Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 02 Agosto 2019

Miguel Uribe Turbay y Rafael Uribe Noguera no son familia de sangre, aunque comparten primos

Por José Felipe Sarmiento

Julio César Turbay Quintero, tío del candidato a la Alcaldía de Bogotá, fue esposo de Marta Josefina Noguera Vidales, tía del pederasta, feminicida y secuestrador. Tienen tres hijos.

Por redes sociales ha vuelto a circular la captura de pantalla de una vieja publicación de Facebook en la que se asegura que “el asesino de la niña de 7 años [Yuliana Samboní], Rafael Uribe Noguera, es familiar del [entonces] secretario de Gobierno del Distrito, Miguel Uribe”, hoy candidato a la Alcaldía de Bogotá con el apoyo de varios partidos políticos.

Captura de pantalla que circula en redes sobre Uribe Turbay y Uribe Noguera

El mensaje está fechado un 6 de diciembre. No dice el año, pero es de 2016, dos días después del crimen y dos días antes de un trino en el que Uribe Turbay negó la relación. “No tengo ningún tipo de parentesco ni vínculo de ningún otro orden con Rafael Uribe Noguera”, escribió.

Tiene razón en que no existe consanguinidad entre los dos ni un parentesco civil cercano. A pesar de que ambos son de apellido Uribe, sobre los antepasados paternos del exsecretario hay suficiente documentación que se puede encontrar incluso en la red de genealogistas Geneanet, buscando por su papá, Miguel Uribe Londoño. No hay nada que lo vincule al asesino en cuestión, de cuya ascendencia paterna solo se conoce su padre, Rafael Uribe Rivera.

En cambio la mamá de Rafael Uribe Noguera, María Isabel Noguera Vidales, y la asesinada periodista Diana Turbay Quintero, madre de Miguel Uribe Turbay, sí son claves en esta historia. Porque los protagonistas de la cadena no comparten lazos de sangre entre ellos, pero sí lo hacen con tres primos que tienen en común por línea materna en ambos casos.

Ellos son María Ximena, Julio César y Alejandro Turbay Noguera. Nacieron del matrimonio entre el excontralor Julio César Turbay Quintero, hermano de Diana y tío de Miguel, con su primera esposa, Marta Josefina Noguera Vidales, hermana de María Isabel y tía del condenado a 58 años de cárcel por feminicidio, violación y secuestro.

El presidente de la Asociación Colombiana de Genealogía, Julio César García Vásquez, elaboró en 2013 un árbol con la parentela del expresidente Julio César Turbay Ayala, abuelo del candidato. El confeso delincuente y sus hermanos, Francisco y Catalina Uribe Noguera, enjuiciados por supuesto encubrimiento en el mismo caso, no salen en el diagrama. Los que sí aparecen son sus progenitores, su tía Marta, los mentados primos y otros parientes.

García ya le había dicho a Colombiacheck que él adelanta estas investigaciones sobre parentescos de personajes públicos de forma independiente a la Asociación, “que trabaja de forma más ortodoxa”. En este caso, su principal fuente fue la segunda edición del libro Linajes y bibliografías de los gobernantes de nuestra tierra, escrito por el genealogista Enrique Carrizosa Argáez (Instituto Colombiano de Cultura Hispánica, 1990), entre otras obras y archivos de prensa.

La página 753 del texto registra el matrimonio de los Turbay Noguera, celebrado el 15 de diciembre de 1972, y los nombres de sus tres hijos. Estos primos y su descendencia son lo único que hoy tienen en común las familias del exfuncionario Miguel Uribe y el violador Rafael Uribe, porque incluso la unión de sus tíos ya no existe. De hecho, el excontralor se casó por segunda vez en 1990, cuando el actual candidato tenía 4 años.

En conclusión, el aspirante a alcalde y el feminicida no son primos entre sí en ningún grado ni están emparentados de manera cercana. No obstante, cada uno es primo de tres primos del otro. Esto hace cuestionable la afirmación de que son familia.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 02 Julio 2019

Claudia López no está “obsesionada” con detener el metro elevado, como dice Miguel Uribe

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

En varias entrevistas la candidata del Verde ha dicho que si encuentra el proyecto contratado, no lo va a detener.

La semana pasada se abrió la licitación para el metro de Bogotá. Y a raíz de ese anuncio, el precandidato a la Alcaldía Miguel Uribe Turbay, publicó un trino en el que se refiere a su contendora, Claudia López, del Partido Verde.

captura de pantalla

Consultamos al equipo de prensa para saber en qué se basaba el precandidato para hacer su afirmación. Esta fue la respuesta que le refirieron, por parte de Uribe Turbay, a Colombiacheck:

“Claudia López ha dicho que si encuentra contratado el Metro no lo cambia. Básicamente porque si lo hace asumiría consecuencias jurídicas. Sin embargo, si no lo encuentra contratado ha manifestado que lo haría subterráneo y que incluso no está de acuerdo con el trazado y que considera que debe ser más largo y hacer esos cambios implica frenarlo.Esa es la explicación”.

Lo que refiere Uribe Turbay en su trino, no obstante, es cuestionable, pues pareciera insinuar, y así lo entendieron usuarios de Twitter que le respondieron, que López ha dicho que, aún encontrando contratado el proyecto, lo echaría para atrás. Esto no es así.

En varias entrevistas con medios, López ha dicho que hará el proyecto que deje contratado la actual administración de Enrique Peñalosa, como afirmó en entrevista con El Tiempo, por ejemplo. También, el 31 de mayo “según le dijo a Semana a ella no le interesa tanto si es el metro es subterráneo o elevado. Lo que le interesa es el trazado”. 

Y el pasado 27 de junio, el mismo día del trino de Uribe Turbay, López dijo en entrevista con Blu Radio que aunque tenga peros y diferencias sobre el metro elevado que quiere hacer Peñalosa, “si el Alcalde y el gobierno nacional avanzan con ese contrato, se hace transparentemente y queda en ejercicio yo no voy a revocar ese contrato. No voy a botar a la caneca años de esfuerzo y de impuestos de los bogotanos, el metro hay que empezarlo”. 

López sí dice que hubiera querido empezarlo subterráneo, “haré todo lo que pueda, porque creo que es la mejor opción. Pero si lo contratan y lo empiezan no lo voy a parar, no lo voy a botar. Es un acto de responsabilidad con Bogotá”, afirmó en la entrevista. Y continuó repitiendo que su “gran obsesión no es si el metro es elevado o subterráneo, sino que tenga tres líneas de metro”.

Lo mismo asegura el programa de gobierno publicado en su página web de campaña:

"¡No podemos botar más estudios a la caneca! Yo creo que lo ideal hubiera sido que el tramo del metro sobre la Caracas sea subterráneo. Si todavía hay espacio y tiempo cuando asuma la Alcaldía para convencer a los técnicos, al gobierno nacional, a la empresa Metro de que ese tramo lo haga subterráneo, lo haré. ¡Sin duda es mucho mejor!".

Y plantea que su propuesta es, en lugar de hacer TransMilenio por la Séptima, completar la primera línea del metro hasta Suba y Engativá.

Esto ha dicho, además, en su cuenta de Twitter.

Apenas se abrió la licitación el viernes de la semana pasada y se espera que el proyecto esté adjudicado para octubre de este año. Sin embargo, actualmente hay dos demandas en curso que podrían suspenderlo. Pero hasta que no se haya adjudicado, ni las demandas lo pueden suspender, ni la apertura de la licitación asegura su construcción. De modo que aún hay tiempo para sorpresas.

Hay que aclarar además, que esta calificación no se refiere a si Uribe Turbay tiene razón sobre lo que hará López de ser elegida (en Colombiacheck no chequeamos promesas a futuro, pues sería como intentar predecir el futuro), sino a si tiene razón sobre los pronunciamientos que ha hecho López.

Por eso calificamos el trino de Uribe Turbay como “cuestionable” pues, aunque en la explicación que nos envió especifica que se refería a lo que López ha dicho sobre qué haría si el metro queda contratado en esta alcaldía, en su trino persiste el error de referirse a cualquier situación del metro.