Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 06 Octubre 2020

“Colombia ha logrado una reducción acumulada de 30,9 millones de toneladas de CO2”

Por Laura Castaño Giraldo

Este es uno de los chequeos a la intervención del presidente, Iván Duque, ante la 75º Asamblea General de la ONU. 

Al comienzo de su discurso ante la Asamblea de las Naciones Unidas, el presidente, Iván Duque, afirmó que Colombia ha logrado una reducción acumulada de 30.9 millones de toneladas (MTon) de CO2 (min. 2:17). 

Para verificar esta afirmación nos comunicarnos con el equipo de prensa de Duque con el fin de obtener algunas precisiones indispensables sobre la información que dio el mandatario, como el período de tiempo al que corresponde la cifra que mencionó y el referente con el que hizo la comparación.

Sin embargo, hasta la fecha de publicación de este chequeo no recibimos ninguna respuesta. 

Lo primero que debemos aclarar es que el CO2 hace parte de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) que, como explica la ONU, “se producen de manera natural y son esenciales para la supervivencia de los seres humanos y de millones de otros seres vivos”.  Este gas, a pesar de ser tan útil, “retiene el calor y, junto a otros, como el metano, contribuyen a formar una capa en la atmósfera que impide su salida y aumenta la temperatura de la superficie de la Tierra, causando el cambio climático”, dice Noticias ONU.

Lo que sucede, según este mismo portal de las Naciones Unidas, es que “las actividades humanas, como la quema de combustibles fósiles, han desbalanceado su justa medida, provocando que se acumule mucho más CO2 del que es posible eliminar naturalmente”. 

De otro lado, para el proceso de verificación de la cifra dada por Duque acerca de la reducción de las 30,9 millones de toneladas de CO2, nos remitimos a la página del Ministerio del Medio Ambiente con el fin de revisar los reportes sobre este fenómeno en Colombia. Allí encontramos una nota del 5 de agosto de 2020 (un mes y medio antes del discurso de Duque) con datos que no coinciden con los que dio el presidente.

Según este reporte, “Colombia logró la reducción acumulada de 11,73 millones de toneladas CO2eq, mediante la reducción de la deforestación y la implementación de proyectos de desarrollo bajo en carbono”.  

Como ese diferencial es tan grande, hicimos el intento de comunicarnos con la persona encargada de prensa del Ministerio del Medio Ambiente para que nos facilitara las fuentes de dicha cifra y, de paso, nos explicara por qué es distinta de la que dio Duque, pero, de nuevo, no obtuvimos respuestas. 

Ante esa inconsistencia en la información, buscamos el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero (INGEI), que es “el reporte sobre la cantidad de GEI emitidos y absorbidos hacia y desde la atmósfera como resultado de actividades humanas, para un período de tiempo y territorio definidos”. 

Le pusimos la lupa a dicho recurso, pero en la página principal del INGEI, que está alojada en el Sistema de Información Ambiental de Colombia (SIAC), del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), solo vimos cifras actualizadas hasta 2012. 

Esos valores indican que “las emisiones totales del país en 2012 fueron de 258,8 Mton CO2eq” y ”las emisiones netas fueron de 185,6 Mton CO2eq”, una medida que sirve, según información del Observatorio Boliviano de Cambio Climático y Desarrollo (OBCCD), para “expresar en términos de CO2 el nivel de calentamiento global que tienen los otros gases de efecto invernadero”. 

Jacobo Arango, investigador del Centro de Investigación de Agricultura Tropical (CIAT), nos explicó que “las emisiones netas son las que tienen en cuenta también los procesos de fijar carbono, no solo las emisiones”. Eso significa que si se emiten, por ejemplo, “10 toneladas de CO2eq y por un bosque se captaron 3, entonces las emisiones netas son 7 toneladas (10-3)”. 

Para determinar cuáles eran los indicadores más actualizados, nos comunicamos con el equipo de prensa del IDEAM y nos confirmaron, con base en información dada por la subdirectora de Estudios Ambientales, que el último INGEI es de 2014 y aparece publicado en el Informe Bienal de Actualización (IBA, o BUR, por sus siglas en inglés) de 2018 ante la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC).

De acuerdo con dicho estudio, cuyas estadísticas resume Carlos Felipe Torres, consultor de Agricultura del IDEAM, en este documento de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (ONUAA, o FAO, por sus siglas en inglés), el total neto de las emisiones de CO2eq para 2014 fue de 215’349.000 MTon CO2eq. 

Como el presidente Duque habló de una reducción de 30,9 MTon de CO2, sin precisar los períodos de tiempo a los que se refirió, lo que hicimos fue restar la cifra de 2014 con la de 2012, que es la que muestra el SIAC en su página principal. 

Tras realizar la operación, nos dimos cuenta de que el número que dio Duque es cierto. El total neto de emisiones de CO2 en 2014 (215,3 MTon CO2eq) menos el total neto de emisiones de CO2 en 2012 (185,6 MTon CO2eq) es igual a 29.7 MTon CO2eq, número que coincide casi por completo con el que dio en su discurso. La diferencia es mínima y se debe a una cuestión de decimales. 

Con el fin de tener un respaldo sobre qué tan correcto fue el proceso que hicimos, acudimos nuevamente a Jacobo Arango y nos dijo que, desde su punto de vista, sí lo es. Además, él corroboró el dato con un colega del IDEAM que le dijo que “la cifra está bien teniendo en cuenta el año de referencia”. 

Pero ojo: Duque habló de millones de toneladas de CO2 (MTon) a secas y las cantidades que sustentan sus cifras en la tabla están en MTon de CO2eq, una unidad distinta. Por eso es preciso recordar que,  como dice el OBCCD, “la utilización de CO2 sólo comprende al gas dióxido de carbono. El empleo de CO2eq comprende al CO2, CH4, N2O y los gases fluorados”. 

Volviendo al número que dio el presidente, dejando de lado la unidad de medida, Arango dijo que eso le hace pensar que lo que hicieron “fue tomar un año de referencia donde la deforestación estaba disparada con una cifra muy alta”. De ahí que el número de emisiones al que se refirió Duque parezca un logro bastante significativo, aun cuando, desde la perspectiva del investigador, sigue siendo bajo. 

Finalmente, cabe precisar que el país tiene como propósito, según lo que plantea el Ministerio del Medio Ambiente, “reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 20% [o sea 66,5 MTon CO2eq] con respecto a las emisiones proyectadas para el año 2030”. Y si llega a contar con apoyo internacional, “podría aumentar su ambición para pasar de una reducción del 20% hasta una del 30% [es decir 97,5 MTon CO2eq] con respecto a las emisiones proyectadas para el año 2030”. 

Sin embargo, esas proyecciones siguen sembrando dudas porque el IDEAM dijo en 2016 que “en 20 años las emisiones del país aumentaron en un 15% (35 millones de toneladas de CO2 equivalentes). Pasó de 245 Mton CO2eq en el año 90 a 281,5 Mton CO2eq en el año 2010”. 

Por todo lo anterior, en Colombiacheck calificamos como cuestionable la afirmación del presidente, porque si bien la información está sustentada en los datos oficiales de las entidades correspondientes, hay que tener en cuenta tres aspectos principales: el primero es que la información que dio Duque coincide con datos de MTon de CO2eq, que incluyen, como mencionamos unas líneas más arriba, a los demás GEI, no solo al CO2. Lo segundo es que la reducción de emisiones de CO2 a la que se refirió en su intervención está enmarcada en un período de tiempo lejano al actual (2012 - 2014). Y lo tercero es que aún no hay reportes oficiales que muestren qué ha pasado con esas emisiones entre 2019 y lo que va corrido de 2020. 

De hecho, el IDEAM indica en una de sus hojas metodológicas que los INGEI “son elaborados y reportados según la disponibilidad de recursos económicos y humanos para tal fin, por lo que no existe un cronograma para la elaboración de los inventarios nacionales de GEI”. 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 05 Octubre 2020

"780 millones de dólares para la paz benefician a 6 millones de personas"

Por José Felipe Sarmiento

Este es uno de los chequeos a la intervención del presidente, Iván Duque, ante la 75ª Asamblea General de la ONU.

En su discurso del 22 de septiembre ante la máxima instancia de la Organización de Naciones Unidas, Duque afirmó que “la política de Paz con Legalidad está beneficiando a más de 6 millones de compatriotas en sus territorios, con una inversión que supera los 780 millones de dólares”.

Según dijo, esta se fundamenta “en la estabilización social y la consolidación institucional de los territorios más golpeados históricamente por la violencia y la pobreza”. Oficialmente, estos son los 170 municipios de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), en los que efectivamente viven 6,4 millones de personas según la priorización de la Mesa Internistitucional de Población.

Al corroborar la información encontramos que la frase es falsa porque el monto que dio el mandatario ante la Asamblea General de la ONU no cuadra con las cuentas detalladas de su propio gobierno. Para contrastar en pesos, Colombiacheck tomó como referencia los 2,9 billones que reportó el informativo de la Consejería Presidencial para la Estabilización y la Consolidación el 21 de septiembre, porque su equivalente en dólares se aproxima al mencionado en el discurso con las tasas de cambio de los últimos dos meses.

Según el video, las inversiones están representadas “en obras PDET, proyectos productivos, obras por impuestos y recursos del [Órgano Colegiado de Administración y Decisión] OCAD Paz por regalías”, pero no especifica cuánta plata corresponde a cada uno de los cuatro componentes. Solo detalla el primero: de 888 obras entregadas por 141.500 millones de pesos.

Otras fuentes oficiales dan totales distintos. Dependiendo de los rubros que se sumen, los recursos pueden ser mucho menores o mucho mayores a 2,9 billones. Nunca coinciden exactamente.

El jefe de prensa de la Consejería, Francisco Tulande, le envió a Colombiacheck unas cifras desagregadas y una presentación para sustentarlas. El problema es que estas no son iguales entre sí y tampoco corresponden con lo que dijeron Duque y el citado informativo.

Las diapositivas hablan de 5,4 billones de pesos distribuidos así:

  • 1,75 billones del OCAD.
  • 164.000 millones de obras PDET.
  • 470.000 millones de obras por impuestos.
  • 1,25 billones de lo que el Plan Nacional de Desarrollo llama “trazador presupuestal para la paz”, que son las partidas destinadas a la implementación del Acuerdo del Teatro Colón por entidades nacionales.
  • Cerca de 1,8 billones en recursos de cooperación internacional (el aporte del Reino Unido no está especificado).

El funcionario dijo que eran 4,3 billones porque solo contó 703.400 millones de pesos de cooperación internacional, aunque no explicó por qué. En todo caso, ambas cifras superan por mucho a la del presidente.

El informe oficial sobre los dos años de la política de Paz con Legalidad, publicado el 16 de septiembre con corte hasta agosto, da otros datos. La versión corta destaca que las obras PDET, contando 82 en ejecución, representan 164.000 millones de pesos. Por el lado del OCAD Paz, dice que hay proyectos aprobados por 1,7 billones en esas zonas. Finalmente, cuenta los 186.358 millones de 25 proyectos de obras por impuestos que ya están asignados a empresas para su desarrollo. El total es de 2 billones de pesos (515 millones de dólares).

Al tomar los 11 proyectos aprobados por impuestos que todavía no están asignados a empresas para su ejecución, que representan 153.829 millones de pesos más, y contar las obras PDET por el valor total de 226.000 millones, incluyendo interventorías y otros costos por 62.000 millones adicionales, el monto sube apenas a 2,2 billones de pesos (566 millones de dólares). Quedan faltando otros 700.000 millones de pesos para llegar a la cifra del presidente, casi la cuarta parte, y no se menciona la cooperación internacional.

La versión larga del informe habla de “planeación” en esos 170 municipios e incluye 52 acciones, aunque no todas corresponden a inversión. Las que tienen montos específicos y, según lo que se desprende del texto, ya están por lo menos en ejecución o terminadas son las siguientes:

  • 1.575 millones de pesos de la ATR para la estrategia ‘Yo me subo a mi PDET’, que implementa iniciativas de organizaciones comunitarias.
  • 28.120 millones de pesos en apoyo de esa entidad al Ministerio de Salud, con plata del Fondo Multidonante de las Naciones Unidas para el Sostenimiento de la Paz, con el fin de fortalecer la atención primaria en salud, incluyendo la prevención y la respuesta a la pandemia de COVID-19.
  • 45.900 millones de pesos del primer desembolso de un crédito del Ministerio de Educación con banca multilateral para invertir en colegios de municipios PDET.
  • 23.300 millones de pesos en material pedagógico entregado por esa misma cartera para el trabajo en casa durante el aislamiento.
  • 2.636 millones de pesos en apoyos a propuestas de esas regiones que fueron seleccionadas por la convocatoria ‘Comparte lo que somos’ del Ministerio de Cultura, en el marco de la emergencia económica por la pandemia.
  • 238.515 millones de pesos para agua potable y saneamiento básico.
  • 35.560 millones de pesos en financiación a emprendimientos campesinos escogidos en una convocatoria del Ministerio de Agricultura exclusiva para PDET.
  • 19.380 millones de pesos para iniciativas de mujeres rurales ejecutados por esa misma cartera con plata de la Agencia de Cooperación Internacional de Corea (Koica).
  • 900 millones de pesos en restauración ecológica.
  • 678 millones de pesos en planes de negocio para productos agropecuarios con la estrategia ‘Comercializadoras Saludables’ de la Organización de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), la ATR y la Agencia de Desarrollo Rural (ADR).
  • 25.407 millones de pesos de la ADR para 22 Proyectos Integrales de Desarrollo Agropecuario con Enfoque Territorial (PIDAR), aunque en este caso la cuenta es desde 2017, o sea que incluye al gobierno anterior.

Otros puntos incluidos en el documento todavía están en estructuración o pendientes de buscar financiación (varios detallan los montos). También están mezclados con avances más generales, como expediciones de documentos o reuniones que no se presentan asociados a recursos específicos.

Además, el informe recuerda que el Presupuesto General de la Nación de 2020 incluía 634.958 millones de pesos destinados a 41 proyectos en zonas PDET en el anexo respectivo al “trazador” para la paz. No aclara si las acciones mencionadas antes están incluidas total o parcialmente ahí o si, por el contrario, se trata de un valor adicional.

En todo caso, los rubros que están en la lista anterior suman otros 2 billones de pesos (515 millones de dólares). Así que a Duque y al informativo de la Consejería están contando cosas diferentes a los que tienen en cuenta las dos versiones del informe de su propio gobierno, que a su vez son distintas de las que incluye la presentación de la misma entidad. O hay inversiones que se mencionan aparte a pesar de ya estar incluidas en componentes más grandes sin aclararlo.

Para completar la confusión, un trino de Presidencia dio otra versión del cálculo. Cuando un usuario cuestionó la cifra del discurso, la cuenta le respondió que el monto sale al sumar los 164.000 millones de pesos de las obras PDET más 49.000 millones para el funcionamiento de los antiguos Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR) donde se instalaron algunos exguerrilleros de las Farc tras dejar las armas y 1,6 billones de pesos en indemnizaciones a víctimas del conflicto armado.

Hilo de Twitter donde Presidencia le responde cifras distintas de inversión en PDET a un usuario

Estas cifras coinciden con datos del informe de la Consejería, pero los dos últimos rubros no están específicamente relacionados como inversión en PDET. Además, el total de esa operación da apenas 1,8 billones de pesos (463 millones de dólares).

Por otro lado, según un informe elaborado por 14 congresistas de seis partidos sobre la implementación del Acuerdo Final de Paz del Teatro Colón en los dos primeros años del gobierno Duque, los PDET requieren una inversión mínima de 4,67 billones de pesos al año. La mayoría de las sumas que dio el mismo gobierno, incluso los 780 millones de dólares de los que habló el presidente, están por debajo del monto necesario.

Colombiacheck se comunicó con los equipos de dos de los autores (Juanita Goebertus, representante a la Cámara por Bogotá de la Alianza Verde, y Roy Barreras, senador del Partido de la U), pero tampoco supieron de dónde sale la cuenta de Duque. Además, desde el equipo de la congresista Goebertus aclararon que las inconsistencias en la información de cooperación internacional son de vieja data porque “es muy difícil hacerles seguimiento a esos datos y saber cuál es el monto exacto”.

Entre tanto, la Procuraduría le acaba de entregar un informe al Congreso (con corte hasta marzo de 2020) en el que llama la atención sobre la falta de claridad sobre el seguimiento a las inversiones, su articulación con otros componentes del acuerdo e incluso su enfoque reparador para la población. En especial, resalta que solo una de las 16 subregiones PDET tiene una hoja de ruta definida. Sobre las obras, en particular, dice que se espera una intervención “más robusta e integral”.

El ente de control también advirtió retrasos en la ejecución de los recursos aprobados por OCAD Paz en general, no solo en PDET (donde son uno de los mayores componentes de la inversión según casi todas las versiones de las cifras del Gobierno). En abril, menos del 1 por ciento estaba en inversiones terminadas y casi la mitad, 47 por ciento, no habían firmado acta de inicio, incluyendo 23 por ciento que ya tenían contrato.

En todo caso, la cifra que dio el presidente ante la ONU es falsa porque contradice otros informes más detallados de su propio gobierno, que de todas formas son opacos o incluyen rubros inexactos, como el de cooperación internacional, o sin contexto necesario, como los del OCAD Paz. Además, está muy por debajo de lo que debería estar invirtiendo en los PDET, según el informe de los congresistas, y sus avances concretos son poco claros o están desarticulados, de acuerdo con la Procuraduría.