Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 09 Octubre 2017

¿Cálculos de Andrés Pastrana sobre cultivos de coca son correctos?

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Ante la posibilidad que EEUU descertifique a Colombia en su lucha contra las drogas, el expresidente Andrés Pastrana se refirió a la situación y dio cifras falsas. Nada de lo que dijo es cierto.

Ante la posibilidad que surgió hace poco de que en Estados Unidos pueda descertificar a Colombia por considerar que el país no ha cumplido con sus obligaciones internacionales contra el narcotráfico, como se explica en un memorando de la Casa Blanca, distintos personajes de la vida pública nacional reaccionaron al comunicado y mostraron su preocupación e indignación por el asunto.

Una de esas personas fue el expresidente conservador Andrés Pastrana, quien aseguró en los micrófonos de la W Radio: “cuando llego en 1998 Ernesto Samper me había dejado a mi como Presidente y al país cerca de 180.000 hectáreas de coca. En dos años, entre el 2000 y el 2002, las reduje a 90.000 hectáreas de coca y el presidente Uribe, que continuó el Plan Colombia, lo deja en 40.000 hectáreas”. Además, añadió: “de 40.000 hectáreas de coca hoy estamos entre 200.000 y 230.000 hectáreas”.

Solicitamos, a través de correo electrónico, una entrevista con el expresidente para conocer su fuente de información, pero hasta el momento no hemos recibido respuesta.

Después de haber confrontado las cifras mencionadas por Pastrana con los informes que dan cuenta del estado de los cultivos ilícitos encontramos que ninguna de sus afirmaciones es cierta, por lo que calificamos la frase de falsa.

 

¿Andrés Pastrana le recibió a Ernesto Samper un país con 180.000 hectáreas de coca en 1998?

La afirmación del expresidente Pastrana, férreo opositor de Samper, es falsa. En Colombia solo hay dos fuentes de información para determinar cuántas hectáreas hay sembradas de coca. Una es el gobierno de Estados Unidos y otra es la Unodc (siglas en inglés) conocida como Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. Esta última entidad hace un estudio anual en coordinación con el Observatorio de Drogas de Colombia, ODC, controlado por el Ministerio de Justicia.

Hay que anotar que las cifras arrojadas por ambos estudios son diferentes y eso se debe a que la medición estadounidense se hace por medio de fotografías satelitales, que brindan una mayor resolución satelital, mientras que la metodología del informe de la ONU combina las imágenes satelitales con visitas de campo, explicó Daniel Rico, investigador de la Fundación Ideas para la Paz, FIP, quien resaltó que ninguno de los estudios está por encima del otro.

Un delegado del equipo de comunicaciones de la ODC le explicó a Colombiacheck que la Unodc solo tiene información sobre hectáreas cultivadas de coca desde 1999, es decir, esta frase de Pastrana no se puede verificar con dicha fuente.

Los datos que sí permiten verificar lo expresado por el expresidente son los que ha aportado Estados Unidos por medio de la Oficina de Contabilidad del Gobierno conocida en inglés como GAO o Government Accountability Office. La página tres de un informe que emitió en 2003 dicha entidad indica que en 1998 el país tenía 101.800 hectáreas de cultivos de coca, no 180.000, como aseguró Pastrana.

 

¿Pastrana redujo entre 2000 y 2002 el número de hectáreas de coca a 90.000?

Esta afirmación también es falsa y para la verificación del dato ya es posible contar con la información de la Unodc.

Según ese informe, que se puede consultar en el Observatorio de Drogas de Colombia, en el 2000 había 163.290 hectáreas sembradas con coca y en 2002 102.071. Evidentemente hubo una reducción (de 61.219 hectáreas), pero no bajaron a 90.0000, como dijo Pastrana.

En un informe del GAO , del gobierno de Estados Unidos, calcula que en 2000 el número de hectáreas era de 136.200 y que aumentaron para 2002. Aunque no hay cifras exactas, la gráfica a continuación muestra el aumento en ese periodo, lo que contradice al expresidente.

 

¿El expresidente Uribe terminó su gestión presidencial dejando al país con 40.000 hectáreas?

Esta cifra es falsa. El expresidente Álvaro Uribe la ha replicado y Colombiacheck la verificó en el chequeo “Uribe insiste en mentira sobre aumento de hectáreas de coca”.

De acuerdo a la Unodc, Uribe culminó su doble período presidencial dejando una cifra de 61.812 hectáreas de cultivos de coca. Es decir, 21.812 hectáreas más de las que aseguró Pastrana.

El informe de Estados Unidos indica que cuando Uribe Vélez salió de la presidencia había 100.000 hectáreas de coca en el país. En este caso a Pastrana se le escaparon en su cuenta 60.000 hectáreas.

¿Actualmente tenemos entre 200.000 y 230.000 hectáreas?

Daniel Rico, explicó que no es posible afirmar que en la actualidad Colombia tiene el número de hectáreas de coca que asegura Pastrana porque las únicas dos fuentes fidedignas de esta información publicarán las cifras de 2017 en marzo y julio de 2018.

Los datos más recientes en relación con el número de hectáreas cultivadas de coca corresponden a 2016. Las cifras del gobierno de Estados Unidos reveladas en marzo del presente año indican que en el país hay 188.000 hectáreas.

Por otro lado, según el informe de la Unodc (página 215) publicado en julio de este año, en 2016 el país tuvo 146.139 hectáreas de coca.

Rico le dijo a Colombiacheck que “las cifras son falsas y corresponden a la especulación con fines políticos del estado actual de los cultivos de coca. Es una exageración calculada que ha venido de líderes políticos de los que uno esperaría mayor seriedad”.

Finalmente el investigador sostuvo que “las consecuencias que traen las post verdades y la desinformación genera pánico pero no proponen cambios ni soluciones”.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Sábado, 05 Agosto 2017

“$424.000 es lo que gana mensual un cultivador de coca”

Por Paula Vásquez

Juan Manuel Galán, precandidato presidencial por el partido Liberal, dio cifras difíciles de comprobar respecto al salario de los campesinos cocaleros pues su ingreso depende de las variables de cada zona.

Juan Manuel Galán, senador y precandidato presidencial por el partido Liberal, quien ha defendido la legalización de la marihuana con fines terapéuticos, durante su participación en el debate sobre las estrategias de seguridad y justicia en los municipios más afectados por el conflicto armado, llevado a cabo el 2 de junio, se refirió a los ingresos mensuales de los campesinos cultivadores de coca.

“…lo que les da un ingreso mensual promedio neto de $424.000 pesos al mes, eso es lo que se gana un campesino cultivador de hoja de coca”.

Philipp Wodak, asesor de Galán, le dijo a Colombiacheck que el senador había basado su ponencia en la investigación Costos económicos y sociales del conflicto en Colombia, de la Universidad de los Andes.

Después de leer el estudio y hablar con un experto calificamos su afirmación como aproximada, porque no existen cifras exactas de los ingresos mensuales de los cultivadores ya que estas dependen de distintos factores.

Luego de revisar el estudio referido por el asesor de Galán, donde a pesar de que buscamos detalladamente no logramos encontrar la cifra que el senador expuso en su discurso, consultamos a Luz Perly Córdoba, Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana, Coccam, experta en el tema, quien nos aseguró que la cifra no es precisa pues no existen datos exactos debido a la diferencia entre las regiones productoras.

“Esa puede ser una cifra cierta porque es menos de un salario mínimo, lo que ha descubierto Coccam es que no se puede hacer una tabla rasa con la producción de coca porque eso varía de una región a otra, depende de las condiciones de accesibilidad que la zona tenga, de la banda criminal que los maneje, no puede haber una tabla rasa que diga que en todo lado la gente gana lo mismo, pero lo que sí es cierto es que, al campesino es al que menos le quedan ganancias de ese proceso y que los pequeños cultivadores no se hacen ricos con la coca, tampoco tienen un nivel de vida aceptable o digna con el cultivo de coca”, explicó la representante de los cultivadores.

Para reforzar su explicación, Córdoba expuso el caso del Pacífico, donde afirma que al ser más fácil el acceso fluvial para sacar la coca, al campesino le quedan más ingresos a comparación de un departamento como el Guaviare.

Según el Monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos 2016, investigación de la Oficina de la Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, (Unodc), la cifra de cultivos de coca tuvo un incremento del 52% al pasar de 96.000 hectáreas en el 2015 a 146.000 en el 2016.

Sustitución, no erradicación

Córdoba cuenta que los campesinos siempre han tenido la voluntad de sustituir cultivos, si y sólo si esta restitución se hace de manera integral. “Ellos no pueden cambiar simplemente una mata por otra, si tú cambias una planta ilícita, por una lícita, pero no hay vías de comunicación, pues la gente va a tener que regresar a la ilícita porque con esa las bandas criminales sí se meten donde les toque”, aseguró.

A principios de este año, las Farc y el Gobierno lanzaron el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos ilícitos, (Pinis), que cuenta con la participación activa de la guerrilla y de las comunidades. Además, representa un avance en la implementación de la primera parte del punto cuatro del Acuerdo Final, Solución al Problema de las Drogas Ilícitas.

Según lo estipulado en el Acuerdo, el objetivo principal del programa es buscar la transformación estructural del campo colombiano para que de esta manera mejoren las condiciones para el campesino y al mismo tiempo se acaben cultivos ilícitos.

“Es un programa integral en el que a través de la sustitución hay un desarrollo del territorio”, indicó Rafael Pardo, alto consejero para el Posconflicto, Derechos Humanos y Seguridad, en una nota publicada por el portal de la revista Semana.

En el especial realizado por el diario El Tiempo: Sustitución de coca, el diablo está en los detalles, publicado en mayo del 2017, cuentan que el Gobierno, las Farc y las comunidades han realizado 23 acuerdos que cobijan a 81.849 familias y 63.542 hectáreas de coca aproximadamente.

Entre los compromisos de estos acuerdos está el de sustituir y no resembrar, apoyar a las familias cultivadoras con un subsidio, mejorar las condiciones en las que se pueden hacer erradicación forzosa, entre otras.

“La gente de todas maneras tiene desconfianza con el Gobierno, porque ellos reiterativamente han incumplido los acuerdos que hacen con las comunidades y con todo el mundo, pero la gente ha recibido con muchísima esperanza el acuerdo de paz, en el anhelo de que se convierta en realidad”, afirmó la representante de Coccam.