Pasar al contenido principal
Miércoles, 07 Marzo 2018

Candidato a la Cámara por Caldas 'enredadito' con cifras de pobreza

Por Sania Salazar

Darío Arenas utilizó cifras desactualizadas y conceptos de economía que no se pueden manejar a la ligera para hablar de desigualdad e ingresos por persona.

Darío Arenas Villegas, candidato a la Cámara por Caldas del Partido Polo Democrático, aseguró en su cuenta de Twitter el pasado 22 de febrero que “el ingreso promedio en Caldas es de $492 mil pesos, 61% del mínimo, índice gini es del 0.51 puntos. Se debe crear más riqueza y distribuirla mejor”.

 

 

Después de contrastar los datos, Colombiacheck califica la afirmación como ligera, pues, aunque el candidato menciona las cifras en presente, la verdad es que son datos desactualizados y de años diferentes, lo que no permite hacer un balance correcto de la situación actual de ese departamento.

Arenas Villegas le envió a Colombiacheck los archivos extraídos de la página del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, de donde sacó las cifras.

El candidato explicó que tomó el índice de Gini de un documento del DANE de 2016 y el ingreso per cápita de otro documento de 2014. “Creo que el de ingreso no está actualizado”, respondió cuando se le preguntó por qué los datos no correspondían al mismo año.

Consultamos al DANE, donde informaron que el ingreso promedio en Caldas y el índice de Gini están actualizados a 2016. El coeficiente de Gini es de 0,51, tal como lo dijo Arenas Villegas, pero el promedio de ingresos por persona es de 567.695 pesos, -casi 76 mil pesos más de lo que asegura el candidato- lo que representa el 82% del salario mínimo de ese año, que era de 689.454 pesos.

El problema, además, fue que Arenas, sociólogo de la Universidad de Caldas, usó el ingreso promedio de 2014 -que realmente era de 493 mil pesos- y lo comparó con el salario mínimo de este año, con lo cual llegó a ese porcentaje de 61, pero eso es un cálculo erróneo por la diferencias de cuatro años.

El coordinador de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio de Manizales por Caldas, Alejandro Barrera, y el DANE coincidieron en llamar la atención sobre la inconveniencia de citar en la frase dos cifras de años diferentes, lo cual puede llevar a imprecisiones e interpretaciones equivocadas, pues los datos de cada año reflejan realidades socio económicas propias de cada periodo.

“Valdría la pena analizar también la tasa de crecimiento del PIB per cápita en el tiempo, no solo la cifra nominal en un año, y ojalá comparado con otros departamentos. Eso reflejaría el crecimiento real en los ingresos de los caldenses”, indicó Barrera, quien además, resaltó que la desigualdad es un concepto no solo monetario, sino económico y social e implica una serie de análisis que van más allá del ingreso promedio anual.

En Colombiacheck decidimos hacerle caso al analista y elaboramos la siguiente gráfica que, efectivamente, muestra un aumento en el ingreso promedio de los caldenses en comparación con el mínimo de cada año:

 

 

¿Qué es el índice de Gini?

Barrera explica que, en términos generales, es una medida de concentración del ingreso entre los individuos de una región en un periodo de tiempo determinado que está comprendido entre 0 y 1, donde 0 es una distribución perfecta del ingreso y 1 indica desigualdad máxima.

Según el economista, el Gini es una medida importante, pero tiene limitaciones: primero, que se creó a principios del siglo XX, bajo un contexto social y económico distinto al actual. Segundo, que para hacer inferencias basados en este indicador se recomienda hacerlo de una forma más desagregada, “es decir, no tomar simplemente el total del departamento, sino que se debe analizar por municipios y actividades económicas para identificar los focos de desigualdad, para evitar emitir juicios de valor generalizados que pueden llegar a estar sesgados”.

Lunes, 26 Marzo 2018

Las cifras de la violencia contra la mujer

Por Ana María Saavedra

Dos electos representantes a la Cámara por Bogotá se comprometieron a combatir la violencia contra la mujer. Para enfatizar sus promesas citaron cifras de homicidios, abuso sexual y maltrato intrafamiliar.

La lucha por la violencia contra la mujer fue una de las promesas de las campañas de los candidatos a la Cámara de Representantes por Bogotá: Samuel Hoyos, del Centro Democrático y José Daniel López, de Cambio Radical, quienes hablaron del tema este mes que se conmemora el Día de la Mujer.

Hoyos aseguró, en twitter, “en nuestro país cada tres días una mujer es asesinada a manos de su pareja o expareja. Tan solo en Bogotá el año pasado hubo 15.000 casos de violencia contra las mujeres”.

 

 

Y López, en un video de su campaña publicado por Bluradio, señaló que “en Bogotá cada tercer día una mujer es asesinada. Cada ocho horas una es víctima de violencia sexual y tres mujeres por hora son víctimas de violencia intrafamiliar”.

Al verificar en el Observatorio de Violencia de Medicina Legal las cifras dadas por los congresistas electos, encontramos que los datos relacionados con los homicidios sí son correctos, pero los otros cálculos están errados. Las frases de ambos candidatos son Ligeras.

Hoyos aseguró que el cálculo de que “en nuestro país cada tres días una mujer es asesinada a manos de su pareja o expareja” es información que dijo el presidente Santos. Y nos remitió a una noticia de EFE, publicada por el diario El Colombiano, el 25 de noviembre del año pasado.

Ese día, el portal de la presidencia también reportó las declaraciones de Santos en la instalación del puesto de mando unificado para prevenir la violencia contra la mujer. “Tenemos aquí en Colombia una mujer asesinada cada tres días. Según los reportes, cada día se producen 55 casos de violencia sexual contra las mujeres”, dijo el presidente.

En todo el país, en el 2016, 128 mujeres fueron asesinadas por sus parejas y en 2017, la cifra fue de 139.

Colombiacheck le pidió a dos analistas que realizaran los cálculos para comparar las cuentas de los dos congresistas electos.

Katherine Aguirre, economista con maestría en estudios de desarrollo e investigadora del Instituto Igarapé, realizó la cuenta y coincidió en la cifra dada por Hoyos.

Para hacer estos cálculos, explicó Aguirre, 128 se divide en 365 días, lo que da 0,35. Con esta proporción, se estima que aproximadamente en tres días muere una mujer a manos de su pareja. El mismo cálculo lo hizo para el 2017 y arrojó igual resultado.

Álvaro José Pretel, economista con maestría en economía aplicada y coordinador del Observatorio de la Violencia en Cali, llegó a la misma conclusión, usando la fórmula de dividir 365/128, lo que le dió 2,8. Esto quiere decir una mujer cada tres días. Igual cálculo se hizo con la cifra de 2017, que dio 2,62 (lo que estadísticamente se redondea a 3).

En cuanto a los 15.000 casos de violencia contra las mujeres en Bogotá, Hoyos no contestó cuál fue la fuente para esta cifra. En este punto, verificamos las cifras de 2017 con Medicina Legal, que reportó 110 mujeres asesinadas, 3.511 víctimas de abuso y 14.181 de violencia intrafamiliar (incluye de pareja y de familiares) en la capital del país. Al sumarlos todos la cifra es de 17.802, superior en 2.802 casos a la dada por el hoy congresista electo.

También se verificaron los datos de 2016, que sumaron 18.341.

 

Una mujer, asesinada cada tercer día

Entre tanto, López nos dijo que sus cifras provenían de Medicina Legal y nos remitió su propuesta para erradicar la violencia contra la mujer. En este documento, incluye gráficos de homicidios de mujeres, abuso sexual y violencia de pareja.

“Para el caso de Bogotá D.C., en términos de homicidios de mujeres, en el año 2016 se asesinó 1 mujer cada 3,34 días”, se indicó en el documento.

López también envió “una alerta por el enorme subregistro que acompañan estas cifras. No tanto en materia de homicidios, pero sí de violencia intrafamiliar y sexual. La discusión sobre las cifras reales va a ser siempre una discusión parcial, pues pareciera ser que un número muy importante de casos nunca son denunciados y, por ende, no tenemos un conocimiento de la verdadera dimensión del fenómeno”.

Prettel y Aguirre realizaron una vez más los cálculos con las cifras del informe de Medicina Legal para el 2016. Ese año en Bogotá fueron asesinadas 109 mujeres.

Entonces, por un lado, se dividieron los 109 casos entre 365 días y esto dio 0,298. Esto da una proporción de una mujer asesinada cada tres días.

En el segundo método al dividir 365/109 da los 3,34. Entonces, la afirmación de López es correcta.

El problema de la afirmación de López son los números de la violencia sexual y de la intrafamiliar. Aunque en su documento, asegura que en 2016 se presentaron en Bogotá D.C. cerca de 10 casos diarios de violencia sexual -lo que daría un caso cada tres horas--, él en su trino aseguró que “cada ocho horas una mujer es víctima de violencia sexual”.

Además, las cifras que maneja de violencia de pareja, en las cuales cita como fuente a Medicina Legal, no coinciden con los datos del Observatorio y de Forensis 2016.

Mientras López, en su documento, indicó que en 2016 se presentaron 3.518 casos de violencia intrafamiliar (nos aclaró que se refiere a la de pareja), Medicina Legal contabiliza 10.734.

Por un lado, al hacer el cálculo de la cifra del congresista electo, no concuerda con su propia afirmación, pues aseguró que cada hora tres mujeres son víctimas de violencia intrafamiliar en Bogotá. Con los 3.518 casos, el cálculo daría una mujer cada dos o tres horas horas, en promedio.

Y en las cifras reales de Medicina Legal, al hacer el mismo cálculo de dividir 8760 (horas en un año) por los 10.734 casos, el promedio es de una mujer, víctima de violencia de pareja, cada hora.

Puede ingresar aquí a ver la tabla con las cifras.

Una cifras que preocupan

Aparte de las imprecisiones de las cifras de la violencia contra la mujer, lo que sí es cierto es que este es un flagelo que afecta al país. El propio Director Nacional del Instituto de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, aseguró que “el feminicidio en todo el país se detecta con más facilidad ahora; pero hay una crisis de valores que se refleja en el irrespeto a la mujer, a los niños. No es gratuito ver cómo la violencia intrafamiliar ha aumentado y se ha convertido en caldo de cultivo para las demás formas de violencia”.

Los homicidios de mujeres, cometidos por sus parejas o exparejas, son considerados feminicidios. Según la Ley 1761, llamada Rosa Elvira Cely, el término abarca también el asesinato de mujeres, por su condición de mujer o por motivos de su identidad género o para ejercer sobre su cuerpo actos de instrumentalización de género o sexual.

Frente a este tema, la también electa representante a la cámara por Bogotá, María José Pizarro, aseguró que en Colombia el 90 % de los feminicidios quedaba impune.

Colombiacheck verificó en esa ocasión la afirmación y la encontró Aproximada. Este es el chequeo.