Pasar al contenido principal
Domingo, 23 Octubre 2016

Uribe insiste en mentira sobre aumento de hectáreas de coca

Por Sania Salazar

Las cifras del aumento de cultivos ilícitos en el país son contundentes, pero Uribe insiste en inflarlas.

El senador Álvaro Uribe Vélez, líder del partido de oposición Centro Democrático, ha repetido en innumerables ocasiones en los últimos meses que las hectáreas sembradas con coca en Colombia pasaron de 47.000 en su gobierno a 200.000 actualmente. Colombiacheck califica la afirmación como falsa luego de contrastar cifras y estudios.

 

 

Es más, no es el único que ha mentido sobre eso, pues el exprocurador Alejandro Ordóñez y la exministra Marta Lucía Ramírez, también lo han hecho como demostramos en dos chequeos anteriores que pueden verificar al dar click en sus nombres.

Lo primero que nos advirtieron en la oficina de prensa del senador Uribe Vélez cuando los contactamos para averiguar en qué fuente basaba su repetida afirmación fue que el expresidente Andrés Pastrana y Ordóñez aseguraron lo mismo.

“La Procuraduría hizo un estudio donde estimó –por el informe de la Casa Blanca– que dice que en mayo de 2015 había 159.000 hectáreas de coca, y teniendo en cuenta que los dos últimos años se han duplicado y que no han reactivado la fumigación con glifosato, la Procuraduría estima que este año está en 200.000”, contestó Ruby Chagui, Coordinadora de estrategia y comunicaciones del Centro Democrático, cuando Colombiacheck le consultó por el tema.

Pero las cifras de Uribe Vélez no cuadran por ningún lado. Colombiacheck revisó el estudio realizado por la Oficina Nacional de Políticas para el Control de Drogas, entidad que depende de la Casa Blanca de los Estados Unidos y encontró que para 2015 las hectáreas cultivadas con coca según ese estudio eran 159.000 y no 200.000, como dice el senador.

Además, en 2010, cuando Uribe terminó su doble periodo en la presidencia, la cifra de cultivos de coca se situó en 100.000 hectáreas y no en 47.000, como afirma el líder del Centro Democrático. Es más, según el mismo informe, desde 2001 los cultivos jamás han bajado de 78.000 hectáreas, cifra registrada en 2012.

Colombiacheck también revisó las cifras del Monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos 2015 de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga Delito (UNODC), informe que indica que el 2015 cerró con 96.084 hectáreas de coca y no con 200.000, como insiste Uribe Vélez.

En este informe sí encontramos la cifra de 47.790 hectáreas, pero corresponde a 2012, cuando Juan Manuel Santos llevaba dos años como Presidente. En 2010, cuando Uribe Vélez dejó la Presidencia había 61. 812 hectáreas cultivadas según esa agencia de la ONU.

Mezclando informes

Al comparar los informes parece que Uribe Vélez tomó de cada uno las cifras que más convienen a sus intereses. La más baja de la ONU para asegurar que fue el resultado de su gestión y la más alta de la Casa Blanca para hacer ver mucho más grande el problema actual.

Según el estudio de UNODC “la cifra de cultivos de coca en en Colombia sufrió un importante incremento al pasar de 69.000 hectáreas en 2014 a 96.000 en 2015; un 39% de aumento”. Entonces si las cifras son suficientemente contundentes para criticar al gobierno Santos, ¿para qué inflarlas?

Daniel Rico, experto en política antinarcóticos, le explicó a Colombiacheck en un chequeo anterior que no se deben mezclar las cifras de ambos informes señalados para hacer comparaciones, pues cada estudio tiene una metodología y aclaró que ninguno está por encima del otro.

Rico precisó en otro chequeo sobre aumento de cultivos en Caquetá que varias fuentes indican que el incremento de los cultivos ilícitos tiene razones tan variadas como la caída del precio del oro que hizo que muchos de quienes se dedicaban a la minería ilegal cambiaran su actividad por el cultivo de coca. A la fluctuación en la tasa de cambio que generó un incremento en los precios en la zona y a la inminencia de la concreción del proceso de paz que hace que otros actores cultiven más, entre otras razones.

“A juicio del Gobierno, uno de los motivos por los cuales se disparó el número de las hectáreas cultivadas con hoja de coca en el país es la finalización de las aspersiones aéreas con glifosato. Además, este químico fue dejado de usar por las implicaciones negativas que tiene para la salud y para cultivos lícitos”, precisó El Espectador al informar sobre el aumento de cultivos en Colombia, tema que Colombiacheck también había explicado.

Si bien para el experto en política antinarcóticos la cifra de cultivos podría ser mucho mayor a las 159.000 hectáreas de las que habla la oficina de la Casa Blanca, lo cierto es que no hay estudios que respalden esa cálculo ni las cifras de Uribe Vélez.

Solo Uribe sabe por qué, teniendo una influencia tan grande en el discurso público y siendo un líder de opinión que arrastra a muchos colombianos, sigue insistiendo en mezclar e inflar las cifras de los cultivos de coca.

Lunes, 05 Marzo 2018

Plazas Vega confunde cifras de erradicación y sustitución de cultivos ilícitos

Por Sania Salazar

El candidato al Senado asegura que no se cumplió la meta de erradicación de cultivos ilícitos, cuando, en realidad, se sobrepasó. En su crítica omite que el programa tiene dos componentes y generaliza con los datos de uno solo.

Luis Alfonso Plazas Vega, coronel retirado del Ejército, conocido por liderar la retoma del Palacio de Justicia, y ahora candidato al Senado por el Centro Democrático, criticó en su cuenta de Twitter los resultados de la política de erradicación de cultivos de coca en el país. Según el candidato, en febrero de 2017 el Gobierno fijó la meta de erradicar 100 mil hectáreas de coca, pero no lo logró, por lo que ampliaron el plazo hasta mayo, pero a la fecha del trino (8 de febrero de 2018) solo habían erradicado 16 mil hectáreas.

 

 

Después de consultar varias fuentes oficiales y un estudio sobre la sustitución de cultivos ilícitos en el país, Colombiacheck califica la afirmación como engañosa porque, aunque la cifra de la meta es cierta, esta se refiere a dos estrategias: erradicación y sustitución, de las cuales la primera superó su objetivo -totalmente contrario a lo que dice el candidato- y la otra sí es la que ha tenido problemas para su ejecución.

Plazas Vega adjunta en el trino un video en el que el Alto Consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo, informa que la meta del Gobierno para 2017 es “afectar y sustituir 100 mil hectáreas de cultivo de coca, de las cuales 50 mil en procesos de sustitución voluntaria y 50 mil en procesos de erradicación forzada”. Esa es la primera precisión que hay que hacer, pues quien lea el trino, pero no vea el video, puede creer que el objetivo era erradicar las 100 mil hectáreas, cuando el plan incluía también sustitución. Los medios, registraron el anuncio de la meta del Gobierno en enero de 2017.

Por un lado, en lo que tiene que ver con erradicación, un informe del Ministerio de Defensa indica que en 2017 erradicaron manualmente 52.001 hectáreas y que en enero de 2018 el conteo iba en 1.615, lo que da un total de 53.616. Es decir, se han erradicado 37.616 más hectáreas de las que dice Plazas Vega. Además, superaron las 50 mil prometidas, por lo que sobrepasaron la meta en erradicación. ¿Pero cuántas se han sustituido?

El director de Sustitución de Cultivos Ilícitos de la Alta Consejería para el Posconflicto, Eduardo Díaz Uribe, aseguró el pasado 22 de febrero en una columna en El Tiempo que la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) ha certificado la sustitución de 16.754 hectáreas de coca.

Una cifra menor cita el informe ¿En qué va la sustitución de cultivos ilícitos. Balance del 2017 y lo que viene en 2018, de la Fundación Ideas para la Paz, FIP. “Con la información disponible no es posible determinar cuántas hectáreas fueron erradicadas voluntariamente durante ese año. Si bien las familias reportaron casi 40.000 hectáreas que se encontrarían en proceso de sustitución, hasta diciembre de 2017 Unodc había verificado un poco más de 15.000 (la tercera parte de la meta anual establecida)”.

En cuanto al plazo para alcanzar la meta de sustitución, El Espectador informó en septiembre de 2017 que, según el Alto Consejero para el Posconflicto, este se cumpliría a finales de 2017 o inicios de 2018. Sin embargo, Díaz Uribe le dijo a Colombiacheck que la fecha límite es mayo de este año, pues, aunque ambas estrategias fueron anunciadas en febrero, la de sustitución tuvo una primera etapa de conversación con las comunidades y, como tal, inició tres meses después, en mayo de 2017. De todos modos, a tres meses de la nueva meta, Naciones Unidas sólo da cuenta de que se ha alcanzado un 33%.

Además, contactamos a un asesor y al equipo de prensa de Plazas Vega para saber en qué fuente se basó para asegurar lo de la ampliación del plazo y la mencionada cifra de erradicación, pero no hemos recibido respuesta. En resumen, la frase del candidato usa cifras cercanas a la realidad, pero las pone en el contexto equivocado:

 

  1. La meta de erradicación era de 50 mil hectáreas, no de 100 mil. Ese último dato hace referencia a la meta del programa completo, es decir, mitad erradicación y mitad sustitución.
  2. La meta de erradicación sí se alcanzó, e incluso se superó.
  3. La ampliación del plazo, en el caso de la sustitución, parece que sí se dio, pues el gobierno, efectivamente, inicialmente habló de que se cumplirían las dos metas durante el año pasado.
  4. No se han erradicado 16 mil hectáreas, sino 53.616. Al parecer, el candidato confundió esa cifra con los alcances que ha tenido el programa de sustitución, cuyas dificultades explicamos a continuación.

La sustitución, difícil y lenta

El director del programa de sustitución resaltó que la sustitución depende del involucramiento de las familias cultivadoras y explicó que Naciones Unidas verifica si esta se está realizando, proceso que está rezagado por motivos de seguridad: “de 17 misiones que se hicieron entre enero y febrero 12 fueron bloqueadas”, informó.

Díaz Uribe indicó que los principales problemas a los que se han enfrentado para lograr que los cultivadores de coca sustituyan sus sembrados por productos lícitos es la desconfianza en las instituciones. También los intereses de quienes no quieren que esos cultivos desaparezcan, que han derivado en problemas de seguridad como asesinatos de líderes y bloqueos de las actividades de sustitución y de verificación de las Naciones Unidas.

El informe de la FIP aclara que a un año de la implementación del Acuerdo Final y la puesta en marcha del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS) es apresurado sacar conclusiones sobre su éxito o su fracaso.

“La sustitución requiere de recursos y tiempo. Se trata, nada más y nada menos, que de generar condiciones para que comunidades afectadas por la guerra y dependientes de esta economía ilegal sean incluidas social y productivamente. En otras palabras, que el Estado llegue y permanezca en territorios donde su presencia ha sido intermitente”, dice el informe.

El documento da cuenta de los avances, pero también de las dificultades del proceso de sustitución:

-El aumento en las tasas de homicidios y los altos niveles de violencia en las zonas donde se desarrolla la sustitución de cultivos.

-La respuesta del Estado se ha enfocado en incrementar el pie de fuerza, con la creación de centros estratégicos, sin contar con un verdadero modelo de seguridad rural.

-La asistencia técnica y los proyectos de ciclo corto no han llegado a las regiones. “Actualmente, hay miles de familias recibiendo un subsidio mensual sin ningún tipo de orientación o asistencia técnica”.

-La inversión en bienes públicos es claramente insuficiente.

Coordinación con Mindefensa

Díaz Uribe explicó que el Ministerio de Defensa, encargado de la erradicación, ayuda en el proceso de sustitución brindando seguridad y ayudando en la sustitución cuando la comunidad lo solicita, en un trabajo conjunto que han denominado “sustitución asistida” o “sustituir con seguridad”. La diferencia entre ambas estrategias radica en que para las sustitución el punto de partida son las familias, mientras que para la erradicación son las matas”, precisó.