Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Jueves, 23 Julio 2020

Iván Duque y Aída Avella, empatados en discurso sobre asesinato de líderes sociales

Por Colombiacheck

Chequeamos los datos que dieron el Presidente y la Senadora sobre asesinatos de líderes sociales durante la instalación del Congreso y en ambos casos la calificación fue cuestionable.

Las críticas al discurso del presidente Iván Duque el pasado 20 de julio en la instalación del Congreso no han parado porque hay sectores que aseguran que las cifras que dio no corresponden a la verdadera situación del país. Pero hubo un dato que le criticaron en especial los líderes de opinión en redes sociales, la supuesta reducción de un 25% en los asesinatos de líderes sociales.

Aída Avella, senadora de la bancada Decentes, y quien pronunció el discurso de la oposición ese día, también dio una cifra sobre el mismo asunto, por lo que chequeamos la veracidad de ambos al respecto.


Iván Duque: “Año a año hemos reducido la tasa de homicidios a nuestros líderes sociales, que comparado con el periodo 2016-2018 lleva una reducción del 25% en lo que va corrido de nuestro gobierno”.

Cuestionable

En la oficina de prensa de la Casa de Nariño le dijeron a Colombiacheck que la fuente del dato de reducción de asesinato de líderes sociales era la Consejería Presidencial para Derechos Humanos y Asuntos Internacionales. Allí dijeron que las cifras salieron del Informe de homicidios contra líderes sociales y defensores/as de derechos humanos en Colombia (01 de abril a 30 de junio de 2020).

En ese informe dice que, según las cifras del Gobierno, entre 2016 y 2018 asesinaron a 260 líderes sociales. Que en 2019 fueron 108 casos y que a 30 de junio de 2020 hay 37 casos confirmados y 49 en verificación.

Pantallazo asesinato líderes sociales DDHH

 

Pantallazo asesinato líderes sociales 2019

Hay que recordar que, como lo ha explicado en diversas oportunidades Colombiacheck, en el país las cifras oficiales de homicidios de líderes sociales se basan en una verificación realizada por la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en eso se explica que haya casos en proceso de revisión.

No saber cuántos de esos 49 asesinados eran líderes sociales es una de las razones por las que no hay cómo corroborar si la reducción del 25% anunciada por Duque es cierta, pues hay que esperar el proceso de verificación. Además, los periodos que compara Duque no son iguales, por lo tanto metodológicamente no es una comparación correcta. Juan Carlos Garzón, director del Área de Dinámicas del conflicto de la Fundación Ideas para la Paz, retieró que al no incluir en las cuentas los casos pendientes de verificación es muy difícil saber si, efectivamente, hay una reducción.

Para saber el estado de esos asesinatos Garzón recomienda fijarse en la tendencia de las mediciones de este delito que hacen diferentes organizaciones, que como también hemos explicado en Colombiacheck, tienen diferencias en las cifras debido a que usan metodologías distintas. “En 2018 todas las fuentes coinciden en que esos asesinatos subieron, en 2019 en que bajaron y en 2020 coinciden en que van al alza”, indicó Garzón, quien además aclaró que si bien en 2019 los asesinatos bajaron, las amenazas subieron.

En el siguiente cuadro del informe de 2019 del Programa Somos Defensores se evidencia la tendencia en los asesinatos de la que habló Garzón y el aumento de las amenazas en 2019:

Pantallazo somos Defensores

Somos Defensores reportó una disminución de asesinatos en el primer trimestre de 2020 comparado con el mismo periodo del 2019, otra tendencia de la que habló Garzón:

Pantallazo Somos Defensores 2

El siguiente cuadro de Indepaz también confirma la tendencia señalada por Garzón en los asesinatos entre 2017 y 2019 (en este caso el año 2016 no está completo):

Pantallazo Indepaz


Aída Avella: “En lo que va corrido del año más de 115 líderes han sido masacrados”.

Cuestionable 

En el equipo de prensa de la senadora le explicaron a Colombiacheck que hubo un error, pues con esa cifra ella quería referirse a los excombatientes de Farc asesinados y no a los líderes sociales. 

Indicaron que los líderes sociales asesinados en 2020 (hasta el 9 de julio) son 166 y enviaron un documento interno con los nombres de los asesinados que incluye información de Indepaz, de comunidades en los territorios y de un grupo de organizaciones defensoras de derechos humanos con las que la senadora tiene vínculos. 

En el Informe de homicidios contra líderes sociales y defensores/as de derechos humanos en Colombia (01 de abril a 30 de junio de 2020) la Consejería Presidencial para los Derechos Humanos y Asuntos Internacionales asegura que entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2020 esa entidad “ha confirmado con el apoyo de OACNUDH (Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas), treinta y siete (37) homicidios contra líderes sociales y defensores/as de  derechos humanos en Colombia; paralelamente se relacionan cuarenta y nueve (49) en trámite de verificación. De los treinta y siete (37) homicidios confirmados, dos (2) de ellos, ostentan la doble calidad de “Personas en Reincorporación” y de defensores de derechos humanos; razón por la cual, son objeto del monitoreo por esta consejería y por la de Estabilización y consolidación”.

Como explicamos en la verificación de la frase anterior, en Colombia las cifras oficiales de homicidios de líderes sociales se basa en una verificación realizada por la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos humanos, en eso se explica que haya casos en proceso de revisión, por lo que, por el momento, no se tiene una cifra final. También hay que tener en cuenta que la diferencia de las cifras que consolidan diferentes organizaciones de este delito se debe a las distintas metodologías que usan.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 18 Marzo 2021

Es falso que ‘el 99 % de los homicidios se producen por armas ilegales’, como dice María Fernanda Cabal

Por Ana María Saavedra

La senadora dio esta cifra en un video de su cuenta de Twitter para defender su propuesta de flexibilizar los permisos de porte de armas. Sin embargo, la cifra de homicidios con arma de fuego no coincide con la oficial y tampoco se puede establecer cuántos fueron cometidos con armas ilegales.

El tema de la regulación del porte legal de armas de fuego volvió estar en la agenda de los debates en medios de comunicación y en las redes sociales luego de que congresistas del Centro Democrático radicaran en el Congreso un proyecto de ley que busca implementar una nueva regulación en este tema. 

La iniciativa, presentada por los congresistas María Fernanda Cabal y Christian Garcés,  busca eliminar la figura del porte especial, flexibilizando el uso de las armas de fuego como un mecanismo de defensa personal.

En medio de esta propuesta, la senadora Cabal publicó este trino, en el que asegura que “el 99 por ciento de los homicidios se producen por armas ilegales”.

 

Precisamente, en 2019 el representante a la Cámara, Cristian Garcés, había publicado un trino en el que indicó que “según el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, de 2010 a 2016, 7 de cada 10 homicidios en Colombia fueron cometidos con arma de fuego, mayoritariamente ilegales”.

En Colombiacheck verificamos su afirmación y encontramos que aunque Garcés tenía razón en decir que alrededor del 70 por ciento de los homicidios en Colombia se cometen con arma de fuego, se equivocó al concluir que la mayoría de esas armas eran ilegales, pues no hay cifras que lo comprueben. Por esa razón calificamos su afirmación de Cuestionable.

En esa ocasión, revisamos los informes de Medicina Legal en los que se basó el Representante y encontramos que, efectivamente, el porcentaje de homicidios cometidos con arma de fuego entre 2010 y 2016 osciló entre el 69 y el 77 por ciento. Lo que es similar a decir que entre 7 a 8  de cada 10 homicidios se perpetraron con armas de fuego. Pero Medicina Legal no indicaba en los informes si esas armas eran mayoritariamente ilegales, como lo aseguraba Garcés.

Asimismo, en ese chequeo consultamos a Pedro Piedrahíta, profesor de ciencia política de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín y magíster en seguridad y defensa, quien le explicó a Colombiacheck que tanto las armas legales como las ilegales funcionan con los calibres aprobados por el Estado colombiano y distribuidos por la industria militar en el país, por lo que es prácticamente imposible saber qué porcentaje de los homicidios son cometidos con armas legales e ilegales.

Por su parte, Katherine Aguirre, investigadora del Instituto Igarapé de Brasil, nos aseguró que no hay estadísticas disponibles para determinar si las armas con las que se cometen los asesinatos son legales o ilegales. “Medicina Legal solo sabe con qué clase de mecanismo se cometió el delito, pero no tiene información sobre la procedencia o el permiso de porte del arma”, precisó.

Según la investigadora, esto solo se podría averiguar con una investigación de la Policía que determine de qué arma salió el proyectil y cuál es el estado de la misma. “El nivel de conocimiento del arma concreta de los actos de homicidio es muy bajo y requiere una investigación profunda que no se ha desarrollado mucho en Colombia”, concluyó.

Pese a no existir datos sobre si los homicidios se cometen con armas legales o ilegales, el representante Garcés publicó esta semana un nuevo trino en el que afirmó: 

“Respetados @katheaguirreCOL y @Rmayorga. La mayor parte de las armas implicadas en homicidios no sólo son ilegales, según datos de incautación de la @PoliciaColombia el 43% de las armas incautadas entre 2014-2016 eran hechizas (artesanales). El problema aquí es de ilegalidad vs. legalidad”.

Aguirre le contestó que “sería bueno conocer sus fuentes sobre relacionamiento de armas por tipo (con/sin permiso, hechizas, etc.) es un dato que no se encuentra disponible públicamente. Aparte, el % de las incautadas no dice nada sobre si asociación a los homicidios, ni tipo” (sic).

Al revisar las cifras de los homicidios dadas por Medicina Legal y la Policía encontramos que en 2019 se registraron en Colombia 11.880 homicidios, de los cuales 8.626 fueron cometidos con “proyectil de arma de fuego”, el 72 por ciento de los casos. En 2020 se presentaron 11.014 homicidios, 8.385 homicidios de ellos con arma de fuego, 76 por ciento de los casos. Estas cifras coinciden con el aproximado del 70 por ciento de los casos de los años anteriores.

También son similares a las que maneja la Policía, citadas en el informe Colombia: un gran mercado de armas sin incentivos para reducirlo de la Fundación Ideas para la Paz.  En otro informe de esta fundación indicaron que de 62.644 armas decomisadas por la Policía, el 24 por ciento eran legales.

Manuela Suárez, investigadora de la FIP, nos indicó que “en Colombia la información sobre tipo de arma que se utiliza en un homicidio (o en cualquier delito) sólo se obtiene por medio de la denuncia e investigación del caso. De acuerdo con la información de la Policía Nacional, actualmente entre el 70 y 80 por ciento de los homicidios se cometen con armas de fuego, pero no está la información si esa arma es legal o no”.

“El 24 por ciento de las armas incautadas por la Policía en Colombia entre el 2010 y el 2019 tenían algún tipo de permiso. La razón de la incautación no la dan, pero eso evidencia que tener permiso no es garantía que no se utiliza de manera ilegal o irregular”, agregó. 

En ninguno de los casos los datos dados por la senadora Cabal de que “el 99 por ciento de los homicidios se producen por armas ilegales” coinciden con las cifras oficiales. Por un lado, los homicidios cometidos con armas de fuego en el país son aproximadamente el 70 por ciento y por otro lado no se puede establecer de esta cifra cuántos fueron cometidos con armas ilegales.

Aunque contactamos al equipo de prensa de Cabal para preguntarle en qué datos basaba su afirmación, hasta el momento de publicar este chequeo no nos contestaron.

Así que con las evidencias anteriores calificamos su afirmación de falsa.