Pasar al contenido principal
Domingo, 28 Agosto 2016

"El texto del Acuerdo que va al Congreso podría no ser el definitivo", Carlos Holmes Trujillo

Por Miriam Forero

Es bastante apresurado decir que el texto del Acuerdo Final no es el definitivo cuando la mesa de negociación ya se cerró y el cronograma para convalidar el documento está en marcha. Pese a la afirmación de este alfil opositor, ninguna de las partes podrá cambiar lo que ya está acordado.

Durante la transmisión de Noticias RCN minutos previos al anuncio del acuerdo final, el exministro y miembro del Centro Democrático, Carlos Holmes Trujillo expresó que existen dudas acerca de si el texto que el presidente Juan Manueal Santos llevaría al Congreso sería el definitivo. De manera más específica, habló de la posibilidad de que las Farc introduzcan cambios una vez concluya la X Conferencia Nacional Guerrillera que tendrá lugar en los Llanos del Yarí entre el 13 y 19 de septiembre.

La preocupación se debe a que el Congreso tendrá que revisar el documento y decidir si aprueba que sea sometido a plebiscito el 2 de octubre. Pero si se le hacen cambios al texto, los congresistas van a deliberar sobre una versión que no corresponde exactamente con lo que votarán los colombianos en las urnas.

Sin embargo, todo indica que se trata del texto definitivo. Para empezar, ni el nombre del documento ni su contenido expresan por ninguna parte que sea un borrador, como ocurría con las anteriores entregas parciales que hicieron los negociadores. De hecho, su título es “Acuerdo final” y ya cuenta con la firma de los jefes negociadores de ambas partes, además de los países garantes.

Por otra parte, durante la entrega del acuerdo al Congreso, el 25 de agosto, el presidente Juan Manuel Santos dijo con claridad: “Hago entrega a usted, señor presidente del Congreso, de los textos definitivos, que ya están publicados en la Gaceta”. Así mismo lo aseguró Sergio Jaramillo en la rueda de prensa que dio el equipo negociador del gobierno el mismo día en la mañana: “Ayer ocurrió la terminación de las conversaciones y se firmó el texto para que los colombianos sepan que ese es el texto inmodificable (...) La idea de que puede haber una renegociación, desde mi punto de vista, es una absoluta ficción”.

En cuanto a la Conferencia Nacional Guerrillera, los comandantes de las Farc sí han indicado que la principal intención de dicha reunión es socializar el acuerdo. “En los próximos días estaremos en Colombia realizando la X Conferencia Nacional Guerrillera, nuestra máxima instancia de autoridad, a la que debemos subordinación, para someter a su veredicto la obra política que representa el Acuerdo Especial de Paz de La Habana”, dijo en su último discurso el jefe negociador de las Farc, Iván Márquez.

Aunque no es claro a qué se refería Márquez con el término “veredicto” -este medio intentó contactarlo pero por las ocupaciones de estos días fue imposible su respuesta-, no parece probable que esa Conferencia sea un escenario de renegociación. De hecho, los negociadores enfatizaron en la rueda de prensa que las disidencias de las Farc que no se acojan al acuerdo recibirán todo el peso de la ley.

Jueves, 22 Marzo 2018

¿Qué pasa si aparecen armas y dineros escondidos por las Farc?

Por Sania Salazar

Iván Duque insistió en que en el acuerdo de paz no quedaron sanciones en caso de que el inventario de bienes de las Farc quede incompleto; pero la versión final del acuerdo sí lo incluye. Les contamos de qué trata.

En entrevista con RCN Radio Iván Duque, candidato presidencial por el Centro Democrático, reiteró sus críticas a algunos puntos del Acuerdo Final entre Gobierno y Farc.

“No dejaron con precisión las sanciones ejemplarizantes para la cúpula de las Farc cuando aparezcan armas y dineros escondidos. . . esas cosas hay que modificarlas”, aseguró Duque.

Después de revisar el Acuerdo Final y las precisiones que la Corte Constitucional le hizo al acto legislativo que crea la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, Colombiacheck califica la frase como Falsa, pues dichos ajustes se incluyeron en la segunda versión del Acuerdo Final, en las normas de implementación del mismo y también las delimitó la Corte Constitucional. Es decir, las modificaciones que Duque dice que hay que hacer, ya se hicieron.

Hay que recordar que los sectores que estaban en desacuerdo con lo pactado entre el Gobierno y las Farc, conocidos como los del NO al plebiscito, incluyeron entre sus críticas la solicitud de que las Farc debían entregar bienes y dinero para reparar a las víctimas. Esta solicitud, en particular, fue del expresidente Andrés Pastrana.

Este punto se incluyó en la última versión del Acuerdo así: “Durante el tiempo que las FARC-EP permanezcan en las Zonas Veredales Transitorias de Normalización en el proceso de Dejación de Armas, representantes autorizados de esta organización acordarán con representantes del Gobierno Nacional los procedimientos y protocolos para inventariar todo tipo de bienes y activos incluidos en lo que se ha venido denominando recursos para la guerra e informar sobre los mismos”.

Colombiacheck contactó al equipo de prensa de Duque para saber por qué el candidato insiste en que no se definieron esos castigos y respondieron que lo único que hay en el Acuerdo Final acerca de esto es la frase que dice que “los bienes y activos que no hayan sido inventariados una vez concluido el proceso de dejación de armas, recibirán el tratamiento que establece la legislación ordinaria”.

Esto significa que la entrega de recursos de la guerra es una condición que deben cumplir los excombatientes para acceder a los beneficios penales de la JEP, así como seguir gozando de ellos. Por ahora, las normas lo establecen como un requisito y serán los magistrados de la JEP quienes resolverán qué consecuencias hay, en cada caso. Si el incumplimiento de esta condición implica la pérdida de todos los beneficios, el respectivo caso debe ser resuelto por los jueces ordinarios. Diana Isabel Güiza, investigadora de Dejusticia, explicó que el hecho de que este tipo de casos queden en manos de la justicia ordinaria quiere decir que en cada caso se determinarán las sanciones a imponer según el código penal.

La Corte Constitucional le hizo ajustes al acto legislativo que crea la JEP en lo relacionado con lo que señala Duque:

Estableció que le corresponderá a la Jurisdicción ordinaria investigar y juzgar los delitos “de que trata el libro segundo, capítulo quinto, título décimo del Código Penal cuando ellos se cometan sobre bienes o activos que no hayan sido incluidos en el inventario definitivo acordado y elaborado durante el tiempo que las FARC-EP permanezcan en las Zonas Veredales Transitorias de Normalización en el proceso de Dejación de Armas, y siempre que se hayan realizado actos de ejecución después de la entrega definitiva de ese inventario”.

Esos delitos son lavado de activos, testaferrato y enriquecimiento ilícito de particulares, que están entre los que refiere Duque. Es decir, a quienes estén sujetos a la JEP (entre ellos los integrantes de la cúpula de la exguerrilla) y se les comprueben hechos como estos, pasarán a ser juzgados por la justicia ordinaria y perderán los beneficios de la JEP, lo que quiere decir que podrán ir a la cárcel.

Hay que recordar que el Acuerdo Final dice que la JEP, “se aplicará únicamente a conductas cometidas con anterioridad a su entrada en vigor”, lo que quiere decir que los delitos cometidos después de diciembre de 2016 los juzgará, también, la justicia ordinaria.