Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 03 Junio 2020

Representante José Hernández trina cifras desactualizadas de Finagro

Por José Reinaldo Morera Molina - RedCheq

La Contraloría ya había alertado a Finagro sobre la inequidad para los pequeños productores de los créditos de Colombia Agro Produce.

El 13 de mayo el representante del Tolima por el partido Conservador José Elver Hernández trinó en su cuenta de Twitter un reclamo en el que pide explicaciones a Finagro y al Banco Agrario. 

Según él, un 78 por ciento de los recursos están llegando a solo 77 empresas del país y 213.000 millones de pesos son repartidos para los grandes productores, mientras que los pequeños solo han recibido 12.000 millones.

Las cifras mencionadas por José Elver Hernández están fuera de contexto, pues la Contraloría General de la República hizo un llamado de atención a Finagro el pasado 17 de abril para que reajustara las condiciones de entrega del crédito Colombia Agro Produce (CAP). Hecho que tuvo como resultado el reembolso de 33.000 millones de pesos a los fondos que tenía destinado Finagro para esta iniciativa. Además, el 78 por ciento del que hace referencia el representante hace parte de un análisis hecho por la Contraloría General de la Nación el 17 de abril y que no toma en cuenta los ajustes que hizo Finagro el 22 de abril. 

Colombiacheck intentó comunicarse con el representante Hernández para saber con más detalle de dónde tomó la información que publicó en su trino pero, hasta el momento de publicar esta nota, no obtuvimos respuesta. 

Colombia Agro Produce

Esta discusión gira en torno a la revisión que la Comisión Legal de Cuentas (CLC) de la Cámara de Representantes, la entidad encargada de examinar y vigilar la cuenta general del presupuesto de la Nación, ha hecho sobre “Colombia Agro Produce”.

Colombia Agro Produce es una línea especial de crédito del Fondo de Financiamiento del Sector Agropecuario (Finagro) que fue aprobada el 30 de marzo de 2020 por el Presidente de la República, Iván Duque, y el Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Rodolfo Zea Navarro. 

El objetivo de esta línea de créditos es apoyar a los productores agrícolas para mantener la producción agropecuaria y promover el abastecimiento de alimentos durante el estado de emergencia económica, social y ecológica declarada por la llegada del COVID-19 a Colombia. 

Los pequeños productores (quienes generan menos de 284 SMMLV de ingresos) serían los principales beneficiados de esta iniciativa con una tasa de interés DTF del -1%, aunque los medianos (con menos de 5.000 SMMLV de ingresos) y grandes productores (con más de 5.000 SMMLV de ingresos) también podian acceder a los créditos con tasas de interés del 3,5% y 4,5% respectivamente. La suma total desembolsada para Agro Colombia Produce es de 1,5 billones de pesos.  

El 24 de abril, la Comisión Legal de Cuentas decidió hacer seguimiento del desembolso del dinero luego de la alerta publicada el pasado 17 de abril por la Contraloría General de la República (CGR) en la cual menciona que, de los 226.000 millones de pesos otorgados por Finagro hasta el 8 de abril, cuando ocurrió el primer cierre de la convocatoria, el 78 por ciento fue entregado a grandes productores; el 12 por ciento a medianos productores, y el 10 por ciento a pequeños productores. Cabe aclarar que del fondo total destinado para Colombia Agro Produce solo se ha desembolsado el 68 por ciento a la fecha. 

Sin embargo, estos porcentajes fueron actualizados el 22 de abril cuando la CGR dio a conocer a la opinión pública que Finagro atendió una serie de recomendaciones para afinar los controles de Colombia Agro Produce. Se suspendió el desembolso de 33.000 millones de crédito a grandes productores, se estableció un mecanismo de verificación para las inversiones con los recursos de los créditos, se modificó la línea especial de crédito para que tuviera mayor consideración con los pequeños productores y se cerró el acceso a los créditos para los grandes y medianos productores. 

Iván Darío Hernández Umaña, doctorado en economía de la Universidad de Manchester, le dijo a Colombiacheck que las medidas tomadas por Finagro luego del llamado de atención de la Contraloría significan un primer paso para que los pequeños productores cuenten con mayor liquidez financiera por medio de los créditos, pero depende mucho de la manera en cómo se distribuyan los recursos de ahora en adelante para que la producción no se detenga. 

Aunque Finagro estableció un mecanismo de control para que solo los pequeños productores sean los beneficiarios, hasta la fecha la Contraloría continúa haciendo seguimiento a Finagro luego de su último comunicado, por lo que todavía no se puede medir la efectividad de la medida. 

En cuanto a las estadísticas de la cantidad de créditos que han sido otorgados de marzo a mayo del 2020, no se puede establecer un número del total de los productores beneficiados con Colombia Agro Produce al día de hoy, porque las cifras públicas de Finagro toman en cuenta un balance general de todos sus programas que, de acuerdo al reporte del 8 de mayo, estaban distribuidos según el siguiente gráfico:
 

Made with Flourish

José Elver Hernández habla de cifras fuera de contexto pues, si bien es cierto que para el 8 de abril el 78 por ciento de los recursos fueron entregados a grandes productores, para el 13 de mayo, cuando publicó su trino, la CGR ya había hecho que Finagro reajustara las condiciones de los créditos y se reembolsaron 33.000 millones a los fondos de Colombia Agro Produce. 

Además, tomando en cuenta las estadísticas públicas de Finagro, no se puede establecer una cifra específica de los beneficiados por sectores de la línea de crédito de Colombia Agro Produce.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 19 Junio 2020

Duque compara cifras de COVID-19 con otros países sin el debido contexto

Por José Felipe Sarmiento

En su programa de televisión sobre la gestión de la pandemia en Colombia, el presidente presenta gráficos que ignoran las diferencias entre países y omite algunos que van mejor.

“El esfuerzo de todos se ve reflejado en las menores cifras de muertes y contagios”, escribió el presidente Iván Duque en su cuenta de Twitter el pasado 15 de junio en un hilo de dos mensajes con cuatro diagramas de barras en los que se muestra a Colombia como el país con menor número de personas contagiadas y de muertes por COVID-19 entre varios países de América Latina y Europa.

Trinos de Iván Duque donde compara COVID-19 en Colombia y otros países

El mandatario presenta reportes con el mismo tipo de gráficas todos los lunes en su programa de televisión diario sobre las medidas que ha tomado el gobierno para enfrentar la emergencia sanitaria y la crisis económica generadas por la pandemia. “No se trata de una competencia entre países, pero se ve el esfuerzo que se adelanta en el nuestro”, repite en esas emisiones.

Pero las gráficas presentadas por Duque en su trino del 15 de junio son cuestionables. Por un lado, comparan países que están en etapas diferentes de la epidemia e ignoran otros factores que afectan los datos que muestran, errores de interpretación comunes a los que Colombiacheck incluso les dedicó un podcast.

Además, en sus comparaciones no incluye ningún país con tasas de contagio o mortalidad menores a las de Colombia, aunque sí los hay. Le preguntamos a la oficina de prensa de la Casa de Nariño, en particular a Mauricio González, cuál fue el criterio de selección y no ha respondido.

Según las diapositivas, la fuente de los gráficos es Worldometer, un portal que recopila datos oficiales según los reportes de los gobiernos, como contamos en otro chequeo sobre una comparación similar que hizo el periodista Félix de Bedout. 

En efecto, las cifras presentadas corresponden con las que había en Worldometer minutos antes de la publicación de los trinos. Las pequeñas diferencias en algunos países son explicables porque la hora exacta que quedó registrada en el archivo pudo ser distinta al momento en la que fueron tomados los datos para el informe de Duque.

Los créditos de los gráficos también mencionan vínculos de artículos académicos como fuentes de información. Sin embargo, al ingresar a ellos es posible constatar que hablan es sobre estadísticas del número de camas de cuidado crítico en Europa, Estados Unidos y el Cono Sur (el ministro de Salud, Fernando Ruiz, también hizo una comparación cuestionable sobre estos datos).

Pero retomando el tema de las comparaciones de Duque, por un lado, como ya hemos explicado en otros chequeos, las cifras de contagios dependen del número de pruebas y la estrategia de testeo, que varía en el tiempo y entre países. Por eso no se puede comparar esa cifra a la ligera, sea con números absolutos o en tasas sobre la población.

Además, tanto en muertes como en contagios, los datos de América Latina no se pueden comparar así con los de Europa.

Primero, las etapas de la epidemia son muy diferentes debido a que el virus llegó mucho antes a países como Francia, Alemania, Italia, Reino Unido o España que a Colombia y sus vecinos. Incluso en entre estos hay diferencias que superan las dos semanas, como se dijo el chequeo a De Bedout.

Segundo, el diagrama compara países que adoptaron medidas en momentos muy diferentes. De modo que la famosa curva epidemiológica, al menos la primera de varias, empezó a crecer acá apenas con el levantamiento paulatino de la cuarentena en mayo. En cambio, algunos países de Europa, entre ellos la mayoría de los que incluyó Presidencia en la gráfica, vivieron un aumento vertiginoso desde febrero y a estas alturas ya están en una fase de descenso.

Aparte de esto, lo que termina de darle al reporte de Duque su carácter cuestionable es la falta de un criterio de selección claro de los países. Se quedaron por fuera todos los que tenían mejores datos en ambas variables.

De acuerdo con el citado archivo de Worldometer, Colombia estaba apenas por debajo del promedio mundial de 1.027 contagios por millón de habitantes ese día. Honduras tenía 895; Argentina, 699; El Salvador, 590; Guatemala, 550; Costa Rica, 337; Uruguay, 244; Nicaragua, 221; Cuba, 198; Paraguay, 181; Venezuela, 105 y Belice, 50. Por supuesto, esta comparación tiene las mismas limitantes del gráfico ya mencionadas pero demuestra que dejaron por fuera a los países que iban mejor.

Algo parecido pasa con las muertes por millón de habitantes, que en teoría son datos más precisos porque dependen menos de la estrategia de testeo. El promedio mundial era de 55 hasta ese momento, por lo que Colombia estaba muy por debajo. Sin embargo, en la gráfica de Latinoamérica se quedaron por fuera Honduras (32), Guatemala (21), Argentina (18), El Salvador (11), Nicaragua (8), Uruguay (7), Cuba (7), Belice (5), Costa Rica (2), Paraguay (2) y Venezuela (0,9).

Aunque, sobre este último país, no sobra recordar los problemas de confiabilidad de sus cifras chequeados por nuestros colegas y que también detallamos en otro chequeo anterior y en el de Félix de Bedout.

Las comparaciones inapropiadas y las omisiones que hacen ver a Colombia como el país con mejores resultados, aunque no lo sea, hacen que la calificación para el reporte presidencial sobre el estado de la pandemia frente a otros países sea cuestionable.