Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 10 Febrero 2021

Petro desinforma en su trino sobre la emisión del Banco de la República

Por Laura Rodríguez Salamanca

El senador presentó una cifra de emisión de dinero, pero no aclaró que dicha suma fue respaldada por títulos financieros. Es decir, no corresponde a “impresión” de dinero sin respaldo.

Hace unas semanas el senador Gustavo Petro propuso la emisión directa de 15 billones de pesos mensuales por cada episodio de cuarentena para la financiación de subsidios que ayuden a superar la crisis económica generada por la pandemia de COVID-19. 

Esta idea generó discusiones en redes sociales sobre su viabilidad. Algunos usuarios señalaban que era inconstitucional, otros que redundaría necesariamente en inflación y unos más sostuvieron que la emisión no necesariamente genera inflación, pero que había que revisar otros factores para evaluar mejor la propuesta.  

En medio de esa discusión, el senador publicó un trino, en la mañana del 25 de enero, con un argumento para defender su idea: “El Banco Central emitió en tres meses 40 billones, en 3 meses, es decir 13 billones mensuales, se transfirieron como crédito interbancario a bancos privados y estos con intereses a sus clientes, entre los cuales [está] el gobierno. Porque no podían transferirse directamente al gobierno?” (sic).

Petro_emision_cuestionable

Su trino ha sido compartido más de 800 veces y tuvo más de 1.800 reacciones. Pero en Colombiacheck consideramos que la información que presenta es engañosa. Aunque la cifra que comparte el congresista se aproxima a las publicadas por el Banco de la República, la “emisión” a la que se refirió no corresponde a dinero nuevo (por llamarlo de este modo), sino a una operación para generar liquidez que está respaldada por títulos financieros. 

Vamos por partes. Para verificar esta información, primero, como señala nuestra metodología de verificación del discurso público, contactamos a los asesores de prensa del senador Petro. Aunque insistimos en varias oportunidades y esperamos varios días la respuesta, no obtuvimos información sobre la fuente de su trino. 

Los 40 billones de pesos a los que se refiere el Senador aparecen en, por lo menos, dos fuentes: el Informe de la Junta Directiva al Congreso de la República de julio de 2020 y la base de datos de agregados monetarios y crediticios de la institución. 

De acuerdo con el informe, “entre marzo y junio se irrigaron a la economía más de COP 40 b [40 billones de pesos colombianos] adicionales”. Además en el documento se anota que “estos recursos constituyen nueva emisión que representa aproximadamente el 35% de la base monetaria, 7% de la liquidez secundaria (M3), y 3,7% del PIB del país”. 

En la base de datos de los agregados monetarios de la institución, encontramos que la cifra de los recursos inyectados a la economía en marzo, abril y mayo fue de exactamente 45,215 billones de pesos. 

Hasta aquí podría considerarse que Petro tiene razón. Pero el senador asumió que el banco central simplemente “imprimió” más dinero. En este punto, no tiene razón y genera desinformación. 

En el informe de la Junta Directiva se explica que debido a los efectos económicos generados por la aparición de la pandemia y la caída del precio del petróleo, “el Banco de la República respondió de manera inmediata a estos efectos mediante acciones encaminadas a suministrar una amplia liquidez a la economía, para garantizar el buen funcionamiento de los sistemas de pagos, y de los mercados cambiario, de deuda pública y de crédito”. 

Inyectar liquidez significa, en términos de la misma institución, “que el Banco de la República le suministra recursos a la economía por intermedio del sistema financiero para que pueda realizar transacciones de manera inmediata, con el fin de garantizar el correcto funcionamiento de los pagos de la economía, sostener la oferta de crédito y apoyar la reactivación económica”. 

Pero aunque el banco usó el término “emisión” en su informe, varios economistas le explicaron a Colombiacheck que esta palabra no debe considerarse que corresponde a una emisión directa que sencillamente es la “impresión” de dinero  como asumió Petro en su trino. En realidad, la emisión fue respaldada por títulos financieros. 

En el artículo ¿El Banco de la República está imprimiendo más dinero para darle liquidez a los colombianos?, publicado por la entidad, se explica que “si se tienen en cuenta todas las medidas monetarias que ha tomado el Banco de la República como respuesta a la emergencia sanitaria, estas equivalen a una emisión monetaria masiva”. Pero se aclara que esta emisión fue “respaldada por títulos financieros”. 

El área de comunicaciones del banco central le confirmó a Colombiacheck que la emisión no fue directa. 

De acuerdo con Carlos Sepúlveda, decano de la Facultad de Economía de la Universidad del Rosario, “una cosa es la liquidez que el banco puede darle a la economía y otra muy diferente es la emisión directa. El trino sugiere que se “imprimieron” billetes por ese monto y luego se disfrazaron en los mecanismos de irrigación de la economía. Pero eso no funciona así”. 

De acuerdo con Sepúlveda, contrario a “imprimir” (este término cada vez es menos aceptado entre los economistas, pues la emisión cada vez tiene menos que ver con impresión. Pero lo usaremos aquí para facilitar la explicación) billetes sin reservas que lo soporten, como sería el caso de la emisión directa que sugiere Petro en su trino, lo que hizo en realidad el banco central fue, por ejemplo, hacer operaciones de compra específicas de bonos para sacar dinero a la economía. 

Con esta versión coincide Diego Cortés, economista y magíster en economía de la Universidad Nacional de Colombia, quien le explicó a Colombiacheck que “el Banco de la República tiene varios mecanismos financieros para aumentar la cantidad de dinero que hay en la economía. Eso se llama ampliación de oferta monetaria y se realiza actualmente a través de compra de deuda que tengan los privados, de títulos”.

Por ejemplo, según Cortés, “si un banco comercial tiene un billón de pesos en títulos, lo que hace el Banco de la República es comprar esa deuda o ese bono y le da al banco comercial el billón de pesos”. 

Ese mecanismo fue precisamente el que, como ya dijimos, empleó el Banco de la República para expandir la cantidad de dinero en la economía. De hecho, en el informe de la Junta Directiva, la institución mencionó dos medidas específicas que adoptó con ese propósito:

“Ampliación de los montos, contrapartes, plazos y títulos admisibles de las operaciones de expansión transitoria (repos) del Banco de la República”. 
“Compras de títulos públicos y privados”. 

En ese sentido, de acuerdo con Cortés, el trino de Petro confunde a los lectores “porque habla de 40 billones sin explicar que mucho de este dinero es deuda que ya existía, solo que era deuda de privados y lo que hace el banco es recogerlo para volverlo dinero en efectivo”. 
 
Para esta verificación también consultamos a Laura Fuerte, jefe del departamento de Economía de la Escuela de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad de la Sabana, quien coincidió con nuestras otras dos fuentes en que Gustavo Petro presentó la información incompleta.

“El senador deja implícito que los bancos adquirieron los créditos interbancarios sin ninguna contraprestación. Sin embargo, se debe incluir que esos bancos tuvieron que dar como parte de seguro, por decirlo de ese modo, un título que fuera de su propiedad, ya sea público o privado”. 

Finalmente, Fuerte nos dio una explicación sencilla que ayuda a entender la importancia de haber establecido la diferencia entre la emisión directa y la generación de liquidez con compra de títulos o bonos: 

“Una cosa es que a alguien le den dinero, le regalen 10.000 pesos, por ejemplo, y el prestamista espere que le paguen sin ningún respaldo. [Eso correspondería con la emisión directa porque no hay actividad económica que la soporte]. Y la emisión respaldada sería que alguien le presta dinero a otra persona, pero como no está seguro de que le paguen, entonces como prestamista exige que le deje algo en garantía”.  

Con esta información, calificamos como cuestionable el trino en el que el senador Gustavo Petro señala, para soportar su propuesta de emisión directa de dinero para financiar subsidios, que el Banco de la República emitió 40 billones de pesos en tres meses para transferirlos como crédito interbancario a los bancos comerciales. 

Aunque las cifras que presenta el congresista corresponden con las informadas por el banco central, al no incluir que esta operación no correspondió a una emisión directa, sino a la compra de títulos para dar liquidez a la economía, omite información sobre el mecanismo haciéndolo parecer como generación de dinero sin respaldo. 

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 01 Abril 2020

Video italiano de 2015 no habla de coronavirus que causa Covid-19

Por Pablo Medina Uribe

Video de RAI en el que se discute un experimento con murciélagos y un coronavirus sí existe, pero el experimento fue llevado a cabo en Estados Unidos (no en China) y no tiene relación con el SARS-CoV-2, causante de la epidemia actual de Covid-19.

En un video que se ha vuelto viral en Facebook, un presentador español con un parche en su ojo izquierdo, muestra un video de la televisión italiana "de hace cinco años" en el que periodistas del canal público italiano RAI cuentan sobre un experimento con un virus. Según el informe, en el experimento se creó un coronavirus a partir de murciélagos y ratones para investigar el efecto de este tipo de virus en los humanos.

El video italiano es real y sí fue transmitido por el programa TGR Leonardo de la RAI en 2015. Pero tanto este programa como los científicos del estudio han aclarado que ese virus era diferente al coronavirus SARS-CoV-2, que está causando la pandemia global por la enfermedad Covid-19. Además, como ya contamos en otro chequeo, no hay evidencia de que el SARS-CoV-2 haya sido creado en un laboratorio.

Consultando con colegas en España, confirmamos que el presentador del video español es el autor José Javier Esparza, quien modera un programa del canal El Toro TV (antes conocido como Intereconomía) llamado El Gato Al Agua.

En el video viral, Esparza le da paso a un video de la RAI que, en efecto, fue transmitido en Italia el 16 de noviembre de 2015. Los subtítulos en español que se ven en el video viral corresponden a lo que se dice en italiano en el programa de TGR Leonardo, que se describe como un “noticiero científico”. Al dar los titulares de la noticia, el presentador dice: “científicos chinos crean un súpervirus pulmonar a partir de murciélagos y ratones. Solo sirve para motivos de estudio, pero hay muchas protestas. ¿Vale la pena arriesgarse?”.

Sin embargo, en su emisión del 26 de marzo de este año, TGR Leonardo abre su programa diciendo: "No tiene nada que ver con SARS-CoV-2. Habla Antonio Lanzavecchia, uno de los científicos que participó en el estudio de 2015. 'Nuestro coronavirus era diferente y no podía vivir por fuera del laboratorio'".

Aquí hay que aclarar qué es un coronavirus. Como ya contamos en un explicador, un coronavirus, como su nombre indica, es un tipo de virus con una especie de “corona” a su alrededor. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es una gran familia de virus que causan enfermedades que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV). La pandemia actual, como mencionamos más arriba, es causada por otro coronavirus, el SARS-CoV-2.

En la entrevista de la semana pasada, Lanzavecchia, que es un inmunólogo italiano y el director del Instituto de Biomedicina Bellinzona (en Suiza), aclaró que “el virus actual es completamente diferente del virus del ‘SARS-1’ [el SARS-CoV] y también del virus que fue estudiado en 2015”.

El científico italiano también explicó que el propósito del estudio era, dado que para esa época ya había habido dos coronavirus (SARS en 2001 y MERS en 2010) que habían causado epidemias en humanos, investigar si era posible que hubiera otros tipos de coronavirus en murciélagos que pudieran, eventualmente infectar a los humanos. 

Para investigarlo, explica Lanzavecchia, en el laboratorio se simuló un virus (que, anotó, no era un “súpervirus”, como se dijo en la emisión de 2015, sino que ni siquiera podía sobrevivir por fuera de un laboratorio) y se comprobó que “potencialmente” podría infectar a humanos. El científico recalcó que ese “potencialmente” no quiere decir que haya infectado a algún humano y, de hecho, recordó que no hay ninguna evidencia de que lo haya hecho o de que, en efecto, pudiera hacerlo. 

Por otra parte, la emisión de 2015 también se equivocó al decir que este era un estudio de “científicos chinos”. Como mencionaron nuestros colegas españoles de Newtral y Maldita, TGR Leonardo reportó la historia originalmente tras la publicación de un artículo sobre el estudio en la revista científica Nature el 9 de noviembre de 2015. En ese artículo sólo se incluyen a dos autores chinos y se dice que parte del experimento se llevó a cabo en el Laboratorio Baric. Esto hace referencia al laboratorio de Ralph Baric, científico estadounidense que lideró el estudio (como lo aseguran tanto Nature como Lanzavecchia), en la Universidad de Carolina del Norte, UNC, en Chapel Hill, Estados Unidos. 

El 12 de noviembre de 2015, tres días de la publicación del estudio, Nature publicó una nota en su página para discutirlo. Allí, resumieron las conclusiones del estudio diciendo que “según los autores, los resultados refuerzan las sospechas de que coronavirus de murciélagos capaces de infectar directamente a humanos (en vez de primero tener que evolucionar en un anfitrión animal intermedio) puedan ser más comunes de lo que se pensaba anteriormente”.

Es decir, como dice Lanzavecchia en su entrevista: “quizás este estudio nos podría haber servido de advertencia de esta posibilidad de infección [de coronavirus en humanos]. Pero la naturaleza ya nos había demostrado dos veces que estos virus pueden infectar al hombre”.

En esa misma nota de Nature, sin embargo, se ha estado compartiendo como supuesta prueba de que el SARS-CoV-2 fue creada en un laboratorio. Por eso, Nature tuvo que agregar esta aclaración, en marzo de este año, al comienzo del texto:

“Estamos al tanto de que este artículo está siendo usado como base para teorías infundadas de que el nuevo coronavirus que está causando el Covid-19 fue manufacturado. No hay ninguna evidencia de que esto sea verdadero; los científicos creen que la fuente más probable del coronavirus es un animal”.

Como hemos contado en otros chequeos, se ha sospechado de varios animales como el origen del coronavirus actual, el SARS-CoV-2, como los pangolines y los murciélagos. Pero, por ahora, no se ha llegado a evidencias concluyentes. 

Lanzavecchia también concluye que “la pregunta es ‘¿cuál es la relación entre el virus estudiado en 2015 en el laboratorio de Baric y el actual [SARS-CoV-2]?' Y la respuesta es muy fácil: son dos virus completamente diferentes. Las secuencias, los análisis demuestran que son virus diferentes, que tienen orígenes diferentes y que es probable que el virus actual haya surgido de los murciélagos, pero de una cepa diferente a la que fue estudiada en el laboratorio”.

Así que, dado que El Gato Al Agua comparte un video verdadero pero dice equivocadamente de que se trata de "una investigación china" y, además, omite la aclaración importante de que el virus discutido en 2015 no es el mismo que el que ha causado una pandemia global, calificamos su información como cuestionable.