Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 12 Mayo 2020

Senador Alexander López se acerca a cifras de concentración de la tierra en Colombia

Por Sania Salazar

El senador publicó en su cuenta de Twitter un pantallazo de una noticia que tiene una imprecisión.

Alexander López Maya, senador del Polo Democrático, reaccionó en su cuenta de Twitter a la propuesta del exvicepresidente Germán Vargas Lleras de reducir salarios y eliminar transitoriamente las primas de junio y diciembre, entre otros recortes a los derechos de los trabajadores. López Maya se preguntó si no es más sensato establecer un impuesto a los altos patrimonios y anexó a su trino una imagen con cifras de un estudio de Oxfam que da cuenta de la concentración de la tierra en Colombia.

La mayoría de las cifras publicadas por el senador están, efectivamente, incluidas en un estudio de Oxfam, que se basó en el censo agropecuario más reciente en Colombia, realizado en 2014, pero el pantallazo, tiene una imprecisión, pues da una cifra que corresponde a 2017 que no está en el documento, por lo que calificamos la información como “verdadero, pero”.

En el equipo de prensa de López Maya aseguraron que tomaron la información de un artículo de Semana Sostenible titulado “Un millón de hogares campesinos en Colombia tienen menos tierra que una vaca”, donde están destacados los datos tal cual como los publicó el senador.

 

 

“El análisis de Oxfam indica que Colombia es el país de América Latina con mayor concentración en la tenencia de la tierra, en un continente donde los niveles de concentración son de por sí muy altos”.

El informe de Oxfam Radiografía de la Desigualdad. Lo que nos dice el último censo agropecuario sobre la distribución de tierra en Colombia, publicado en julio de 2017, concluye lo que señala el senador: “Este informe contiene datos muy ilustrativos, que confirman a Colombia como el país más desigual de la región en cuanto a concentración de la tierra y la forma en que este problema se ha agravado con el paso del tiempo” y precisa que Colombia se sitúa en el primer lugar en el ranking de la desigualdad de la distribución de la tierra seguido por Perú, Chile y Paraguay. “En Colombia el 1% de las explotaciones de mayor tamaño maneja más del 80% de la tierra, mientras que el 99% restante se reparte menos del 20% de la tierra”, concluye el documento.

Para este análisis Oxfam utiliza datos del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Igac, del censo agropecuario de 2014 (que censó 111,5 millones de hectáreas del área rural dispersa del país) y del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane.

“El 1% de las fincas de mayor tamaño tienen en su poder el 81% de la tierra colombiana. El 19% de tierra restante se reparte entre el 99% de las fincas”.

“Según un estudio realizado previamente por Oxfam para 15 países de América Latina, el 1% de las explotaciones agrícolas de mayor tamaño concentra la misma extensión que el 99%. De acuerdo con los últimos datos, en Colombia el resultado es aún más dramático: el 1% ocupa 81% de la tierra, mientras el 99% ocupa tan solo el 19%”.

El Tercer Censo Nacional Agropecuario muestra una concentración similar, “70,4% de las UPA (Unidad de producción agropecuaria) (1.669.287 unidades) tiene menos de 5 hectáreas y ocupa el 2,0% (2.160.347 ha) del área rural dispersa censada; mientras que el 0,2% de las UPA tiene 1.000 hectáreas o más y ocupa el 73,8% del área rural dispersa censada”. 

“El 0,1 % de las fincas que superan las 2000 hectáreas ocupan el 60% de la tierra”.

El estudio indica, efectivamente, que “las UPAs de más de 2.000 hectáreas representan el 0,1% del total (2.632 explotaciones), en promedio tienen 17.195 hectáreas de tamaño y ocupan caso el 60% del área total censada (40,6 millones de hectáreas o, el 58, 72%).

Pantallazo tenencia de la tierra en Colombia

“En 1960 el 29% de Colombia era ocupado por fincas de más de 500 hectáreas, en el 2002 la cifra subió a 46% y en 2017 el número escaló al 66%”.

Pantallazo concentración de la tierra predios 500 hect

Según esta tabla del análisis de Oxfam, en 1960 las fincas de más de 500 hectáreas en Colombia ocupaban el 29% del territorio censado, en el 2002 ocupaban el 46% y no hay cifra para el 2017, pues el Tercer Censo Nacional Agropecuario en el que se basa el análisis es del 2014.

Algunos datos de contexto

El análisis de Oxfam indica que la información sobre la propiedad y uso de la tierra en Colombia “es sumamente parcial, discontinua y dispersa, lo que ha dificultado trazar una imagen de la estructura agraria en el país”.

Oxfam concluye que los datos más recientes “confirman una preocupante y acelerada tendencia a la concentración de la tierra en grandes extensiones, las cuales han ido acaparando una fracción cada vez mayor del territorio a costa del desplazamiento de las explotaciones pequeñas y medianas”.

Un artículo titulado “La persistencia de la concentración de la tierra en Colombia: ¿qué pasó entre 2000 y 2010?” ya había llamado la atención sobre el aumento de la concentración de la propiedad rural en Colombia. “En el 2000, el 75,7% de la tierra estaba en poder del 13,6% de los propietarios, mientras que para el 2010 estas cifras aumentaron a 77,6% y 13,7%, respectivamente”, indica el artículo, que atribuye el incremento al aumento en los tamaños de los predios y a la adquisición de nuevos predios por parte de antiguos propietarios y señala también un aumento considerable en el número de nuevos propietarios, presumiblemente por transferencias en el mercado de tierras, por la actualización catastral o por la usurpación de las mismas.

El artículo señala también una correlación entre la presencia de grupos armados, por un lado, y los incrementos en la concentración de la propiedad rural y el surgimiento de nuevos propietarios, por el otro.

Por último Oxfam destaca que la única forma de cumplir con lo pactado en el Acuerdo Final de paz entre Gobierno y Farc es “situar los objetivos de restitución y redistribución de la tierra en el centro de cualquier política agraria y de desarrollo rural, con medidas mucho más contundentes, eficaces e integrales que las que se adoptaron en el pasado”.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 30 Junio 2021

Proyecto de ley de Petro, Bolívar y Avella sobre propiedad rural no era ‘para expropiar’

Por José Felipe Sarmiento

Un pantallazo de una nota de La Otra Cara circula en redes sociales para presentar una iniciativa de los senadores como si fuera encaminada a la expropiación de tierras, lo que es falso.

Un meme compartido casi 6.000 veces desde el 22 de mayo de 2021 en Facebook contiene una pregunta retórica que señala a un proyecto de ley de los senadores Gustavo Petro (Colombia Humana), Gustavo Bolívar (MAIS) y Aída Avella (Unión Patriótica), los dos últimos pertenecientes a la coalición Decentes, de ser una iniciativa “para expropiar la propiedad rural”.

Meme pantallazo que relaciona proyecto de índice de propiedad rural con expropiación

La imagen también ha aparecido en la página “Acción Nacionalista del Pueblo” de la misma red social. La frase exacta y las imágenes de apoyo (fotos de los congresistas y un facsímil de la radicación) corresponden con el título y la portada de una nota del portal La Otra Cara, cuyo director, Sixto Alfredo Pinto, compartió en un trino que también se viralizó.

El artículo se refiere al proyecto de ley 134 de 2020 Senado, que proponía la creación de un “índice oficial de distribución de la propiedad y tenencia de la tierra” a cargo del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) y la Unidad de Planeación Rural Agropecuaria (UPRA) y “medidas para el acceso a la información de tierras rurales”. Este no tenía nada que ver con la expropiación, por lo que los memes son falsos.

En todo caso, la iniciativa se hundió el 15 de junio de 2021. La comisión quinta de la cámara alta decidió archivarla.

El texto original fue radicado por Petro, Bolívar, Avella y el también senador del MAIS Feliciano Valencia en 2020. No es cierto, como lo afirma La Otra Cara, que lo hayan mantenido “en secreto”. Además de estar publicado en el portal del Senado y la Gaceta del Congreso, como corresponde, la senadora de la Unión Patriótica, por ejemplo, lo había promovido en sus redes sociales.

En realidad, ni el articulado ni la exposición de motivos contenían la palabra “expropiación” o similares por ninguna parte. Esta tampoco fue introducida en la fallida ponencia positiva que presentaron los senadores Pablo Catatumbo (Comunes), Sandra Ortiz (Alianza Verde) y Didier Lobo (Cambio Radical).

La nota incluso advierte que, supuestamente según opositores al proyecto que no menciona con nombre propio, la iniciativa “sería el primer paso para conocer los datos de las personas que tienen tierras o propiedad privada en las diferentes regiones del país y luego mediante acciones legales e intensos procesos mediáticas, cuestionarlos o presionarlos como ‘grandes terratenientes’ y supuestos despojadores en los campos colombianos”. Incluso prevé invasiones a las tierras “visibilizadas”.

Eso también es mentira. Tanto la versión inicial como la ponencia incluían explícitamente una disposición de habeas data: “Los datos suministrados por las entidades catastrales y otras fuentes serán publicados de manera agregada, siguiendo el principio de reserva estadística, la protección de datos personales, en cumplimiento de la reglamentación del habeas data y ciñéndose estrictamente al alcance de la presente ley”.

Por tanto, el índice no iba a visibilizar tierras específicas ni a sus propietarios. Mucho menos permitía expropiarlos. Simplemente creaba una nueva fuente de información estadística agregada y anonimizada sobre la distribución de este recurso.

No sobra decir que la expropiación ya existe en Colombia y es una figura establecida por la Constitución, que también le pone unos límites de “utilidad pública o de interés social”. Pese a esto, es un término usado con frecuencia para producir desinformaciones, como lo ha comprobado Colombiacheck en verificaciones anteriores (1, 2).

Tanto los memes como el artículo de La Otra Cara en el que están basados forman parte de ese mismo fenómeno son falsos.