Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 27 Enero 2021

Gráfico con errores sobre precios de vacunas aún causa malentendidos

Por José Felipe Sarmiento

De nuevo circula un diagrama que el diario La República tuvo que corregir y que ha sido utilizado para desinformar sobre la compra de vacunas contra el COVID-19 por parte de Colombia.

Con mensajes que aseguran que “Colombia comprará la vacuna [contra el COVID-19] a 10 veces su precio real” y otros cuestionamientos parecidos, circula en Facebook una gráfica en la que aparece el valor por dosis que algunos laboratorios supuestamente le han dado a “países que han publicado el precio de compra”.

Entre los sitios donde ha aparecido, está el grupo ‘Claudia López, ¡te apoyamos!’, donde lo pusieron en un meme con un sello de ‘robledistas’ que lleva una ilustración del senador Jorge Robledo. También lo publicó el abogado ambientalista Juan Diego Medina, integrante del movimiento Activista. En otros perfiles, lo han puesto como captura de pantalla de un trino del senador del partido MAIS Gustavo Bolívar, que pertenece a la coalición Decentes, donde a la vez citaba uno de su colega Alexander López, del Polo Democrático.

Publicación en Facebook con gráfico erróneo sobre precios de vacunas

Publicación en Facebook con gráfico erróneo sobre precios de vacunas

Trino de Gustavo Bolívar con otro de Alexander López sobre precios de vacunas

Usuarios de la red social han reportado estos contenidos, que suman 1.789 compartidos hasta el 26 de enero, como posibles noticias falsas. Colombiacheck, que pertenece al programa de verificadores independientes de Facebook, encontró que son publicaciones cuestionables porque el gráfico tiene datos ciertos pero también contiene errores, incluyendo uno justamente en el precio que ha escandalizado a tantas personas.

Lo mismo habían indicado ya las secciones de verificación de la agencia AFP y el portal La Silla Vacía. Sin embargo, la desinformación sigue circulando.

El gráfico salió de un artículo publicado por el diario económico La República el 6 de enero de 2021, que incluso está enlazado junto a la imagen compartida por Medina. Sin embargo, la versión actual ya no es igual porque el medio tuvo que corregir la equivocación que cometió (y que quedó archivada) cuando puso que Colombia pagaría 21 dólares por dosis de la vacuna de la Universidad de Oxford y AstraZeneca junto a precios entre 2,19 y 4,5 dólares para otros países.

Para completar la confusión, junto al nombre del país había un asterisco de una anotación al pie en la que se decía que se estaban negociando “unas 10 millones de dosis” de la desarrollada por Pfizer y BioNTech. O sea que la supuesta aclaración se refería a un laboratorio distinto del que aparecía al lado del precio señalado.

Al pie de las dos versiones del diagrama se menciona como primera fuente al Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, en inglés), que tiene datos recolectados de fuentes públicas sobre los precios por dosis. La mayoría de cifras coinciden con las del diagrama. No obstante, la misma página advierte que “esta vista podría no proveer una imagen precisa de los precios de las vacunas” y la reproducción de los datos para la de AstraZeneca tiene tres fallas:

  • En Filipinas, La República dice que son 2,5 dólares, pero es el doble.
  • En Bangladesh son 4, no 4,5 dólares.
  • Los 21 dólares de Colombia no tienen sustento porque el país ni siquiera aparece en ese listado de Unicef.

La otra fuente del diario es el sistema de medios públicos alemán, Deutsche Welle (DW). De acuerdo con una búsqueda avanzada de Google, su portal en español sacó una nota sobre la autorización de emergencia para la vacuna de Pfizer en Colombia el mismo día de la publicación de La República, en la que se recuerda el anuncio que había hecho Duque en diciembre de 2020 sobre la compra de 10 millones de dosis a ese laboratorio, otros 10 millones a AstraZeneca, 9 millones a Janssen y 20 millones a través de la alianza Covax de la Organización Mundial de la Salud. Nada sobre precios.

Finalmente, la infografía corregida (en la que siguen mal los precios de Filipinas y Bangladesh) pone a Colombia fuera del gráfico. “En el documento del Plan Nacional de Vacunación se estimó un costo del tratamiento de 21 dólares. El Gobierno aclaró que este es un modelo de costo-efectividad, usando precio estimado promedio”, dice.

La primera versión del plan, en la página 36, en efecto estima ese costo dentro de los parámetros para sacar cuentas. El valor no aparece atribuido a ningún laboratorio específico y, hasta el 27 de enero, una de las grandes incógnitas en el país es precisamente cuánto va a pagar el Estado por las dosis de cada una de las tres farmacéuticas con las que tiene acuerdos bilaterales.

Los datos de Unicef dan un rango de 2,19 a 44 dólares entre todas las opciones posibles (la más cara es la de Moderna, de la que Colombia no ha anunciado compras). El punto medio es 23,1 dólares.

Por tanto, la mayoría de los datos en el gráfico que circula por redes son correctos. Pero hay dos descaches con los precios de AstraZeneca para países asiáticos y una gran equivocación, que lleva a conclusiones falsas, en todo lo referente a los datos sobre Colombia. De ahí que su calificación sea cuestionable.

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Jueves, 13 Agosto 2020

Motoa y Ospina se enfrentaron a ‘trinazos’ por los datos de COVID en el Valle

Por Mónica Ospino Orozco - RedCheq

En parte, ambos dijeron la verdad, aunque Ospina erró en una de sus afirmaciones sobre el crecimiento de UCI en Cali.

El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, y el senador de Cambio Radical, el palmirano Carlos Fernando Motoa fueron los protagonistas el pasado 23 de julio de un rifirrafe en la red social Twitter por causa de las críticas que el segundo hizo acerca del manejo de la pandemia en el Valle del Cauca.

 Ese día el Instituto Nacional de Salud, INS, reportó 7.945 nuevos casos de contagio de Covid-19 y un total de 315 muertes. Para el Valle del Cauca las cifras llegaron a 757 casos y 34 muertes, que en ese momento fueron registradas por el diario El País como las más altas en lo que iba de la pandemia en la región. 

En ese marco fue que el senador Motoa trinó: “Es doloroso ver crecimiento de casos y muertes por #Covid_19 en el país. El Valle tuvo hoy el 10% de los fallecimientos, la gran mayoría en Cali. Aterrador que DESDE EL INICIO de la emergencia, el dpto. esté con indicadores en rojo. ¡ESTRATEGIA DEBE REPLANTEARSE YA! @MinSaludCol” (sic).

Ante este trino, el ex senador y hoy alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, respondió en la misma red social: “Equivocado de principio a fin, si hay un sitio en donde se ven resultados es acá, Creció más que el promedio nacional en ucis, tiene una de las redes más amplias de laboratorios, logró establecer una curva menos abrupta en su crecimiento. Deje el sesgo que ud. es inteligente” (sic). 

En Colombiacheck le pusimos la lupa a las afirmaciones de los líderes políticos vallecaucanos y verificamos en detalle la veracidad de sus pronunciamientos, en medio de este debate tuitero.

Senador Carlos Fernando Motoa:

“El Valle del Cauca tuvo el 10 por ciento de los fallecimientos”

Verdadero

El senador Carlos Fernando Motoa en su trino dijo que el 10 por ciento de los fallecimientos de ese 23 de julio fueron en el Valle y que la mayoría ocurrieron en Cali.

En efecto, ese día el INS reportó 315 muertes en todo el país y el porcentaje que el senador infiere en el Valle del Cauca es muy cercano a la realidad: 10,5 por ciento del total de muertes, ya que para ese día se reportaron 34 fallecimientos en el departamento, de acuerdo con el boletín epidemiológico del Valle del Cauca.

También el senador Motoa acertó al decir que la mayoría de las muertes fueron en Cali, pues ese 23 de julio en la capital del departamento, se reportó el fallecimiento de 27 de las 34 personas reportadas en el Valle, a causa de las complicaciones ocasionadas por la enfermedad del COVID-19, según quedó registrado en el boletín epidemiológico de Santiago de Cali No. 136.

Motoa, senador por el partido Cambio Radical, claro opositor y muy crítico de la gestión del alcalde Jorge Iván Ospina, en diálogo con Colombacheck, aseguró: 

“Yo me apego a los datos que entrega el Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Salud para hacer los análisis correspondientes y ese fue el caso con el trino en cuestión del 23 de julio. A lo largo de emergencia he venido haciéndole un seguimiento a las cifras en Cali y el Valle del Cauca y desde que se inició esta pandemia siempre los contagios y las muertes han estado en los primeros lugares del país y eso es muy preocupante, porque esos indicadores reflejan que no ha habido una clara política en el manejo de la pandemia y en particular en Cali, en donde me parece que el alcalde ha sido errático y lo digo por todos los anuncios que hace y a las pocas horas, modifica”.

Jorge Iván Ospina: 

“[Cali] Creció más que el promedio nacional en UCI”

Falso

Al inicio de la pandemia el Valle del Cauca contaba con 747 camas UCI para la atención de la población, de acuerdo con lo registrado en el oficio 1.220.10-527231, del 1 de abril de 2020, firmado por la Secretaria de Salud del Valle, María Cristina Lesmes, en respuesta a una petición de información del senador Alexánder López. (Este documento se puede consultar en www.valledelcauca.gov.co

De este total de camas, 570 de ellas estaban en Cali, lo que equivale al 76 por ciento, tal como lo registró en esta nota del 26 de marzo el diario El País de Cali. 

Hoy, el total de camas UCI en el departamento, de acuerdo con este gráfico de Capacidad Instalada del Ministerio de Salud es de 1.033 camas en Unidades de Cuidados Intensivos.

Esto significa que la capacidad del departamento se amplió en un 28 por ciento, es decir 286 UCI en todo el departamento. En Cali, esta capacidad creció en un 27 por ciento, pues hoy hay 784 camas UCI. 

Porcentualmente el Valle ha aumentado menos su capacidad UCI que departamentos similares, como Antioquia que hoy cuenta con 1.025 camas UCI (un 50 por ciento más que al inicio de la pandemia); Atlántico con 818 (con un crecimiento del 40 por ciento, pues en abril tenía 489 camas).

Entre tanto, en Cundinamarca hay ya 338 UCI, lo que representa un crecimiento del 50 por ciento por ciento, pues en marzo tenía 168 y Santander con 405 camas UCI ha crecido en 10 por ciento, pues en abril el diario Vanguardia reportó que se contaba con 365 camas UCI. Los demás datos fueron obtenidos, de nuevo, del Ministerio de Salud en su apartado de Capacidad Instalada de servicios de salud.

Luego de comparar estas cifras, queda claro que el Valle del Cauca está detrás de Antioquia, Cundinamarca y Atlántico, que porcentualmente crecieron más sus capacidades UCI, aunque las cifras absolutas digan que el departamento tiene más camas.  

“Empezando la pandemia nosotros teníamos el 30 por ciento de camas de UCI reservadas para Covid, después subimos a 50 por ciento y ahora estamos en el 65 por ciento. Es decir, si usted tiene 100 camas hoy, 65 son para COVID-19. Hicimos un plan que nos dio que teníamos que elevar nuestra capacidad UCI a 1.200 camas, las entidades privadas han hecho un gran esfuerzo para comprar ventiladores y ahora creemos que en breve vamos a llegar a esa meta que nos pusimos justo ahora que estamos en el pico alto de la pandemia”, dijo la secretaria de Salud Departamental María Cristina Lesmes.

Y aunque las cifras absolutas muestran que Cali y el Valle estaban mejor dotados en lo que tiene que ver con UCI para enfrentar la pandemia, ya en el desarrollo de la emergencia y con en este panorama, corroborado por las cifras del Ministerio de Salud, concluimos que el alcalde Ospina erró en su apreciación.

El Valle “tiene una de las redes más amplias de laboratorios”

 Verdadero

En su respuesta por Twitter al senador Motoa, el alcalde Ospina aseguró que el Valle del Cauca tiene una de las redes de laboratorios para la toma de pruebas más amplia del país y nuevamente acierta. 

De acuerdo con este documento del Ministerio de Salud (con corte al 21 de junio de 2020) en el departamento hay 10 laboratorios habilitados para analizar las pruebas de COVID-19. Ocho de ellos son privados y dos públicos.

 Y de acuerdo con la secretaria Lesmes, el laboratorio de la Secretaría de Salud Departamental fue el primero en el departamento en certificarse para la toma de esta prueba. “Nosotros mandamos entre el 9 y el 10 de marzo a un funcionario al Instituto Nacional de Salud y a eso del 15 de marzo logramos que nos aprobaran el procesamiento de pruebas y desde entonces no hemos parado, hoy tenemos una capacidad de 400 pruebas diarias. Hoy tenemos 11 laboratorios procesando cerca de 1.400 pruebas en Cali y estamos a punto de autorizar un laboratorio en Buenaventura”. 

Por otra parte, el profesor Adalberto Sánchez, biólogo y doctor en genética, quien hoy ejerce la gerencia técnica del laboratorio de la Universidad del Valle aseguró que “el laboratorio nuestro fue el segundo en certificarse después de que lo hiciera el laboratorio de Salud Departamental para el procesamiento de las pruebas PCR y hoy estamos haciendo entre 200 y 250 pruebas diarias, lo que es un aporte importante para la capacidad que hoy tiene el Valle del Cauca”.

Comparativamente hablando, el Valle del Cauca es el tercer ente territorial del país con más cantidad de laboratorios habilitados; primero está Bogotá, con 22 laboratorios; seguido de Antioquia, con 15, y en tercer lugar el Valle del Cauca, con 10, de nuevo con los datos que entrega el Ministerio de Salud.

Esto se explica, porque la capital del Valle del Cauca es la tercera ciudad más poblada del país y en ella se asientan buena parte de las 459 empresas del cluster de Excelencia Clínica, que es una apuesta de la Cámara de Comercio de Cali, por fortalecer este sector de la economía departamental, de acuerdo con este informe de la revista Dinero.

“El Valle logró establecer una curva menos abrupta en su crecimiento (contagios de COVID-19)”

Verdadero

Si bien, como ya lo corroboramos antes, el Valle del Cauca ha permanecido en el top 5 de los departamentos con más contagios, el crecimiento exponencial de la pandemia ha sido sostenido en el tiempo, según el análisis que hace el profesor Adalberto Sánchez. Esto se debe a que “en el Valle del Cauca, hemos tenido una de las mejores capacidades de diagnóstico, lo que ha permitido que desde un inicio tengamos números reales de la situación. Y en la medida que estas capacidades han crecido y la pandemia se ha acelerado, pues los números en el departamento también, pero también han sido las decisiones sobre el manejo de la cuarentena que se han tomado en Cali y el Valle a nivel gubernamental para la población han influido en este comportamiento”.

Las cifras del Valle del Cauca, Atlántico y Antioquia a lo largo de los meses, desde el día que se declaró el primer caso en el país (6 de marzo de 2020) han sido así, tomando como referencia el día 23 de cada mes (para que coincida con la fecha de los trinos objeto de este chequeo): 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud:

Tabla comparativa
 

Como se observa con estos datos, los saltos más importantes de contagio se dieron en Atlántico y Antioquia entre junio 23 y julio 23 cuando los contagios crecieron en el lapso de ese mes en Atlántico a 12.411 casos y en Antioquia a 16.710 casos, mientras que en el Valle el aumento de junio a julio fue de 11.319 casos.

Estas cifras soportan la tesis del alcalde de Cali de una curva menos abrupta en los contagios, por lo que concluimos que es verdadera su apreciación.

Consultamos al equipo de prensa del alcalde Jorge Iván Ospina y aseguran que los datos del primer mandatario son obtenidos de su constante actualización con el equipo de trabajo de la pandemia que es encabezado por su secretaria de Salud, Miyerlandi Torres, entre otros funcionarios y porque diariamente los temas relacionados con la pandemia son tratados en el Centro Regulador de Urgencias Además, porque Ospina, por su formación de médico es un lector y analista intenso de la materia.

Luego de analizar a la luz de los datos este enfrentamiento entre estos líderes políticos a través de la red social Twitter, concluimos que está equilibrada hacia la verdad, pues en ambos casos se basaron, principalmente, en datos correctos para lanzar sus apreciaciones, aunque Ospina erró en uno de ellos.