Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 25 Agosto 2020

Es falso que evitar 'cosas heladas, bañarse por la noche y consumir gaseosas y dulces' prevenga el COVID-19

Por Colombiacheck

En la imagen se dan recomendaciones para supuestamente evitar una recaída. Dicen que hay que “evitar cosas heladas, no bañarse en la noche y no consumir gaseosas y dulces”. 

En redes sociales rota una imagen con un texto con consejos acerca de cuidados por “recaída por COVID-19. Recaídas vs Carga viral” (sic). La imagen también da una serie de recomendaciones como “evitar cosas heladas, no bañarse en la noche y no consumir gaseosas y dulces”, medidas que se “deberán mantener durante 80 días después de recibir el alta médica para no volverse a enfermar”. 

Pero esta información contiene varios datos falsos e imprecisos.

El mensaje ha sido compartido en Colombia en páginas de Facebook, como la de Informativo regional sur oriental, y ha tenido más de 23.000 visualizaciones desde el 16 de agosto.

La imagen ya ha sido rotada por varios países de América Latina, como El Salvador, Perú y México. Y nuestros colegas mexicanos de Animal Político, así como nuestros colegas de AFP Factual, miembros de la iniciativa #CoronavirusFacts (O #DatosCoronavirus en español) ya habían desmentido la imagen. 

Por un lado, los dulces y las duchas no se relacionan con la transmisión ni la sintomatología del nuevo coronavirus y las afirmaciones respecto de la carga viral confunden conceptos y carecen de precisión, corroboraron en AFP.

 En la imagen se dice también que “las recaídas se dan debido a estímulos que afectan directamente los pulmones (... ) El trabajo forzado, la exposición prolongada al sol y las bebidas heladas, son causas de recaídas y en muchos casos lamentablemente la muerte”. Pero estas afirmaciones no tienen sustento.

 La publicación viral no es clara respecto a qué quiere decir con “recaída”, si refiere a un empeoramiento del cuadro sintomático del COVID-19, o a la posibilidad de una reinfección.

“Ninguna de las conductas que propone modifica la chance de adquirir la infección o de cambiar los síntomas de la infección”, dijo a AFP Factual Javier Farina, director del Comité de Infectología Crítica de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva.

Omar Sued, infectólogo y director de Investigaciones Clínicas en la Fundación Huésped, Argentina, está de acuerdo: “Todo en esa publicación es falaz. Además, no es cierto que las duchas a cualquier hora, las bebidas frías o los dulces afecten los pulmones. Los afecta fumar o estar expuestos al asbesto”.

Ambos especialistas coincidieron, al momento de ser consultados en que no hay registros de reinfección por COVID-19. El 24 de agosto, sin embargo, se confirmó un caso de reinfección en Hong Kong. Pero los expertos que han seguido este caso, afirman que es muy poco común que se dé una reinfección del virus. Lo que sí es común, según Sued y Farina, es que haya una prolongación o reaparición de los síntomas tras el alta médica.

La doctora Rosa María Wong Chew, Jefa de la Subdivisión de Investigación Clínica de la Facultad de Medicina de la UNAM, dijo que las medidas que sí podrían evitar que una persona se infecte —haya tenido antes o no el virus SARS-CoV-2—, es “sobre todo el lavado de manos, el distanciamiento social y el uso de mascarillas sería lo principal para evitar los contagios y re-contagios”. 

Sobre la carga viral

En el meme se dice que la “carga viral” es la “sobreexposición al virus” y que “tiene la capacidad de “atacar”. Estos conceptos son erróneos.

“La carga viral es la cantidad de virus que tiene una persona y que puede detectarse de manera cuantitativa en estudios, por ejemplo de PCR”, dijo a AFP Factual Alejandro Macías, integrante de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus en México.

“La expulsión de virus, en cantidad, depende, suponemos, de la carga viral que tiene una persona. Hay quienes tienen una alta carga de virus y pueden convertirse en súper vectores o súper diseminadores”, explicó. “Sin embargo, esta publicación está confundiendo ‘carga viral’ con ‘inóculo infectante’”.

Inóculo infectante, como el propio Macías define en este video explicativo, es el número mínimo de patógenos que se requieren para que se produzca una infección.

Javier Farina concuerda: “Lo que ese texto quizás quiere transmitir con el término ‘carga viral’ es lo que llamamos ‘inóculo’. Una exposición de alto inóculo con alguien que tenga justamente mucha carga viral en ese momento, o con varias personas que tengan carga viral detectable en ese momento, puede tener correlación con una infección con síntomas más importantes”.

La entrada también sugiere que una carga viral de “mayor intensidad” agrava el estado de la persona y dificulta su reacción al tratamiento.

Vivian Luchsinger, académica del Programa de Virología del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Chile, dijo al equipo de verificación de AFP que aún no se conoce lo suficiente sobre la forma en que este nuevo coronavirus provoca la enfermedad. No obstante, sí se sabe que los pacientes que desarrollan cuadros graves de COVID-19 tienen carga viral mayor aunque esto, aseguró, no permite afirmar “que sea necesario tener mayor carga viral para desarrollar una enfermedad grave”.

“Se supone que los que están enfermos tienen una mayor replicación viral [...] pero esto no es tan sencillo de definir. La enfermedad no solo es producto de la replicación del virus sino también de la respuesta inmune, entonces no necesariamente tú necesitas mucho virus para tener la enfermedad”, explicó.

Además, se puede tener carga viral y transmitir el COVID-19 sin presentar sintomatología, como ya verificó AFP Factual.

Por último, Omar Sued agregó que, tras el alta médica, es preciso evitar hacer visitas, pero no “porque pueden tener una carga viral alta”, como describe la publicación, sino porque “tras el alta, la persona tiene que completar un aislamiento en su casa de 14 días”, tal y como recomienda la OMS para minimizar los riesgos de transmisión.

Así que es falso que una persona que haya recibido el alta médica por COVID-19 pueda prevenir una reaparición de síntomas evitando el consumo de dulces, bebidas heladas o duchas nocturnas. Tales hábitos no tienen incidencia alguna en el desarrollo de la enfermedad. Tampoco es cierto que la carga viral se refiera a una “sobreexposición al virus”; el concepto hace referencia a la cantidad de virus que tiene una persona, detectada de manera cuantitativa mediante algún tipo de muestra. Por lo que calificamos la imagen como falsa.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 27 Mayo 2020

Bill Gates no dijo que ‘miles de personas morirán con la vacuna’ contra COVID-19

Por Laura Castaño Giraldo

El creador de Microsoft sí habló de una posible vacuna, pero no mencionó muertes, sino que discutió sus posibles efectos colaterales y las dificultades para masificarla.

El 25 de abril de 2020, el portal Pablo Muñoz Iturrieta publicó un artículo titulado “Gates reconoce que miles de personas morirán con la vacuna”, que señala supuestas afirmaciones que hizo el magnate norteamericano Bill Gates en una entrevista para el canal de televisión CNBC, el 9 de abril, sobre las consideraciones que habría que hacer acerca de la futura vacuna contra el COVID-19. 

Gates

Al buscar las afirmaciones que se le atribuyen a Gates en el texto, encontramos una entrevista de 27 minutos, publicada en Youtube el 9 de abril de este año, con la periodista Becky Quick, de CNBC. En la entrevista, Quick le pregunta a Gates por aspectos filantrópicos, científicos y económicos de la pandemia del coronavirus.

Contrastamos las afirmaciones que hizo Gates en esa entrevista con las que le atribuye Pablo Muñoz Iturrieta. Esto encontramos:

Gates no dijo que “vacunar a la población siempre conlleva muchas muertes”

En el artículo del portal Pablo Muñoz Iturrieta se asegura que Gates dijo que “vacunar a la población siempre conlleva muchas muertes, por lo que hay que apuntar a la menor cantidad de muertes posibles por la vacuna”. Perseguimos esta frase durante todo el video, pero terminamos por concluir que dicha atribución es falsa. 

Además, según el portal, el empresario estadounidense dijo que lo ideal sería “lograr que solo 1 de cada 10 mil personas vacunadas muera”. Pero Gates tampoco dijo esto.

En el minuto 12:13 de la entrevista con CNBC, sí dijo: “Ya sabes, si 1 de cada 10.000 personas tiene efectos secundarios, eso es que 700.000 personas sufrirán de eso”, al discutir por qué es necesario y difícil desarrollar una vacuna que funcione, sin generar mayores complicaciones, para las personas mayores. 

En su publicación en su blog Gates Notes, el empresario lista algunos aspectos que las personas necesitan, según él, saber sobre la vacuna contra el COVID-19, como que “algunos efectos secundarios menores (como fiebre leve o dolor en el lugar de la inyección) pueden ser aceptables, pero uno no desea inocular a las personas con algo que los enferma”. 

Gates no dijo que “las vacunas actuales no funcionan realmente en los ancianos”

Lo que sí dijo fue que “la eficacia de las vacunas en la gente mayor es siempre un gran reto. Resulta que la vacuna contra la gripe no es tan efectiva en personas mayores”.

Esto lo mencionó en el minuto 11:39 del video, luego de que se le preguntara por el tiempo que falta para que exista una vacuna contra el COVID-19. Por esto, también dijo que “claramente necesitamos una vacuna que funcione en el rango de edad superior porque tienen mayor riesgo…”

Es decir, no dijo que las vacunas no funcionan en personas mayores, sino que es más complicado crear una y son menos eficaces.

Esto lo mencionó posteriormente en la publicación que hizo el 30 de abril de 2020 en Gates Notes: “Entre más viejo seas, menos eficaces serán las vacunas. Tu sistema inmunitario, como el resto de tu cuerpo, envejece y es más lento para reconocer y atacar a los invasores. Ese es un gran problema para una vacuna COVID-19, ya que las personas mayores son las más vulnerables. Necesitamos asegurarnos de que estén protegidos”. 

Gates no dijo que “la vacuna va a ser obligatoria”, ni “que la cantidad de personas que van a morir por la vacuna contra el COVID-19 ... en el mejor de los casos sobrepasará las 770,000 muertes”

En la entrevista no se dice que la vacuna vaya a ser obligatoria, ni tampoco que las personas que morirían por ella serán motivo para que los gobiernos ofrezcan indemnizaciones. Mucho menos se arroja el dato de que habrá más de 770.000 muertes.

Gates sí habló de posibles indemnizaciones que darían los gobiernos por las vacunas, pero el artículo lo malinterpreta

Según el texto, debido al número de muertes (que, repetimos, Gates no dio), “los gobiernos se van a tener que proteger de alguna manera y ofrecer algún tipo de indemnización” por esto.

Gates sí dijo en el video que entender la seguridad en una escala gigante, a lo largo de los rangos de edades, embarazadas, hombres, mujeres, comorbilidades existentes, es muy difícil y, frente a la posible decisión de darle la vacuna a todo el mundo, “los gobiernos tendrán que involucrarse porque habrá un riesgo e indemnización necesitada antes de que eso pueda decidirse”. 

Es decir, Gates considera que las indemnizaciones se requerirán antes de que la vacuna sea de uso generalizado, no justo después para amortiguar el daño de las supuestas muertes que ocasionará. 

Este ya ha sido un tema controversial en otras ocasiones. El 27 de abril de 2018, el empresario publicó otra nota en su blog en la que hablaba sobre la posible llegada de una nueva epidemia. Allí dijo: “Necesitamos acuerdos de fabricación e indemnización con compañías farmacéuticas, con procesos de revisión expeditos para la aprobación gubernamental de nuevos tratamientos”. 

Para cerrar, mencionamos también el chequeo que hicieron nuestros colegas de La Silla Vacía, en el que coinciden con nosotros en que varias de las declaraciones de Gates en la entrevista para CNBC fueron aisladas de su contexto y falseadas en el artículo publicado por el portal Pablo Muñoz Iturrieta.