Pasar al contenido principal
Viernes, 05 Abril 2019

No hay cifras que respalden la afirmación de Trump sobre aumento de envíos de droga en el gobierno Duque

Por Ana María Saavedra

Donald Trump aseguró que hay más drogas saliendo de Colombia desde que Duque es presidente, pero no hay cifras que permitan verificar esta información.

Recientemente, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo en una visita a Florida que "hay más drogas saliendo de Colombia ahora mismo que antes de que [Duque] fuera presidente. Él no ha hecho nada por nosotros”.

En Colombiacheck intentamos verificar si es cierto este señalamiento, pero a la fecha es una frase Inchequeable. Aquí le contamos por qué.

Iván Duque se posesionó el 7 de agosto del año pasado. Así que para analizar la aseveración de Trump, se deberían conocer las cifras de cultivos ilícitos producidos en Colombia, así como las cifras de drogas enviadas de Colombia a otros países antes y después de esa fecha.

Sin embargo, Daniel Rico, investigador en temas de narcotráfico y economías ilegales, quien fue asesor del Ministerio de Justicia y de la Vicepresidencia de Colombia en estos temas, le explicó a Colombiacheck que no hay datos públicos actualizados sobre cultivos ilícitos en Colobmia en los que se pueda sustentar la información de Trump. 

“El último corte de un censo realizado por el Simci (Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos de Usos Ilícito) fue en agosto”, explicó Rico, quien agregó que se trató de una muestra realizada por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés), que no es publicada sino que se entrega al Ministerio de Justicia. 

Los datos públicos acerca de los monitoreos de cultivos ilícitos y la producción estimada de coca son revelados anualmente por dos fuentes diferentes, que realizan sus estudios con diferentes métodos y resultados: el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos de Usos Ilícito (Simci) de la Oficina de Unodc y el realizado por el Departamento de Estado de EE.UU.

A este último se le suma el informe anual de la Administración para el Control de Drogas, DEA, el cual fue revelado en octubre pasado, pero con cifras hasta 2017.

dea

Los otros dos informes del Departamento de Estado y el Simci, con cifras diferentes, no han sido publicados este año. Es así como el último informe del Simci fue revelado en septiembre de 2018 con el monitoreo de cultivos, con corte a diciembre de 2017. 

En el caso del Departamento de Estado, el 28 de marzo pasado emitieron un comunicado en el que anunciaban que había sido presentado al Congreso de EE.UU. el Informe Internacional de Estrategia de Control de Narcóticos (INCSR). “Este informe de dos volúmenes, exigido por el Congreso, evalúa los esfuerzos de los gobiernos extranjeros para reducir la producción, el tráfico y el uso de drogas ilícitas, así como su trabajo para combatir el lavado de dinero relacionado con el tráfico de drogas. El INCSR se publicó por primera vez en 1986, y esta edición cubre el año 2018”, indicaba el comunicado.

En este documento se enlazaba el informe. Sin embargo, al revisar el Volumen I de Drogas y Control Químico y el Volumen II de Lavado de Dinero encontramos que las cifras de cultivos y producción de coca llegaban solo hasta 2017.

depar

Cómo se observa en la imagen, en el documento, incluso, se aclara que no se disponía de la información de las toneladas métricas para el 2018.

En el capítulo de Colombia todas las cifras son anteriores a 2018, excepto los datos entregados por el propio Gobierno colombiano a Estados Unidos en los que se indica que se tomaron “medidas iniciales para aumentar los esfuerzos para reducir la cocaína. Colombia informó haber incautado o ayudado con la incautación de más de 450 toneladas métricas pasta base y de cocaína. Los esfuerzos de erradicación de la coca aumentaron, particularmente desde el presidente Duque asumió el cargo. El gobierno colombiano informó haber erradicado aproximadamente 85,000 ha de coca”.

Así que, por ahora, es imposible saber tanto si los cultivos ilícitos en Colombia han aumentado, como si el envío de drogas de Colombia a otros países ha aumentado desde la posesión de Iván Duque, por lo que calificamos esta afirmación de Trump como Inchequeable.

*Foto César Carrión / Presidencia

Martes, 09 Octubre 2018

Senador de la Farc exagera al hablar de impactos del glifosato en la salud

Por Sania Salazar

Pablo Catatumbo usó una nota de prensa sin fuentes claras para asegurar que el glifosato causa varias enfermedades. La ciencia médica ha encontrado evidencia, pero no definitiva, de relación solamente con un tipo de cáncer.

El senador del partido Farc Pablo Catatumbo participó en una campaña antiglifosato en Twitter, donde publicó una lista de enfermedades, según él, causadas por el herbicida.

 

 

Colombiacheck le preguntó al equipo de prensa del senador cuál era la fuente de la información. Nos refirieron a un artículo de prensa titulado “15 problemas de salud relacionados con el resumen de Monsanto”, en donde, efectivamente, están las enfermedades mencionadas por Catatumbo en el trino. Sin embargo, en el artículo no se menciona ninguna fuente confiable de la información, pues la atribuyen a “científicos”, a “un estudio realizado en Paraguay”, a “un estudio de una familia de agricultores en los EE.UU. y a “encuestas”.

La publicación del senador es Ligera, pues no está basada en información científica fundamentada. Además, porque hay estudios contradictorios sobre los efectos del herbicida en la salud. Por ejemplo, se ha encontrado evidencia, pero no definitiva, sobre la relación entre el glifosato y un tipo de cáncer conocido como linfoma no hodgkin.

También, el estudio “Consecuencias de la aspersión aérea en la salud: evidencia desde el caso colombiano”, de Adriana Camacho y Daniel Mejía, que eran profesores de la Universidad de Los Andes al momento de su publicación, concluye que “la exposición al glifosato utilizado en las campañas de aspersión aérea de cultivos de coca aumenta la probabilidad de sufrir trastornos en la piel (problemas dermatológicos)” y los abortos.

En el estudio se mencionan otras investigaciones que documentan el efecto de la aspersión con glifosato en abortos y malformaciones del feto, y una posible relación entre exposición a pesticidas y el posterior padecimiento de enfermedades como Parkinson y Alzheimer. De todas maneras, ambos autores llaman la atención sobre problemas en dichos estudios por los que los efectos no puedan ser interpretados como causales.

Por otra parte, en el libro Hoy es siempre todavía, el exministro de salud Alejandro Gaviria cuenta que, en marzo de 2015, recibió la noticia de que la revista científica The Lancet Oncology acababa de publicar el resumen de una monografía, realizada por expertos de la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer, IARC, (sigla en inglés), acerca de las propiedades cancerígenas del glifosato.

“La principal conclusión era contundente: el glifosato probablemente es carcinogénico. Los estudios in vitro y con animales indicaban una conexión causal y los estudios en humanos mostraban una estrecha asociación entre la exposición al glifosato y el cáncer”, precisa Gaviria en el libro.

El exministro le dijo a Colombiahceck que no conoce evidencia médica sobre las otras patologías que menciona Catatumbo en el trino y aseguró que la relación entre el glifosato y el autismo no tiene sentido. “No parece posible una conexión causal. No hay mecanismos biológicos razonables que pudieran explicar una conexión entre glifosato y autismo”, concluyó.