Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 29 Mayo 2018

Petro vuelve a la teoría del fraude con fotos que circulan en redes

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Las redes sociales se inundaron de imágenes de formularios E-14 con correcciones que la campaña de Petro muestra como evidencia de fraude. La Registraduría responde que "son errores humanos". Engañosa.

Un día después de la primera vuelta, seguidores de la campaña del candidato presidencial por la Colombia Humana, Gustavo Petro, empezaron a difundir a través de Facebook y Twitter imágenes de formularios E-14 de la Registraduría con alteraciones y enmendaduras, con los que, aseguran, se podría dar un resultado diferente en las elecciones presidenciales del pasado 27 de mayo.

 

 

Varias páginas a favor de Gustavo Petro las difundieron, como Colombia apoya a Gustavo Petro Presidente 2018, y también a través de videos intentan negar que se trate de un montaje.

Pero más allá de las redes sociales, al conocerse estas fotos, el mismo candidato Gustavo Petro se desdijo de su discurso de victoria el domingo de la primera vuelta, en el que aseguró que los datos de la Registraduría “coinciden con los de la auditoría que el movimiento puso”, como se cuenta en un artículo de Colombiacheck.com.

Colombiacheck.com consultó a la campaña de Gustavo Petro desde el mismo día de las elecciones para obtener un pronunciamiento sobre el tema, pero no fue posible conseguir una respuesta.

Finalmente, Colombiacheck.com logró conversar con Marco Emilio Hincapié, coordinador electoral de la campaña de la Colombia Humana, quien señala que no existe contradicción alguna entre los pronunciamientos hechos por el candidato el día de las elecciones y lo que salió a decir el martes en la mañana en entrevista con Univisión.

Ante la pregunta de la periodista Patricia Janiot, sobre si se disiparon sus dudas frente a un fraude, Petro respondió: “Tenemos formularios E-14 a los que hay que hacerle examen pormenorizado uno por uno... Ordenaron hacer una rayita para tapar los espacios vacíos y la rayita se transforma en números después. Eso son fraudes”.

Hincapié dice que sus testigos electorales reportaron “un comportamiento electoral similar, de manera porcentual, a los resultados del preconteo que daba la Registraduría”. Sin embargo, señala, muy distinto es eso a que posteriormente se evidencie que esos porcentajes fueron alimentados por una información que, presuntamente, no es verídica en algunos casos. “Al tener modificaciones los formularios es lógico que tanto nosotros nos alimentamos con las modificaciones, así como la Registraduría Nacional también”.

Colombiacheck.com revisó la página de la Registraduría y pudo constatar que efectivamente es posible ver los formatos E-14 para delegados, pero funcionarios de esta entidad confirman que ese es solo uno de los tres formularios E-14 que se utiliza.

Está el transmisor, el cual se transmite desde los puestos de votación y permite hacer el preconteo. Este es el mismo que los testigos electorales revisan. El de delegados, que se digitaliza y es el que hoy es posible revisar en la página de la Registraduría. Y finalmente el de los claveros, que es el revisado por la comisión escrutadora y con el cual se dan los resultados oficiales del escrutinio por parte de los jueces de la República.

Este es un video realizado por la Registraduría que explica el proceso para los testigos electorales.

Registraduría explica cómo funcionan los formatos E-14 from Luisa Fernanda Gómez on Vimeo.

 

Ahora, el hecho es que Petro y sus seguidores solo muestran uno (en el que evidentemente se ven los tachones), pero para demostrar una irregularidad se tiene que comparar los tres documentos E-14, como confirma Jaime Hernando Suárez Bayona, registrador delegado en lo electoral. “Los testigos electorales le tomaron la foto a color a los tres. Foto que no aparece por ningún lado”.

Esta última afirmación, de acuerdo con Hincapié, no es “totalmente lógica ni cierta”, porque para los jurados de votación “es importante desprender rápidamente el de transmisión, porque es el que les da el tiempo récord para lograr los porcentajes de información a nivel nacional”.

En todo caso, si llegara a darse que alguno de los tres formatos E-14 estuviera diferente a los demás, “el mismo testigo en la mesa puede pedir el recuento, si tiene dudas. ¿Por qué no lo pidieron? En el mismo formulario en la parte de abajo aparecería si lo pidió o no lo pidió”, agrega Suárez Bayona, información que tampoco aparece en los formularios difundidos por las redes sociales.

“Puede haber errores en el diligenciamiento de los E-14, que son hechos por los jurados de votación, es decir por la misma ciudadanía”, sostiene Silvia María Hoyos de la Registraduría Nacional. Es apenas normal, “en 96.724 mesas con 463.000 jurados, alguno va a escribir mal. Y eso no es fraude, es un error de un ser humano”, agrega Suárez Bayona.

En ese caso, de acuerdo con el artículo 163 del Código Electoral, si llegasen a encontrarse tachaduras, enmendaduras o borrones en alguno de los formatos recibidos por la comisión escrutadora, “se procederá al recuento de votos”, pues es el escrutinio el lugar para enmendar los errores que pudiesen haberse cometido en el preconteo.

En ese momento, cuando se cierra el escrutinio y ya se hicieron oficiales los resultados, es cuando la Registraduría accede a los documentos. En el resto del proceso están en manos de los jurados, los delegados (que son asignados por las alcaldías municipales) y los jueces de la República.

De igual manera, para esclarecer las dudas que están en el aire por las enmendaduras en unos de los formularios E-14, la Registraduría insiste en que se necesitan el puesto y la mesa a la cual pertenecen esos formularios. De tenerlas, “revisamos en la página de internet, confirmamos con los E-14 digitalizados y podemos conseguir hasta los de claveros con la comisión escrutadora”, dice el registrador delegado. Proceso que ya realizaron y fue informado a la opinión pública a través de un comunicado oficial divulgado el martes en la noche. “Cuando no hay puesto y mesa es un delincuente el que hizo eso porque está adulterando un documento público y debe ser procesado en la Fiscalía”, agrega.

Yann Basset , director observatorio de procesos electorales Universidad del Rosario, coincide con la Registraduría al afirmar que “con la información no es suficiente para hablar de un fraude, porque todavía no ha salido el escrutinio. Tenemos los resultados del preconteo, que son datos provisionales”. Asimismo, invita a la ciudadanía a hacer llegar las denuncias sobre las irregularidades que encuentre a las campañas de los candidatos para que ellas puedan pedir el recuento de votos de ser necesario. “Esto que está sucediendo es un proceso importante. La Registraduría hace grandes esfuerzos escaneando los formularios para que la ciudadanía pueda verificar la información y es importante que la ciudadanía participe y si hay dudas las reporte”, agrega.

Lo que dice la campaña de Petro

Marco Emilio Hincapié le dijo a Colombiacheck.com que en este momento están haciendo una confrontación entre los formularios E-14 que están circulando en redes, con la información que tienen de sus testigos electorales para sacar un comunicado y ver cuál es la situación. Estamos actualmente investigando, confrontando a nivel de todo el país y enviando información para totalizar la cantidad de formularios que realizaron esas modificaciones”.

Pero además, que están revisando otras irregularidades que pueda haber de carácter contable. “Es decir, inconsistencias para nosotros en las diferentes comisiones escrutadoras”.

Y agrega que pareciera ser que presuntamente han falsificado esos documentos para favorecer las votaciones de algún candidato.Lo único es que sé es que quienes hacen eso burdamente y falsean la verdad, están cometiendo un delito de falsedad en documento público. Esperaremos a ver las consecuencias y los alcances de las decisiones que se puedan tomar al respecto”, concluye.

De modo que, la afirmación de Gustavo Petro y de cientos de internautas que sostienen que el hecho de que las “rayitas” escritas en los formatos que se “transforman después en números” y que demuestran un fraude, es engañosa.

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1
    1. Frase: “Tenemos formularios E-14 a los que hay que hacerle examen pormenorizado uno por uno... Ordenaron hacer una rayita para tapar los espacios vacíos y la rayita se transforma en números después. Eso son fraudes”
    2. Autor de la frase: Gustavo Petro
    3. Fuentes consultadas y expertos:
      Registraduría Nacional del Estado Civil.
      Jaime Hernando Suárez Bayona, registrador delegado en lo electoral.
      Marco Emilio Hincapié, coordinador electoral campaña Gustavo Petro.
      Yann Basset, director observatorio de procesos electorales Universidad del Rosario.
    4. Contexto: Entrevista con Patricia Janiot para Univisión
    5. Calificar la afirmación: Engañosa

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 05 Julio 2019

Video desinforma sobre ‘género X’ en documentos de identidad de Nueva York

Por José Felipe Sarmiento

Alguien nacido en esa ciudad, que no se identifica como masculino o femenino, puede registrar esa tercera opción. Pero no se autorizó “quitarles el género a los recién nacidos”, como afirma un portal colombiano.

El pasado 15 de junio, una usuaria ecuatoriana de Facebook viralizó un video en el que se dice que “Nueva York autoriza quitarles el género a los recién nacidos”. El contenido fue tomado del portal Palabra.com.co, donde había sido publicado en septiembre del año pasado. El sitio incluso había celebrado el alcance que tuvo el contenido en ese entonces, con otra nota elaborada días después.

Según la página colombiana, en esa ciudad estadounidense “una nueva ley (...) autoriza a los padres a registrar a sus bebés recién nacidos con un llamado gender X o género X, en lugar de registrarlos como niños o niñas, tal como se ha hecho históricamente de acuerdo con la evidencia genética”. La voz en off asegura que esto “es lo mismo que [registrarlos] con género indefinido”.

Captura de pantalla de la publicación reciente del video en Facebook

Captura de pantalla de la nota original del portal que publicó el video

Captura de pantalla de la segunda nota del portal sobre el video

En efecto, a partir de una ley de la ciudad de Nueva York de 2018, que entró en vigencia el pasado 1 de enero, el artículo 17-167.1 del Código Administrativo de Nueva York establece la posibilidad del cambio de género para sus ciudadanos, incluyendo la opción “X” para quienes tienen una identidad distinta a femenina o masculina. El resultado se debe reflejar en un nuevo registro para esa persona. El único requisito para mayores de edad es una declaración notariada en la que digan que la modificación busca “ajustar [el documento] a la identidad del solicitante”.

En los casos de menores de 18 años, la norma señala que se debe cumplir con los requisitos del artículo 207.5 del Código de Salud de la ciudad. En consecuencia, el Departamento de Salud e Higiene Mental (DOHMH) reformó la sección correspondiente para crear una regla similar. La diferencia es que los firmantes de la declaración deben ser los padres o las personas que tengan la custodia legal.

La entidad neoyorquina, de paso, contó la historia de este procedimiento legal en su ciudad para sustentar su decisión. El cambio de género existe desde 1971, pero hasta 2014 exigía una orden judicial y que la persona se hubiera sometido a cirugía de reasignación de sexo. Luego, se permitió hacer el cambio solo con un certificado de un profesional de la salud o de algunos campos sociales. Esto permitió que el número de solicitudes pasara de un par de decenas a varios cientos al año.

Finalmente, el Departamento de Salud concluyó que este requisito “es una barrera potencial y, al mismo tiempo, no añade suficiente valor al proceso”, porque los médicos se limitaban a cumplir con la petición de los pacientes. 

“La asignación de sexo en el Certificado Estándar de Nacimiento Vivo de los Estados Unidos es completada por el hospital o el personal asistente en el momento del parto. Las cuatro opciones son masculino, femenino, desconocido e indeterminado. Estas son categorías de ‘sexo’ y no de género. Los datos de salud pública originales reportados por el hospital no cambian bajo esta enmienda”, aclara la notificación del DOHMH sobre la adopción de la nueva norma.

De esta manera, mientras el género depende de la identidad de la persona, el sexo registrado al nacer corresponde a la evidencia médica. Lo nuevo es la opción “X” en el primer caso. Pero las categorías “ambiguo o indeterminado” (“A”, de ambiguous), y “desconocido” (“U”, de unknown) existen en la guía de revisión del citado certificado estándar de nacimiento de ese país desde 2003. Estas existen, esencialmente, para quienes nacen intersexuales, es decir, con características físicas o genéticas de ambos sexos.

O sea que el video es cuestionable porque parte de un hecho real, la aprobación del género “X” en Nueva York, pero confunde esta posibilidad de registro con la asignación de sexo al nacer, que tampoco es binaria pero por razones diferentes. En el primer caso se trata de cómo se identifica la persona a sí misma y en el segundo, de un concepto médico con base en sus cromosomas y su sistema reproductor.

En Colombia

Colombiacheck aprovechó para averiguar en qué estado está la normatividad para estas personas en Colombia. La directora de comunicaciones de la organización Colombia Diversa, Daniela Franco, confirmó que las personas intersexuales, así como las transexuales o transgénero, tienen la libertad de modificar sus documentos para que se ajusten a su respectiva identidad, pero sin salirse de las dos opciones tradicionales: “M” o “F”.

Así lo establece el decreto presidencial 1227 de 2015, que reglamenta el trámite. Solo pone como requisitos la presentación de la solicitud, copias de la cédula y el registro civil y, como en Nueva York, una declaración juramentada que exprese la voluntad de hacer la corrección. Le da al notario cinco días hábiles de plazo para el trámite y establece límites a la cantidad de modificaciones que puede hacer una persona en ese componente (dos veces) y la frecuencia (mínimo 10 años entre una y otra).

Por otro lado, la Registraduría Nacional tiene una regulación especial para los casos en los que el certificado de nacimiento indica “intersexualidad, ambigüedad genital, sexo por determinar o alguna expresión equivalente”. En el registro civil se anota el género según la elección que hagan los padres, ante la inexistencia de una tercera posibilidad. En adelante, se puede modificar por solicitud de la persona inscrita, cuando “alcance la madurez suficiente”, o de sus padres o representantes, en caso de que exista un concepto profesional interdisciplinario que sustente la petición.

“Este procedimiento se adelantará con el objetivo de proteger el derecho superior de los menores a la intimidad, identidad y libre desarrollo de la personalidad, en este sentido, se guardará absoluta reserva”, anunció la entidad en un comunicado de 2015. También explicó que estas reglas fueron creadas por orden de la Corte Constitucional, que protegió los derechos de un bebé intersexual al que las autoridades se negaban a registrar en 2013 porque su certificado de nacimiento no tenía sexo asignado.

El fallo le ordenó a la Dirección Nacional de Registro Civil hacer cambios “respecto de la inscripción de menores intersexuales o con genitales ambiguos cuando la asignación de sexo no corresponda a las categorías de femenino o masculino, disponiendo su consignación en un folio diferente que se suprimirá cuando se asigne definitivamente el sexo”, por diagnóstico médico y con autorización del paciente o su familia. También, entre otras cosas, “disponer de un mecanismo expedito para cambiar el sexo y nombre del menor cuando se tome decisión definitiva sobre el sexo”.

Entonces, los certificados de nacimiento en Colombia reportan la feminidad o masculinidad de los neonatos, tomando en cuenta la intersexualidad cuando se da el caso. Pero de ahí en adelante, solo hay dos opciones, aunque estas se pueden cambiar para ajustarlas a la identidad de género de cada persona.