Pasar al contenido principal

Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable

Inchequeable

Lunes, 06 Julio 2020

‘Todo el grupo familiar no llega a 1.660 hectáreas’: Inchequeable

Por José Felipe Sarmiento

Esta es una de las respuestas dadas por el expresidente Álvaro Uribe en su entrevista en La Silla Vacía. En Colombiacheck verificamos varias de sus afirmaciones.

-¿Cómo concilia eso de que personas cercanas a usted cometan irregularidades o delitos y usted no sepa y, sin embargo, sepa qué pasa a miles de kilómetros de distancia? -preguntó Juanita León.

- (sic) Mi familia, cuando mi padre murió, tenía 6.000 hectáreas y hoy, que tanto maltratan a mi familia y a mi personas, yo creo que todo el grupo familiar no llega a 1.660 hectáreas -contestó Uribe.

Los datos dichos por Uribe son inchequeables porque, aunque hay algunas pistas públicas, la información exacta es privada. Para acceder a ella, es necesario tener datos muy precisos que solo el mismo Uribe y su familia podrían suministrar. Colombiacheck se los pidió sin éxito.

El viernes 10 de julio, cuatro días después de publicar esta nota, la asistente de prensa Laura Medina Ruiz se comunicó a nombre del expresidente y senador para reclamar por algunos de los chequeos relacionados con esta entrevista. Con relación a la pregunta en la que le pedíamos que nos facilitara el acceso a certificados catastrales u otros documentos en los que se pudiera corroborar la información de esta frase, dijo que “ni siquiera la Corte” le había pedido información sobre su familia y que la del congresista está disponible en la página del Departamento Administrativo de la Función Pública (DAFP).

Sobre las propiedades de la familia Uribe Vélez en 1983 (cuando el padre del senador, Alberto Uribe Sierra, fue asesinado) se sabe que eran dueños de la hacienda Las Guacharacas, que tenía 2.000 hectáreas, pero no era su único predio. En mayo de ese año, por ejemplo, habían comprado la finca California en Montería, de 76 hectáreas, que décadas después urbanizaron parcialmente con aparentes irregularidades reveladas por una investigación del portal Cuestión Pública.

Colombiacheck no encontró fuentes que confirmen que las propiedades sumaban 6.000 hectáreas en ese entonces.

Sobre las tierras actuales, como lo contamos en otro chequeo, tampoco hay datos públicos actualizados. El mismo expresidente y senador Uribe había dicho en una entrevista en 2017 que él y su familia tenían unas 1.500 hectáreas. En 2014, el libro Por las sendas del Ubérrimo de Iván Cepeda y Alirio Uribe (Ediciones B) había contado 1.311,2 hectáreas en manos de los Uribe Moreno.

La declaración juramentada de bienes y rentas que entregó ese mismo año al posesionarse como senador solo enumera cuatro bienes patrimoniales a nombre propio por 7.700 millones de pesos: la famosa finca El Ubérrimo en Montería y tres lotes en San Carlos, Córdoba. La más reciente, actualizada hasta enero de 2020 y disponible en el DAFP, tiene 10 lotes en los mismos municipios por 9.100 millones. Pero en ninguna aparece el área de cada uno ni las propiedades registradas a nombre de su esposa, sus hijos u otros parientes.

La nueva cifra de 1.660 hectáreas (16,6 kilómetros cuadrados) parece coherente con esos datos antiguos, bien porque hayan adquirido más predios o bien porque haya incluído a otros integrantes de la familia. Sin embargo, es imposible saber el número exacto sin la información detallada que pide el portal del Instituto Geográfico Agustín Codazzi para la expedición de un certificado catastral a nombre de cada uno de los miembros de la familia (cédula de alguno de los predios, número de propietarios y cantidad total de terrenos a nombre de esa persona).

[Actualización 17 de julio, 5:15 p.m.]

Tras analizar la respuesta de Uribe, a través de Medina, agregamos un párrafo al respecto y el enlace a la declaración de bienes actualizada en el DAFP. Sin embargo, la calificación ‘inchequeable’ se mantiene porque no hemos tenido acceso a la información completa para corroborar el dato que el mismo senador dio sobre su familia en la entrevista de La Silla. Por ser una declaración que hizo en público, Colombiacheck tiene derecho a preguntar al respecto para constatar su veracidad.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Jueves, 25 Abril 2019

Sergio Fajardo y Lina Moreno sí son parientes, aunque lejanos

Por José Felipe Sarmiento

Dos tatarabuelos del excandidato presidencial también son bisabuelos de la ex primera dama, por lo que la relación familiar entre los dos es más distante que la señalada en redes.

Un meme en redes sociales asegura que el excandidato presidencial Sergio Fajardo y la ex primera dama Lina Moreno son primos, dado que los papás de ambos también lo eran entre sí. “O sea, harina de un mismo costal”, concluye el autor del comentario en Facebook, replicado en Twitter por medio de una captura de pantalla.

Meme que asegura que los papás de Sergio Fajardo y Lina Moreno eran primos

Colombiacheck revisó la ascendencia de ambos personajes en los árboles familiares elaborados por los genealogistas antioqueños Iván Restrepo Jaramillo y Enrique Pareja Mejía. Los gráficos se encuentran registrados en Geneanet, una red virtual que conecta el trabajo de quienes se dedican a esta actividad.

Los ancestros más cercanos que unen a las dos familias vivieron en el siglo XIX. Fueron José Justiniano Moreno Estrada (1829-1890) y su segunda esposa, María Fidelia Ramírez Velásquez, con quien se casó en 1860 y tuvo 14 hijos. Dos de ellos fueron Juan y Justiniano Moreno Ramírez. El primero fue abuelo de Lina y el segundo, bisabuelo de Fajardo.

Esto quiere decir que el papá de la ex primera dama, el exalcalde Darío Moreno Restrepo, era primo de Isabel Moreno Arango, abuela del exgobernador de Antioquia. Por tanto, Raúl Fajardo Moreno, el padre de Sergio, era primo-sobrino de Darío. El comentario viral omite este último detalle.

El presidente de la Academia Colombiana de Genealogía, Julio César García Vásquez, también hizo un diagrama que resume esa relación del excandidato con la esposa del expresidente y senador Álvaro Uribe. “Por épocas me he dedicado a hacer ese tipo de investigaciones sobre las relaciones familiares de los políticos de manera independiente a la Academia, que trabaja de forma más ortodoxa”, aclara.

Árbol genealógico de García sobre los Uribe Moreno y los Fajardo Valderrama

En otro esquema, con base en los mismos vínculos, el autor relaciona al hoy congresista con la empresa Fajardo Moreno Arquitectos. Esta compañía fue fundada por Raúl, que falleció en 2012, y ha participado en obras como el edificio Coltejer y la ciudadela de la Universidad de Antioquia. Hoy la sociedad está en liquidación y Andrés Fajardo Valderrama, hermano de Sergio, está al frente de este proceso.

Registro mercantil de Fajardo Moreno y Cía. S.A.S. en el RUES

García dice que, en gran medida, estos estudios están basados en el libro ‘Descendencia de Juan José Moreno’, compilado por Flora Elena Moreno de Giraldo, Carlos Ignacio Córdoba Sevillano y Fidel Botero Arango (2005). Esta obra también fue de referencia para el trabajo de Pareja.

El patriarca del título era bisabuelo de José Justiniano. Nació en España y llegó a Antioquia en el siglo XVIII. Fue el mismo que inspiró el personaje del ‘Taita’ Moreno en la novela ‘La Marquesa de Yolombó’ de Tomás Carrasquilla (1928), porque el escritor también formaba parte de su árbol familiar: era sobrino-nieto de Moreno Estrada.

El tratado sí enlaza la parentela de Sergio Fajardo Valderrama, registrado como descendiente del español en la octava generación, con la de Lina Moreno Mejía, que está en la séptima (páginas 84 y 126, respectivamente). Pero el parentesco es más distante de lo que se da a entender en el meme. Entre los dos hay siete grados de consanguinidad.

A modo de comparación, la Constitución establece que las inhabilidades para nombramientos, postulaciones y contratación en el sector público solo cubren hasta el cuarto grado (donde se ubican los primos, tatarabuelos y tataranietos). Esto quiere decir que la aclaración es importante y por eso calificamos la publicación como “verdadera pero…”.