carro, como contamos en otro chequeo.

Un documento técnico de 2017, este sí público y elaborado por la Secretaría de Ambiente con datos hasta 2014, muestra cifras cercanas a las más recientes e incluso mide más sustancias. En el caso del PM, el resultado es de 21 por ciento entre TPC y SITP sin TransMilenio, aunque no aclara si es de 10 micras, de 2,5 o ambos. En NOx es 25 por ciento; en dióxido de carbono (CO2), 14 por ciento; en óxidos de azufre (SOx), menos de 10 por ciento; CO, menos del 5 por ciento y compuestos orgánicos volátiles (COV), 0 por ciento.

El director del Centro de Investigaciones en Ingeniería Ambiental (CIIA) de la Universidad de los Andes, Ricardo Morales Betancourt, dice que esta forma de medir por separado cada contaminante es la correcta. Según el profesor, “cada uno tiene efectos y fuentes diferentes, por eso no existe y no tendría sentido hacer un dato agregado de contaminación”.

El mayor productor de partículas, en los dos estudios de la Secretaría, es el transporte de carga con 42 por ciento en 2014 y 43,64 por ciento en 2016. Para el CO, las que lideran son las motos con 38 y 48,3 por ciento, respectivamente. Los camperos y las camionetas son los máximos contaminantes de THC con 33,8 por ciento en las cifras de 2016. Los automóviles producen más de la mitad de los SOx (56 por ciento) y también encabezan en CO2 con 34 por ciento, según el corte de 2014.

Con las cifras de 2016, el SITP solo lidera en NOx, con 15,6 por ciento para el provisional y el TPC. Aunque a este le siguen de cerca los vehículos de carga con 15,3 por ciento, al primero se le podrían sumar el 8,8 por ciento de los buses zonales y hasta el 3,2 por ciento de los articulados de las troncales de TransMilenio, con lo que todo el sistema completaría 27,3 por ciento.

Algo similar pasa con los datos de 2014, donde el liderato sería del transporte de carga con 17 por ciento. Pero al sumar 11 por ciento de TPC y 14 por ciento de SITP (contando TransMilenio), da 23 por ciento.

Así, la generalización que hace el programa de Uribe Turbay sobre la contribución del SITP a las emisiones contaminantes, con base en una cifra aproximada de un solo tipo de partículas, resulta cuestionable.

RedCheq