Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Viernes, 01 Noviembre 2019

Duque acertó en aumento de candidatas, pero omite descenso en gobernaciones

Por Sania Salazar

El presidente Duque habló solo de las cifras que indican un aumento de las candidatas a cargos de elección popular. Expertos dicen que más candidaturas no se traducen en más mujeres electas y que las elecciones no necesariamente garantizan el trabajo en temas de género.

En una alocución televisada el pasado 27 de octubre, día de las elecciones regionales, el presidente Iván Duque hizo un balance de la jornada en el que comentó: “vale la pena resaltar que, haciendo un comparativo con los comicios de hace cuatro años, se ha logrado la mayor participación de mujeres como candidatas a las asambleas departamentales, a alcaldías y a concejos municipales”.

En el equipo de prensa de Presidencia le dijeron a Colombiacheck que Duque basó su afirmación en datos históricos de la Registraduría Nacional del Estado Civil.

Colombiacheck califica la afirmación como “verdadero, pero” pues, aunque las cifras de la Registraduría le dan la razón a Duque en la participación femenina en los cargos mencionados, él deja por fuera las candidaturas a gobernaciones, que bajaron. Además, los análisis al respecto concluyen que tener más candidatas no se traduce, necesariamente, en el aumento de mujeres electas y que el hecho de que participen mujeres tampoco quiere decir que esas mujeres tengan en sus agendas el tema de género.

Según la Registraduría, en 2015 se inscribieron 634 candidatas a alcaldías, 1.260 a asambleas y 33.156 a concejos. 

En 2019 hubo 754 candidatas a alcaldías, 1.307 a asamblea y 35.700 a concejo. Esto indica que la candidatura de mujeres a estos cargos sí aumentó como lo asegura el presidente, en el caso de alcaldías hubo 120 candidatas más (un aumento del 18,9 por ciento), para asamblea hubo 47 inscritas más (3,7 por ciento) y para concejo 2.544 candidatas más (7,6 por ciento).

Pero Duque no menciona justo el cargo en el que se produjo una reducción, las gobernaciones. Según la Registraduría, en 2015 se inscribieron 22 mujeres a ese cargo, mientras que en 2019 lo hicieron 20, lo que significa una reducción del 9 por ciento. 

Según la Misión de Observación Electoral, MOE, para las elecciones regionales de 2015 se inscribieron 627 candidatas a alcaldías, 1.245 a asambleas 33.043 a concejos. En 2019 hubo 752 candidatas a alcaldías, 1.307 a asambleas y 35.704 a concejos. Estas cifras están basadas en reportes de la Registraduría, pero son distintas a las que esa entidad le entregó a Colombiacheck lo que, según nos explicaron en la Registraduría, puede deberse a errores al consultar los datos de esa entidad. Pero los datos de la MOE también muestran un aumento en la participación de candidatas a alcaldías (19,9 por ciento), a asambleas (4,9 por ciento) y a concejos (8,0 por ciento).

El informe “La implementación del sistema de cuotas electorales y su impacto en la participación política de las mujeres en las elecciones locales de 2015”, de Sisma Mujer y ONU Mujeres, indica que ese año se inscribieron como candidata a alcaldías 649 mujeres (14 por ciento), 15 más de las que reporta la Registraduría. En el análisis de la participación femenina en las candidaturas a ese cargo con respecto a las elecciones de 2011, el informe concluye: “se puede afirmar que no obstante el aumento tanto en el número de mujeres candidatas como electas a cargos uninominales registrado en las elecciones locales del 2015, la actual presencia de 15.60% mujeres en las gobernaciones y 12.20% en las alcaldías, ratifican la tendencia a la sub representación femenina en este tipo de cargos, por lo cual es necesario continuar avanzando mucho más con el objeto de aumentar tanto la oferta como la demanda de las candidaturas femeninas”.

Según el mismo informe, en 2015 las candidatas a asamblea fueron 1.262, dos más de las que reporta la Registraduría. Aunque el documento no dice cuántas mujeres se postularon a concejos (solo dice que fueron el 36,7 por ciento del total de candidatos), concluye que el sistema de cuotas ha sido efectivo en el aumento de la oferta electoral al garantizar que al menos el 30% de las candidaturas son femeninas, pero que ese aumento en las candidaturas femeninas no se había materializado en una mayor presencia femenina en los órganos de representación. 

“Esta discrepancia entre nominación y elección puede ser atribuida a la persistencia de obstáculos para la participación de las mujeres. Estos pueden ser de carácter legal, debido a la falta de claridad acerca del alcance de la norma y la necesidad de algunas modificaciones normativas (sistema de incentivos/sanciones, voto preferente y mandato de posición), de carácter institucional relacionados con la falta de compromiso de los partidos y movimientos políticos (incumplimiento de los requisitos legales y estatutarios), y por último de carácter cultural porque a pesar de todos los esfuerzos, los resultados evidencian que la población sigue votando mayoritariamente por hombres”, señala el informe.

En un análisis de los resultados de las elecciones regionales de 2019 hecho por Sisma Mujer se indica que se postularon para alcaldías 781 mujeres, “lo cual supone un incremento del 20,3% frente a las candidaturas de mujeres en las elecciones de 2015 (649).

Pantallazo gáfico Sisma Mujer

El informe de Sisma Mujer sobre las elecciones de 2019 destaca avances cualitativos como la elección de Claudia López como alcaldesa de Bogotá, la creación de “Estamos Listas”, considerado el primer movimiento político de mujeres que participa electoralmente y que con 27.800 votos obtuvo una curul en el Concejo de Medellín, y la elección de Mercedes Tunubalá, lideresa indígena Misak, como alcaldesa de Silvia, Cauca.

Presencia femenina no significa, necesariamente, representación

Nina Marcela Chaparro, coordinadora del área de género en Dejusticia en temas de género, le explicó a Colombiacheck que cuando se habla de participación política de las mujeres se tiene que tener en cuenta que se está hablando desde dos dimensiones: la inclusión y la representación (enfoques tomados del libro Inclusión sin representación de María Emma Wills). “Cuando uno habla de inclusión se está refiriendo a la presencia física de las mujeres en la política, eso es en términos de números, cuántas mujeres están en los cargos, cuántas fueron candidatas. El otro enfoque es el de la representación, esto tiene que ver con mujeres que realmente tengan una perspectiva de género dentro de sus agendas y como lo dice la palabra, representen la agenda de las mujeres”, resaltó.

La investigadora señaló que en Colombia la inclusión sigue siendo baja y todavía no nos preguntamos por la representación, asunto esencial para la participación política de las mujeres en el país.

“La participación femenina ha aumentado gradualmente, pero ni siquiera hemos llegado a un aumento de paridad, es tan así que el Presidente no se refiere a las mujeres electas, sino a las candidatas, pero además no sabemos cuántas de las candidatas tenían una perspectiva de género en sus agendas o simplemente eran parte de una cuota de participación. Uno puede hablar de avanzar cuando hable de inclusión y de verdadera  representación”, indicó Chaparro.

La investigadora señaló la reducción de participación femenina en las candidaturas a gobernaciones que según Sisma Mujer, pasó de 25 candidaturas en 2015 a 21 en 2019, una reducción del 16 por ciento.

Chaparro destacó por último la elección de Claudia López como alcaldesa de Bogotá por ser considerado el segundo cargo de elección popular más importante del país, por el hecho se que ella no viene de una élite política tradicional y por el momento en el que se da esa elección, pues hay sectores ultraconservadores de la sociedad en colombia que pretenden negar derechos de minorías como las de mujeres y la comunidad LGBTI.

“Es una cuestión de justicia que seamos parte de las decisiones que nos involucran, ¿cuándo los hombres han tenido que justificar su presencia en la política?, se preguntó la investigadora.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 23 Octubre 2019

ETB sí invirtió en servicios móviles durante administraciones pasadas

Por José Felipe Sarmiento

En un debate, el candidato a la Alcaldía de Bogotá por varios partidos Miguel Uribe desconoció los recursos que la empresa capitalina ha usado para su actualización tecnológica.

Como justificación para su propuesta de buscar un “socio estratégico” para la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), el candidato a la Alcaldía por cinco partidos y el grupo significativo de ciudadanos Avancemos, Miguel Uribe Turbay, dijo en el debate de Canal Capital que la compañía “nunca invirtió en servicios móviles, es decir en 4G y en otro tipo de servicios que garantizaran participar en la nueva tecnología digital”.

La afirmación del aspirante es falsa porque la firma, que es mayoritariamente del Distrito, sí ha puesto recursos para actualizar su tecnología y tiene participación en los mercados móviles de telefonía e internet.

Como lo contamos en otro chequeo, la ETB incursionó en la telefonía móvil de cuarta generación (4G) en octubre de 2014, durante la administración distrital de Gustavo Petro. Al año siguiente, el último de esa alcaldía, llegó a 300.000 usuarios, equivalentes a 0,5 por ciento de ese mercado a nivel nacional. De esta manera, ganó en líneas de celulares más de lo que perdió en números fijos en los cuatro años de la Bogotá Humana.

Esas cifras salieron de un pronunciamiento que publicó al respecto la Contraloría de Bogotá en 2016, que a su vez se basó en un boletín del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC). Según esos mismos documentos, la empresa pasó de 41.373 usuarios de internet móvil en 2012 a 171.371 en 2015, pese que en 2013 sufrió una caída y tuvo solo 23.272 clientes con este servicio. Su participación en ese mercado también creció de 1,29 a 2,36 por ciento en esos cuatro años.

El informe más reciente elaborado por el Gobierno sobre el sector corresponde al primer trimestre de 2019. Ahí se detalla que la compañía tiene 330.000 accesos de internet móvil y 440.000 líneas de telefonía móvil. En el portal de ETB incluso hay un mapa interactivo, actualizado hasta agosto, en el que es posible observar la cobertura de su señal 4G.

Otros negocios de nuevas tecnologías en los que la compañía bogotana incursionó durante la pasada administración fueron la televisión interactiva y la prestación del servicio en hogares con fibra óptica. Para lograr todo eso, invirtió más de 350 millones de dólares.

Una cosa diferente es que haya opiniones que consideran que la estrategia no fue suficientemente efectiva. El economista Wilson Sánchez, docente de la Universidad Central, reconoce que “ese tipo de inversiones agresivas son necesarias por la dinámica del sector de las telecomunicaciones” pero su balance es que “los resultados en número de usuarios e ingresos no fueron los esperados”. Hoy, ETB sigue siendo minoritaria en el mercado.

El profesor recuerda que la compañía “fue de las últimas que entró” a prestar algunos de esos servicios, pero considera que “ese no es el hecho determinante” en la evaluación de lo que considera una campaña “no tan exitosa”. Entre tanto, le reconoce a la actual administración la estabilización de las finanzas de la empresa. Pero le atribuye las fallas de la anterior a la estrategia de mercadeo, no a la falta de inversión que argumenta Uribe, lo que confirma la falsedad de su afirmación.

Colombiacheck le preguntó a la campaña a qué otro tipo de servicios podía referirse la frase del candidato, pero no hubo respuesta.

RedCheq