Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 10 Marzo 2021

Gonzalo Guillén sustenta en cifra falsa su acusación sobre costos de las vacunas contra el COVID-19

Por José Felipe Sarmiento

En su cuenta de Twitter, el director del portal La Nueva Prensa denunció una supuesta ilegalidad con base en una cuenta mal hecha sobre los valores pagados por Colombia a las farmacéuticas y el fondo Covax.

Con mayúsculas sostenidas y signos de admiración, el director del portal La Nueva Prensa, Gonzalo Guillén, publicó un trino el 8 de marzo en el que se refirió como un “chanchullo” a los precios que, según él, habría pagado Colombia por las vacunas contra el COVID-19, que calculó con una división entre las que han llegado y lo que el Estado supuestamente ha desembolsado para adquirirlas.

De acuerdo con el mismo mensaje (retuiteado más de 3.700 veces), “van gastados 2 billones de pesos en vacunas”, una cifra que el tuitero le atribuyó al presidente Iván Duque. Además, señaló al diario El Espectador como su fuente para asegurar que “han llegado 1’467.000 dosis” al país. Colombiacheck le consultó más detalles sobre el origen de la información a través de diferentes canales de contacto de su portal, pero se negó a contestar.

La verificación de esos datos arrojó que la publicación de Guillén es falsa. La operación matemática que hizo no tiene ningún rigor, pues parte de datos desactualizados y descontextualizados, los cuales no se pueden dividir así. Por el contrario, hay información pública que permite hacer estimados mucho más precisos con un resultado muy distinto al que él obtuvo.

El periódico citado en el trino publicó ese mismo día que el país acababa de completar dos millones de dosis disponibles. Además, el periodista Juan Carlos Rincón Escalante, que trabaja en ese medio de comunicación, corrigió públicamente la “manipulación” de las cifras que se hizo viral. “Duque habla de 2,4 billones de pesos para comprar 66,5 millones de dosis. La división tendría que ser sobre esa cifra para ser honesto”, escribió.

Y no es solo eso. Las resoluciones de traslado de recursos del Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME) al Fondo Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres para la compra de las distintas vacunas son públicas. De hecho, el Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana hizo un balance al respecto el pasado 10 de febrero.

En total, suman 3 billones de pesos para los 61,5 millones de dosis que el Ministerio de Salud ha anunciado hasta el momento. Es decir que el verdadero precio promedio es de 50.049 pesos por dosis.

Sin embargo, los valores también varían según el laboratorio y mecanismo de negociación. Aunque hay que tener en cuenta que los precios no son exactos, porque los contratos son confidenciales, se pueden hacer los cálculos con base en las resoluciones.

Por el lado del Fondo de Acceso Global para Vacunas COVID-19 (Covax) hay dos: una por 391.503 millones de pesos y otra por 427.426 millones más. O sea que se han destinado 818.929 millones de pesos para obtener 20 millones de dosis por esta alianza multilateral, 40.946 pesos por cada una.

Para la vacuna de BioNTech-Pfizer se movieron 437.189 millones de pesos. Esto equivale a 43.719 pesos por dosis, ya que son 10 millones.

La operación para las adquisiciones de Oxford-AstraZeneca y Moderna es similar, porque también son 10 millones de dosis de cada tipo. Así, los 281.766 millones de pesos destinados a la primera se traducen en 28.177 pesos por unidad y el billón apropiado para la segunda se divide en dosis de 106.869 pesos.

Las dos farmacéuticas restantes están en una misma resolución. Con respecto a los 9 millones de vacunas de Janssen, la única de una sola aplicación, el resultado de la división es de 34.668 pesos porque el total indicado es de 312.012 millones. Entre tanto, las de Sinovac salen a 63.767 pesos, el equivalente a 159.417 millones de pesos entre 2,5 millones de dosis.

 

De modo que el cálculo mentiroso de Guillén da entre 12,7 y 48,4 veces el estimado que se puede obtener con información que es pública y más adecuada para hacer esa operación. En consecuencia, su trino da información falsa.

Actualización 11 de marzo de 2021, 9:40 a. m.

A la madrugada siguiente de la publicación de este chequeo, La Nueva Prensa respondió uno de los mensajes en los que Colombiacheck pedía detalles sobre las fuentes utilizadas por su director para calcular los supuestos costos de la vacuna. Su respuesta fue negarse a responder y la nota se actualizó en ese sentido.

El argumento para no contestar fue que ese portal “no reconoce a La Silla Vacía, y por tanto ninguno de sus proyectos asociados, como autoridad y/o fuentes confiables de contrastación de información” . Sin embargo, Colombiacheck no tiene ningún vínculo directo con ese otro medio de comunicación digital.

La Silla incluso tiene su propia sección de verificación, el Detector de Mentiras. Este también está avalado por la International Fact-Checking Network pero su trabajo es completamente independiente al de Colombiacheck.

En la página ‘Sobre nosotros’ está disponible toda la información referente a Colombiacheck, que es un proyecto de la asociación de periodistas Consejo de Redacción. Ahí están publicadas sus fuentes de financiación y su equipo de trabajo.

Nota: La fotografía de Guillén utilizada en la portada de este chequeo fue tomada de Wikipedia, donde aparece como autoría de Connie Hunter H. y fue publicada para uso libre con atribución.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 18 Agosto 2020

No se ha anunciado que Venezuela será el ‘primer país occidental en recibir la vacuna rusa contra el COVID-19’

Por Laura Rodríguez Salamanca

Con base en unas declaraciones del ministro de salud ruso sobre la vacuna del coronavirus, se difunde, falsamente, que a partir del 5 octubre el país euroasiático compartirá su desarrollo con Venezuela. Pero las publicaciones incluyen datos errados.

Desde hace algunos días se difunde en Colombia, a través de cadenas de WhatsApp y publicaciones de Facebook, que Venezuela será “la primera nación del mundo occidental en que se suministre la vacuna contra el COVID-19”.

Este tipo de publicaciones parten de un anuncio de “Mijail Murashko” [nombre a veces también escrito en el alfabeto latino como Mikhail Murashko], ministro de salud de Rusia, sobre el registro de la vacuna para sostener que, a partir del lunes 5 de octubre de 2020, ese país empezará a facilitar el desarrollo a “sus socios más allegados”, y que, por ende, “todo el pueblo venezolano gratuitamente comenzará a ser vacunado” a partir de la misma fecha.

Cadena vacuna rusa Venezuela

Pero en Colombiacheck verificamos esta información y encontramos que es falsa: incluye datos inexactos sobre las palabras de Murashko y agrega asuntos a los que él no se refirió y de los que tampoco hay rastro que hayan publicado Nicolás Maduro o el gobierno ruso. 
 
Revisamos el video original [que hace parte del archivo de Ruptly, la agencia de video de Russian Television] de las declaraciones del ministro del 1 de agosto en el que anunciaba, efectivamente, el inicio del proceso de registro sanitario de la primera de las vacunas desarrolladas en el país, en la que trabajaron el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya y el Ministerio de Defensa Ruso [como contamos en otro chequeo, este registro no implica que la vacuna esté lista para usarse y, además, la comunidad científica ha criticado fuertemente el anuncio]. 

Pero hallamos que algunos de los datos de este video no concuerdan con lo que se difunde en redes sociales. 

Primero, en la cadena se dice que “a partir del 10 de Agosto [la vacuna contra el coronavirus se empezaría a suministrar] a colectivos especiales Rusos (Médicos, Maestros, funcionarios de salud, Policías y demás órganos de seguridad, y aquellos trabajadores de industria y comercio esenciales, miembros y funcionarios del ejecutivo nacional)” (sic). 

Pero esto tiene varias imprecisiones. Los colectivos a los que se refirió el funcionario solo fueron los médicos y los maestros, no todos los que se enumeran falsamente. Así mismo, Murashko no estableció una fecha para el inicio de la vacunación de estos grupos, sino que dijo: “después de recibir la autorización de comercialización, las vacunas comenzarán a usarse. Paralelamente, cambiaremos los principios del sistema regulador, y comenzaremos en paralelo con la vacunación de grupos especiales”. Como explicamos en otro artículo, hasta el 11 de agosto Putin anunció la conclusión del registro. 

Además, la única vez a la que se refirió al 10 de agosto lo hizo para explicar que ese día empezaría un programa de vacunación, pero no contra el coronavirus, sino contra la influenza. “Paralelamente, nos estamos preparando para la temporada de gripe. Vladímir Vladímirovich Putin estableció la tarea de comenzar la vacunación oportuna contra la influenza y, a partir del 10 de agosto, comenzará el suministro de la vacuna contra la influenza a las regiones”, dijo casi al final del video. 

Segundo, en la cadena también se difunde que, de acuerdo con las mismas declaraciones del ministro, “a partir del lunes cinco de octubre de 2020 comenzará la vacunación masiva y gratuita a toda la población, momento en la cual se prevé igualmente que será facilitada a sus socios más allegados, y para el Mundo entero para aquellos que así le soliciten a partir del lunes 02 de noviembre (que casualidad vale, un día antes de las elecciones en los EEUU)” (sic). 

Pero ni el funcionario habló del 5 de octubre ni se refirió de ningún modo a la posibilidad de compartir la vacuna con sus socios o al resto del mundo justo para el momento de los comicios de su rival geopolítico. Dijo que planean que “la vacuna entre en un uso más amplio en el mes de octubre”. Pero no especificó el día. Y no habló más sobre el tema. Ni siquiera mencionó los términos socios o aliados. Las elecciones presidenciales de Estados Unidos sí se llevarán a cabo el 3 de noviembre, pero el resto de la información que se atribuye al mensaje es falso. 

De hecho, como explicamos en otro artículo, Kirill Dmitriev, el director del Fondo de Inversión Directa de Rusia (RFPI por sus siglas en ruso) dijo el pasado 11 de agosto que Rusia ya ha vendido más de 1.000 millones de dosis a 20 países del mundo, pero no dio una lista de esos países, ni tampoco pista alguna de sus compradores.

También hallamos un artículo de la agencia de noticias rusa Tass fechado el 12 de agosto en que se explica que, de acuerdo con el embajador ruso en Venezuela, Sergei Melik-Bagdasarov, el país sudamericano podría ser uno de los países en donde se hagan los ensayos clínicos de la vacuna rusa. 

“Incluso antes de que se registrara Sputnik V (el nombre de la vacuna rusa - TASS), habíamos recibido una oferta de nuestros socios para participar en los ensayos clínicos de la vacuna contra el coronavirus”, dijo el diplomático, según el medio. Pero también aclaró que “es demasiado pronto para discutir las fechas concretas para el suministro de medicamentos y vacunas COVID-19 a Venezuela”. 

Para confirmar la existencia de algún anuncio sobre este tema por parte del gobierno de Venezuela o Rusia, hicimos una búsqueda avanzada en Google con los términos ‘vacuna, Rusia, Venezuela’. Solo encontramos unas declaraciones de Maduro del 17 de agosto, que fueron replicadas por decenas de medios, en las que felicitaba a Rusia por haber registrado la vacuna y por planear ser el primer país en vacunar masivamente a su población, y anunciaba que sería el primer venezolano en ponérsela “para dar ejemplo” al resto de la población. 

Luego hicimos la búsqueda avanzada, pero esta vez en la cuenta de Twitter de Nicolás Maduro. Lo único que arrojó el buscador fue un mensaje del 12 de agosto con la felicitación de Maduro a Rusia, en el que se adjuntaba un comunicado de prensa en el que él mismo “agradece (...) este nuevo aporte a la humanidad”. 

También consultamos sobre el tema a nuestros colegas verificadores de Efecto Cocuyo, en Venezuela, y nos respondieron que aunque el país recibe donaciones de pruebas PCR y otros insumos de Rusia para manejar la pandemia, nos podían asegurar que Maduro no había hecho ningún anuncio respecto a una fecha para la distribución de la vacuna rusa. 

Finalmente, contactamos a un asesor de prensa del Ministerio de Salud de Venezuela. Pero nos respondió a través de WhatsApp: “no estamos autorizados a dar información alguna. Los voceros principales son el presidente y el vicepresidente de la República”. 

Entonces calificamos como falsa la cadena de WhatsApp, que también ha rotado en Facebook, según la cual todo el pueblo venezolano “comenzará a ser vacunado gratuitamente con la vacuna rusa contra el coronavirus el 5 de octubre de 2020 y será el primer país de occidente en recibir el desarrollo científico”. Esta información se basa en frases falsamente atribuidas al ministro de Salud de Rusia y en datos inexactos.