Pasar al contenido principal
Viernes, 31 Mayo 2019

Cadena de Whatsapp desinforma sobre cumplimiento de las partes en acuerdo de paz

Por Sania Salazar

No es cierto que el Instituto Kroc, de la Universidad de Notre Dame, que le hace seguimiento a la implementación del Acuerdo Final en Colombia, le otorgue porcentajes de cumplimiento a cada una de las partes firmantes del mismo.

Circula una cadena de Whatsapp que asegura: “el informe de cumplimiento de acuerdos: El Gobierno incumplió el 90% de los acuerdos, las Farc cumplieron al 90%. Universidad de Notre Dame”.

Cadena de Whatsapp

Después de revisar varias fuentes, Colombiacheck califica la afirmación como falsa, pues el Instituto Kroc de Estudios Internacionales de Paz de la Universidad de Notre Dame, EE.UU., que efectivamente hace seguimiento a la implementación del Acuerdo Final en Colombia, no otorga porcentajes al cumplimiento de las partes firmantes del Acuerdo. Lo que hace es evaluar el avance de los compromisos pactados.

Hay que recordar que en el Punto 6 del Acuerdo Final firmado en La Habana por el Gobierno y la exguerrilla de las Farc se pactó la creación de un mecanismo de verificación con un componente internacional para comprobar el estado y avances de la implementación del Acuerdo, que además debe “identificar retrasos o deficiencias, brindar oportunidades de mejoramiento continuo, así como contribuir a fortalecer su implementación”.

El Instituto Kroc hace parte de ese mecanismo, en el que le quedaron encargadas las tareas de diseñar la metodología para identificar los avances de los acuerdos “que permita medir el cumplimiento de los acuerdos, lo suficientemente preciso y que permita en tiempo real, la toma de decisiones y los ajustes, todo ello en el marco de una lógica de mejoramiento continuo de las capacidades de ejecución en la construcción de la paz”.

David Huey, representante del Instituto Kroc en Colombia, le explicó a Colombiacheck que la metodología consiste en asignarle categorías de cumplimiento a cada punto pactado en el Acuerdo, “cero” para lo que no ha arrancado, “uno” para lo que está en marcha y “tres” para lo completado. “Eso es generalmente objetivo, pero hay algo de subjetividad de los analistas en Estados Unidos de cuando una disposición ha pasado de una categoría a otra, pero hay toda una metodología rigurosa y justificada cuando una disposición se gradúa de una categoría a otra”.  

Huey indicó que se trata de un ejercicio técnico y académico que no evalúa las partes, porque no les parece constructivo y porque polarizaría el debate alrededor de la implementación, lo que evalúan es si los acuerdos se implementan o no.

“Lo que nos interesa es, de manera muy objetiva, tener una metodología en la cual todo el mundo pueda confiar, aunque nada es ciento por ciento perfecto, pero la rigurosidad académica es lo que genera la garantía de la objetividad del ejercicio, por ende nunca haríamos ese tipo de calificación al que se refiere la cadena de Whatsapp”, indicó Huey.

El representante del Instituto Kroc en Colombia concluyó que es demasiado simplista sacar conclusiones como las del mensaje de Whatsapp porque un acuerdo de paz tiene fases, responsabilidades mutuas porque un actor puede cumplir rápidamente muchas disposiciones porque le compete en esa fase del proceso y otro tiene la responsabilidad a largo plazo.

El Instituto saca un informe anual sobre el estado de la implementación en el que presenta porcentajes que muestran el nivel de avance de los compromisos. En el más reciente se puede ver cómo presentan los resultados. Según ese informe, al 30 de noviembre de 2018, de las 578 disposiciones a las que le hacen seguimiento, 391 (68%) están en algún nivel de implementación.

Instituto Kroc


Este gráfico presenta el estado de la implementación a noviembre de 2018. “El 23% de los compromisos se han implementado completamente, el 12% tiene un nivel de avance intermedio, y un 33% tiene un nivel de avance mínimo. En síntesis, el 68% de los compromisos del Acuerdo Final se encuentran en algún nivel de implementación—mínima, intermedia o completa”, indica el informe.

Instituto Kroc

En este gráfico muestran el estado de la implementación según cada punto del Acuerdo. Según Kroc, desde diciembre de 2016 los mayores avances en términos de implementación completa se continúan observando en el Punto 3 (Fin del Conflicto) y el Punto 6 (Implementación, Verificación y Refrendación). Los niveles más bajos de implementación completa se evidencian en el Punto 1 (Reforma Rural Integral) y el Punto 4 (Solución al problema de las drogas ilícitas). Así mismo, los niveles más altos de implementación no iniciada, es decir, compromisos que a la fecha no han iniciado su implementación, se encuentran en el Punto 2 (Participación Política) y el Punto 5 (Acuerdo sobre las víctimas del conflicto).

En el Instituto Kroc resaltaron que si bien son la instancia acordada por las partes como componente técnico de verificación de la implementación son totalmente independientes.

*Foto tomada del Facebook de la Oficina del Alto Comisionado para la paz.

Domingo, 21 Mayo 2017

Alias Pablo Beltrán, del ELN, ¿confundido sobre las zonas en las que delinquen?

Por Sania Salazar

El negociador de paz de esa guerrilla en la mesa con el Gobierno aseguró que todas las zonas donde estuvo las Farc son las mismas donde opera el ELN.

En la emisión del programa Los Informantes del pasado 7 de mayo, Israel Ramírez Pineda, conocido en el ELN como Pablo Beltrán, el segundo al mando de esa guerrilla, dijo: “todas las zonas de Farc son las mismas zonas nuestras”.
Pineda y la periodista Nena Arrázola hablaban de las zonas que dejaron las Farc y de las denuncias que indican que el ELN ha ocupado algunas de esos territorios.

Colombiacheck solicitó, a través de la cuenta de Whatsapp del ELN, una entrevista con Pineda para preguntarle detalles sobre su afirmación, pero hasta la publicación de esta nota no obtuvimos respuesta.

Luego de revisar una investigación de la Fundación Paz y Reconciliación, Pares, y de consultar a expertos, Colombiacheck califica la afirmación como falsa.

“El Eln no es una estructura como las Farc. El Eln tiene una estructura mucho más política, tienen más influencia política y tienen un gran contingente de milicianos”, aseguró (Ariel) Ávila, quien aclaró que la presencia no es homogénea en ninguna región del país, reconociendo que en Arauca y Norte de Santander tiene más operatividad”, resalta el periódico El Colombiano, en una nota titulada “Pese a debilidad, Eln no pierde influencia en sus zonas históricas”.

Esa heterogeneidad se ve en dos mapas que muestran la presencia municipal de ambas guerrillas en 2014 y que están incluidos en el informe Lo que hemos ganado, de Pares, de la que Ávila es subdirector.

Presencia de ELN


 

Presencia de Farc

La principal conclusión, a simple vista, es que las Farc tenían presencia en mayor número de localidades que el ELN. Las Farc operaban en 242 municipios del país agrupados en 14 regiones. Mientras el ELN estaba en 96 municipios de nueve departamentos.

“Las Farc y el ELN tienen zonas en común donde operaron, sin embargo, su llegada fue diferente, en algunos casos las Farc llegó antes, en otros llegó después, pero el nacimiento de ambas guerrillas, incluso por su origen, implicó que estuvieran en diferentes territorios”, explica Naryi Vargas, investigadora de Pares.

Vargas precisa, además, que no hay ningún lugar en el que haya operado solamente el ELN, pero sí hay lugares donde operaron solamente las Farc. “En los lugares en los que estuvo el ELN siempre estuvo las Farc”, puntualizó.
La investigadora recordó que las Farc tuvo presencia especialmente en el sur del país, que ahí fue su nacimiento y ahí se mantuvo históricamente: “Putumayo, Meta, Guaviare, Vichada, sur del Tolima son zonas donde exclusivamente operaron las Farc, ahí no llegó el ELN”, enfatizó.

Sobre el ELN la investigadora dijo que esta guerrilla tuvo un origen más urbano y su zona de injerencia fuerte es el nororiente del país: santanderes, Arauca, Catatumbo, Magdalena Medio y Antioquia. En su nacimiento eran muy fuertes en esa zona, más tarde las Farc llegó ahí”, indicó.

Relación Farc – ELN

Vargas explicó que en algunos casos había una división del territorio entre los dos grupos en un mismo departamento. “Por ejemplo Arauca, en algunas zonas estaba claramente la división, aquí están las Farc, aquí el ELN, eso, digamos, en términos veredales, con una frontera muy invisible, pero sí existía”.

La investigadora también señaló que entre los años 60 y los años 80, la relación de ambas guerrillas era de bastante colaboración, aunque cada grupo privilegiaba sus intereses, y que tuvieron que hacer alianzas en múltiples ocasiones para frenar la incursión de los paramilitares.

“Cuando se van los paramilitares entra un periodo de competencia por los territorios en algunas zonas, particularmente suroccidente y Arauca, hubo disputas y enfrentamientos abiertos, particularmente en esas dos zonas. En 2010, más o menos, cada quien coge por su lado”, asegura.

Para la investigadora de Pares, que hace varios años hace un monitoreo al conflicto colombiano, el ELN sí está copando algunas de las zonas de las que salieron las Farc. “En Catatumbo y Arauca es muy claro, en Antioquia y Chocó, pero el ELN no ha logrado bajar a las zona donde estuvo exclusivamente las Farc, no va a llegar porque no tiene la capacidad militar ni financiera para hacerlo. Pero en los departamentos en donde el territorio era compartido, Arauca y Catatumbo, ahí sí les queda más fácil moverse de un municipio a otro”, concluye.