Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 23 Octubre 2020

Prueba nasal para detectar COVID-19 no puede 'perforar el cerebro'

Por Jairo Soto Hernández y Gloria Correa

Se trata de un caso en Estados Unidos donde una mujer presentó una fuga de líquido cefalorraquídeo por la nariz al realizarle la PCR, debido a una condición médica preexistente.

“Una mujer sufrió la “perforación” de su cerebro al realizarse una prueba nasal para detectar el COVID-19”. Así inicia una publicación, con fecha del 5 de octubre, de una página en Facebook llamada Política Heroica, de Cartagena, la cual ha sido viral y ha generado todo tipo de comentarios alrededor de las pruebas moleculares que se le toman a las personas para determinar si son positivas para COVID-19. 

Desinformación

En Colombiacheck decidimos verificar dicha información y encontramos que lo afirmado en el título respecto a la perforación del cerebro es falso.

La publicación en facebook, reseña el caso de una mujer “a quien el hisopado perforó el revestimiento del cerebro provocando que se filtrara líquido por la nariz”, sin embargo tergiversa la historia real omitiendo unos datos importantes que pudimos verificar en el artículo científico que realmente reportó el caso.

El 1 de Octubre la revista JAMA Otolaryngology Head Neck Surgery de la Asociación Médica Americana (Journal of American Medical Association) publicó el reporte de caso de dicha paciente. En esta publicación, señalan que se trataba de una mujer de 40 años, quien consultó por síntomas como secreción nasal, sabor metálico, dolor de cabeza, entumecimiento en la región nucal y molestias en los ojos, síntomas que aparecieron después de la realización de una PCR para detectar el nuevo coronavirus, solicitada como parte de los exámenes previos de control para realizarse una cirugía electiva.

Entre los antecedentes personales de la paciente figuraba el diagnóstico de larga data de hipertensión intracraneal idiopática (aumento de la presión dentro del cráneo sin causa identificada) y una cirugía de resección de pólipos nasales. 

Ante el cuadro clínico por el que consultaba la señora, los médicos tratantes realizaron los respectivos exámenes incluyendo imágenes diagnósticas como una tomografía (TAC) y una resonancia magnética cerebral, en los que encontraron sorpresivamente que ella presentaba un pequeño defecto de 1,8 centímetros identificado como un encefalocele (consiste en la protrusión o salida de las meninges o membranas que recubren el cerebro a través de un pequeño defecto óseo, en el caso de la mujer, ubicado en la región anterior del cráneo).

La duda de los médicos radicaba en cuándo había aparecido dicho encefalocelel. Debido a  los antecedentes de cirugía nasal y la hipertensión intracraneal, solicitaron todas las imágenes diagnósticas y exámenes que le habían realizado previamente. 

Lo que encontraron fue que la paciente tenía dicho defecto en la base de su cráneo desde, al menos, el 2017; en una tomografía realizada en ese año sólo le habían diagnosticado enfermedad de los senos paranasales, pero ahí ya se hacía evidente una pequeña lesión ósea en la región anterior y basal del cráneo acompañada del encefalocele que protruía como un pequeño saco a través de ese defecto óseo, hallazgos que para ese entonces fueron pasados por alto. 

 Debido a esta desconocida pero ya antigua condición médica, la paciente presentó la “fuga de líquido cefalorraquídeo” cuando le realizaron el hisopado nasofaríngeo para tomar la muestra de la PCR, no se trató de ninguna perforación del cerebro como señalaba el título del mensaje difundido en facebook. El líquido cefalorraquídeo, circula en medio de las membranas que cubren el cerebro y en ese caso estas membranas eran las que formaban el saco conocido como encefalocele, ubicado justo detrás de la región nasal, en la zona donde se accede con el hisopo y con el que pudo haberse lesionado. La paciente fue sometida posteriormente a cirugía en la que redujeron el encefalocele y corrigieron el defecto óseo con resolución de su cuadro clínico.

Según los autores del estudio, éste sería el primer reporte de fuga de líquido cefalorraquídeo por la realización del hisopado para la PCR que detecta el SARS-CoV-2. Señalan que los reportes previos de fugas de líquido cefalorraquídeo han estado generalmente relacionados con traumas quirúrgicos, en cirugías intranasales donde se accede al hueso se puede lesionar una zona ósea conocida como lámina cribosa (ubicada en la región anterior de la base del cráneo y que separa la región nasal del cerebro).

“Teorizamos que el hisopo en sí mismo no resultó en una violación de la base ósea del cráneo, sino que la prueba invasiva causó un trauma en el encefalocele preexistente del paciente”, reseña Jarrett Walsh, médico otorrinolaringólogo en los Hospitales y Clínicas de la Universidad de Iowa, Estados Unidos. La investigación ha sido citada en diferentes portales médicos como Medscape, Litcovid, Medpagetoday y medios de comunicación.

En un artículo del 17 de octubre, con opiniones de expertos, La República de Perú señala que para afectar el cerebro “se tendría que realizar una intervención quirúrgica” y no a través de una prueba PCR con hisopo. “La única forma de que pueda atravesar es colocando un dispositivo que tenga que taladrar y que romper el hueso”, dice el texto. En la misma línea opina el médico Jorge Melo, otorrinolaringólogo de la Pontificia Universidad Católica de Río Grande del Sur, en Brasil, y miembro de la Asociación Colombiana de Otorrinolaringología, Cirugía de Cabeza y Cuello, Maxilofacial y Plástica Facial: “se han realizado millones de pruebas PCR en el mundo, y sólo hasta ahora se conoce este caso. Es falso que un hisopo pueda perforar el cerebro de algún paciente”, dijo en conversación con Colombiacheck.

Otra de las conclusiones importantes de la investigación de la revista JAMA es que este tipo de casos ocurren cuando el paciente presenta otras patologías. “Este caso ilustra que una intervención quirúrgica previa, o una patología que distorsiona la anatomía nasal normal, puede aumentar el riesgo de eventos adversos asociados con las pruebas nasales para patógenos respiratorios, incluido COVID-19″, concluye. 

Los otorrinolaringólogos que reportan el caso recomiendan que las personas que tengan estas condiciones médicas (o que hayan sido sometidas a cirugías extensas de senos paranasales o de la base del cráneo) deben considerar métodos alternativos para la toma de muestra de la PCR para el nuevo coronavirus, como toma de muestra oral, si está disponible.

De esta manera concluimos en que es falsa la noticia de que una prueba PCR pueda perforar el cerebro.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 10 Abril 2019

Maritza Martínez acierta en cifras sobre acceso al agua

Por Colombiacheck Regional

La senadora acierta en el número de personas que no tienen agua, pero se olvida aclarar que las cifras reportan acceso a "agua potable" y no a "agua limpia".

Este 22 de marzo, el día mundial del agua, la senadora del Partido de la U Maritza Martínez, publicó este mensaje: 

Al revisar, encontramos que las cifras coinciden con los datos disponibles. 

Verdadero pero

Primero, buscamos en UNWater (u ONU-Agua), la fuente que cita Martínez, que es el mecanismo de las Naciones Unidas para trabajar sobre el acceso al agua en todo el mundo.

Encontramos que, según una publicación de ONU-Agua del 28 de diciembre de 2017, en el mundo existen "2,1 billones de personas que carecen de acceso a servicios de agua potable gestionada de manera segura (OMS/UNICEF 2017)". 

Sin embargo, esto no tendría sentido, teniendo en cuenta que, de acuerdo con el último informe demográfico de Naciones Unidas, en el mundo existen 7.600 millones de habitantes. Es decir que, de ser verdad la cifra de ONU Agua, habría más personas sin acceso a agua potable, que personas vivas. 

Entonces, buscamos la fuente de ONU-Agua: la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF. En un informe de estas organizaciones se reporta que “2.100 millones de personas carecen de agua potable en el hogar…”.

Así que el error de cifras de ONU-Agua parece venir de un error de traducción en su página, pues en inglés "billion" se traduciría como "mil millones" en español.

Incluso, podemos ver que en sus cuentas de Twitter la ONU sí reportó las cifras bien tanto en inglés, como en español:

Por otro lado, la senadora Martínez hace referencia al término “agua limpia”. Pero, al investigar en la Organización Mundial de la Salud, encontramos que en sus múltiples definiciones de agua no cuenta con una exacta para ‘agua limpia’, pero sí para "agua potable" y "agua potable salubre". 

Según la OMS, "agua potable": es el "agua utilizada para los fines domésticos y la higiene personal, así como para beber y cocinar". Por otra parte, "agua potable salubre" es el agua "cuyas características microbianas, químicas y físicas cumplen con las pautas de la OMS o los patrones nacionales sobre la calidad del agua potable". 

Por esta precisión, calificamos el trino de la senadora Martínez como "Verdadero, pero".

Por:

Johan Sebastián Moreno Hurtado (Docente e Investigador UNIMINUTO, Villavicencio)
 
Johan Solano Torres, @jmmedios (Corresponsal Red+ Noticias, Yopal)

Orlando Correa Rivera, @diariodelllano (El Diario del Llano, Yopal)

Este chequeo fue el trabajo ganador del taller "¿Cómo chequear mentiras y verdades electorales?" realizado en Yopal, Casanare, el 6 y 7 de abril de 2019.

RedCheq