Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Viernes, 31 Diciembre 2021

Es falso que el Presidente Duque se gaste $4.350 millones al día, como lo afirmó Rodolfo Hernández

Por María Lucía Bayona / Vanguardia

En un debate de precandidatos, el exalcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, aseguró que Iván Duque gasta $4.350 millones al día y que el 60% del presupuesto de 2022 está ‘fiado’. Colombiacheck verificó estas afirmaciones y encontró que no coinciden con los registros del Ministerio de Hacienda ni con conceptos económicos respectivos.

En medio de un debate con otros precandidatos presidenciales, realizado el 7 de noviembre de 2021 por la Revista Semana, Hernández afirmó que “¿Cómo es posible que el presidente de la República gaste $4.350 millones al día? Sábado y domingo también”.

Esta aseveración fue lanzada por el exalcalde al ser preguntadas las razones por las que Gustavo Petro lidera las encuestas para la candidatura presidencial, a lo que respondió que se debe a que los gobernantes actuales “Son unos pésimos administradores. Unos locos. No les importa nada. ¿Cómo es posible que el presidente de la República gaste $4.350 millones al día? ¿En semejante despelote, debiendo todo? Con unas finanzas en 60% del presupuesto del año entrante 'fiado', aumentando los intereses".

Sobre las afirmaciones de Hernández se desconoce la fuente o el origen de tales cifras, ya que no citó alguna. Sin embargo, el portal abierto del Ministerio de Hacienda asegura que durante 2021 se contó con $2 billones destinados a gastos de Presidencia.

Al respecto, Germán Machado, economista y docente de la Universidad de los Andes, explicó que “al dividir dicho presupuesto en los 365 días del año, el promedio da $5.671 millones al día, incluso más de lo que dice el ingeniero”, sostiene.

También afirma que esa cifra corresponde a los gastos de la Presidencia como sector y no exclusivamente del Presidente Iván Duque o del funcionamiento de la Casa de Nariño. “Una cosa es lo que gasta el Presidente y otra lo que ejecuta en sí con programas”, dice Javier Orlando Acevedo, economista y coordinador de la sede de la Universidad Industrial de Santander en Barrancabermeja.

Machado explica que de esos $2 billones se usa un dinero en programas de inversión como la implementación del Acuerdo de Paz, apoyos a departamentos y regiones, programas de seguridad, entre otros, los cuales no son gastos en favor de Presidencia. 

Teniendo en cuenta tal aspecto, se pone sobre la mesa los gastos del día a día ajenos a dichos programas: el personal contratado cuesta $311 millones diarios y la adquisición de bienes y servicios rondan los $160 millones, por lo que solo en la Casa de Nariño, la cifra alcanza los $480 millones al día, según el Ministerio de Hacienda. Eso va incluido en el presupuesto general. 

“No son gastos específicos de la entidad, como si el Presidente estuviese haciendo un mercado muy costoso o algo así. Hay que tener presentes los proyectos de inversión a cargo de la Presidencia”, recordó. 

Es decir, respecto a esta afirmación, Rodolfo Hernández se quedó ‘corto’, pues el gasto diario supera los $4.350 millones. Por tanto, calificamos la afirmación como Cuestionable.

“Las finanzas en 60% del presupuesto del año entrante ‘fiadas’”

En el mismo encuentro, Rodolfo Hernández cuestiona dicho gasto diario de la presidencia, a lo que dice: “¿En semejante despelote, debiendo todo? Con unas finanzas en 60% del presupuesto del año entrante 'fiado', aumentando los intereses.”

De acuerdo con los datos presentados en diciembre de 2021 por el Banco de la República, con corte a septiembre de 2021 la deuda externa del país se ubicó en el 52,5% del PIB con US$165.561 millones. El aumento fue de US$11.053 (7,2%) respecto a diciembre de 2020.

Además, de acuerdo con el balance del Marco Fiscal de Mediano Plazo, entregado por el Ministerio de Hacienda en junio de 2021, el país cuenta con una deuda pública del 65,1%. decir, que por cada 100 pesos que reciba el Gobierno, debe 65,1 y se proyectaba que este 2021, la deuda interna iba a terminar en 10,2%. La externa es del 52%”, dice Machado.
 

 

(Gráfica: Banco Fiscal de Mediano Plazo, 2021. Ministerio de Hacienda)

El economista Javier Orlando Avecedo señala que la palabra ‘fiar’ no es la adecuada, pues lo único que existe es la deuda en sí. Por su parte, el economista Machado dice que este término no se usa en presupuesto público, correctamente se emplea “financiar con deuda”. 

Acevedo agrega que la deuda pública se divide en la deuda a largo y corto plazo. A largo plazo puede pagarse en un tiempo posterior a un año, y la del corto plazo, debe saldarse en uno o menos de un año. “Es decir, que el Gobierno que entra tiene que pagar la deuda a corto plazo, la cual corresponde al 0,02% del PIB”. 

Por lo tanto, el 65,1% de la deuda pública no debe pagarse en los próximos 12 meses o precisamente durante el periodo del Gobierno entrante, como lo da a entender Rodolfo Hernández. Acevedo explica también que el próximo presidente tendrá que pagar cerca del 30% de la deuda interna, no el 60%. 

Al respecto, vale detallar que la plenaria de la Cámara de Representantes aprobó en segundo debate el proyecto de Ley 158 de 2021 “Por la cual se decreta el Presupuesto de Rentas y Recursos de Capital y Ley de Apropiaciones para la vigencia fiscal del 1o. de enero al 31 de diciembre de 2022”, en el que se define un presupuesto aforado en $ 350.4 billones de pesos. 

Y efectivamente la deuda pública es el principal gasto de tal cifra. A esto le siguen las pensiones de 2 '300.000 personas, que le cuestan cerca de $50 billones anuales al país. En el presupuesto también se incluyen transferencias a los municipios y departamentos por medio del Sistema General de Participación para salud, vivienda y agua potable. También se paga educación, salud y defensa. 

En conclusión, esta afirmación es verdadera, pero inexacta, ya que las cifras dadas por Rodolfo Hernández no coinciden con las registradas por el Ministerio de Hacienda ni con el funcionamiento de la deuda pública de Colombia. Por tanto, la calificamos como Cuestionable.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 06 Agosto 2021

“Fuerza (Pública) nos ha permitido alcanzar las más bajas tasas de secuestro y homicidio en décadas”

Por Ana María Saavedra

Este chequeo hace parte del especial sobre el discurso del presidente, Iván Duque, en la instalación de las sesiones ordinarias del Congreso el 20 de julio de 2021.

En su discurso del 20 de julio de 2021, el presidente Iván Duque resaltó la labor de militares y policías. Aseguró: “Esta Fuerza Pública, de la que nos sentimos orgullosos, defiende no solo nuestros valores democráticos sino también nuestro patrimonio y nuestra riqueza ambiental con el mismo fervor con el que defiende nuestra soberanía. Es la Fuerza (Pública) que nos ha permitido alcanzar las más bajas tasas de secuestro y las menores tasas de homicidio en décadas”.

La segunda parte de esta afirmación, que es el objeto de este chequeo, es similar a otra frase en la que Duque sacó pecho de sus logros, en el discurso del 7 de agosto de 2020, en el que afirmó: “se ha consolidado una de las tasas de homicidio más bajas en 40 años”.  Una aseveración que repitió este año en una entrevista con El Espectador, en la que aseguró: “En seguridad, el año pasado terminamos con la menor tasa de homicidios de los últimos 40 años y la menor en secuestros”.

Para realizar esta verificación lo primero que revisamos fueron las estadísticas de homicidios y secuestros. 

Las cifras de los homicidios

En el caso de homicidios utilizamos una base de datos realizada por la investigadora en temas de seguridad Katherine Aguirre, del Instituto Igarapé de Brasil, que recopiló las cifras de homicidios en Colombia entre 1946 y 2017, teniendo como fuentes la Policía y Medicina Legal. 

Tabla de homicidios

Las cifras, por sí solas, le dan la razón al Presidente al decir que Colombia ha alcanzado las menores tasas de homicidios en décadas. Incluso, en los 40 años que él cuenta en su entrevista con El Espectador. Sin embargo, esta afirmación tiene dos elementos que se deben analizar: en su discurso de 2021 Duque atribuye a la Fuerza Pública la disminución de las dos tasas pero las cifras de 2020 no son comparables a los años anteriores por el efecto de la cuarentena decretada por la pandemia.

Cifras de Homicidios del Ministerio de Defensa

homicidios 2020

Iván Duque asumió el 7 de agosto de 2018. Ese año la tasa de homicidios aumentó en un punto porcentual. Como se observa en esta tabla, las cifras de homicidios habían disminuido año a año desde 2012.

En 2019 tuvo una leve disminución: 0,2 puntos porcentuales y en 2020 disminuyó 1,4 puntos porcentuales pero este descenso tiene relación con la cuarentena decretada en marzo de 2020.

En el informe Evolución de la seguridad ciudadana en Colombia en tiempos del COVID-19, realizado entre el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, y la Universidad EAFIT, se explica que “la caída en el número promedio de homicidios durante la cuarentena (medida hasta el 17 agosto) respondió,  principalmente, a lo ocurrido durante el primer mes y medio de esa medida. En  esas  semanas,  el  número  diario  de  homicidios  cayó  alrededor  de un 40% respecto de la tendencia pre-cuarentena. A partir de junio, el número de homicidios parece haber retornado a las tendencias previas a la emergencia sanitaria”. 

En el documento también se indica que “la variación en las dinámicas criminales puede estar asociada a los drásticos cambios ocurridos en otras dinámicas sociales durante este período. En primer lugar, la limitación de la movilidad por el temor al contagio y la imposición de medidas de aislamiento social han reducido las posibilidades de interacción entre potenciales víctimas y victimarios. Los cambios en los patrones sociales de movilidad y consumo también pueden haber generado disrupciones en las cadenas de valor criminales al modificar los incentivos y las oportunidades de cometer ciertos delitos”. 

En el texto ‘Crimen en tiempos de Coronavirus y cuarentena’ de Michelle Alvarado Y Daniel Mejía de la Universidad de los Andes y que fue publicado por el periódico El Tiempo, se indicó que “las medidas de confinamiento obligatorio hacen que, al haber menos gente en las calles, disminuyan notoriamente algunos tipos de delitos como hurtos, homicidios y lesiones personales, que ocurren primordialmente en el espacio público. Naturalmente, a medida que se interrumpen las actividades rutinarias y hay un menor número de potenciales víctimas en las calles para robar los hurtos van a disminuir. Lo mismo ocurre con los delitos de violencia interpersonal como lesiones personales y homicidios, muchos de los cuales suceden también en el espacio público y establecimientos comerciales”.

En el informe 2021 del Ministerio de Defensa, en el que se reportan estadísticas de enero a junio, se observa un aumento en el primer semestre del año en los homicidios, con respecto a los últimos siete años. Es decir, con 6.864 homicidios, el primer semestre de 2021 es el más violento desde 2014.

Homicidios de enero a junio 2021

Aparte de este hecho, Duque no menciona en su discurso que, incluso en 2020, las masacres aumentaron. En estas tablas del reporte del Ministerio de Defensa se observa como desde el 2018 el número de homicidios colectivos o grupales (masacres) y el número de víctimas de estos ha aumentado.

Homicidios colectivos por año

Masacres

Víctimas de homicidios colectivos por año

Homicidios colectivos

 

Una cifra que también aumenta en el primer semestre de este año.

Masacres 2021

Las cifras de secuestros

En el caso de los secuestros, retomamos parte de los datos de una nota que publicamos en Colombiacheck en 2020 sobre una afirmación del presidente Duque en el discurso del 7 de agosto de ese año en la que también resaltó la disminución de la tasa de secuestros.

Para revisar las cifras de secuestros en las últimas cuatro décadas analizamos las cifras desde 1979 hasta 2020. Para los datos entre 1979 y 2010 utilizamos la base de datos de Cifras y Conceptos utilizada en el libro ‘Una sociedad secuestrada’ del  Centro de Memoria Histórica, que da un panorama del secuestro en Colombia desde 1970 hasta 2010.

 

Cifras de secuestros 1970-2010

 

Para la última década, entre 2011 y 2020 buscamos la información del Ministerio de Defensa, que reúne las denuncias por los delitos de secuestro simple y secuestro extorsivo.

Cifras de secuestro

Secuestro 2020

Cifras de secuestro simple

Secuestro simple

 

Secuestro extorsivo

En el mismo informe del Ministerio de Defensa se observa como el delito de secuestro, el que tiene cifras hasta mayo, tiene un leve aumento este 2021. Sin embargo, la cifra sigue siendo menor que la de los años anteriores a 2020.

Secuestro 2021

 

La Fuerza (Pública) nos ha permitido alcanzar las más bajas tasas de secuestro y homicidio

Luego de verificar las cifras oficiales sobre el homicidio y el secuestro es necesario analizar y poner en contexto la afirmación de Duque. 

Como ya lo dijimos el 2020 fue un año atípico por la pandemia y las medidas de aislamiento preventivo obligatorio, que inició el  20 de marzo de 2020 y finalizó el 31 de agosto de 2020, cuando comenzó una fase de aislamiento selectivo.

Katherine Aguirre, investigadora del Instituto Igarapé, nos explicó que “en términos exactos sí se podría decir que son las tasas más bajas, lo que es una tendencia de reducción que viene de años atrás, pero esto se debe analizar, para el caso de 2020, con las medidas de aislamiento. Se cumple la teoría de las acciones rutinarias, que dice que los delitos en el espacio público ocurren cuando hay una convergencia de agresores, de posibles víctimas y del actor vigilante, que está para evitar que esto pase. Durante el aislamiento había menos posibles víctimas en el territorio. Es un patrón que se dio en la mayor parte de los países de la región, que redujeron su tasa de homicidios. En los meses del aislamiento la violencia bajó”.

Una afirmación similar a la de Álvaro José Prettel, quien fue coordinador del Observatorio de Seguridad de Cali y es docente de economía de la Universidad del Valle. Prettel agrega que la afirmación del Presidente incluye dos dinámicas delictivas diferentes: el secuestro y el homicidio. “Cada una tiene unos factores de riesgo diferentes y se comportan de manera distinta. Por ejemplo, en una población como Tumaco en la dinámica del homicidio hemos visto una disminución por el control de bandas delincuenciales, que aumentaron su dominio en algunas zonas, pero esto hizo que disminuyeran las confrontaciones y aumentaron otras formas de violencia como extorsión, violencia sexual, intrafamiliar. En ciudades como Cali y Palmira o en contextos más urbanos se ve en 2020 el rebote de los efectos del confinamiento en la disminución de los homicidios. Cuando esto pasó,  las dinámicas delictivas  volvieron a sus tendencias iniciales”.

Prettel nos indicó que en el caso del homicidio este tiene causas como dinámicas del narcotráfico, enfrentamiento entre grupos armados y convivencia, pero el secuestro es principalmente delincuencia y sí se puede ver impactado directamente por unas estrategias de control territorial e inteligencia más fuerte por parte de la Fuerza Pública. 

Sin embargo, en ese sentido, la tendencia de la disminución de los secuestros empezó en 2002. Un informe del Ministerio de Defensa, citado en un reportaje del medio de análisis Insight Crime sobre la disminución del secuestro en Colombia, indica que gran parte del éxito de Colombia en la reducción de los secuestros se puede atribuir a las políticas del presidente Álvaro Uribe. “Sin duda”, dice el informe, “el factor clave que permitió [al país] alcanzar este éxito fue el liderazgo y la determinación demostrada por el Gobierno colombiano”.

“El informe continúa enumerando una serie de factores —como el hecho de que las fuerzas de seguridad han recuperado el control de zonas previamente controladas por grupos guerrilleros, la creación de unidades antisecuestro, y la legislación en defensa de las libertades personales— que según el gobierno han contribuido a este gran logro en materia de seguridad”, se agrega en el estudio.

Pero otra de las razones de la disminución, según unas declaraciones dadas por el entonces director del Gaula de la Policía, general Fernando Murillo, a CNN en enero de 2019, es que “los procesos de negociación con grupos paramilitares (bajo el gobierno de Uribe) y con la guerrilla de las FARC (con el gobierno de Juan Manuel Santos), fueron un factor determinante en la reducción de más del 90% en los secuestros del país”.

Así que aunque Duque acierta en que las tasas del secuestro y los homicidios (de 2020) son las más bajas en décadas, es simplista presentarlo como un logro de la Fuerza Pública en su gobierno, ya que, especialmente en el homicidio, son múltiples los factores por los que estos delitos aumentan o disminuyen. Además, el 2020 es un año que, debido a las medidas de confinamiento, es ‘sui generis’ y, una vez más en el caso del homicidio, en el primer semestre de 2021 se observa un aumento de ese delito. Por estas razones, calificamos su afirmación de cuestionable.