Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Sábado, 18 Junio 2022

CNN sí publicó datos sobre Rodolfo y Petro pero no eran los de la segunda vuelta presidencial

Por Jeanfreddy Gutiérrez y Lorena Ceballos

Un error de la Registraduría llevó a una actualización automatizada de un mapa interactivo en la web del medio noticioso estadounidense pero los datos no corresponden a resultados amañados antes de la votación

La desinformación electoral se dispara en vísperas de la segunda vuelta presidencial en Colombia. En Twitter (1, 2, 3)  y Facebook (1, 2), se ha compartido el vídeo que, de acuerdo con los usuarios, serían un fraude electoral, pues, el candidato Rodolfo Hernández sería el ganador de la segunda vuelta presidencial. Como parte de nuestra cobertura especial para la segunda vuelta, en Colombiacheck en alianza con RedCheq decidimos verificarlo, encontrando que se trata de información Cuestionable.

Dos contenidos se viralizaron en redes sociales. Un video exhibido en un auditorio, el cual mostraba a Rodolfo Hernández como ganador, y capturas de pantalla con estos mismos datos en un mapa interactivo de la página web de CNN En Español.

En el video, también compartido por el candidato Gustavo Petro, tiene los logos de Registraduría Nacional y se observa los departamentos en los que ganaría Rodolfo Hernández, los departamentos en los que ganaría Gustavo Petro y el porcentaje con el que Rodolfo Hernández ganaría las elecciones presidenciales: Rodolfo Hernández obtiene 45,75% de los votos, lo que correspondería a 10.049.580 sufragios. Por su parte, Gustavo Petro obtiene 45,29%, lo que equivaldría a 9.970.395 votos. 

La controversia se genera porque el porcentaje de 45,75% de votos de Rodolfo Hernández y 45,29% de votos de Gustavo Petro, ya aparecía en el Resumen y resultados de las elecciones presidenciales 2022 de Colombia: así fueron las votaciones de la primera vuelta, publicado el 29 Mayo de 2022 y actualizado actualizado a las 12:03 AM de ese día por CNN en Español. Además, se observa el total de 25.843.019 votos.

CNN admite el error

En una publicación de CNN En Español, realizada a las 11:14 de la mañana del 18 de junio de 2022 (hora de Colombia), se detalla que el magistrado del Consejo Nacional Electoral, Luis Pérez Casas, reveló que “el director de Informática de la Registraduría” le confirmó que el video publicado por Gustavo Petro era real y corresponde a una simulación que se hizo en la Sala de Prensa de la Registraduría “aunque el comunicado (de Registraduría) pretenda desmentir”.

Además, en la publicación, la cadena noticiosa explica que entre los contenidos sobre la primera vuelta presidencial, crearon un widget, una pequeña aplicación web, que mostraba un mapa interactivo con los datos por departamento tras la elección del 29 de mayo. Y que desde la noche del viernes 17 de junio mostró las mismas cifras del vídeo compartido por Petro, un “error” del que “varios usuarios en Twitter se percataron”.

Sin embargo, desde CNN aclaran que este mapa interactivo estaba “alimentado con datos automatizados de la Registraduría” y que a pesar que el 13 de junio desde la Registraduría les dijeron que harían “pruebas” en la plataforma de los datos, nunca estuvo previsto que este widget mostrara algo distinto a los resultados de primera vuelta.

CNN publicó un trino explicando la decisión de cambiar el widget por una imagen en JPG de los resultados de la primera vuelta y efectivamente hay una nota del editor fechada el 18 de junio de 2022 explicando lo mismo.

En las últimas horas @petrogustavo y numerosos usuarios en Twitter señalaron que se habían hecho visibles resultados no reales de la Registraduría sobre la elección en Colombia. CNN retiró su widget de primera vuelta para que no reflejara datos incorrectos https://t.co/3maf7VhtBz

— CNN en Español (@CNNEE) June 18, 2022

 

Una búsqueda en Wayback Machine, un repositorio digital de las versiones de las páginas web de todo Internet, permite revisar la página de resultados electorales de primera vuelta de CNN En Español donde se mostraron resultados distintos desde la madrugada del 18 de junio como aseguraron en la nota, pero aunque tiene 42 capturas desde el 29 de mayo hasta el 15 de junio, en ninguna es posible ver el mapa interactivo original, justamente por ser una actualización automatizada. 

La Fundación Karisma explicó en un hilo de Twitter que los “datos raros” del video y el widget de CNN corresponden a una prueba técnica de Indra, como había trinado previamente el magistrado Salas, que no usó una nueva API sino la misma de la primera vuelta, sin prever que medios de comunicación podrían estar usándola para producir contenidos propios.

Una API, abreviatura de Application Programming Interfaces, que se traduce como “interfaz de programación de aplicaciones” es un método que permite que dos páginas web puedan comunicarse de forma directa para usar los datos de una en otra. En este caso, la API de la Registraduría permite descargar los resultados electorales para hacer visualizaciones en forma de gráficos, mapas o cuadros.

La recomendación de Karisma es que las pruebas técnicas, así como los resultados de la segunda vuelta, estén en APIs nuevas, para evitar estos problemas.


Dudas legítimas previas

Respecto a la posibilidad de fraude electoral en Colombia, Esteban Salazar Giraldo, Coordinador de investigación en Fundación Paz y Reconciliación (Pares), explica que “el escenario de fraude electoral no se puede descartar, independientemente de lo sucedido ayer. Pero se debe a razones más profundas que esta presunta simulación de votos. Primero, por las fallas institucionales que se han advertido desde 2018 en la Fundación Paz y Reconciliación sobre inscripción de cédulas, censo electoral, jurados de votación y los demás softwares que conforman el proceso electoral”. 

Al respecto, Pares publicó la investigación Cómo opera la corrupción electoral en Colombia, en donde revela las “diferentes denuncias recibidas a nivel nacional en las que se evidencian irregularidades en los comicios legislativos del 11 de marzo del 2018”.

Hay que destacar, además, que un suceso que alimentó el ambiente de desconfianza ciudadana frente a esta segunda vuelta fueron las inconcordancias de transmisión de datos del preconteo con las del escrutinio final en las legislativas. Estos errores de la institución fueron usados como base para la narrativa desinformadora sobre fraude electoral, como Colombiacheck explicó previamente.

Al respecto, Salazar afirma que “la diferencia de votos entre la transmisión y el escrutinio del Congreso el pasado 13 de marzo, dejan un sinsabor respecto a la confianza institucional y la seguridad jurídica de las elecciones”.

Los expertos concluyen en que la forma en que se realizaron estas pruebas, que el magistrado Pérez asegura sí fue un simulacro, deja muchas dudas por responder. Por ejemplo, Salazar expresó que “la empresa no tendría por qué usar ejemplos con candidatos reales. Pudieron usar avatares o nombres falsos”.

Por otra parte, Isaac Morales, Coordinador de la Línea de Convivencia y Seguridad Ciudadana en Pares, explica que “siembra una duda con relación al proceso del escrutinio (…) Hay que recordar que el registrador Alexánder Vega reconoció que no se contrató el software de la veeduría electoral”.

Con estas evidencias, en Colombiacheck calificamos esta información como Cuestionable, pues CNN sí publicó cifras que daban como ganador a Rodolfo Hernández y éstas correspondían con el video compartido por Gustavo Petro, pero éstas no correspondían a resultados amañados de la segunda vuelta sino a unas pruebas técnicas de un contratista que fueron alojadas en el mismo sitio web que usó el medio estadounidense para hacer un mapa interactivo de los resultados de la primera vuelta.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 27 Mayo 2022

Luis Gilberto Murillo generaliza sobre 'ninis' sin pruebas aunque atina en la cantidad

Por Felipe Rodríguez Ríos / Redcheq

Según el candidato, la mayoría de esa población son personas afrodescendientes e indígenas y jóvenes que viven en las zonas pobres de las ciudades, lo cual carece de evidencia, explicaron expertos.

Luis Gilberto Murillo, fórmula vicepresidencial de Sergio Fajardo, manifestó en la W Radio: “Soy de los que vivo realmente molesto con ese término de los ninis, ni estudian ni trabajan, casi 3 millones de jóvenes, eso es inaceptable en el país, eso no lo podemos permitir. La mayoría de esos jóvenes, son afrodescendientes, indígenas, jóvenes que viven en las zonas pobres de las ciudades”.

Redcheq califica la afirmación como discutible* porque si bien las cifras le dan la razón al candidato en el número de ninis en Colombia actualmente, no hay evidencia suficiente para decir que la mayoría de esa población pertenece a minorías como afrodescendientes o indígenas. o que viven en las zonas pobres de las ciudades.

Contactamos al asesor de comunicaciones de Murillo para saber en qué fuente basa el candidato la afirmación y cuál es el rango de edad de los jóvenes de los que habla, pero hasta el momento de la publicación de esta nota no había respuesta.

El pasado 12 de abril, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, en el Boletín Técnico de la Gran Encuesta Integrada de Hogares, reveló que para el trimestre diciembre 2021 - febrero 2022 había en el país 11,4 millones de personas entre 15 y 28 años, es decir, jóvenes en edad de trabajar, de los cuales el 28,6 por ciento,  (3,2 millones) están entre los jóvenes que no estudian ni trabajan.

Tabla del DANE sobre proporción de ninis

En Colombia, según la Ley Estatutaria 1622 de 2013 (artículo 5), se considera joven a las personas entre los 14 y 28 años. Además, la Ley 1098 de 2006 (artículo 35) autoriza a los menores entre los 15 y 17 años a trabajar con el permiso del inspector de trabajo o, en su defecto, por el ente territorial local.

Según el análisis “Los jóvenes que no estudian ni trabajan (NINIS) en Colombia”, de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional publicado en junio de 2021, en Colombia había  2,7 millones de ninis en 2019, y como resultado de la pandemia otros 400 mil estuvieron en esa situación en 2020.

Dicho análisis, basado en los microdatos de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH) del 2019, señala que hay una heterogeneidad en la magnitud del problema por departamentos, “siendo Cundinamarca y Santander los departamentos con menor proporción de NINIS, en el caso de las ciudades, son Bogotá, Medellín y Tunja; en contraste, en Cesar, Caquetá y Chocó el porcentaje de NINIS es superior al 30%, y Cúcuta y la mayoría de las ciudades de la costa Caribe en las que más de la cuarta parte de los jóvenes no estudia ni trabaja”.

El estudio indica además, que en el país una de cada tres mujeres entre 18 y 28 años es nini, lo que muestra las restricciones que tienen en insertarse laboralmente y hacer una adecuada transición del sistema educativo al mercado laboral.

Iván Jaramillo, director del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, le explicó a Redcheq que este fenómeno se da por varios factores, entre ellos, la falta de acceso a la educación, también a que las personas deben estar en constante formación y cuando llegan a competir por un puesto, gana el que tenga algún nivel de educación y mayor experiencia, esto quiere decir que no se les está dando la oportunidad de demostrar sus capacidades productivas. Además, se están enfrentado a la automatización del empleo, entre otros factores.

El informe “Perfil juvenil urbano de la inactividad y el desempleo en Colombia”, del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, publicado en marzo de 2017, y basado en la GEIH de 2016, señala que los logros educativos de la población que ni estudia ni trabaja están muy por debajo de jóvenes en circunstancias laborales y/o educativas. “Sólo el 19% del total de los Ninis alcanzaron un título profesional, comparado con el 38% correspondiente al resto de los jóvenes”, precisa el documento.

Según el informe de la Universidad del Rosario anteriormente citado, el fenómeno de los ninis está relacionado con el hecho de que para una parte de los jóvenes la educación no resulta atractiva, no les parece rentable o bien, los sistemas de retención educativa no están funcionando. “Es por ello que para el 16% de la población joven en las 13 principales ciudades colombianas, formarse para el trabajo o especializarse en un tema no representa una prioridad, por lo que en su tiempo libre o bien buscan trabajo o se dedican a otras actividades como realizar oficios en el hogar, cuidar o atender niños y asistir a eventos de capacitación en algún tema”, señala el documento.

¿Son afros, indígenas y pobres?

El análisis de la Universidad Nacional anteriormente mencionado señala que “los hogares pobres, vulnerables y de bajo ingreso son integrados en una parte importante por jóvenes NINIS, sin embargo a partir de los resultados encontrados en esta investigación, son otras características de esos hogares las que influyen en la exclusión de los jóvenes de la educación y el trabajo, a saber, la baja escolaridad de los padres y su desempleo, la monoparentalidad en los hogares, las brechas de género, la conformación temprana de hogares y los bajos niveles educativos de los jóvenes”.

El informe de la Universidad del Rosario asegura que (en 2016) el 80% de los ninis pertenecían a estratos socioeconómicos bajos. “El bajo nivel de formación de los NiNis los pone en una desventaja en un mercado laboral cada vez más especializado, principalmente si se tiene en cuenta el hecho de que estos jóvenes habitan en las grandes ciudades, en donde el promedio de años de educación de la fuerza de trabajo es mucho más alto comparado con los 9.9 años de educación que ellos alcanzan en promedio”, indica el informe, que añade que las decisiones educativas de los ninis se convierten en un obstáculo más para salir de la pobreza.

Precisamente, sobre la alusión de Murillo a que la mayoría de los ninis en el país son afrodescendientes, indígenas y viven en las zonas pobres de las ciudades, Jaramillo aseguró que, si bien hay un vínculo con los estratos 1,2,3, no necesariamente los jóvenes de estos estratos son indígenas y afros. Recalcó que esa correlación directa no se puede hacer responsablemente por carencia de evidencia empírica.

Sobre ese particular no encontramos información en el Boletín Técnico de la Gran Encuesta Integrada de Hogares ni en sus anexos.

Además, el profesor Roberto Sánchez, quien realizó el estudio de la Universidad Nacional anteriormente mencionado, le dijo a RedCheq que encontró dos grupos poblacionales vulnerables, uno, los jóvenes que integran hogares pobres, tienen mayores probabilidades de caer en la situación de ninis, por las razones que ya explicamos con anterioridad; y el segundo grupo, afectado por partida doble, son las mujeres, y aunque hay estudios que demuestran que las mujeres estudian más que los hombres, también forman hogares desde temprana edad, incluso siendo adolescentes, lo que las hace parte de esta estadística.

“Una política que potencialmente contribuiría de manera considerable a la reducción de NINIS es la garantía de empleo y mejores remuneraciones a los jefes de hogar. El desempleo de los padres impulsa el desempleo de los hijos y restringe su acceso al sistema educativo. Incrementar el ingreso de hogares con NINIS a través de una reducción de la incidencia del desempleo de jefes de hogar y mayores niveles educativos (que sería una política con resultados futuros), permitiría una mayor permanencia en el sistema educativo y una mejor transición de la educación al trabajo de los jóvenes. En consecuencia, como se indicó previamente, la doble inactividad de los jóvenes no se soluciona únicamente con políticas focalizadas a este grupo poblacional, es imprescindible una política laboral ambiciosa, incrementar la demanda de trabajo, fortalecer la inspección laboral y combatir la informalidad en sectores de alta productividad y ganancias (trabajadores de plataforma, por ejemplo) para incrementar el ingreso de trabajadores de bajo salario, así como cimentar una política macroeconómica que contenga el desempleo”, concluye el análisis de la Universidad Nacional.

Fajardo también ha metido la pata con este problema

El compañero de fórmula de Murillo, Sergio Fajardo, también ha cometido descaches importantes al referirse a las dificultades de la juventud para acceder a un empleo y a estudiar. En marzo, Colombiacheck encontró que una cifra de desempleo juvenil que dio el candidato presidencial era falsa y que el error tenía que ver con una confusión entre esta estadística y la de los ninis, a pesar de que se trata de conceptos diferentes.

* En este caso, el discutible de Redcheq equivale a cuestionable en el sistema de calificaciones de Colombiacheck, pues Murillo parte de un dato cierto, la cantidad de "ninis", pero lo complementa con una generalización equivocada.