Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 11 Agosto 2020

Putin sí dijo que su hija se vacunó contra el COVID-19

Por Pablo Medina Uribe

Aunque por ahora no hay manera de comprobar si su afirmación es cierta, debido a su secretismo familiar, el presidente de Rusia sí afirmó esto en una conversación con miembros de su gabinete.

Ayer el gobierno ruso anunció que había registrado una vacuna para el COVID-19. Pero, como lo contamos en otro chequeo, aún quedan muchas dudas sobre su eficacia, debido a que aún hacen falta más estudios al respecto.

Sin embargo, pronto comenzaron a moverse en español publicaciones que aseguraban que la hija de Vladimir Putin, el presidente de Rusia, ya se había vacunado con la anunciada vacuna contra el coronavirus.

Puesto que estas publicaciones han sido vistas más de 220.000 veces en Facebook, según una plataforma especial a la que tenemos acceso al ser parte del programa 3PFC, decidimos revisar esta información.

Encontramos que es verdad que Putin afirmó esto. Precisamente, lo dijo en una charla virtual que sostuvo con miembros de su gabinete para discutir el nuevo año escolar en Rusia y las medidas que está tomando su gobierno al respecto.

Según la transcripción hecha por el gobierno ruso (conocido como "el Kremlin", por el nombre de su sede), en una parte de la charla Putin le pregunta a su ministro de salud, Mikhail Murashko, si la vacuna rusa para el COVID-19 es la primera en el mundo en ser registrada. Murashko le responde que sí, aunque añade que sus colegas chinos también están cerca.

Luego Putin habla por varios minutos, entre los que dice:

"Я знаю, что эта вакцина, как Вы сказали, была сделана на базе аденовирусных векторов, но преимущество, на мой взгляд, заключается в том, что это на базе аденовирусных векторов человека именно сделана. И она работает более точно, формирует стойкий антительный и клеточный иммунитет. Я это тоже хорошо очень знаю, поскольку одна из моих дочерей сделала себе такую прививку".

Es decir:

"Yo sé que esta vacuna, como usted dijo, fue creada en base a vectores adenovirales, pero la ventaja, en mi opinión, es que fue hecha en base a vectores humanos adenovirales. Y funciona con mayor precisión, forma un anticuerpo estable y genera inmunidad celular. Yo estoy al tanto de esto en la medida que una de mis hijas se vacunó con esta vacuna".

Luego, Putin dice: 

"Я думаю, что в этом смысле она поучаствовала в эксперименте. После первого укола, после первой прививки, температура была у неё 38, на следующий день 37 с небольшим, и всё. После второго укола, второй прививки, тоже температура немного поднялась, но потом сошла на нет. Чувствует себя хорошо, и титры высокие".

Es decir:

"Creo que, en este sentido, participó del experimento [de la vacuna]. Después de la primera inyección, después de la primera vacuna, tuvo una fiebre de 38 grados, al día siguiente de un poco más de 37, y eso es todo. Después de la segunda inyección, la segunda vacuna, la fiebre también subió un poco, pero luego disminuyó. Se siente bien y su conteo de anticuerpos es alto".

Sin embargo, esta es la única mención que Putin hace de su hija y él mismo es la única fuente de esta información. Lo que ha generado sospechas, pues el presidente ruso es conocido por el estricto secreto en el que mantiene sus asuntos familiares. Como reportan Business Insider y algunos medios rusos como RBC, no es ni siquiera claro cuántas hijas tiene Putin.

Sin embargo se sabe de por lo menos dos, ambas también hijas de su exesposa Lyudmila Ocheretnaya (antes Shkrebneva): Maria y Katerina. Ambas nacieron en los ochenta en Dresden, Alemania Oriental, cuando Putin trabajaba allí como espía de la KGB. Ninguna de las dos suele aparecer en medios con Putin, ni dar declaraciones en relación con el gobierno de su padre. Pero Katerina (quien se hace llamar Maria Tikhonova) ha aparecido en televisión por su doble carrera como bailarina acrobática y directora de un proyecto científico en la Universidad de Moscú, aunque nunca ha sido presentada como la hija de Putin.

Algunos medios rusos, como Meduza y BBC Rusia, reportaron que Alexander Ginzburg, director del Instituto Gamaleya que desarrolla la vacuna, dijo que no sabía de qué manera se había vacunado la hija de Putin (si había sido uno de los voluntarios en la fase de pruebas, o si había conseguido la vacuna de otra manera), pues no miraba la identidad de todos los vacunados.

Además, ni Putin ni nadie más ha especificado, hasta el momento de la publicación de este chequeo, a qué hija se refería.

Así que es cierto que Putin dijo que su hija se vacunó contra el COVID-19. Pero por ahora no hay manera de saber si esta afirmación es cierta.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 02 Julio 2020

En la antigüedad sí se sacrificaba humanos, pero rara vez a gobernantes

Por Mónica Ospino Orozco - RedCheq

Una cadena de Facebook que se ha hecho viral cuenta, en una pieza gráfica, que en la antigüedad “para deshacerse de las epidemias algunos pueblos tenían la costumbre de sacrificar a sus gobernantes a los dioses”.

Repositorio de millones y millones de bits de información, pero también de desinformación, la red social Facebook, en tiempos de pandemia, es el escenario perfecto para toda clase de teorías y reelaboraciones históricas como la que verificamos de esta cadena que asegura que en la antigüedad se sacrificaba a los gobernantes para deshacerse de las epidemias

La pieza gráfica, que a la fecha de esta verificación ha sido compartida 16.000 veces y cuenta con más de 162 comentarios, usa una fotografía del famoso papiro de Hunefer que a su vez es uno de los ejemplares más completos y mejor conservados del Libro de Los Muertos; una de las obras fundamentales del Egipto antiguo y que describe el juicio por el que pasaban los fallecidos al llegar al más allá y presentarse ante el dios Osiris.

Adicionalmente, la ya viral gráfica añade un texto que asegura que “para deshacerse de las epidemias, los pueblos antiguos tenían la costumbre de sacrificar a sus gobernantes a los dioses. Son costumbres descritas en los libros de historia, lo digo solo para dejar una idea”.

Desinformación en redes

Sin embargo, esto no es del todo cierto, tal y como lo analiza la historiadora Beatriz Quintero, directora del archivo histórico y centro de investigación José María Arboleda Llorente, de la Universidad del Cauca: “En algunas culturas del mundo antiguo, y estoy hablando de pueblos primitivos, antecesores de civilizaciones como la egipcia, la babilónica o la griega, el gobernante tenía un carácter sagrado. Entonces, ante una catástrofe, no necesariamente una epidemia, si la sociedad perdía su buen curso, tenían un año o varios de mala caza o de pronto una catástrofe natural, se podía recurrir a algunos sacrificios de personalidades consideradas sagradas”.

La historiadora asegura que no era precisamente que se sacrificara al gobernante o al sacerdote, “sino que se escogían personas que tenían algún carácter sagrado para hacer ese tipo de sacrificios, e incluso, por ejemplo, en América vemos que sociedades antiguas, como la Inca, para congraciarse con los dioses o para que la sociedad volviera al buen curso sacrificaban, por ejemplo, a una virgen del sol, que eran mujeres que se consideraban sagradas dentro de la comunidad. En el caso de los gobernantes, en algunos casos se dio, pero no podemos decir que esos sacrificios fueran precisamente frecuentes. Incluso, antes de llegar a ese extremo se entregaban animales, esa opción era la última, pues el gobernante era sagrado y si lo sacrificas estás sacrificando a Dios”.

Uno de los casos más documentados de sacrificios de una virgen del sol, es el del caso de la Doncella de Llullaillaco en Argentina, la momia de una niña de 13 años que fue encontrada en 1999 con otras dos momias más jóvenes en la cima del volcán Llullaillaco y cuyo estado de conservación era perfecto.

En este hallazgo arqueológico, se documentó, de acuerdo con este artículo de National Geographic entre otras cosas, que a la Doncella inca la escogieron para el sacrificio un año antes del mismo, que incluso su dieta cambió radicalmente y fue preparada con droga y alcohol para la muerte.

“Sospechamos que la Doncella fue una de las acllas, las elegidas, seleccionadas en la pubertad para vivir alejadas de su grupo familiar y ser educadas por sacerdotisas”, explica el forense y arqueólogo Andrew Wilson, de la Universidad de Bradford (Reino Unido), en el mencionado artículo de la revista National Geographic.

En la antigüedad también los cartagineses (los naturales de la antigua ciudad africana de Cartago, en lo que hoy es Túnez) sacrificaban humanos para congraciarse con sus dioses y los historiadores documentan las mismas prácticas en varias culturas del mediterráneo como la antigua Creta, Hispania, Israel, Roma, entre otras, como lo relata este ensayo titulado “En torno a los sacrificios humanos en la antigüedad” de Víctor M. Guerrero Ayuso.

Para la historiadora Beatriz Quintero, “todas las situaciones de la historia deben interpretarse de acuerdo con el contexto que se vivían en ese momento. Los historiadores tenemos que hacer las preguntas correctas a la fuente y no juzgarlas con los ojos del momento actual”. 

Tras estas evidencias concluimos que esta cadena viral es cuestionable, pues si bien los sacrificios en la antigua humanidad existieron, no necesariamente eran los gobernantes las víctimas de los mismos y no propiamente a causa de epidemias.