Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 10 Junio 2021

Vacunados contra COVID-19 no morirán en dos años y no lo dijo el Nobel Luc Montagnier

Por Gloria Correa

Una cadena de WhatsApp desinforma sobre la vacunación al mezclar falsas afirmaciones no dichas por el Nobel de medicina con otras imprecisiones que él sí dijo pero ante las cuales la evidencia científica hasta ahora ha demostrado lo contrario.

Una cadena de WhatsApp que ha circulado masivamente en las últimas semanas, transmite desinformación sobre las vacunas contra COVID-19, al atribuir falsos señalamientos a Luc Montagnier, quien fue premio Nobel de Medicina en 2008, pero además saca de contexto lo dicho por él en una entrevista a mediados de mayo de 2021 para desalentar la vacunación.

Publicaciones con contenido similar y con fragmentos de la entrevista han circulado en distintos idiomas en redes sociales como Facebook (1, 2, 3, 4, 5, 6) y Twitter (1, 2, 3, 4) así como en las plataformas Rumble y Odysee, alternativas a YouTube en donde han sido compartidas desde cientos a miles de veces.

etiqueta falso

La cadena de WhatsApp adjunta al final un enlace a Lifesitenews.com, un medio que publicó el 19 de mayo de 2021 una nota con extractos de la entrevista a Montagnier, pero allí también hicieron una aclaración, señalando:

“Si bien LifeSiteNews solo ha informado de lo que ha dicho Montagnier, otros científicos han rechazado, en los términos más enérgicos, su tesis de que las vacunas están causando variantes peligrosas. Montagnier no dijo que todos los que recibieron vacunas COVID-19 experimentales ‘morirían’ en dos años. Esta cita se le atribuyó falsamente en un meme de noticias falsas que se ha distribuido ampliamente”.

 

Medios de verificación de la International Fact Checking Network (IFCN), de la que hacemos parte, como Maldita, Newtral, Efecto Cocuyo, PolitiFact, Reuters Fact Check y Full Fact también verificaron como falsa esta desinformación, así como otros medios de comunicación de República Dominicana, India y Estados Unidos (1, 2 , 3) . 

Es importante señalar que este tipo de desinformación hace uso del sesgo de autoridad, según explicaron colegas de Efecto Cocuyo. Los sesgos son errores cognitivos y en este caso incentivan la creencia en información falsa. En el sesgo de autoridad se valora de manera excesiva las opiniones de un experto, aun cuando sus argumentos sean incorrectos.   

Así en esta cadena hacen uso del título de Luc Montagnier como científico ganador del Premio Nobel de Medicina, sin tener en cuenta que eso no garantiza que el francés sea experto en vacunas contra COVID-19. 

A continuación, lo que verificamos en Colombiacheck:

Luc Montagnier y lo que realmente dijo 

Luc Montagnier, es un virólogo francés que en 2008 compartió el Premio Nobel de Medicina con la bioquímica Françoise Barré-Sinoussi y el alemán Harald Zur Hausen. Montagnier y Barré-Sinoussi fueron galardonados por su papel en el descubrimiento del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), la causa del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), y Harald Zur Hausen por el descubrimiento del Virus del Papiloma Humano (VPH) y su relación con el cáncer de cérvix. 

Con el paso de los años Montagnier se ha ganado críticas de colegas académicos, ya que por ejemplo en 2017 se opuso a la obligatoriedad de ciertas vacunas en Francia. “Académicos y científicos franceses escribieron una carta abierta, alegando que uno de sus pares estaba usando el estatus de Premio Nobel para difundir mensajes de salud peligrosos fuera de su campo de conocimiento”, señalan colegas de Politifact sobre este hecho y así lo registró el periódico Le Figaro de Francia en esa fecha. 

Sumado a su posición antivacunas, se ha identificado que Montagnier es un defensor de la cuestionada “homeopatía”, y durante la pandemia también ha defendido que el nuevo coronavirus fue creado en un laboratorio según una publicación que hizo en el repositorio de acceso abierto International Journal of Research of GRANTHAALAYAH. El francés es ahora conocido en el mundo científico “por ser anti-vacunas, pro-homeopatía y creer que el agua tiene memoria”, enfatizaron los colegas de Maldita.

pantallazo entrevista Montagnier

Fuente: https://archive.is/3WmPc

Montagnier dio una entrevista donde habló sobre el nuevo coronavirus y las vacunas a mediados de mayo de 2021, la cual fue difundida por diferentes portales como LifeSiteNews, Rair Foundation USA y en algunos casos lleva el sello de Hold Up, un documental que transmite desinformación al señalar que que el coronavirus es una “manipulación global” como lo reportó un medio belga.

Desde entonces, en redes sociales se compartieron extractos de esa grabación y se viralizó la cadena de WhatsApp en distintos idiomas con frases extraídas de tal entrevista, sumadas a falsas atribuciones al virólogo. Debido al revuelo mediático generado por las publicaciones sobre el tema en Rair Foundation, así como en LifeSiteNews, negaron que  el virólogo haya hecho la declaración de que los vacunados morirán en dos años. 

Vale señalar que según el directorio Media Bias Fact Check, que analiza el historial de publicaciones de medios, LifeSiteNews es calificada como “fuente cuestionable” y “de extrema derecha” por publicar frecuentemente historias muy a favor del cristianismo evangélico, las teorías de conspiración y la pseudociencia, y sucesivas historias verificadas como falsas. Por otro lado, la Rair Foundation USA (que también publica historias de ultraderecha), es parte del Movimiento Raeliano, una religión sin dioses que cree que seres extraterrestres crearon el mundo mediante ingeniería genética.

 En los vídeos de la entrevista de Montagnier tampoco hay evidencia de esas afirmaciones como lo verificaron los colegas de Maldita con traductores que revisaron las grabaciones y el mismo Montagnier lo desmintió posteriormente en otra entrevista al medio France Soir el 25 de mayo de 2021.

El virólogo sí dice en la entrevista inicial, entre otras cosas, que las vacunas COVID-19 han producido las nuevas variantes del coronavirus y que "la curva de vacunación es seguida por la curva de muertes gracias a la mejora dependiente de anticuerpos, lo que, crea una enfermedad más grave”. Pero tales aseveraciones han sido calificadas de imprecisas, por lo cual han sido aclaradas y desmentidas por expertos como explicamos a continuación. 

Las vacunas contra COVID-19 han demostrado prevenir miles de muertes

En la cadena comienzan atribuyendo falsamente a Montagnier la frase: “Todas las personas vacunadas morirán en 2 años. No hay posibilidad de supervivencia para quienes recibieron alguna forma de vacuna... No hay esperanza, ni tratamiento posible para quienes hayan sido vacunados. Debemos estar preparados para incinerar los cuerpos”. Pero en sentido, contrario a los erróneos señalamientos, la vacunación ya ha demostrado una reducción significativa en el número de muertos e infectados por COVID-19 en algunos países.  

En Israel donde la cobertura en vacunación abarca más del 50 % de la población total del país a junio de 2021, se ha evidenciado una disminución en las muertes por COVID-19 y en los hospitalizados con COVID-19 severo, según estudios publicados en las revistas científicas Nature y Journal of the American Medical Association y en el portal Our World in data. A continuación adjuntamos las gráficas con esas drásticas variaciones y el impacto de la vacunación en dicho país. 

vacunación Israel Our world in data

admisiones en UCI en Israel

muertes por covid19 Israel Our world in data

Fuente: https://ourworldindata.org/vaccination-israel-impact

En Reino Unido también publicaron un análisis del impacto en la mortalidad desde el inicio de la vacunación contra COVID-19 hasta marzo de 2021, donde establecieron que en ese período se previnieron gracias a la vacunación y las medidas de confinamiento un estimado de 9.100 muertes en personas de 80 años o más, 1.200 en personas de 70 a 79 años y 100 en personas de 60 a 69 años, lo que da un total de 10.400 muertes prevenidas por COVID-19 en personas de 60 años o más en dicho país.

Variantes del SARS-CoV-2 y las vacunas

La cadena de WhatsApp continúa con las siguientes afirmaciones de Montagnier: “Es un gran error, ¿no?. Un error científico y también un error médico. Es un error inaceptable… Los libros de historia mostrarán esto, porque es la vacunación la que está creando las variantes”, a pesar de que estas sí son afirmaciones de Montagnier de la entrevista de mediados de mayo de 2021, la evidencia científica ha demostrado hasta ahora que no son ciertas.

Las variantes de un virus, y no sólo las del COVID-19, son “errores de copiado” o mutaciones en su código genético que se dan durante su transmisión y que son identificadas al realizar la secuenciación genética a partir de muestras tomadas en diferentes regiones del mundo. Así se identifican ciertas características por las que dichas mutaciones pueden agruparse en variantes o linajes como ha ocurrido con las del nuevo coronavirus.

Desde los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, CDC por sus siglas en inglés, están monitoreando múltiples variantes del nuevo coronavirus, pero sólo cinco de preocupación, pues parecen propagarse más rápidamente. 

cdc variantes

Fuente:https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/variants/variant.html?CDC_AA_refVal=https%3A%2F%2Fwww.cdc.gov%2Fcoronavirus%2F2019-ncov%2Ftransmission%2Fvariant.html

Sin embargo, los científicos han señalado que tales variantes son el producto de mutaciones estimuladas por la propagación del virus y han aclarado que las nuevas vacunas protegen contra estas. 

“Hasta ahora, los estudios sugieren que las vacunas autorizadas actualmente funcionan sobre las variantes circulantes. Los científicos continuarán estudiando estas y otras variantes”, señalan desde los CDC. 

Las variantes de preocupación en estudio fueron detectadas antes de que iniciaran los planes masivos de vacunación, como se puede consultar en la página de los CDC.

Resultados de estudios publicados en las revistas Nature y New England Journal of Medicine han mostrado que las vacuna de Pfizer y Moderna son efectivas frente a algunas de esas nuevas variantes, así mismo resultados preliminares sobre la Corona Vac el biológico de Sinovac, mostraron que es efectiva frente a la variante P1 que fue detectada inicialmente en Brasil. 

Kartik Chandran, PhD y profesor en el Departamento de Microbiología e Inmunología del Albert Einstein College of Medicine en Nueva York, explicó al medio estadounidense Heathline: “El virus siempre está mutando. Esto se debe a que es descuidado al copiar su propia información genética y comete errores cada vez que hace una copia. Se deduce que cuantas más copias hace el virus, más mutaciones adquiere”, dijo Chandran. 

“De vez en cuando, un mutante tiene algún tipo de ventaja, ya sea al poder crecer en una persona, propagarse de persona a persona y/o escapar de los anticuerpos que la persona está produciendo. Tal mutante podría competir con éxito con otros virus en la población y convertirse en una variante de preocupación. Pero muchas de las vacunas son tan efectivas para generar una respuesta inmune que pueden aplastar la mayoría de las variantes que están circulando actualmente ”, enfatizó Chandran. 

En el mismo sentido, la inmunóloga Matilde Cañelles, del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en España, enfatizó a los colegas verificadores de Newtral:

“Las variantes del virus aparecen especialmente cuando este se está expandiendo sin control, es decir, cuando no se está vacunando contra el SARS-CoV-2. Pero por el momento lo que se ha visto es que las nuevas variantes surgen con bajos niveles de vacunación y no al contrario y que las vacunas frenan su aparición”.

“Otra cosa es que, cuando hay una población vacunada, pueden aparecer variantes que intenten evadir la respuesta inmune, algo que ha pasado con la gripe. Pero no ha ocurrido con las actuales. Es falso decir que las variantes que están ahora en circulación proceden de las vacunas”, concluyó sobre el tema Pedro Aparicio, catedrático de Inmunología de la Universidad de Murcia a Newtral.

El fenómeno ADE no se ha descrito en los vacunados contra COVID-19

Finalmente, la cadena incluye otras afirmaciones de Montagnier dadas en la entrevista: “Todos morirán por la mejora dependiente de anticuerpos. No se puede decir nada más. Muchos epidemiólogos lo saben y guardan silencio sobre el problema conocido como aumento dependiente de anticuerpos”, pero sobre estas aseveraciones hasta ahora no hay evidencia científica que las sustente.

El Antibody Dependent Enhancement o ADE, por sus siglas en inglés, que se traduce como “potenciación o aumento dependiente de anticuerpos” consiste en que en algunos casos muy raros después de que el cuerpo desarrolla anticuerpos o defensas contra un virus ya sea a través de las vacunas o tras recuperarse de la propia infección, si el sistema inmune se expone de nuevo al virus reacciona de forma exagerada e inadecuada.

Es decir, esos anticuerpos involucrados en el ADE no ayudan a la respuesta inmunológica normal del cuerpo para contener al virus si hay una nueva exposición, sino que pueden empeorar las cosas, aumentando la probabilidad de que la persona se infecte y desarrolle síntomas graves de la enfermedad, así lo explican desde Health Desk, una plataforma de científicos y divulgadores.

“Estudios previos de vacunas contra el virus sincitial respiratorio y el dengue revelaron riesgos de seguridad clínica en humanos relacionados con el ADE, lo que resultó en ensayos de vacunas fallidos”, explicaban desde la revista Nature en septiembre de 2020, resaltando la importancia de este fenómeno en la seguridad de las vacunas contra COVID-19 basados en esos antecedentes.

Pero actualmente no existen informes verificados o reportes de casos registrados en las bases de datos científicas como Pubmed o Litcovid de que se haya producido este fenómeno como resultado de las vacunas COVID-19, aunque sí hay múltiples publicaciones sobre la importancia de seguir monitoreando. Es decir, no se descarta aunque aún no ha aparecido de forma inevitable como señaló el francés.

Ángel Hernández, miembro del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, explicó a Newtral que, en el caso de las vacunas contra la COVID-19, el riesgo de ADE es más teórico que práctico: “Es un fenómeno natural que sí se ha sido observado anteriormente en otros casos. Se va a vigilar, pero no constituye un riesgo real, que sepamos, hasta el momento”.

Y de igual forma Pepe Alcamí, virólogo del Instituto de Salud Carlos III, concluyó a Maldita: “Este fenómeno se da cuando los anticuerpos se unen al virus y facilitan la infección de las células, en lugar de neutralizar y dificultar la infección. Pero sólo se ha detectado en la vacuna contra el virus sincitial respiratorio y la del dengue. En el caso del COVID-19 no se ha documentado ni visto ningún caso. Tampoco la gravedad de la enfermedad se ha podido asociar con este fenómeno".

Así concluimos que esta cadena de WhatsApp desinforma sobre la vacunación al mezclar falsas afirmaciones no dichas por el Nobel Luc Montagnier con otras imprecisiones que él sí dijo pero ante las cuales la evidencia científica hasta ahora ha demostrado lo contrario. Además la vacunación contra COVID-19 ha reducido significativamente el número de contagios y muertes por esta enfermedad en países donde se ha logrado una cobertura masiva.

Para leer otros chequeos y explicadores sobre la pandemia, puede visitar nuestro especial Mentiras y  Verdades sobre el coronavirus en www.colombiacheck.com o también puede sugerirnos la verificación de alguna información sospechosa aquí

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 17 Diciembre 2020

Ni enzima Luciferasa, ni puntos cuánticos en las vacunas contra el COVID-19

Por Gloria Correa

La mexicana Paty Navidad difundió en Twitter desinformación sobre las vacunas contra el COVID-19 que realmente es una mezcla de conceptos biológicos y hasta filosóficos que transmiten un falso mensaje sobre las vacunas.

La actriz mexicana Ana Patricia Navidad Lara, conocida artísticamente como Paty Navidad, ha difundido varias desinformaciones relacionadas con coronavirus. Nuestros colegas de Animal Político, la ubicaron en el top 5 de los personajes mexicanos que más han difundido noticias falsas en la pandemia.

El 27 de noviembre, Navidad publicó un trino que obtuvo 3.400 likes, 590 retuitts y 3.200 comentarios. El trino también rotó por Instagram.

En ese trino, la actriz aseguró que “las vacunas contra COVID-19 son experimentales de ARNm, nanotecnología, puntos cuánticos y la enzima de luciferasa, nos modificarán genéticamente (ADN) e iniciaremos de manera oficial la ERA del Transhumanismo” (sic).

Pero estas afirmaciones mezclan conceptos biológicos, de una manera que no tiene sentido, para llegar a conclusiones falsas.

Falso trino de Paty Navidad

Tanto Animal Político, como RTVE de España habían ya desmentido este trino. Pero a continuación le explicamos por qué lo que dice es falso.

No todas las vacunas contra el COVID-19 son experimentales de ARNm

En un explicador sobre las vacunas para prevenir el COVID-19 aclaramos que hay diferentes tipos entre las candidatas que se encuentran en fases más avanzadas y las que ya han sido aprobadas. Las vacunas de Pfizer-BioNTech, recientemente aprobada en Reino Unido para uso de emergencia, y de Moderna, que está a la espera de aprobación para uso de emergencia por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) en Estados Unidos, sí son del tipo ARNm (un tipo de vacunas conocidas como génicas). 

Pero hay muchas otras tecnologías en uso. Por ejemplo, hay vacunas en desarrollo para el COVID-19 con tecnología tradicional, que incluye las de virus inactivados o atenuados; vacunas de subunidades proteicas; y vacunas de vectores virales, entre otras.

tipos de vacunas covid19

Fuente: ColombiaCheck

Las vacunas de ARNm contra el COVID-19 sí utilizan un tipo de tecnología experimental, como señalamos en un chequeo previo. Ninguna vacuna de este tipo había sido aprobada hasta ahora para su comercialización. Pero, como lo contamos en un explicador que ya citamos, para ser aprobada, una vacuna debe pasar por un proceso riguroso de revisión. Los entes reguladores en cada país y a nivel internacional verifican que la vacuna tenga los estándares de calidad necesarios que garanticen seguridad para la población y eficacia (o que proteja realmente contra la infección por el nuevo coronavirus). También revisan y certifican que cada candidata haya cumplido con las fases necesarias para su desarrollo.

Algunas vacunas contra el COVID-19 sí usan nanotecnología, pero esto no es motivo de pánico

En su uso científico, “nano” quiere decir “la milmillonésima parte de la unidad”. Es decir, a esta escala las estructuras son tan pequeñas que equivalen a algo solo diez veces más grande que átomos individuales. Para ponerlo en perspectiva, una hoja de papel tiene unos 100.000 nanómetros de grosor.

La nanotecnología se utiliza desde hace más de una década, incluido enel desarrollo de vacunas, como la de la influenza, y en vacunas contra el COVID-19. La razón de utilizar este tipo de tecnología es que virus como el nuevo coronavirus funcionan a esa escala. Hoy sabemos que el diámetro del nuevo coronavirus está entre los 50 y 200 nanómetros.

En julio, investigadores de la Universidad de California publicaron en Nature que “la aplicación de la nanotecnología en el diseño de vacunas es ideal, ya que los nanomateriales utilizados en el desarrollo de vacunas pueden imitar las estructuras virales que se buscan combatir.”

Un ejemplo de las vacunas desarrolladas contra el nuevo coronavirus que utilizan plataformas de nanotecnología son las vacunas ARNm, que son administradas envueltas en nanopartículas de lípidos (o envolturas de grasa).

Debido a que la molécula de ARNm es muy inestable y se puede degradar con facilidad en nuestro cuerpo si se inyectara directamente, se utilizan esas envolturas de nanopartículas de lípidos para encapsularla y darle estabilidad. 

En la revista Nature Nanotechnology, el 27 de noviembre, se hacía referencia a las vacunas de Pfizer y Moderna, como las vacunas basadas en nanopartículas a punto de obtener la aprobación de la FDA. Así mismo, Statnano, una empresa que trabaja en nanotecnología, en su página web explica qué tipo de nanotecnología tienen otras de las candidatas para prevenir el COVID-19.

Adriana Patricia Herrrera, ingeniera química de la Universidad del Atlántico, PhD en ingeniería química y con estudios postdoctorales en síntesis y aplicaciones de nanomateriales funcionales de la Universidad de Mayagüez en Puerto Rico, explicó a ColombiaCheck, citando una publicación científica de la revista Cell Press, que “el uso de nanotecnología para las vacunas facilita, entre otros aspectos, el paso a través de las membranas celulares. Además los nanomateriales que se utilizan en las vacunas evitan que algunos de sus componentes se degraden rápidamente. Los protegen a la vez que reducen toxicidad y minimizan efectos secundarios de las vacunas”.

Los investigadores Sepehr Talebian y Joaõ Conde, citados en dicha publicación, dicen que “normalmente, el uso de nanopartículas en formulaciones de vacunas dan estabilidad a los componentes de la vacuna para evitar su degradación, pueden contribuir en la estimulación de la respuesta inmune y pueden actuar como sistemas de entrega para facilitar la absorción y procesamiento de los componente de las vacuna por las células del sistema inmune”.

No hay evidencia científica que haya puntos cuánticos en las vacunas contra el COVID-19

Los puntos cuánticos también están relacionados con la nanotecnología. Son un tipo de “nanopartículas”, específicamente nanocristales, que se están estudiando para múltiples usos en la medicina, como en técnicas de diagnóstico del laboratorio, en biología celular y en tratamientos para diferentes tipos de cáncer, según señalan la revista Quantum Science technology

Navidad habla de puntos cuánticos probablemente porque, a finales del 2019, se publicó en la revista Science Translational Medicine un estudio realizado por ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) y la Universidad de Rice de Estados Unidos, patrocinado por la Fundación Bill y Melinda Gates, en el que utilizaron puntos cuánticos que, inyectados bajo la piel, emiten una luz fluorescente que resulta invisible al ojo humano pero puede ser visible para un smartphone. 

Según señalaron los investigadores, el estudio fue hecho en ratas y podría servir a futuro para confirmar que una persona ha sido vacunada, especialmente en países en desarrollo donde los carnés de vacunación a menudo están incompletos o con información errónea, y donde los registros médicos electrónicos no existen, es decir podría equivaler a un certificado digital de vacunación. 

Ese estudio sobre el certificado digital de vacunación se difundió a finales de 2019 en varios medios de comunicación alrededor del mundo (1,2 , 3 y 4) y ahora es usado por los conspiracionistas de la pandemia y los detractores de los Gates para difundir ideas falsas sobre las vacunas contra el COVID-19. Desinformación que también ha sido desmentida por los colegas verificadores de Maldita y Newtral en España, así como por la agencia de noticias AFP (1, 2 y 3).

En los protocolos actuales de los estudios de las vacunas para prevenir el COVID-19, como la de Pfizer-BioNTech o la de Moderna, no se ha notificado que se usará ese tipo de tecnología. 

La enzima luciferasa sí se ha utilizado en investigaciones sobre el COVID-19, pero no en las vacunas

La luciferasa sí existe y se han hecho estudios con esta enzima en pacientes COVID-19, pero no estudios relacionados con las vacunas

La luciferasa es una enzima o proteína presente en las luciérnagas, que también se encuentra en un gran número de seres vivos, como los dinoflagelados, microscópicos animales responsables de que algunas playas se iluminen por la noche como si estuvieran llenas de miles de pequeñas linternas. 

Esta proteína tiene que ver con la capacidad de bioluminiscencia, o capacidad de un organismo a generar luz por sí mismo. Por eso, ha sido utilizada como un marcador en estudios de investigación en el laboratorio.

En julio pasado, un equipo de investigación suizo-alemán publicó una investigación en la que explicaban el desarrollo de una prueba para medir anticuerpos (o defensas) contra el COVID-19 que solo duraba 18 horas y hacía uso de la enzima luciferasa y su capacidad de generar luminiscencia en las células. 

Así mismo, en septiembre investigadores del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Chile reportaron resultados preliminares de un estudio similar, en el que también utilizaron la proteína lumínica de luciérnagas o luciferasa para cuantificar anticuerpos neutralizantes del SARS-CoV-2 en personas con COVID-19. 

Las vacunas no nos modificarán genéticamente

Ya hemos desmentido previamente esta desinformación en múltiples chequeos (1, 2 y 3). Así lo han hecho también verificadores de la International Fact Checking Network (IFCN) de la que hacemos parte, como Maldita, AFP, Animal Político en México y Efecto Cocuyo.

Las vacunas de ARNm llevan en ese fragmento de ARN que introducen al cuerpo la receta molecular para que nuestras propias células fabriquen la proteína viral (en este caso, la que forma los picos de la corona del virus) y que el sistema inmune pueda reconocer con el fin de desarrollar defensas y estar protegidos ante un posible futuro encuentro con el nuevo coronavirus. 

Pablo Ortiz, biólogo colombiano con PhD en biología molecular de la Universidad de Puerto Rico y estudios posdoctorales en la Universidad de Massachusetts y Yale, explicó previamente a ColombiaCheck: “es completamente falso que las vacunas de ARNm (Ácido RiboNucleico mensajero) interactúen de forma directa con el genoma (ADN)”.

“El ARNm no entraría al núcleo donde está el ADN, se quedaría en el citoplasma, por ende NO interactuaría directamente con el ADN, que es el que contiene nuestra información genética. Una vez traducida la información que llevaría la vacuna, es decir se pase ese ARNm a proteína, en las células, el ARNm sería destruido”, enfatizaba el biólogo. “Estas vacunas jamás se integrarían al ADN y no producirían cambios irreversibles en los individuos”. 

Tampoco iniciaremos una era del trans-humanismo, ni nos conectarán como robots a computadores cuánticos 

El transhumanismo del que habla Navidad, hace referencia a un movimiento ideológico y filosófico que propone la utilización de la tecnología disponible para trascender los límites de las capacidades humanas normales, a favor de un ser humano "mejorado" según señalaba una publicación de la agencia de noticias BBC en 2018. Este movimiento propone el mejoramiento humano como medio para lograr un estado evolutivo más fructífero del Homo Sapiens al que denomina Transhumano

Es así como con lo del transhumanismo se entra en cuestionamientos filosóficos que no es posible verificar desde el punto de vista científico.

Pero consultamos a César Aceros, ingeniero electrónico de la Universidad Pontificia Javeriana con PhD en Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Mayaguez, Puerto Rico, quien dijo que "todos los avances tecnológicos que se han llevado a cabo en esta última década y los que se siguen llevando a cabo, se están aplicando en múltiples campos de la biomedicina, buscan mejorar la calidad de vida de las personas, tratar enfermedades, entre otros múltiples usos. Por ejemplo, una reciente publicación en la revista IEEE Spectrum, mostraba el posible uso de la nanotecnología para realizar monitoreo de signos vitales en una persona, pero de ahí a que por las vacunas para prevenir el COVID-19 nos van a conectar a una computadora cuántica eso es falso, no tiene el menor sustento científico … La computación cuántica está en una fase de experimentación, existen algoritmos, se hacen simulaciones, hay investigaciones y aplicaciones a pequeña escala; vamos en camino hacia ese avance, pero aún falta para tener una computación cuántica a gran escala”, enfatizó el doctor Aceros. 

De este modo, Paty Navidad en su publicación mezcló una serie de conceptos verdaderos, algunos relacionados con las vacunas, pero otros no, y todos adheridos a ideas tergiversadas para transmitir en general un falso mensaje sobre las vacunas para prevenir el COVID-19.