Pasar al contenido principal

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Martes, 18 Octubre 2016

Ministro del Interior, entre una verdad y una exageración

Por Sania Salazar

Juan Fernando Cristo tiene razón en que el Acuerdo Final no incluye ideología de género, pero exageró en cifra de mujeres víctimas de la violencia en Colombia.

En el afán de desmentir otro de los grandes mitos en contra del Acuerdo Final entre Gobierno y Farc el Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, exageró en el porcentaje de mujeres víctimas de la guerra en Colombia.

 

 

Colombiacheck revisó esta afirmación de Cristo y encontró que es verdadera la parte en que asegura que la ideología de género no se incluyó en el Acuerdo Final, pues lo que se incorporó fue la equidad de género. Pero es inflada la que se refiere a que las mujeres víctimas de la violencia son el 80%.

Como siempre lo hacemos, el primer paso fue contactar al ministro Cristo para saber en qué basa su afirmación.

“El acuerdo de paz nunca incluyó la ideología de género, se habla de equidad de género con el fin de buscar que las mujeres tengan igualdad de oportunidades, y si miramos más allá, las familias han sido destruidas por cuenta de los 52 años de conflicto armado con las Farc y no serán destruidas por una supuesta ideología de género que el acuerdo jamás incluyó y como lo quisieron hacer ver", indicó el jefe de la cartera.

Buscamos la palabra ideología en el Acuerdo Final y no está.

A las cosas por su nombre

Margarita Martínez, investigadora del área de género del Centro de Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad, Dejusticia, explica que la ideología de género y el enfoque de género son dos conceptos distintos:

“La ideología de género fue un término acuñado por la iglesia católica, principalmente por Juan Pablo II y Benedicto XVI, para referirse a la idea de que los roles de género y la sexualidad son realidades socialmente construidas. Sin embargo este término ha ido mutando y ha sido apropiado por varios sectores de la sociedad de muchas maneras, por lo que su significado se ha vuelto poroso. El enfoque de género es una perspectiva metodológica y teórica para explicar cómo hombres y mujeres experimentamos y estamos en el mundo de maneras diferentes”, precisó.

Martínez indicó además, que este enfoque de género ha sido aplicado ampliamente a los conflictos armados en el mundo, lo que ha evidenciado que hombres y mujeres experimentan los conflictos de manera diferente y que los impactos son distintos en el cuerpo masculino y en el femenino.

Para la investigadora, en el caso del conflicto armado colombiano los hombres han sido las víctimas mortales mayoritarias por el rol que se les ha asignado históricamente de combatientes y guerreros, pero las mujeres han sido mayoritariamente víctimas de delitos como el desplazamiento o la violencia sexual por su rol de protección del hogar y del significado atribuido al cuerpo de las mujeres como botín de guerra.

“El Acuerdo incluye el enfoque de género, pero no la ideología de género porque en el Acuerdo hay un reconocimiento explícito de que a hombres y mujeres nos impacta de manera diferente el conflicto armado y como parte de ese reconocimiento el Acuerdo establece mecanismos institucionales para diagnosticar cómo ha sido ese impacto diferenciado en razón del género”.

¿Las mujeres son el 80% de las víctimas?

En un chequeo de agosto pasado Colombiacheck ya había encontrado que según las cifras del Registro Único de Víctimas (RUV), las mujeres eran el 50,1% de las víctimas. Actualizamos las cifras al 1 de septiembre de 2016, última información publicada en dicho portal, y encontramos que las mujeres son el 49.7% y los hombres el 49.4% de las 8.190.451 personas registradas como víctimas. Esto sin contar los 62.902 que suman los registros de personas declaradas como LGBTI y un ítem titulado “no informa”.

Acá hay que aclarar que las cifras de afectados por género resulta de la suma de declaraciones administrativas y por vía judicial, las dos formas que hay para registrar víctimas en el RUV.

"Las mujeres han sido quienes más han padecido esta violencia en Colombia, ellas son quienes han tenido que sacar adelante los hogares sin sus esposos, han tenido que huir de la violencia”, concluye Cristo.

Según las cifras las mujeres son la mitad de las víctimas registradas en el país, pero han sufrido de manera diferenciada la guerra por su condición, según le han explicado los expertos a Colombiacheck en este chequeo y en el que mencionamos antes.

Aunque no es cierto, como lo dijo el Ministro Cristo, que el 80% de las víctimas del conflicto sean mujeres, vale la pena preguntarse: ¿No es justo que el Acuerdo Final las reconozca, busque repararlas y pretenda también que se les trate con igualdad?

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Lunes, 25 Febrero 2019

El 40 por ciento de los doctores en Colombia son mujeres

Por Sania Salazar

El 40 por ciento de los doctores graduados entre 2010 y 2017 en Colombia son mujeres. Pero expertos llaman la atención en las áreas de conocimiento en las que las mujeres hacen doctorado, pues suelen ser profesiones tradicionalmente femeninas.

Ana María Tribín Uribe, consejera Presidencial para la equidad de la mujer, publicó en su cuenta de Twitter datos de participación femenina en el estudio de doctorados en Colombia. Inicialmente aseguró que “solo el 38 por ciento de los doctorados colombianos son de mujeres”, pero después corrigió en otro trino en el que indicó que el 40 por ciento de quienes estudiaron un doctorado en Colombia entre 2010 y 2017 son mujeres.

Ante la pregunta de una tuitera, la Consejera indicó que los datos eran del Ministerio de Educación.

Según las cifras del Sistema Nacional de Información de la Educación Superior del Ministerio de Educación, entre 2010 y 2017 se graduaron 3.085 personas de doctorados en el país, 1.847 eran hombres y 1.238 eran mujeres. Es decir, que las mujeres son el 40,1 por ciento del total de doctores en el país.

Orlando Acosta, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional y quien le ha hecho seguimiento a los doctorados en el país, indicó que internacionalmente preocupa que la participación femenina en doctorados es menor que la de los hombres. “No es porque las discriminen, aunque hay casos esporádicos que señalan que puede haber discriminación, sino porque es una decisión autónoma, parece que  culturalmente la mujer no ha sido criada en un ambiente donde se entienda que la investigación es un espacio que también puede ser ocupado por las mujeres”, señaló Acosta, quien aclaró que hay bastantes discusiones al respecto, pero que para él es un asunto más cultural.

Pero el profesor resaltó que hay áreas en las que la tendencia es que la mayoría de doctores sean mujeres, como en enfermería, nutrición y fisioterapia.

“Ese es un tema que tiene muchos componentes muy debatibles en algunos puntos, si es por exclusión o por decisión personal, y si es por decisión personal por qué razón la investigación no es un incentivo para las mujeres”, se pregunta Acosta, quien señaló además que es un asunto complejo en el que es difícil establecer los determinantes ciertos que expliquen por qué hay menos mujeres en doctorados.

Isabel Londoño Polo, directora de la Fundación Mujeres por Colombia, aseguró que hay que analizar en qué áreas del conocimiento están haciendo doctorados las mujeres, pues pasa que los hacen en profesiones tradicionalmente femeninas y las profesiones tradicionalmente masculinas siguen teniendo como mayoría a los hombres.

“Lo que necesitamos  es que las mujeres haga doctorados en ciencias y en ingeniería”, indicó.

Para aumentar la participación de mujeres en doctorados y en general en la investigación en el país, Londoño Polo recomendó mejorar el clima de respeto hacia las mujeres en las universidades, garantizar la paridad en el otorgamiento de becas a hombres y mujeres y que haya un castigo fuerte al robo de ideas dentro de las universidades, ya que las mujeres tienden a ser víctimas de este problema.