Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Sábado, 30 Mayo 2020

Política italiana que pidió llevar a Bill Gates ante la Corte Penal Internacional dijo varios datos falsos

Por Laura Rodríguez Salamanca

El discurso de Sara Cunial ante el parlamento italiano sobre el manejo del COVID-19 se hizo viral. Pero está lleno de desinformaciones y de teorías conspirativas.

“Político italiano exige que Bill Gates sea arrestado por crímenes contra la humanidad”, “Piden iniciar proceso contra Bill Gates por crímenes contra la humanidad en Italia” e “Increíble denuncia: diputada italiana devela una trampa oculta”. Con titulares como estos y a través de entradas de blog, medios y publicaciones de redes sociales, se ha difundido ampliamente un discurso en el que la diputada italiana Sara Cunial criticó el manejo de la pandemia del COVID-19 y le pidió al presidente de la Cámara de Diputados de Italia asesorar al presidente del Consejo de Ministros para que “la próxima vez que reciba una llamada telefónica del filántropo Bill Gates, lo lleve directamente a la Corte Penal Internacional por delitos contra la humanidad”. 

Lo que estas publicaciones no han compartido es que en los argumentos de la intervención de Cunial, que dura un poco más de seis minutos, hay varias falsedades. Muchas de sus afirmaciones ya han sida verificadas. Aquí resumimos esas verificaciones:

“Bill Gates, ya en 2018, predijo una pandemia que se simuló en el Evento 201”

FALSO

En 2019 la Fundación Bill y Melinda Gates, el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud y el Foro Económico Global organizaron en Nueva York el Evento 201, un simulacro para reflexionar sobre las políticas públicas y la cooperación necesaria para responder a una posible pandemia severa con los menores impactos sociales y económicos. En este ejercicio, a partir de la simulación de noticias y debates, se generaron siete recomendaciones para que que los gobiernos y el público general se preparan mejor

Pero el evento no está relacionado con una predicción. Estas teorías surgieron de un par de coincidencias entre el virus simulado y el COVID-19. En el Evento 201 se imaginó el brote de un “nuevo virus zoonótico transmitido de murciélagos” [como parece ser, según la evidencia disponible, el nuevo coronavirus], pero con el cerdo como animal hospedero, que no se ha relacionado con el COVID-19. Además, en el ejercicio se simuló que la enfermedad empezaba en una granja porcina de Brasil. 

A raíz de estas interpretaciones, los organizadores del evento publicaron un comunicado de prensa para desmentir este tipo de conclusiones. “Para ser claros, el Centro para la Seguridad de la Salud y sus socios no hicieron una predicción durante nuestro ejercicio de mesa. Para el escenario, modelamos una pandemia ficticia de coronavirus, pero declaramos explícitamente que no era una predicción”, escribieron. 

Además, el Evento 201 no es el único ejercicio de este tipo que ha organizado la Universidad Johns Hopkins. En 2001 realizó Dark Winter, un “escenario ficticio que representó un ataque encubierto de viruela contra ciudadanos estadounidenses”. En 2005 organizó Atlantic Storm, una imitación de una “cumbre de líderes transatlánticos obligados a responder a un ataque bioterrorista” . Y en 2018 coordinó CLADE X, otro simulador pandémico. Todos se hicieron con fines pedagógicos. 
 

“Durante décadas [Gates] ha estado desarrollando planes de despoblación (...) Él dice textualmente: ‘Si hacemos un buen trabajo con las vacunas, la salud y la salud reproductiva, podemos reducir la población en un 10-15 por ciento”

FALSO

Como encontraron nuestros colegas chequeadores AFP Factual, la diputada Cunial sacó de contexto los comentarios hechos por Gates en una charla TED de 2010. "Hoy en día hay 6.800 millones de personas en el mundo. Deberíamos llegar a los 9.000 millones. Si hacemos un muy buen trabajo en nuevas vacunas, salud y salud reproductiva, podríamos reducir eso en tal vez 10 o 15%, pero mantendremos una tasa de crecimiento [demográfico] de alrededor de 1.3", dijo el multimillonario para explicar cómo lograr la neutralidad de carbono. 

Con esto, si se analiza en contexto, el magnate se refería a una reducción del crecimiento de la población mundial, no a una reducción de la población. El aumento “seguiría siendo positivo”, escribieron los verificadores.

 

“Gracias a sus vacunas logró esterilizar a millones de mujeres en África”

FALSO

Los verificadores de Re:Check, en Letonia, aclararon en un artículo que este mito “surgió en 2014 cuando los obispos católicos de Kenia expresaron su preocupación por la presunta presencia de una hormona anticonceptiva en una vacuna contra el tétanos en mujeres de edad fértil”. 

Pero después, el gobierno de ese país, la UNICEF y la Organización Mundial de la Salud rechazaron esos cuestionamientos e indicaron que la vacuna no contiene la hormona HCG (gonadotropina coriónica humana, que se produce durante el embarazo), no esteriliza a las mujeres y se ha utilizado de forma segura en 52 países. 

Nuestros colegas de Snopes verificaron el mito en 2014 y lo calificaron como falso. 

“[Gates] causó una epidemia de poliomielitis que paralizó a 500.000 niños en India”

FALSO

Como explica AFP Factual, “esta vacuna no puede ‘directamente’ provocar polio a los niños vacunados. Sin embargo, un tipo de esta vacuna puede mutar en raras ocasiones. Como explica la Organización Mundial de la Salud (OMS), los poliovirus de origen vacunal (VDPV, por sus siglas en inglés) son cepas que han mutado genéticamente desde la cepa contenida en la vacuna oral de la polio, y son extremadamente inusuales. Pueden mutar en una forma de virus que puede llegar a causar parálisis y que es conocido como poliovirus circulante de origen vacunal (cVDPV, por sus siglas en inglés)”.

Según una base de datos de la OMS, solo se registraron 17 de cVDPV en India entre los años 2000 y 2020, de los cuales 15 se presentaron en 2009 y dos en 2010. 

2009 DTP OMS

2010 DTP OMS

“Su vacuna DTP [contra la difteria la tos ferina y el tétanos] causa más muertes que la misma enfermedad”.

 

FALSO

De acuerdo con los chequeadores de Pagella Política, en Italia, “la frase fue tomada de un artículo de Robert F. Kennedy Jr. [nieto del expresidente estadounidense John F. Kennedy y conocido antivacunas] y está dirigida a Gavi Alliance, un proyecto lanzado en 2010 por la Fundación Bill y Melinda Gates para reducir la mortalidad infantil en África”. 

Pero encontramos que la frase no es cierta. Según la OMS, “un estudio realizado en Guinea-Bissau publicado por el British Medical Journal en diciembre del 2000 sugirió la existencia de un efecto inespecífico de la vacunación sistemática que podría influir en la supervivencia de los lactantes, negativamente o positivamente, dependiendo de la vacuna. Y se notificó un aumento de la mortalidad en niños vacunados con vacunas DTP en los seis meses posteriores a la vacunación”. 

A raíz de esa investigación, el Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas (GACVS, por sus siglas en inglés) encargó estudios en Bangladesh, Burkina Faso, Indonesia y Papua Nueva Guinea para confirmar o desmentir la posibilidad de que la vacuna produjera muertes.

Con los resultados que se obtuvieron y publicaciones nuevas relacionadas, y después de que un grupo especial de trabajo independiente evaluara el mismo cuestionamiento, en 2004 el GACVS “decidió considerar que la hipótesis de la existencia de un efecto adverso de la administración de vacunas DTP sobre la supervivencia infantil no está respaldada por las pruebas existentes (de hecho, tomadas en su conjunto, las pruebas al parecer, demuestran de forma substancial que dicho efecto no existe) y dar el asunto por zanjado en tanto no surjan en el futuro pruebas nuevas y convincentes”. Esta posición se mantiene vigente. 

Además, hay que tener en cuenta que Cunial ya es conocida por su posición antivacunas. De acuerdo con II Sole 24 Ore, un diario italiano de economía y finanzas, la diputada fue expulsada del partido Movimiento 5 Estrellas (M5S), al que pertenecía, por compartir desinformación de este tipo. “En varias publicaciones en las redes sociales, escribió sobre la posibilidad de proporcionar vacunas gratuitas a los niños como un ‘genocidio gratuito’". 

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Martes, 14 Diciembre 2021

Mensaje difunde desinformaciones sobre los efectos en la salud del uso prolongado de tapabocas

Por Paola Benjumea Brito

Algunas de estas desinformaciones, como en la que se asegura que las mascarillas producen cáncer o hipoxia, circulan desde 2020 y ya han sido verificadas por Colombiacheck y otros medios.

Un mensaje difundido en Facebook asegura que el uso prolongado de tapabocas o mascarillas produce virus, bacterias, hongos, cáncer, mareos, cefaleas, hipoxias, sofocación, somnolencia, acidificación celular, intoxicación pulmonar y acidificación sanguínea. 

El mensaje dice textualmente: 

“EL SECRETO PARA VIVIR ES…

¡RESPIRAR OXÍGENO!

EL OXÍGENO ES TU PRIMER Y PRINCIPAL ALIMENTO EL USO PROLONGADO DE LA MASCARILLA PRODUCE Y GENERA: 

Virus, bacterias, hongos
Cáncer
Mareos
Cefaleas
Hipoxias
Sofocación
Somnolencia
Acidificación celular
Intoxicación pulmonar
Acidificación sanguínea, etc.

MORIRÁS POR OBEDIENTE Y NO PENSAR”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que las mascarillas o tapabocas son esenciales para prevenir la transmisión y salvar vidas en el caso del COVID-19. 

Además, agrega que “las mascarillas deben utilizarse como parte de un enfoque integral que incluya la adopción de todas las medidas posibles: mantener el distanciamiento físico, evitar entornos cerrados y concurridos en los que haya contacto directo entre personas, una buena ventilación, lavarse las manos, cubrirse al estornudar y toser, y muchas otras”. 

Igualmente, varios estudios han demostrado la efectividad del uso de mascarilla para prevenir la propagación del COVID-19. Por ejemplo, un artículo publicado por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos  en enero de 2021 señala que el uso de mascarillas reduce la transmisibilidad del COVID-19 por contacto al reducir la transmisión de partículas respiratorias infectadas. 

De igual manera, una investigación de Mayo Clinic, una organización sin ánimo de lucro dedicada a innovar la práctica clínica, la educación y la investigación, concluyó que “la medida más importante para reducir el riesgo de exposición a la COVID-19 es usar una mascarilla”. 

Las desinformaciones sobre los supuestos efectos negativos del uso de mascarilla han circulado en redes sociales desde 2020 y en Colombiacheck hemos hecho estas verificaciones sobre este tema (1, 2 y 3). 

También lo han hecho nuestros colegas chequeadores de AFP Factual, Fast Check, Newtral y Maldita Ciencia

Virus, hongos y bacterias 

Cuestionable

Con relación a la afirmación de que el uso prolongado del tapabocas provoca “virus, bacterias y hongos”, en un chequeo anterior, el médico Lauro Rivera, especialista en cuidado crítico y urgencias y docente de la Universidad Icesi, dijo a Colombiacheck que la posibilidad de que esto ocurra es remota, pues se necesitaría un mal uso del tapabocas. 

“Es un tema de higiene. Obviamente si el tapabocas está húmedo, contaminado, sucio, si no se lava o se cambia con frecuencia, pues puede haber un riesgo de bacterias y gérmenes, por nuestras secreciones de saliva o restos de alimentos, y eso eventualmente puede producir una infección. Pero se trata de darle un debido cuidado, como hemos recomendado desde el inicio de la pandemia”, indicó Rivera.

Igualmente, Daniel Pahua, académico de Salud Pública de la Universidad Autónoma de México (UNAM), explicó a AFP: “En condiciones normales los humanos tenemos bacterias en la boca y la cavidad nasal, y cuando hablamos, expulsamos gotitas de saliva. Ahí puede haber hongos o bacterias que se van a alojar en el cubrebocas. Sin embargo, la mayoría de esos agentes no producen una enfermedad, porque son bacterias que tenemos en nuestra boca. A menos que seamos nosotros los que tenemos una enfermedad”.

En este sentido, consideramos que la afirmación es cuestionable porque si bien existe la posibilidad remota de que se generen virus, bacterias u hongos por el mal  uso de la mascarilla, esto se puede evitar si se lava y cambia con frecuencia.

Produce cáncer 

Falso

El mensaje advierte que el uso de tapabocas produce cáncer, pero no aporta ninguna justificación para afirmar sobre este riesgo.   

Colombiacheck verificó una publicación que argumentaba que el uso de mascarillas provocaba una retención de CO2, lo que generaba una hipercapnia, que a su vez producía acidosis respiratoria. Y que esta última causa enfermedades como el cáncer.

Sin embargo, en ese chequeo explicamos que el uso de tapabocas no representa ninguna barrera para la circulación de gases como el oxígeno o el dióxido de carbono, por lo que no hay riesgo de sufrir una concentración de CO2 o hipercapnia.

Además, tampoco hay evidencia científica de que la acidosis respiratoria pueda provocar cáncer. Según los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos, entre las posibles complicaciones de la acidosis respiratoria se podría dar un mal funcionamiento de determinados órganos, insuficiencia respiratoria o un shock, pero no hay evidencia alguna de que esté relacionada con el riesgo de desarrollar ningún tipo de cáncer. 

Por lo anterior, concluimos que es falsa esta advertencia.

Causa hipoxias, somnolencia y mareos  

Falso

Como lo explicamos en un chequeo anterior es falso que el uso prolongado de mascarilla cause hipoxia, es decir, falta de oxígeno en el organismo.

Camila Webb, médica infectóloga del Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, le dijo a Colombiacheck que el dióxido de carbono no se queda dentro de la mascarilla. “Tanto la (mascarilla) quirúrgica, como la de tela, como la N95 dejan pasar el dióxido de carbono”.

Claudio Méndez, docente de Políticas de Salud de la Universidad Austral de Chile, dijo en un artículo publicado por AFP Chile, que descarta que el uso de mascarillas genere hipoxia mientras el material permita el intercambio de aire. En el caso de los tapabocas que utilizan los funcionarios de la salud, el uso del modelo “N95 no suele ser por más de siete horas. En el caso de las mascarillas quirúrgicas, se usan por menos tiempo. Ambas están lejos de generar hipoxia”.

Por otra parte, María Elisa Calle, experta en epidemiología y Salud Pública y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), dijo en un artículo de Maldita Ciencia que con las mascarillas "entra el aire por los laterales y la parte superior. Con ese aire entra el oxígeno y se elimina el dióxido de carbono". 

Tampoco hay evidencia de que el uso de mascarilla cause somnolencia y mareos. El neurólogo y profesor del Instituto de Neurología del Hospital de Clínicas de Montevideo, Federico Preve, le dijo a AFP Factual que  “no hay ningún elemento que sugiera que (el uso de tapabocas) puede aumentar el sueño, la somnolencia” o generar mareos, que “son síntomas médicos, clínicos, muy inespecíficos, que podrían suceder por muchísimas causas”.

Agregó que esto básicamente se explica porque el uso de tapabocas “no afecta el intercambio gaseoso, ni la inhalación ni exhalación de dióxido de carbono u oxígeno”. 

En conclusión, calificamos esta afirmación como falsa. 

Cefaleas 

Cuestionable

Los dolores de cabeza o cefaleas, según una nota de AFP Factual, no son causados por respirar con tapabocas, sino por el contacto de los materiales con partes de la cara. 

El artículo de AFP Factual cita un estudio realizado a  trabajadores de la salud en Singapur que tenían el mandato de usar equipo de protección personal (EPP), como una mascarilla facial N95 y gafas protectoras, mientras atendían a los pacientes. El estudio arrojó que de 158 encuestados, 128 (81,0%) desarrollaron dolores de cabeza asociados con el EPP.

En la misma nota, la enfermera Ximena Rebolledo, docente de la Escuela de Enfermería de la Universidad Diego Portales en Chile, explicó a AFP Factual que los dolores de cabeza son normales en el personal de salud tras usar mascarillas durante varias horas. “Duele la cabeza, las orejas y el tabique nasal. Es por el uso en turnos de 12 horas con una máscara”, sostuvo.
 
La afirmación de que el uso de tapabocas produce cefaleas es cuestionable porque esto ocurre cuando se usa por varias horas debido al contacto de los materiales con la cara y no en todos los casos.

Acidificación celular 

Cuestionable

La acidificación celular se refiere a que “el interior de las células se tornó ácido”, según explicó Nicolás Torres, del Laboratorio de Inmunopatología del IBYME-CONICET de Buenos Aires, a AFP Factual. 

Torres aseguró que el uso de tapabocas, sobre todo los que cubren más alrededor del rostro, puede generar acidez de este tipo, que es similar a la que se experimenta al hacer ejercicio físico leve, pero cuando esto ocurre, “el cuerpo pone en marcha mecanismos compensatorios para mantener su normal funcionamiento y, como los niveles de CO2 que se alcanzan con el uso de mascarilla son bajos, el cuerpo puede controlar esa acidificación sin mayores complicaciones”.

Los síntomas que produce, según Torres, son parecidos a los del ejercicio: “falta de aire a pesar del aumento de la frecuencia respiratoria, mareo ligero, dolor de cabeza, etc.”.

Esta afirmación es cuestionable porque si bien el uso de tapabocas puede producir acidificación celular, similar a la que se experimenta al hacer ejercicio leve, el cuerpo puede controlarla sin mayores complicaciones. 

Acidificación sanguínea

Falso

La acidosis o acidificación sanguínea es causada por una producción excesiva de ácido, pérdida de bicarbonato o por una acumulación de dióxido de carbono en la sangre, resultado de un funcionamiento pulmonar deficiente o de una depresión respiratoria. 

La acidez de la sangre aumenta cuando se ingieren sustancias que contienen ácido o que lo producen, o cuando los pulmones no expelen suficiente dióxido de carbono.

Shane Shapera, director del Programa de Enfermedad Pulmonar Intersticial del Hospital General de Toronto y profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Toronto, le dijo a AFP Factual que “no hay evidencia de que el uso de una mascarilla durante períodos prolongados provoque una elevación de los niveles de CO2 o acidosis en la sangre”.

Agregó que “una mascarilla quirúrgica no es un sistema cerrado. Casi todo el aire que expulsas se escapa y, por lo tanto, no inhalas tu propio CO2”.

Por otra parte, en una nota de nuestros colegas de Fast Check, de Chile, Patricia Díaz, doctora en Biotecnología y Bióloga con Mención en Biología Celular y Genética e investigadora del Departamento de Biología de la Universidad de Santiago, afirmó que es “imposible” que el uso de las mascarillas provoque acidosis.

“Para empezar, la mascarilla no es algo hermético, como por ejemplo tener puesta una bolsa en la cabeza, que con los minutos no tendrás oxígeno y empezarás a acumular dióxido de carbono y probablemente te mueras por inhalarlo. Las mascarillas son un material fibroso, el cual sí permite el intercambio de aire, entonces es imposible que por usarlas dos horas absorbas CO2”, dijo Díaz. 

Por lo anterior, es falso que el uso de tapabocas provoque acidificación sanguínea. 

Intoxicación pulmonar

Falso

Con relación a la afirmación de que el uso de tapabocas causa intoxicación pulmonar, AFP Factual consultó a varios expertos que descartaron esa posibilidad. 

El especialista uruguayo en Neurología, Federico Preve, le dijo a AFP Factual  que el uso de tapabocas no puede causar “ninguna intoxicación con ninguna sustancia, porque los gases (como el oxígeno o dióxido de carbono) son partículas muy inferiores en tamaño, que pasan libremente por los tapabocas. No así algunos aerosoles y algunas partículas más grandes como son los virus, bacterias y demás (...) Pero los gases pasan libremente, por lo tanto, no puede haber intoxicación”.

Por su parte, el médico broncopulmonar de la Universidad de Chile, Felipe Rivera,  comentó: “Una mascarilla bien utilizada, bien cuidada, no tiene problemas, y los únicos problemas que dan son cuando se utilizan inadecuadamente, que no protegen”. Por ejemplo, cuando las mascarillas quirúrgicas se humedecen, ensucian o están con secreciones, así como cuando no se cambian de forma frecuente.

Por eso, calificamos esta afirmación como falsa. 

Finalmente, en Colombia debido a la pandemia de COVID-19 el uso de tapabocas sigue siendo obligatorio en lo que resta del 2021, pese a que se esté avanzando en los esquemas de vacunación, según informó el Ministerio de Salud y Protección Social. 

"Además de la vacunación, el tapabocas es la otra medida más efectiva para evitar el contagio y la diseminación del COVID-19. Hemos alcanzado importantes coberturas y el Plan Nacional de Vacunación sigue avanzando; sin embargo, debemos recordar que aún existen muchas personas sin vacunar y que las vacunas protegen en forma importante la infección y efectos severos, pero no previene totalmente el contagio", afirmó Luis Alexander Moscoso, viceministro de salud, a través de un comunicado.

El funcionario aseguró que "cuando hay dos personas con tapabocas, el riesgo de contagio se minimiza ostensiblemente, por eso no es momento de dejarlo, por el contrario, debe seguir obligatorio durante lo que resta del año".