Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Lunes, 30 Marzo 2020

Rangel se equivoca en análisis sobre letalidad del coronavirus SARS-CoV-2

Por José Felipe Sarmiento

El exsenador del Centro Democrático dio las “buenas noticias” de que Colombia tiene una de las tasas más bajas del mundo, lo que es falso, y comparó apresuradamente con otros países.

[Aclaración 10 de abril de 2020, 5:45 p.m.]

El epidemiólogo Andrés Fandiño Losada, investigador de la Universidad del Valle, nos hizo caer en cuenta de que en este chequeo utilizamos los términos ‘mortalidad’ y ‘letalidad’ como si fueran intercambiables, lo cual fue un error de parte de Colombiacheck. La primera hace referencia a las muertes sobre la población total de cada país y la segunda se calcula sobre el número de enfermos, en este caso de Covid-19.

Esta nota habla de letalidad, que fue el concepto al que se refirió el exsenador Alfredo Rangel en su trino, no de mortalidad (una cifra que, además, hubiera requerido ajustes estadísticos adicionales para ser comparable entre países). Por esta razón, hicimos los cambios necesarios en el texto para corregir la confusión. Pedimos disculpas a nuestros usuarios por esa equivocación.

Por otro lado, Fandiño reafirma que “es difícil hablar de letalidad en estos momentos” porque ese dato no se puede saber con seguridad en medio de una epidemia “hasta que uno no está seguro de poder detectar a todas las personas afectadas por la enfermedad, incluyendo a las que tienen síntomas muy leves”. Esto coincide con lo que dice el artículo sobre la insuficiencia de los datos disponibles y los sesgos que la literatura científica ha identificado en las cifras cuando se presentan este tipo de emergencias.

Estos factores, como lo señalamos en el texto, hicieron parte de nuestras consideraciones al chequear las dos frases de Rangel al respecto. El error involuntario en el uso de la palabra ‘mortalidad’ donde debía ir ‘letalidad’ no afectó las calificaciones correspondientes, que se mantienen: una afirmación es falsa y la otra, cuestionable.

***

Como un anuncio de “buenas noticias”, el excongresista uribista Alfredo Rangel escribió en Twitter algunos datos atribuídos a la Universidad Johns Hopkins sobre el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la actual pandemia de Covid-19. En particular, dijo que su letalidad “en Colombia es la tercera más baja del mundo, después de Chile y Alemania” y agregó que “es menor 10 veces que en Italia, 8 veces que España, 6 que en Irán y 5 que en Francia”.

Tuit de Alfredo Rangel sobre letalidad de Covid-19 en Colombia

Colombiacheck califica las dos frases por aparte. La primera es falsa, porque no corresponde con los datos de la mencionada institución estadounidense. La segunda es cuestionationable porque, en la mayoría de los casos, la comparación se aproximaba a los datos disponibles en ese momento pero las autoridades académicas en la materia consideran que este tipo de análisis son prematuros.

No es la tercera menor letalidad

Falsa

Aunque Rangel no le dijo a Colombiacheck de dónde sacó el escalafón de letalidad, el portal de la Universidad Johns Hopkins tiene un mapa interactivo con los datos actualizados en tiempo real sobre el avance de la pandemia por países. Al sacar cuentas con algunos, resulta evidente que el virus ha tenido menos letalidad que en Colombia en más lugares de los que menciona el exsenador.

El domingo 29 de marzo en la mañana, cuando fue publicado el mensaje, el último reporte del Ministerio de Salud conocido era del día anterior y contaba 6 muertes entre 608 casos confirmados. Esto daba una tasa de aproximadamente 1 por ciento.

Hasta ese momento, Alemania registraba 399 fallecimientos entre 53.300 pacientes, una tasa de 0,7 por ciento, y Chile contaba 6 decesos en 1.909 contagios, lo que da 0,3 por ciento de letalidad. Pero no eran los únicos dos países que tenían una cifra menor a la de Colombia en esa variable. También eran más bajas las de Israel (12/3.619) con 0,3 por ciento; Australia (14/3.600) con 0,4 por ciento y Noruega (19/3.770) con 0,5 por ciento. Canadá (67/6.668) tenía el mismo 1 por ciento de Colombia.

De modo que era falso que acá se estuviera presentando la tercera menor letalidad del virus en el mundo. A esto se suma el problema de que es muy pronto para hacer este tipo de análisis. Eso se ve más claro en el chequeo a la segunda frase del trino, pero también es ilustrativo ver cómo cambiaron las estadísticas pocas horas después de su publicación.

El reporte del Ministerio de Salud de ese día salió en la tarde con 708 casos confirmados y 10 muertes. Esto aumentó la cifra de letalidad del SARS-CoV-2 en el país a 1,4 por ciento, cuatro décimas de diferencia de un día para otro.

Hasta el lunes en la mañana, Chile y Alemania todavía tenían tasas menores a la colombiana. El primero, con 8 fallecimientos entre 2.499 contagios, registra una tasa de 0,3 por ciento hasta ahora. La segunda tenía 0,9 por ciento, con 560 decesos entre 63.929 pacientes.

Pero, solo con revisar los datos de los 20 países con más casos en la base de datos de Johns Hopkins, es posible identificar otros donde la Covid-19 ha sido menos letal hasta la fecha. Las tasas de Australia (17/4.203) e Israel (16/4.347) darían 0,4 por ciento; la de Noruega (31/4.436), 0,7 por ciento; Canadá (65/6.320), 1 por ciento; Austria (108/9.454), 1,1 por ciento y Turquía (131/9.217), 1,4 por ciento como Colombia.

Esta última subió una décima más, a 1,5 por ciento, con el reporte de este lunes de 12 fallecidos entre 798 casos confirmados de contagio.

Esto refuerza la falsedad de la afirmación y es un adelanto de por qué ese tipo de comparaciones resultan prematuras.

Comparaciones apresuradas

Cuestionable

Rangel compara la tasa de Colombia con las de otros países. De acuerdo con las cifras del sábado 28 de marzo, para que sean comparables con las nacionales que tomó el excongresista como referencia, el nuevo coronavirus registraba una letalidad de 10,8 por ciento en Italia (10.023/92.472), 7,6 por ciento en España (4.858/64.059), 7,3 por ciento en Irán (2.378/32.332) y 6,1 por ciento en Francia (2.314/37.575). La relación con el 1 por ciento que registraba Colombia hasta entonces es cercana a la que da el político, aunque tiene algunos descaches.

Como en el caso anterior, las cuentas cambiaron en cuestión de horas. Hasta el lunes 30 de marzo en la mañana, Italia llevaba 11 por ciento (11.591/97.689); España, 8,6 por ciento (7.340/85.195); Irán, 6,6 por ciento (2.757/41.495); Francia, 6,4 por ciento (2.612/40.751) y Colombia, el referido 1,4 por ciento. Este último es la octava parte del primero, no la décima como dijo Rangel, por ejemplo.

La epidemióloga Zulma Cucunubá, doctora en Dinámicas de Enfermedades Infecciosas, señaló en Twitter que “la estimación de letalidad es uno de los temas más complejos y decisivos en el análisis de epidemias”, por lo que advirtió que hacen falta “mejores datos” para poder sacar ese tipo de cuentas. Además, dijo que el avance de la Covid-19 en América Latina “apenas está empezando”. Esto hace que las comparaciones de Rangel sean apresuradas.

Un artículo científico de 2015 cuyo autor principal es el director del Centro para las Dinámicas de Enfermedades Contagiosas de la Universidad de Harvard, Marc Lipsitch, explica que la determinación de la tasa de letalidad de una enfermedad en medio de una epidemia puede tener sesgos. Uno de ellos se deriva del registro sobre todo de los casos más graves, que son los que acuden al sistema de salud o mueren, mientras que otros pueden pasar inadvertidos para las estadísticas sin ser detectados por su levedad.

Otro tiene que ver con el retraso en la confirmación de las muertes ya ocurridas. “Así, dividir el número acumulado de muertes reportadas entre el de casos, en cualquier momento, subestimará la verdadera tasa de letalidad”, asegura el estudio.

De modo que Rangel está sacando cuentas prematuras para hacer comparaciones entre países que están en etapas distintas de la epidemia. Esto hace cuestionable su análisis, por más que haya partido de cifras ciertas.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 23 Noviembre 2020

No se están enviando cámaras crematorias a distintos países para cremar fallecidos por COVID-19

Por Laura Castaño Giraldo

Las imágenes que circulan en redes sociales realmente muestran generadores de aire caliente que se utilizan para la deshidratación de forraje para ganado.

Uno de nuestros lectores nos envió por WhatsApp este video en el que se aprecian artefactos similares a hornos o contenedores. La pieza va acompañada de la voz en off de una mujer que asegura que son “las nuevas cámaras crematorias modernas” que han sido enviadas a todos los países que tienen “pandemia, cuarentena y vacunación obligatoria”. 

Fake

El mismo video se ha publicado en Facebook, Twitter y Youtube. Y aunque en Mala Espina, Chequeado, Maldita y AFP Factual ya lo verificaron, la desinformación que contiene sigue circulando. 

Muestra de ello también es esta publicación que toma capturas de pantalla del video e indica en el pie de foto que, además de lo ya mencionado por la voz de la mujer, dichas cámaras tienen como destino aquellos países en los que “creman los cuerpos de los ‘infectados’ sin realizar autopsia alguna”. 

Fake post

Por lo anterior, en Colombiacheck decidimos retomar los chequeos de nuestros colegas fact-checkers para hacerle frente, una vez más, a la desinformación del video y, de paso, a la que se adhirió a la publicación de Facebook que mencionamos anteriormente.

Para comenzar, hay que decir que es falso que los artefactos que aparecen en el video son cámaras crematorias. Realmente son generadores de aire caliente que se usan para tratar los alimentos del ganado.

En el minuto 00:01 del video se alcanza a ver un logo que dice “APISA”. Al poner este nombre en Google, encontramos un sitio web que indica que se trata de una empresa española que se dedica al “deshidratado de forraje [hierba seca que se da al ganado], secado y almacenado de cereal y tratamientos de la biomasa desde 1972”. 

Los miembros del equipo de Chequeado se pusieron en la tarea de revisar la maquinaria de la empresa y encontraron que el dispositivo que se aprecia en el video que estamos chequeando es, en efecto, un generador de aire caliente, no una cámara crematoria.

Créditos: Chequeado

El equipo de Mala Espina se comunicó, además, con APISA, que confirmó que “las imágenes están tomadas por alguna persona no identificada en el puerto de Tarragona (España)” y que los artefactos que aparecen en el video son en realidad “generadores de aire caliente para el deshidratado de forrajes en una planta que estamos montando en Braila (Rumanía) y estaban en el puerto a la espera de embarque a su destino”.

Así lo constató la Autoridad Portuaria de Tarragona en este trino que dice que "los equipos que aparecen en el vídeo son equipamientos industriales fabricados en Aragón para la deshidratación de forrajes con destino a Rumanía".

Por otra parte, la publicación de Facebook que estamos chequeando en simultáneo con el video cierra con lo siguiente:

“Recordemos que muchos países no tienen cuar3ntena ni muertes por el c 19, como lo es Tanzania, que nunca apoyo este relato y su gente vive normalmente sin caer en el circo. Otro es Madagascar, que dicen haber encontrado la cura a esta gripe de forma natural y ya volvieron a una vida normal (De lo cual ningún medio ni gobierno hizo eco)” (sic).

Pero esto también es falso. Según el Coronavirus Resource Center de la Universidad Johns Hopkins, Tanzania tiene, a fecha de 23 de noviembre de 2020, 509 casos positivos de COVID-19 y 21 muertes. Y, a pesar de que no tuvo una cuarentena estricta obligatoria, sí sometió, por un tiempo corto, a turistas y visitantes a guardar aislamiento por períodos de 14 días. 

Y en cuanto a la supuesta cura desarrollada en Madagascar, en Colombiacheck reiteramos que se trata de un remedio tradicional que no recibió el aval de la OMS y, por lo tanto, no es seguro usarlo. 

Así que es tanto falso que el video muestre cámaras crematorias, como que la pandemia de coronavirus no haya llegado a Tanzania y que en Madagascar hayan encontrado una cura para el COVID-19.