Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 22 Junio 2021

Vicepresidenta Ramírez no especificó que 40.000 armas incautadas desde que inició el paro eran cortopunzantes

Por Laura Rodríguez Salamanca

Tampoco aclaró que la cifra corresponde a incautaciones hechas en general en el país, no a acciones operacionales relacionadas con las manifestaciones.

El pasado martes 8 de junio, luego de la reunión entre el Gobierno Nacional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez, dio unas declaraciones sobre el Paro Nacional en las que señaló: 

“Realmente vemos una gran cantidad de criminales. 40.000 armas ha tenido que incautar la fuerza pública. Estas son personas que salieron a una protesta, no de manera pacífica, sino salieron armados y con la intención de destruir”. 

Sus palabras generaron varios comentarios en redes sociales en los que se ponía en tela de juicio la veracidad del dato que presentó. Por ejemplo, el exministro del Interior, Juan Fernando Cristo, trinó: “40.000 armas decomisadas durante el Paro y no sabemos dónde está ese arsenal”.

El médico y periodista Víctor De Currea-Lugo escribió en un trino: “Marta Lucía Ramírez afirmó ante la CIDH que durante las protestas del paro nacional se han incautado 40 mil armas de fuego (no se lo creen ni ellos)”.

Por su parte, la excombatiente de las FARC Tanja Nijmeijer hizo una comparación en Twitter entre la cifra presentada por la canciller y la cantidad de armas de fuego entregadas por ese grupo armado en el proceso de paz: 8.994.

En Colombiacheck nos dimos a la tarea de chequear el dato que presentó la vicepresidenta y encontramos que es cuestionable porque si bien en varios informes (1 y 2) de la Policía y el Ministerio de Defensa se anota que desde que se inició el Paro Nacional de 2021 se han incautado más de 40.000 armas, estas son cortopunzantes; no de fuego. Como la canciller no aclaró el tipo de armas al que se refería, sus declaraciones generaron confusión.

Además, según nos explicaron desde el área de comunicaciones de la Policía, las armas que esta institución (encargada de las incautaciones en el país) reporta en los informes corresponden a la cantidad de incautaciones que se han hecho en general en el país desde que se inició el Paro Nacional el 28 de abril; no a incautaciones hechas exclusivamente en las manifestaciones o en situaciones relacionadas con estas.

Para chequear la información, primero nos comunicamos con los asesores de la vicepresidenta para consultar la fuente de su afirmación. Este es el primer paso para las verificaciones de discurso público que se establece en nuestra metodología.

Su equipo de trabajo nos compartió a través de WhatsApp un informe del Ministerio de Defensa titulado “Garantías a la Manifestación Pacífica y Control de Acciones Violentas”, que contiene información registrada entre el 28 de abril y el 4 de junio.

En la página 63 de este documento, en donde se presentan los “resultados operacionales para controlar los actos de violencia”, se anota que para el momento del cierre del informe se habían incautado 40.747 armas cortopunzantes. Esto, como ya dijimos, no quedó claro en la declaración de Ramírez y dio lugar a confusiones. Personas como las que señalamos hace un momento asumieron que se trataba de armas de fuego.

En el mismo documento se reporta, además, que las armas de fuego incautadas hasta el 4 de junio eran 1.625. También se reporta la incautación de 207 elementos explosivos y 691 armas “neumáticas” (aquellas que emplean aire comprimido para impulsar el proyectil).

Captura_informe_MinDefensa_2021Para estar seguros, le solicitamos al área de prensa del Ministerio de Defensa datos sobre las incautaciones de armas. Nos hicieron llegar, además del mismo informe que los asesores de la canciller (que tenía corte el 4 de junio) y en el que ella se basó para su afirmación, un boletín con un balance general del Paro Nacional con datos entre el 28 de abril y el 8 de junio de 2021. Hasta ese día se reportaba la incautación de 46.744 armas cortopunzantes y 1.793 armas de fuego.

Captura_Informe_Paro

Así mismo, pedimos los datos de incautación de armas a la Policía Nacional. Allí nos explicaron que, según los reportes de incautaciones entre el 28 de abril y el 16 de junio se habían decomisado 57.719 armas cortopunzantes y 2.207 armas de fuego en todo el país.

Actividad_operativa_Policia

Además, en el área de comunicaciones de la institución, nos aclararon que los datos de armas reportados corresponden a resultados operaciones en general desde que se inició el paro, no a incautaciones relacionadas exclusivamente con las protestas. 

Así que resulta engañoso que la vicepresidenta le endilgue el dato de incautaciones que presentó a los manifestantes o, en sus palabras, a personas que “salieron a una protesta, no de manera pacífica, sino salieron armados y con la intención de destruir”.  

Es más, según le explicó a Colombiacheck Manuela Suárez Rueda, investigadora del área de Seguridad y Política Criminal de la Fundación Ideas para la Paz (FIP), afirmar que a quienes se les incautaron las armas (tanto las de fuego como las traumáticas y blancas) eran personas que salieron a protestar con la intención de destruir es inexacto.

“Las razones para incautar armas son múltiples. Si eran armas traumáticas, sólo el hecho de portarlas en lugares aglomerados ya es una contravención al Código Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana (comúnmente llamado código de Policía) y las pueden decomisar”, dijo. 

Según nos explicó la investigadora, en el decreto 2335 de 1993 por el cual se expiden normas sobre armas, municiones y explosivos, se establece que las armas de fuego pueden ser incautadas, por ejemplo, por su porte o tenencia sin permiso, por el vencimiento de la licencia, el porte en estado de embriaguez o bajo el efecto de sustancias psicoactivas; no solamente cuando se está cometiendo un delito con ellas. 

“Cuando se comete un delito con el arma, la persona puede ser capturada y el arma incautada. Las armas se incautan porque son parte de un delito: de una amenaza, de un hurto, de un homicidio. Pero si alguien va a la calle con un arma de fuego y no tiene ningún permiso, se la quitan por porte ilegal de armas. También si porta armas de fuego modificadas”, explica Suárez. 

Así mismo, en el Código Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana se establece que, por ejemplo, pueden se pueden poner multas e incautar “armas, elementos cortantes, punzantes o semejantes” en áreas comunes o lugares abiertos al público y “armas neumáticas, de aire, de fogueo” y “de letalidad reducida” “en lugares abiertos al público donde se desarrollen aglomeraciones de personas o en aquellos donde se consuman bebidas embriagantes, o se advierta su utilización irregular, o se incurra en un comportamiento contrario a la convivencia”. 

Entonces, por ejemplo, en palabras de Suárez, “si requisaron a alguien en una marcha, por prevención le pudieron incautar una navaja pero esa persona no necesariamente estaba haciendo algo, la portaba y ya”. 

En el área de comunicaciones de la Policía nos dijeron que sus registros no están discriminados por la razón de la incautación.  

Finalmente, hay que señalar que como le explicó a Colombiacheck Katherine Aguirre, investigadora en temas de seguridad del Instituto Igarapé de Brasil, no tendría sentido sostener que se incautaron 40.000 armas de fuego desde que se inició el Paro Nacional. “Ese valor de 40.000 lo veo absolutamente imposible en relación con el nivel de incautaciones en el país cada mes. Cada mes se incautan alrededor de 2.000 armas [de fuego] en toda Colombia”, dijo. 

Y los datos que nos compartió la Policía sobre incautaciones en 2019, 2020 y lo corrido de 2021 le dan la razón a la investigadora. En 2019, en promedio se incautaron 1.717 armas por mes; en 2020, 1.432, y en lo que llevamos de 2020, 1.662. 

Incautación_armas de fuego_policia

De hecho, este año no se evidencia un incremento significativo en las incautaciones de armas de fuego al comparar las hechas en abril, mayo y junio de los dos años anteriores. 

Los datos sobre armas de fuego hasta abril de 2020 pueden descargarse en la página web de la Policía. 

En los datos proporcionados por la Policía sí se evidencia un incremento de la incautación de las armas cortopunzantes en 2021, pero no solo al tener en cuenta los meses del paro para la comparación con los años anteriores, sino durante todo el año 2021. 

Armas_cortopuzantes_incautaciónDe hecho, en enero, febrero y marzo de 2021, se incautaron mayor cantidad de armas cortopunzantes que en mayo, abril y lo que que va corrido de junio.

 

Con esta información, calificamos como cuestionable las afirmación de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez. Si bien es cierto que la Policía ha reportado la incautación de más de 40.000 armas desde que se inició el Paro Nacional, estas no son de fuego, como dio a entender la canciller en su declaración al no aclarar el tipo de armas a las se refería, sino cortopunzantes. Además, la cifra corresponde a incautaciones hechas en general en el país, no a acciones operacionales relacionadas con las manifestaciones. 

Meme_Marta_Lucia_Ramirez

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Jueves, 13 Mayo 2021

Video contra la minga indígena: entre viejas desinformaciones y verdades a medias

Por Ana María Saavedra

En redes sociales se ha difundido un video de una cuenta llamada La Polla acerca de los indígenas. Al revisar las imágenes y sus afirmaciones encontramos que varias de ellas ya habían sido chequeadas en Colombiacheck.

En un video de 2:55 minutos publicado en Facebook el 12 de mayo de 2021, una presentadora en voz en off hace varias afirmaciones sobre los indígenas, con imágenes de apoyo de hechos ocurridos en el sur de Cali el domingo 9 de mayo, entre otras fotos.

“Una jugada sucia y tramposa, los neocomunistas en Colombia se están encargando de vender que en Colombia la población civil está siendo atacada por las fuerzas del orden (...). Los hechos de Cali son alarmantes. Los integrantes de la denominada Minga se lanzaron a las calles de Cali con el propósito inconstitucional de amedrentar y disparar contra los habitantes de esas ciudad”, dice la presentadora mientras ruedan imágenes de fragmentos de videos y fotos.

En Colombiacheck revisamos el video y varias de las afirmaciones de la presentadora y encontramos, de lo verificable, pues en otros casos son opiniones, cuatro datos falsos, otro cuestionable y uno verdadero pero.

Desinformaciones conocidas

El video tiene varios de los elementos que evidenciamos en 2020, cuando la Minga Indígena viajó a Bogotá, en el Explicador “Así se movió el discurso racista y estigmatizante contra la Minga 2020”, en el cual Colombiacheck y Rutas del Conflicto nos unimos para hacer una radiografía de la oleada de desinformación en contra de esta movilización, analizamos quiénes la movieron, exploramos su trasfondo y expusimos sus consecuencias. 

En esa nota indicamos que “La Polla, una ‘youtuber’ de derecha, también acusó a los pueblos indígenas de ser ‘narcoproductores’ y violar la Constitución con sus protestas, entre múltiples desinformaciones sobre varios temas. Incluso los llamó ‘terratenientes’ con argumentos parecidos a los del presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), José Félix Lafaurie, quien los criticó por tener muchas tierras igual que lo hizo un trino con un mapa descontextualizado. Ninguno consideró que sus territorios son colectivos e inalienables, no propiedades privadas, ni que la mayor parte está cubierta de bosques”.

En esta ocasión verificamos el nuevo video de La Polla que mezcla varios de los datos del primer video con nuevas acusaciones:

Integrantes de la minga disparando

Pantallazo de video subido por la Polla supuestamente de indígenas disparando

pantallazo del video de la polla

“Los integrantes de la denominada Minga se lanzaron a las calles de Cali con el propósito inconstitucional de amedrentar y disparar contra los habitantes de esas ciudad”, dice mientras se observa un fragmento de ese video.

Falso

 

Sin embargo, al revisar el video completo, subido en las redes sociales, encontramos que  quienes disparan no son miembros de la Minga, sino de civiles que se enfrentaron con los indígenas en el sector de Pance el 9 de mayo de 2021.

Incluso, en el video completo se escucha al conductor del carro decir: “La situación está muy complicada. Esta es una hijueputa guerra civil. Allá está el hijueputa con la bandera del CRIC [Consejo Regional Indígena del Cauca]. Cuidado que me quitaron la protección. Métase allá atrás, mientras dispara”.

En medios de comunicación también reportaron que varios indígenas resultaron heridos en los hechos del sur de Cali y en este trino, la Secretaria de Salud de Cali, Miyerlandi Torres, dio un balance de los ocho heridos con arma de fuego (Colombiacheck publicó un chequeo relacionado con el tema).

Juliette de Rivero, Representante Alta Comisionada  de la ONU para los Derechos Humanos en Colombia, también publicó este trino:

Así que este fragmento de La Polla es falso. Al ver el video completo se corrobora que esas son las imágenes de cuando civiles les disparan a los indígenas.

“2% de la población”

 

pantallazo de video de la polla que dice que indígenas son el 2% de la población

 

Falso

En otro de los apartes del video, se dice que si hablar de justicia total se trata una minoría étnica que no supera el 2% de la población colombiana procede sin Dios y sin ley”.

De esta parte del video verificamos la cifra dada del 2% de la población. Sin embargo, ese dato no corresponde con las cifras del DANE.

En un chequeo que realizamos el año pasado a una columna de Rafael Nieto, cuando la Minga Indígena viajó a Bogotá, explicamos los datos del DANE sobre la población indígena en el país.

Nieto había asegurado: “La población indígena pasó de 1.392.230 personas, en el 2005, a 1.905.617, en el 2018. Del 3.4% al 4.4% de todos los colombianos, un milagroso crecimiento del 36.8% en apenas 13 años”, una aseveración que calificamos como verdadera pero.

En nuestra nota citamos los resultados del censo de 2018, publicados en este documento Población Indígena en Colombia, en el que se indica que “la población que se autoreconoce como indígena pasó de 1.392.623 personas en 2005 a 1.905.615 en 2018, lo que representa un aumento del 36,8%. La población indígena pasó de ser el 3,4% del total de la población en 2005 a ser el 4,4%”.

La cifra oficial difiere en 2,4 puntos porcentuales la mencionada en el video de la Polla. O sea que es más del doble.

“Vándalos que aterrorizan distintos barrios residenciales caleños” 

pantallazo video de la polla con foto vieja

Falso

La presentadora asegura: “Vándalos que aterrorizan distintos barrios residenciales caleños deben ser capturados y llevados ante la justicia. Como dijimos hace algunos meses, no son unos pobrecitos”, mientras en el video se observa la foto de dos miembros de la guardia indígena sosteniendo tatucos (granadas de mortero).

Sin embargo, el contexto de esta foto, que no tiene nada que ver con la actual protesta del Paro Nacional ni con la Minga indígena, ha sido usada para desinformar en repetidas ocasiones, como lo hemos contado en varios chequeos en 2019 y 2020.

En nuestras notas explicamos que “al contrario de lo que aseguran los mensajes en redes, los explosivos no son de los indígenas sino que se trata de un hallazgo por parte de la Guardia Indígena de una caleta con granadas de mortero. Estas fotos fueron tomadas por la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, Acin, por el reportero gráfico de La Nación, Sergio Reyes, en julio del 2012”.

Precisamente, indicamos que “al realizar una búsqueda inversa en Google encontramos que la foto había sido publicada en julio de 2012 en el sitio web de la ONG colombiana Corporación Nuevo Arco Iris. En la publicación titulada ‘Cauca: ¿Una nueva etapa de la guerra?’ aparece esta imagen con el siguiente pie de foto: ‘Indígenas del Cauca en la vía que conduce a Toribío retiran morteros’. El crédito de la foto dice que es del Tejido de Comunicación de la Acin”.

También contamos que la misma imagen había sido usada en 2018 en un trino del expresidente Alvaro Uribe en el que aseguró: “Bandidaje estimulado y armado por Farc”.

Así que es falso que esa foto muestre a “vándalos que aterrorizan distintos barrios residenciales caleños” en el marco del actual paro nacional y la Minga indígena de 2021.

“No pagan impuestos”

En este punto, la presentadora afirma los indígenas “están llenos de privilegios” y luego menciona que “no pagan impuestos”

no pagan impuestos

Verdadero, pero

En un chequeo a otro video difundido por La Polla en octubre del 2020, Colombiacheck había calificado la misma afirmación como verdadera pero. 

En esa oportunidad explicamos que el no pago de impuestos por parte de los indígenas se entiende que hace referencia a las tierras que ocupan los resguardos en Colombia, como un reconocimiento constitucional al territorio que han habitado ancestralmente. 

Así lo ha descrito la Corte Constitucional: “El reconocimiento constitucional de la propiedad colectiva del resguardo sirve a la preservación de las culturas indígenas y de sus valores espirituales”. Actualmente, a través de la Agencia Nacional de Tierras, se siguen reconociendo legalmente más áreas de propiedad colectiva sobre territorios a los resguardos indígenas.

Los resguardos, según el Decreto 2164 de 1995, son una “institución legal y sociopolítica de carácter especial, conformada por una o más comunidades indígenas, que con un título de propiedad colectiva (equivalente en garantías a la propiedad privada), poseen su territorio y se rigen para el manejo de este”.

Respecto al pago de impuestos, en efecto, es cierto que los cabildos están exentos de reportar obligaciones fiscales como el impuesto de renta o el predial. Así fue establecido en la Ley 44 de 1990, modificada por la Ley 223 de 1995. Esta última, en su Artículo 22, hace una lista de las entidades que no son contribuyentes en Colombia:

“No son contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios la Nación, los departamentos y sus asociaciones, los distritos, los territorios indígenas, (...), los resguardos y cabildos indígenas (...)”.

De este mismo beneficio fiscal gozan las propiedades colectivas de comunidades negras establecidas en el territorio nacional, de acuerdo a la Ley 70 de 1993.

Respecto al pago del impuesto predial, que en Colombia es una fuente de financiación para los municipios y distritos, la misma Ley 44 de 1990, modificada por la Ley 223 de 1995, creó la figura de Compensación por Resguardos Indígenas, en su Artículo 184.

Esto establece que, cada año, del Presupuesto General de la Nación se deberá girar a los municipios donde existan resguardos indígenas, el dinero equivalente al pago del impuesto predial que dejan de percibir por estas tierras, que son rurales. 

Para el 2020, el monto presupuestado para girar por este concepto a los municipios es de 38.693 millones de pesos y está incluido en los gastos del Ministerio de Hacienda.

En ese sentido, es cierto que los resguardos “no pagan impuestos” por la propiedad colectiva sobre sus tierras, como dice el video. Pero no por ser evasores o tener un comportamiento ilegal, sino por contar con un reconocimiento constitucional, como lo explicamos antes.

El Estado garantiza “la dotación y titulación de las tierras suficientes o adicionales que faciliten su adecuado asentamiento y desarrollo, el reconocimiento de la propiedad de las que tradicionalmente ocupan o que constituyen su hábitat, la preservación del grupo étnico y el mejoramiento de la calidad de vida de sus integrantes”, se lee en el Decreto 2164 de 1995 que reglamenta la Ley 44 de 1990.

Con estos elementos calificamos como verdadero pero lo dicho en el video, pues en realidad no pagan impuestos pero se trata de un reconocimiento de la Constitución a sus áreas colectivas.

“Tienen su propio sistema judicial que, como es de suponer, les encubre todas sus fechorías a cambio de unos fuetazos”

Cuestionable

 

En este punto retomamos el chequeo al video anterior a la Polla, en el que explicamos que la Constitución Política de Colombia establece la Jurisdicción Especial Indígena en el sentido de que sus autoridades “podrán ejercer funciones jurisdiccionales dentro de su ámbito territorial, de conformidad con sus propias normas y procedimientos, siempre que no sean contrarios a la Constitución y leyes de la República”. Es decir que, para empezar, no es una autonomía “total” sino que está condicionada a otras normas nacionales.

Así lo ha entendido la Corte Constitucional. Por ejemplo, en la sentencia C-139 de 1996 determinó que esa justicia se compone de cuatro elementos. Los dos primeros se refieren a su autonomía: sus propias autoridades y las normas emanadas de ellas. Pero los otros dos integran lo anterior al orden nacional: la sujeción a la Constitución y la ley, así como la facultad del Congreso para reglamentar la coordinación con la justicia ordinaria.

También indicamos que el fuete sí es considerado por los indígenas Nasa como un elemento propio de “castigo, enseñanza y consejo”. Sin embargo, Herinaldy Gómez Valencia, profesor de la Universidad del Cauca, considera que los medios de comunicación le han dado un “sentido folklórico y exótico” y advierte que igualar la justicia indígena con fuetazos es una “imagen reductora”.

En la conclusión del chequeo anterior explicamos que la Jurisdicción Especial Indígena no está completamente desarticulada del Estado colombiano, sino que forma parte de él y está supeditada a sus principales normas. Tampoco resuelve todo a fuetazos, aunque algunas culturas los usen como parte de sus rituales de armonización y sanación. Por tanto, este segmento del video es cuestionable.