Pasar al contenido principal
Viernes, 31 Mayo 2019

Cadena de Whatsapp desinforma sobre cumplimiento de las partes en acuerdo de paz

Por Sania Salazar

No es cierto que el Instituto Kroc, de la Universidad de Notre Dame, que le hace seguimiento a la implementación del Acuerdo Final en Colombia, le otorgue porcentajes de cumplimiento a cada una de las partes firmantes del mismo.

Circula una cadena de Whatsapp que asegura: “el informe de cumplimiento de acuerdos: El Gobierno incumplió el 90% de los acuerdos, las Farc cumplieron al 90%. Universidad de Notre Dame”.

Cadena de Whatsapp

Después de revisar varias fuentes, Colombiacheck califica la afirmación como falsa, pues el Instituto Kroc de Estudios Internacionales de Paz de la Universidad de Notre Dame, EE.UU., que efectivamente hace seguimiento a la implementación del Acuerdo Final en Colombia, no otorga porcentajes al cumplimiento de las partes firmantes del Acuerdo. Lo que hace es evaluar el avance de los compromisos pactados.

Hay que recordar que en el Punto 6 del Acuerdo Final firmado en La Habana por el Gobierno y la exguerrilla de las Farc se pactó la creación de un mecanismo de verificación con un componente internacional para comprobar el estado y avances de la implementación del Acuerdo, que además debe “identificar retrasos o deficiencias, brindar oportunidades de mejoramiento continuo, así como contribuir a fortalecer su implementación”.

El Instituto Kroc hace parte de ese mecanismo, en el que le quedaron encargadas las tareas de diseñar la metodología para identificar los avances de los acuerdos “que permita medir el cumplimiento de los acuerdos, lo suficientemente preciso y que permita en tiempo real, la toma de decisiones y los ajustes, todo ello en el marco de una lógica de mejoramiento continuo de las capacidades de ejecución en la construcción de la paz”.

David Huey, representante del Instituto Kroc en Colombia, le explicó a Colombiacheck que la metodología consiste en asignarle categorías de cumplimiento a cada punto pactado en el Acuerdo, “cero” para lo que no ha arrancado, “uno” para lo que está en marcha y “tres” para lo completado. “Eso es generalmente objetivo, pero hay algo de subjetividad de los analistas en Estados Unidos de cuando una disposición ha pasado de una categoría a otra, pero hay toda una metodología rigurosa y justificada cuando una disposición se gradúa de una categoría a otra”.  

Huey indicó que se trata de un ejercicio técnico y académico que no evalúa las partes, porque no les parece constructivo y porque polarizaría el debate alrededor de la implementación, lo que evalúan es si los acuerdos se implementan o no.

“Lo que nos interesa es, de manera muy objetiva, tener una metodología en la cual todo el mundo pueda confiar, aunque nada es ciento por ciento perfecto, pero la rigurosidad académica es lo que genera la garantía de la objetividad del ejercicio, por ende nunca haríamos ese tipo de calificación al que se refiere la cadena de Whatsapp”, indicó Huey.

El representante del Instituto Kroc en Colombia concluyó que es demasiado simplista sacar conclusiones como las del mensaje de Whatsapp porque un acuerdo de paz tiene fases, responsabilidades mutuas porque un actor puede cumplir rápidamente muchas disposiciones porque le compete en esa fase del proceso y otro tiene la responsabilidad a largo plazo.

El Instituto saca un informe anual sobre el estado de la implementación en el que presenta porcentajes que muestran el nivel de avance de los compromisos. En el más reciente se puede ver cómo presentan los resultados. Según ese informe, al 30 de noviembre de 2018, de las 578 disposiciones a las que le hacen seguimiento, 391 (68%) están en algún nivel de implementación.

Instituto Kroc


Este gráfico presenta el estado de la implementación a noviembre de 2018. “El 23% de los compromisos se han implementado completamente, el 12% tiene un nivel de avance intermedio, y un 33% tiene un nivel de avance mínimo. En síntesis, el 68% de los compromisos del Acuerdo Final se encuentran en algún nivel de implementación—mínima, intermedia o completa”, indica el informe.

Instituto Kroc

En este gráfico muestran el estado de la implementación según cada punto del Acuerdo. Según Kroc, desde diciembre de 2016 los mayores avances en términos de implementación completa se continúan observando en el Punto 3 (Fin del Conflicto) y el Punto 6 (Implementación, Verificación y Refrendación). Los niveles más bajos de implementación completa se evidencian en el Punto 1 (Reforma Rural Integral) y el Punto 4 (Solución al problema de las drogas ilícitas). Así mismo, los niveles más altos de implementación no iniciada, es decir, compromisos que a la fecha no han iniciado su implementación, se encuentran en el Punto 2 (Participación Política) y el Punto 5 (Acuerdo sobre las víctimas del conflicto).

En el Instituto Kroc resaltaron que si bien son la instancia acordada por las partes como componente técnico de verificación de la implementación son totalmente independientes.

*Foto tomada del Facebook de la Oficina del Alto Comisionado para la paz.

Lunes, 17 Septiembre 2018

No es cierto que hayan sido destruidos dos laboratorios de coca de las Farc en Nariño

Por Ana María Saavedra

Un artículo del portal El Nodo asegura que dos complejos cocaleros destruidos en Nariño por el Ejército eran de las Farc. Sin embargo, el Ejército mismo dice que el operativo fue realizado contra la disidencia liderada por alias “Guacho”, por lo que no se le puede endilgar la responsabilidad de este laboratorio a la exguerrilla.

El artículo, titulado “ALERTA: Ejército destruye dos GIGÁNTESCOS laboratorios de COCA de las FARC en Nariño”, viene acompañado de una foto de Timoleón Jiménez, Iván Márquez, Pastor Alape y Henry Castellanos, todos dirigentes de las Farc, durante la firma del acuerdo de La Habana entre la ahora desmovilizada guerrilla y el gobierno nacional. Sobrepuesta a la foto hay una imagen de un laboratorio de coca destruido.

La nota asegura que, en “un comunicado dado a conocer recientemente, autoridades han confirmado la destrucción de dos gigantescos laboratorios de COCA pertenecientes a estructuras de denominadas ‘Disidencias’ al mando de alias ‘Guacho’”.

La nota también cita al Brigadier General Hernando Flórez Cuervo, comandante de la Brigada Especial Contra el Narcotráfico (Brcna), quien, según la nota, dijo: “en el sector hay una inminente presencia de estructuras armadas de las antiguas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) … Aquí confluyen la antigua columna móvil Daniel Aldana y el grupo Oliver Sinisterra, del que está a cargo el bandido referido como alias Guacho”.

Al buscar el origen de esta cita, encontramos que no viene de un comunicado del Ejército, sino de un artículo, del 5 de septiembre, de la revista Diálogo, una revista militar que se define como “una actividad del Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM) compuesta por un sitio web, una revista impresa y redes sociales asociadas con el objetivo de forjar alianzas y fomentar la cooperación entre naciones amigas”.

Tanto la revista Diálogo como la nota de El Nodo mencionan que la operación contra los laboratorios de coca ocurrió en dos lugares: la vereda Mayasquer y la vereda Los Brazos, ambas en el municipio de Barbacoas, Nariño.

En el caso de la revista Diálogo la información de las operaciones fue suministrada por el Brigadier General Hernando Flórez Cuervo, comandante de la Brigada Especial Contra el Narcotráfico (Brcna), como le confirmó a Colombiacheck la oficina de prensa de esta unidad militar.

Pero la nota de El Nodo confunde al mostrar un pantallazo de un portal de noticias sin nombre que dice “destruyeron laboratorios de coca en la costa pacífica caucana”. Es decir, confunden dos departamentos para reportar la información de esta nota.

De todas maneras, en la nota de diálogo se especifica que Flórez estaba hablando de una operación realizada el 8 de julio en Mayasquer, y de otra el 30 de junio en Los Brazos.

En efecto, en el boletín de prensa del 8 de julio el Ejército confirma el hallazgo del laboratorio en Mayasquer. La otra operación, en la que además hallan un depósito con cocaína, es reportada el 2 de julio en la página del Ejército y el 3 de julio en un boletín de la Fuerza Aérea.

Pero ninguno de estos laboratorios puede atribuírsele a las Farc. En todos sus reportes, el Ejército responsabiliza a alias “Guacho”.

Walter Patricio Artízala, alias “Guacho”, sí fue miembro de la columna Daniel Aldana de las Farc. Sin embargo, tras la desmovilización de las Farc en 2016 (a la que “Guacho” no se acogió), Artízala se convirtió en el líder de un un grupo de disidentes de esta guerrilla llamado “Frente Oliver Sinisterra”, que delinque en el Pacífico nariñense.

Por otra parte, los dirigentes de las Farc que aparecen en la foto que ilustra la nota de El Nodo no tienen nada que ver con estos operativos. No están mencionados en ninguno de los boletines del Ejército al respecto.

Mauricio Guerrero, sociólogo y docente de la universidad Icesi, concluye que en la nota de El Nodo hay una distorsión de la realidad. “Crean una narrativa, con la foto, para enviar el mensaje de que esas personas siguen siendo delinquiendo y que las Farc siguen delinquiendo. Es una estrategia mediática para reforzar prejuicios”.