Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 14 Noviembre 2019

Supuesto artículo del Convenio de Ginebra sobre niños soldados es falso

Por Isabel Caballero Samper

Revisamos los convenios de Ginebra y sus protocolos adicionales y encontramos que el supuesto artículo no existe y que las disposiciones que en él aparecen tampoco son reales.

En Facebook se está compartiendo una imagen que cita un supuesto artículo, el 122, numeral 2, del Convenio de Ginebra, que diría que “todo menor de 15 años armado y en zona de conflicto será considerado un combatiente. El delito y responsabilidad recae sobre el grupo que lo use en sus filas únicamente”. 

Imagen de Facebook

Los convenios de Ginebra son la base del Derecho Internacional Humanitario, es decir el derecho que limita y humaniza la guerra. La primera versión de este convenio viene de 1864 pero fue reescrita en varias ocasiones y la versión actual se firmó el 12 de agosto de 1949, después de la Segunda Guerra Mundial, y consiste en cuatro convenios.

El I Convenio trata de la protección y el cuidado de los heridos y enfermos de los ejércitos en campaña; el II Convenio de los heridos, enfermos y náufragos de las armadas en el mar; el III Convenio de los prisioneros de guerra y el IV Convenio de la protecciones de los civiles en tiempos de guerra.

Los convenios hablan específicamente de las guerras internacionales, entonces además existe el Artículo 3, común a los cuatro Convenios de Ginebra, que contiene sus normas esenciales y las hace aplicables a los conflictos internos.

Además de los convenios existen tres protocolos que se sumaron más tarde. El Protocolo adicional I se firmó en 1977 y trata de la protección de las víctimas de los conflictos armados internacionales; el Protocolo adicional II se firmó al mismo tiempo y trata de los conflictos armados no internacionales y el Protocolo adicional III, de 2005, añadió el cristal rojo a los emblemas protectores de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (el equivalente de la Cruz Roja en el mundo musulmán).

Otros convenios y tratados internacionales además de varias normas consuetudinarias, es decir de tradición no escrita, también hacen parte de lo que tradicionalmente se considera el DIH. Incluido el Estatuto de Roma que creó la Corte Penal Internacional y define los crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y el genocidio.

De manera que, para empezar, no existe un único Convenio de Ginebra como parecería citar la imagen que se está compartiendo en Facebook, y cada convenio enumera sus artículos independientemente. Los convenios I y el II sólo tienen 64 y 63 artículos, respectivamente. El Artículo 122 del Convenio III define la manera cómo se deben crear oficinas de información sobre prisioneros de guerra. Y el Artículo 122 del Convenio IV habla de las sanciones disciplinarias que les pueden ser aplicadas a las personas civiles que hayan sido trasladadas a campos de internamiento. El Artículo 3 Común sólo se divide en dos disposiciones. Tampoco los protocolos adicionales incluyen el supuesto artículo. El primero sólo tiene 102 artículos, el segundo tiene 28 y el tercero 17.

Así que el artículo como aparece en la imagen no existe. Pero tampoco existen las disposiciones que en él aparecen. Como explicamos en otro chequeo, hay un vacío en la literatura legal sobre si los menores de edad que hayan sido reclutados por grupos armados, es decir los niños soldados, pueden o no ser considerados combatientes y por tantos blancos legítimos de operaciones militares.

El Artículo 77 del Protocolo I adicional es el único que se refiere a las protecciones especiales de las que gozan los niños soldados. En el primer párrafo proclama el deber de proteger a los niños, en el segundo la obligación de no reclutarlos y en los siguientes tres las protecciones especiales que deben recibir los niños soldados que han sido detenidos, pero no se habla sobre el momento de su participación en las hostilidades.

En esa nota citamos a varios expertos que muestran que en ciertas circunstancias los niños soldados sí pueden ser considerados combatientes. La “Guía para interpretar la noción de participación directa en las hostilidades según el derecho internacional humanitario” del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) dice explícitamente que “existe la posibilidad de que incluso las personas civiles que son obligadas a participar directamente en las hostilidades o los niños que no tienen edad legal para ser reclutados [sean considerados combatientes y por tanto] pierdan la protección contra los ataques directos”.

Pero para ser considerado combatiente en un conflicto no internacional donde los ejércitos no son formales, como es el caso de Colombia, no es suficiente estar “armado y en zona de conflicto” como dice la imagen. La guía del CICR dice que es indispensable que el supuesto combatiente asuma una “función continua para el grupo” (es decir que no es espontánea o esporádica) y que esta función comprenda su “participación directa en las hostilidades”. 

Además René Provost, profesor de derecho internacional de la Universidad de McGill en Canadá argumenta en una entrada en el blog del European Journal of International Law que en el caso de los niños la contundencia de las pruebas para demostrar que están participando en las hostilidades y por tanto son combatientes debe ser mayor que para los adultos.

Por el otro lado, reclutar niños y adolescentes menores de edad sí es un delito. En los convenios de Ginebra el Artículo 77 del Protocolo I adicional dice que “Las Partes en conflicto tomarán todas las medidas posibles para que los niños menores de quince años no participen directamente en las hostilidades, especialmente absteniéndose de reclutarlos para sus fuerzas armadas.” Y el Artículo 4 del Protocolo II adicional dice que “los niños menores de quince años no serán reclutados en las fuerzas o grupos armados y no se permitirá que participen en las hostilidades”.

Además, esta prohibición aparece en otros convenios internacionales. El Estatuto de Roma define como un crimen de guerra “reclutar o alistar a niños menores de 15 años”. El "Convenio No. 182 de la Organización Internacional del Trabajo sobre la prohibición de las peores formas de trabajo infantil" de 1999 prohíbe en su Artículo 3 “el reclutamiento forzoso u obligatorio de niños para utilizarlos en conflictos armados”. Y  el “Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en los conflictos armados” en su Artículo 2  dice “Los Estados Partes velarán por que no se reclute obligatoriamente en sus fuerzas armadas a ningún menor de 18 años.”

Pero no es claro que, como dice la imagen, “el delito y responsabilidad recae sobre el grupo que lo use en sus filas únicamente.” En otro chequeo analizamos si es verdad que sólo el grupo que recluta niños soldados es responsable de un delito cuando estos mueren en el campo de batalla y encontramos que es cuestionable pues ambos lados deben respetar los principios consuetudinarios del DIH de proporcionalidad (que prohíbe los métodos o armas que causen daños excesivos con respecto a la ventaja militar conseguida con el ataque) y de reciprocidad (que indica que debe respetarse el DIH incluso si el adversario no lo hace).

Por todas estas razones encontramos que el supuesto artículo que aparece en la imagen que está siendo compartida en redes sociales es falso.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 16 Julio 2021

Falso, el monumento a la resistencia de Cali no tiene referencias a María Lionza o al indio Guaicapuro

Por Mónica Ospino Orozco

En redes sociales circula que el monumento levantado en el marco del Paro Nacional en el oriente de Cali, contiene un homenaje al “Indio Guacaipuro, María Lionza y su séquito Santería Cubana”, pero encontramos que no hay tales referencias en la ya popular obra.

Uno de los símbolos más importantes y permanentes que dejaron dos meses de Paro Nacional en Cali, es el Monumento a la Resistencia, que fue realizado por varios artistas en uno de los que fuera un importante punto de bloqueo, ‘Puerto Resistencia’, ubicado en el oriente de de la ciudad y que a estas alturas se ha convertido tanto en objeto de debate como en atractivo turístico en la ciudad.

En ese marco, en Twitter circula este trino que asegura que el monumento “es un homenaje al Indio Guaicaipuro, María Lionza y su séquito Santería Cubana, los Venezolanos saben que hicieron sacrificios de bebés sin bautizo, los harían en Puerto Rellena  #Cali #PrimeraLinea Asesinos” (sic).


 

Aparte de este trino también encontramos en Facebook varias publicaciones con mensajes como: "Lo que pusieron en Cali, donde el alcalde Ospina es brujo, y consagró la ciudad a shangó, ahora erigieron un monumento, que dicen los grafiteros es arte, pero en realidad es un monumento a María Lionza famosa bruja Venezolana. El Mismo sistema utilizado en Venezuela es el mismo sistema están utilizando en Colombia" o "Dios mío no importa si les parezco religiosa o exagerada... es imposible ocultar algo que es tan evidente.... pero bueno ; Tienen ojos y no ven... despierta Cali prontico prontico".

maria lionza

En otro de los post dijeron que "este abanico de demonios acabaron con Venezuela".

Para el contexto es clave aclarar que el Indio Guaicapuro y María Lionza, los personajes mencionados en el trino, objeto de este chequeo, son personajes de culto popular en Venezuela, quienes se constituyen junto al ‘Negro Felipe’ en las conocidas ’Tres Potencias’, una suerte de corte celestial, como lo relata el profesor Emanuele Amodio en el texto académico “Las cortes históricas en el culto a María Lionza en Venezuela. Construcción del pasado y mitologías de los héroes”

“Los espíritus que viven en el mundo espiritual de María Lionza se organizan en cortes, según su origen, su profesión o sus características, en un esquema piramidal, en cuya cúspide se encuentra la misma María Lionza, junto al Cacique Guaicaipuro y al Negro Felipe, conformando así las tres potencias”, precisa Amodio en el citado ensayo.

Sobre la adoración popular, contactamos a la socióloga venezolana, Lulú Giménez Saldivia, quien nos aseguró que “ese ícono que se ve en la foto del tuit no tiene nada que ver con la iconografía del culto de María Lionza. Es un culto relacionado con la naturaleza, sus símbolos naturales son aves, reptiles, pequeños jaguares, no ganado de cría, jamás en la iconografía de María Lionza se utiliza una cruz como en la imagen que se ve. En lo que analizamos, ninguna de esas imágenes que aparecen en ese monumento son propias del culto marialioncero”.

Sobre la afirmación de que el culto de María Lionza hace sacrificios humanos, de “bebés sin bautizo”, la socióloga Giménez asegura que “esas prácticas no son algo que se asocien al culto a María Lionza. Este es un culto protector de la naturaleza que no hace sacrificios de animales, mucho menos de humanos”.

Así pues, verificamos en detalle las figuras representadas en el mencionado monumento, para tratar de identificar el mencionado homenaje a estos personajes, pero no encontramos las referencias que cita el tuitero:

 

  1. Así lucen las representaciones de María Lionza populares en Venezuela

La Reina, como le suelen llamar, es la máxima representante de una corte espiritual que concede favores a quienes profesan su fe en ella. La imagen de la derecha es una común representación popular y la de la izquierda es la estatua que en su homenaje que estuvo erigida en Caracas desde mediados del siglo XX, en la Avenida Francisco Fajardo, renombrada en 2021 por el gobierno de Nicolás Maduro como Cacique Guacaipuro. Desde 2005 la estatua se encuentra en resguardo de la Universidad Central de Venezuela, cuando fue suplantada por una réplica, para ser restaurada

Así describe su iconografía la académica venezolana Yolanda Salas, en este ensayo titulado: Una biografía de los espíritus en la historia popular venezolana “María Lionza, de tez y facciones blancas, a pesar de su procedencia indígena, y como reina que es majestuosamente adornada con su corona dorada que la emparenta bien sea con símbolos monárquicos o con la imaginería mariana”. 

 

 

  1. Estas son las representaciones del indio Guaicapuro

El indio Guaicapuro es la segunda ‘deidad’ de la corte espiritual popular en Venezuela y sus representaciones iconográficas las describe así Yolanda Salas “de torso desnudo, plumaje en la cabeza, piel bronceada y ceño fruncido que habla de combate y resistencia heroica enfrentando al conquistador hispánico, tal como lo han presentado las crónicas, que para escribir la épica de la conquista española en nombre de Cristo, la espada y el oro debió encontrar en su camino valerosos infieles bárbaros que realzan la contienda”.


 

  1. Así es el monumento a la Resistencia en su parte posterior:

En Colombiacheck contactamos a uno de los artistas que participó en la elaboración de este monumento. ‘Juan’ asegura  lo que se pretendió representar en él con la figura femenina que está al tope de la parte posterior de la estructura es “una abuela tejedora del conocimiento, no se trata de ninguna figura como María Lionza ni nada que tenga que ver con santería cubana o venezolana”.

Y agrega, “a los dos lados de ella están los ojos del búho que siempre nos miran agudamente como la mirada del Estado en estos momentos, en los cuadros de atrás está la wiphala, la cual es la bandera de los pueblos originarios desde la Patagonia hasta el Cabo de la Vela, cada color que está en ese cuadro tienen un significado. Por último, nuestros animales más fuertes y hermosos: el colibrí,  la pantera negra y el jaguar”.

Sobre la figura indígena que se representó allí, asegura el artista que, “la representación indígena con un jefe de la Minga, de ahí sigue la mirada de Colombia asombrada pero temerosa”.

Fotografía tomada del trino objeto de este chequeo

 

  1. Monumento a la resistencia en su cara frontal: 

Dicho monumento, de 10 metros de alto, y que se corona con una mano semiabierta que sostiene un letrero que dice ‘resiste’, tiene bajo esa mano la figura de un ‘capucho’ como explica el artista que participó en su elaboración: “El capucho que es el saber tejido de la abuela. El capucho tiene tres cosas a favor, el libro que dice ’por qué nos matan’ y abajo de él, tres fechas importantes de Colombia y su desarrollo político... Sin olvidar que al lado izquierdo de la mano están 30 jóvenes de toda Colombia asesinados y el logotipo de que están desaparecidos”.

 

Tras estas evidencias y el análisis hecho a las figuras representadas en el monumento a la Resistencia, erigido en Cali en el marco del Paro Nacional, podemos concluir que son falsas las afirmaciones hechas en el trino en cuestión acerca de que este monumento es un homenaje a es “un homenaje al Indio Guacaipuro, María Lionza y su séquito Santería Cubana”, pues en el mismo no aparecen las representaciones iconográficas de la cultura venezolana que los caracterizan.

Este contenido se produce con el fin de ofrecer información verificada y pertinente, que apoye el desarrollo de mediano y largo plazo para migrantes venezolanos, colombianos retornados y comunidades receptoras en Colombia. Es realizado en el marco de Conectando Caminos por los Derechos, programa de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), e implementado por el consorcio integrado por Pact, ABA-ROLI, Freedom House e Internews, que promueve la cohesión comunitaria y la seguridad ciudadana para garantizar el derecho de todos los miembros de la sociedad a vivir libres de toda forma de crimen y violencia, independientemente de su estado legal en el país. #CaminandoCaminosPorLosDerechos #VerificamosPorTusDerechos