Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 13 Noviembre 2019

Monseñor Monsalve no acusó a la Policía y el Ejército de manejar mafias

Por José Felipe Sarmiento

Los portales de La F.M. y una emisora del Cauca tuvieron que corregir sus notas sobre una entrevista que el arzobispo de Cali le dio a la primera, porque las titularon con frases que él nunca dijo.

Según un titular en el portal de una emisora del Cauca, el arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve, dijo que “las mafias del narcotráfico son manejadas por la Policía y el Ejército”. Aunque el medio cambió luego la frase escogida para el encabezado, en redes sociales quedó el registro de esa primera versión, que Colombiacheck califica como falsa porque no se ciñe a lo que dijo el líder eclesiástico en la fuente referida.

Captura de pantalla de la búsqueda por el primer titular en Twitter

El artículo se basa en la entrevista que La F.M. le hizo al sacerdote el pasado 5 de noviembre y cuyo título también fue modificado en internet “porque no correspondía a lo que monseñor Darío Monsalve dijo literal sobre la situación del Cauca”, según anota la emisora de RCN Radio en su propia página. En principio, esta le había atribuido al religioso la afirmación de que los “indígenas sienten que mafias son manejadas por la Policía”, como también consta en Twitter e incluso al buscar en Google.

Captura de pantalla publicada en Twitter de la nota original en La F.M.

Captura de pantalla de la búsqueda de Google donde sale la nota original

Las verdaderas palabras de Monsalve fueron que “ellos [los líderes indígenas del departamento] sienten que hay unos poderes mafiosos que están manejados por la codicia del negocio de la droga y la minería ilegal”. No dijo de forma expresa, ni a nombre suyo ni en atribución a otras personas, que estas mafias estuvieran bajo el mando de la Policía o el Ejército.

El mismo arzobispo criticó en Twitter el “mal manejo” de la información. Además, el Observatorio de Realidades Sociales de su arquidiócesis replicó una columna del padre Jesús Albeiro Parra, que está bajo su jurisdicción, en el portal Colombia Plural donde se refiere al caso como una “grosera manipulación”.

Monseñor sí explicó que el rechazo de las comunidades a la presencia de la Fuerza Pública en esa región se debe a “la omisión [de esta frente a los asesinatos de guardias indígenas], porque es tan evidente que genera sospechas de vinculación”. Pero esto tampoco corresponde a la acusación que supuestamente había lanzado según los primeros titulares de ambas notas que, por tanto, eran equivocados.

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Miércoles, 15 Agosto 2018

Las imágenes virales de la Revista Semana: ¿cuál es verdadera y cuál falsa?

Por Sania Salazar

Los lectores de la revista Semana se han visto ante la encrucijada de detectar la información falsa que circula en redes con los logos y la imagen gráfica de la revista. Aquí, claves para detectar las publicaciones falsas.

 

 

Aunque en la Revista Semana ya habían notado que en redes sociales circulaban piezas gráficas muy similares a las que produce el medio, pero con información falsa, tienen el fin de semana del 20 de julio como la fecha en la que estas imágenes empezaron a ser virales. Los lectores se preguntan cómo identificar las falsas.

{/source}

 

 

Tatiana Jaramillo, jefe de redes sociales de Semana, reconoce que las imágenes falsas son muy parecidas a las verdaderas, por lo que es difícil diferenciarlas. Pero para identificar las piezas falsas recomienda fijarse en el tipo de letra, que es distinto al que usa Semana (las letras de las imágenes falsas son serifadas, tienen “colitas” en los extremos de las letras) y en la manera como está organizado el texto en el espacio de la imagen, pues Semana no suele ponerlo centrado.

Además, señaló que antes de compartir esos contenidos es importante verificar las cuentas de redes sociales de donde salen las imágenes, pues las piezas originales de Semana solo salen de las cuentas del medio. Los lectores también pueden consultarles, a través de las redes sociales, sobre la veracidad de las piezas gráficas.

Jaramillo resaltó también que los mensajes falsos, por lo general, generan indignación y que, aunque en las imágenes de la revista a veces salen frases polémicas de los personajes, esto no es tan común.

Para contrarrestar el efecto de estas imágenes con información falsa, la revista ha publicado notas aclaratorias poniendo en evidencia las falsedades.

Jaramillo indicó que aunque son varias las cuentas desde las que se distribuyen estas imágenes con información falsa, en la Revista Semana han detectado que estas se publican, principalmente, en la cuenta de Twitter @Pelicolombianas.

Esta cuenta tiene 21 mil seguidores y, aunque en su perfil advierte que dice “verdades a punta de mentiras” y que tiene “elevados niveles de sátira”, hay varios incautos que creen las mentiras que publican y las replican en sus redes sociales. Algunos líderes de opinión o tuiteros con miles de seguidores también comparten estas imágenes con citas falsas, lo que facilita que se viralicen.

 

 

“Coger una marca que no es tuya para promocionar tu contenido está mal hecho y no lo debería hacer nadie ni en Twitter, ni en Facebook, ni en la vida real. A algunas personas les parece chistoso, no les parece tan grave, no entienden que está mal hecho, que desinforma”, indicó Jaramillo.

Para ella, cada usuario, al tener una cuenta de Twitter o de Facebook, tiene que pensar que es parte de ese mundo y que lo que comparta contribuye tanto a informar como a desinformar. Debe decidir si hace parte del problema de las noticias falsas o de la solución.

La portada de la revista no se salva

En redes sociales también han circulado portadas falsas de la revista, lo que pasó, sobre todo, durante la campaña electoral, a lo que Semana ha tenido que reaccionar, también, con notas que desmienten la información.

Para detectar las portadas falsas Jaramillo recomienda fijarse, de nuevo en la letra y en la ortografía. Además, indica que las portadas falsas suelen tener demasiado texto o demasiados elementos gráficos. Recomienda buscar las portadas en la página web del medio, donde están todas, aunque son las más recientes las que por lo general modifican.