Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 16 Diciembre 2020

Ni Australia tiene primer ministra, ni video viral la muestra 'fingiendo' ponerse vacuna de COVID-19

Por Pablo Medina Uribe

En abril, la premier del estado australiano de Queensland se vacunó contra la influenza frente a las cámaras. Un fotógrafo le pidió que recreara el momento para tener un mejor toma. Ahora ese video, sacado de contexto, circula como desinformación sobre las vacunas de COVID-19.

Después de que varios países hayan aprobado algunas vacunas para COVID-19, en WhatsApp comenzó a moverse un video que busca generar pánico al respecto. En el video, una voz que no se identifica dice que lo que se ve es "la primera ministra de Australia promoviendo la vacuna, cuando ni ella misma toma la vacuna". Esto hace referencia a las imágenes del video, en las que se ve a una mujer con una jeringa cerca de su brazo, con la tapa aún puesta. La voz del video termina diciendo "les están mintiendo, despierten, por favor".

Pero quien miente es la voz del video. La persona que se ve no es la primer ministra de Australia, ni se estaba poniendo una vacuna de COVID-19, ni hizo un montaje para evitar ponérsela.

El mismo video, sin la voz superpuesta, ya había circulado a mediados de este año y ya había sido desmentido por varios medios, como nuestros colegas de La Silla Vacía, AFP Factual y AP.

El contexto real del video es este: El 27 de abril, Annastacia Palaszczuk, la premier (más o menos equivalente a gobernadora) del estado de Queensland, en Australia (el primer ministro del país es Scott Morrison), se vacunó contra la influenza frente a las cámaras de varios medios.

Sin embargo, como cuenta AP, sucedió tan rápido que un fotógrafo le pidió que recreara el momento de ponerse la vacuna para poderle tomar una foto, a lo que Palaszczuk accedió.

Un video compartido en un trino de 7News Brisbane, un medio de la capital de Queensland, muestra tanto el momento en el que la premier se puso la vacuna, como la petición del fotógrafo y el momento en el que hace la recreación (con la jeringa con la tapa puesta):

En su chequeo, La Silla Vacía capturó un pantallazo de este video en el que se ve claramente la punta de la jeringa, junto antes de que la vacuna sea administrada:

Además, Palaczszuk compartió un hilo de videos en el que se ve claramente que sí se puso la vacuna.

Así que es falso que esta sea la primer ministra de Australia (es Annastacia Palaczszuk, la premier de Queensland), es falso que la vacuna en cuestión fuera una vacuna para el COVID-19 (es una vacuna para la influenza) y es falso que Palaczszuk haya participado en un montaje para evitar ponerse la vacuna (se puso la vacuna y luego accedió a recrear el momento para un fotógrafo).

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Domingo, 31 Enero 2021

No es cierto que inmunidad de vacuna contra COVID-19 solo dura 6 meses, como dijo Benedetti

Por José Felipe Sarmiento

El senador basó su afirmación en un carné de vacunación israelí que malinterpretó, ignorando la evidencia científica.

En su cuenta de Twitter, el senador Armando Benedetti, electo por el Partido de la U pero que entró a la coalición Colombia Humana en 2020, escribió el pasado 29 de enero que “la vacuna Pfizer [y BioNTech contra el COVID-19] solo da inmunidad por seis meses después de las dos dosis”, un dato que presentó como si fuera para irse “para atrás”.

Trino de Armando Benedetti sobre inmunidad por vacuna Pfizer contra COVID-19

Cuando la periodista Claudia Morales le preguntó en público por su fuente, el congresista mostró un certificado de vacunación de “un amigo” en Israel (que luego borró, según dijo, para proteger los datos de esa persona porque se veía el código QR). Colombiacheck lo consultó de nuevo por mensaje directo y reafirmó su respuesta. “Entiendo que hoy no hay estudios que afirmen como tal cuánto dura la inmunidad. Pueden ser seis meses, ocho, hasta dos meses”, agregó.

Trino de Benedetti con certificado de vacuna COVID-19 israelí (datos difuminados)

Sin embargo, las previsiones científicas son mucho más optimistas a pesar de que la duración todavía no se conoce con exactitud por el simple hecho de que no ha pasado el tiempo suficiente. En cambio, el carné que presentó en realidad no representa ninguna evidencia al respecto. Por tanto, la afirmación es falsa.

Israel ha implementado una estrategia de entregar pasaportes de inmunidad por seis meses a quienes se hayan vacunado o se recuperen de COVID-19 para que, por ejemplo, puedan asistir a eventos masivos o salir cuando haya cuarentenas. “Es un método que queremos usar para manejar la vida diaria mientras aumenta el número de recuperados”, le explicó al parlamento israelí el coordinador de la estrategia gubernamental contra la enfermedad, Nachman Ash, según medios de ese país.

Se trata de una medida administrativa. El hecho de que el documento expire en seis meses no prueba que la respuesta inmune desaparezca. Por el contrario, el plan de las autoridades israelíes es lograr la inmunidad de rebaño cuando el 70 por ciento de la población esté vacunada a más tardar para las elecciones de marzo. Por eso tienen acuerdos para usar vacunas de Pfizer-BioNTech, Moderna y AstraZeneca sin que se hayan anunciado diferencias en la vigencia de los certificados según el laboratorio.

Estos planes son posibles precisamente porque la evidencia científica ha señalado que la inmunidad al COVID-19 que adquieren los pacientes después de una infección con el coronavirus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad es, como mínimo, de ocho meses. Si bien hay casos de personas que se vuelven a contagiar, estos son raros en el sentido de su baja probabilidad.

Con base en esto, lo esperable es que la inmunidad por medio de las vacunas sea parecida a la natural, explica el químico farmacéutico experto en vacunas David Bautista, profesor de la Universidad de Antioquia. No puede ser idéntica porque esta “es muy compleja” y depende de distintos mecanismos que tiene el cuerpo para defenderse. Asimismo, cada vacuna tiene una forma de actuar distinta a pesar de que son contra un mismo virus.

En la medida en la que pase más tiempo se podrá determinar cuánto dura en realidad, pero “hay una alta probabilidad de que sean más meses e incluso años”, afirma el docente, teniendo en cuenta lo que se sabe a partir de los estudios sobre otros coronavirus que afectan a las personas. “La inmunología, la virología, la vacunología no se las inventaron ayer”, enfatiza.

Así quedan desvirtuados los argumentos de Benedetti para defender su trino errado.