Pasar al contenido principal

Podcast Podcast Podcast Podcast Podcast Podcast Podcast Podcast

Podcast

Viernes, 24 Julio 2020

Muertos por COVID

Por Colombiacheck

¿Cómo se cuentan los muertos por coronavirus en Colombia? En redes sociales han circulado decenas de desinformaciones que señalan que están haciendo pasar muertos de otras causas como muertos por COVID-19. En este episodio contamos quiénes son las entidades encargadas de llevar el conteo de contagios y fallecidos en Colombia. ¿Qué muestran las cifras?

Pueden escuchar el episodio dando click en el botón de play a continuación. Al final del audio, les dejamos la transcripción del episodio.

Escucha"Muertos por Covid" en Spreaker.

Transcripción

Audio: Hola, qué tal amigos, les habla un curita de barrio, un cordial saludo. (..). Hoy, al menos en Colombia y me imagino que en otras partes del mundo como lo denunciaba el diputado italiano, donde dice que el 80 o 90 por ciento de los casos de muertes en Italia por el supuesto coronavirus no fueron por eso, fueron por otras causas, y dijeron todos murieron de coronavirus...

Luisa: Los casos de COVID-19 siguen aumentando en Colombia al igual que las desinformaciones que circulan en redes sociales sobre la pandemia. En las últimas semanas, hemos recibido en Colombiacheck decenas de audios como el que acaban de escuchar, de personas diciendo que están haciendo pasar muertos de otras causas por COVID positivos para, supuestamente, cobrar por caso.

Audio: pues en Colombia está sucediendo algo igual, similar. Conozco el caso personal de una amiga que ingresó por un infarto a la Clínica Internacional de Bucaramanga, murió a los tres días por causa del infarto y dijeron que era coronavirus, no la dejaron ver de la familia, y de una vez al crematorio. 

Luisa: En este episodio decidimos investigar cómo se cuentan los muertos por COVID-19 en Colombia y otros países del mundo. Yo soy Luisa Fernanda Gómez, conductora de Chequeo Amplificado, un podcast Akorde, que seguimos grabando desde nuestras casas por el aislamiento preventivo que se mantiene en Colombia.

Al 21 de julio, de acuerdo con datos de la Universidad Johns Hopkins, más de 610.500 personas han muerto en todo el mundo por el nuevo coronavirus COVID-19. Colombia, a la misma fecha, registraba casi 7.000 muertes según información del Instituto Nacional de Salud -INS-. 

¿Pero cómo se cuentan los muertos que murieron por COVID-19? Aquí Silvana Zapata Bedoya, 

Silvana Zapata: Soy epidemióloga, especialista en Sistemas de Información Geográfica, epidemióloga de campo del Instituto Nacional de Salud y la Red Sur nivel intermedio y también soy científica de datos. 

Bueno, para hablar un poco de la mortalidad o las defunciones, los hechos vitales y eventos vitales son difíciles de contar. Eso es lo primero que se tiene que saber. Se cuentan menos de los que suceden. Eso es una realidad en términos de demografía y salud. 

Luisa: OK. Sabemos que este tema es complejo y difícil de entender. Así que vamos por partes. 

Las entidades que tienen a su cargo el conteo de muertos por COVID-19 en Colombia son el INS, el Ministerio de Salud y el Departamento Administrativo Nacional de Estadística -DANE-. 

El INS hace las unidades de análisis (al igual que las secretarías de salud de cada municipio), que son algo así como la cadena de eventos que permite hacer el rastreo de toda la información alrededor del contagio. El Ministerio de Salud es el que se encarga del conteo oficial de fallecidos y diariamente publica una infografía con el conteo de contagiados, fallecidos y recuperados. Y el DANE es quien realiza la estadística vital definitiva de defunciones. 

Omar Segura: Resulta que para hablar de un fallecimiento hay que expresarlo en términos de la causa inmediata, la causa precedente y la causa antecedente. 

Luisa: Este es Omar Segura, médico epidemiólogo y doctor en Salud Pública.

Omar: Tratándose de COVID-19, en general, se está buscando que los casos que a los sistemas de vigilancia entran como probables, con alguna excepción particular, acaben siendo o bien confirmados o descartados.

Luisa: Para confirmar o descartar el diagnóstico, el INS y el  Ministerio de Salud trabajan en un equipo de análisis de mortalidades por COVID, partiendo de la definición de caso de muerte probables por COVID alojada en las Orientaciones para la Vigilancia en Salud Pública de la COVID-19 del Instituto Nacional de Salud y que incluye cuatro posibilidades. Laura Castaño, periodista de Colombiacheck las explica:

Laura Castaño: La primera es la más clara: Si el paciente fallecido tiene una prueba de COVID-19 y es positiva, se evalúa la causa de muerte en el certificado de defunción y puede ser inscrito como “muerto POR COVID” si así lo determinan las autoridades.

Dos: si el paciente NO tiene una prueba, pero posteriormente se evalúa que tuvo contacto estrecho de un caso confirmado previamente, y si fallece en un cuadro de infección respiratoria inusitado o imprevisto, se clasificaría como muerto POR COVID-19, después de que una unidad de análisis confirme el NEXO EPIDEMIOLÓGICO.

Tres: si no hay un claro antecedente de contacto estrecho con alguien positivo, pero el paciente en todo caso fallece en un cuadro grave de infección respiratoria grave de rápida evolución e inusitada o inesperada, podría clasificarse como un caso confirmado por CLÍNICA después de la unidad de análisis con los expertos convocados. 

Y cuatro: si la causa de muerte NO tiene nada que ver con el COVID, por ejemplo un homicidio, pero la persona tiene una prueba positiva de COVID-19, se clasifica como CON COVID más no POR COVID. 

Finalmente, dicen las orientaciones del INS mencionadas por Luisa, “Para todo caso probable, sospechoso  o confirmado se debe realizar Investigación Epidemiológica de Campo (IEC). Para identificar e intervenir adecuadamente las cadenas de transmisión es recomendable que se haga desde el tipo sospechoso/probable y es obligatorio para todo caso confirmado”.

Luisa: ¿Y quién evalúa finalmente la muerte en el certificado de defunción? Aquí de nuevo Silvana.

Silvana: El primero que la registra es el médico tratante en el sistema RUAF...

Sistema de información que registra los nacimientos y las muertes.

Silvana: pero esta no es la última palabra. 

Todos los casos por eventos de interés en salud pública pasan por algo que se llama unidades de análisis bajo el método del camino de la vida o el de Londres, entre otros, dependiendo de lo que cada territorio establezca.

¿Qué son esos métodos? En esos métodos entonces participan las entidades territoriales, participa alguien del departamento, participan las EPS, la IPS y adicionalmente expertos que conocen sobre la enfermedad y los servicios donde murió. 

¿Con qué fin es esto? Para evitar que primero no haya un análisis de demoras o de procesos de demora en la atención en salud. Que haya sido conforme a los protocolos, que haya sido conforme a lo que se ha establecido en términos de tratamiento. Y estas personas analizan eso que se llama unidades de análisis. Entonces ustedes ven mucho en Twitter o en otros métodos que sale: estamos en unidades de análisis para la clasificación de casos, entonces cuando ya estos casos se clasifican, se hacen los ajustes respectivos en el sistema RUAF.

Luisa: ¿Cómo evitar que se cometan errores o que, como dicen en redes sociales, se hagan pasar muertos de otras causas como muertos por COVID?

Silvana: Si es un evento de interés en salud pública, pasa a revisión, y si quedó mal clasificado, se manda la solicitud de enmienda estadística. Y muchos casos de mortalidad pasan por enmienda estadísti ca después del análisis y se le hace la respectiva notación al médico. En algunos casos pueden incluso perder sus empleos porque si es constante que siempre clasifica mal las muertes y a todos les pone la misma...

Luisa: ¿Cómo están contando sus muertos en otros países? Para responder a esta pregunta hablamos con Jorge Galindo, sociólogo y analista de datos de El País de España.

Jorge Giraldo: Los criterios en realidad son bastante parecidos con la interesante salvedad de Chile y quizás alguna otra. Hasta ahora, en esta primera fase de la epidemia, la mayoría de países se han quedado en muertes confirmadas con prueba diagnóstica y a partir de ahí se establece el número de muertes confirmadas y por eso siempre hablamos de muertes confirmadas. 

Luisa: Sin embargo, hay diferencias dentro de lo que se incluye en las bases de datos de cada país. En España, por ejemplo, no se contabiliza a las personas que mueren en residencias de ancianos o en sus domicilios sin que se les haya realizado la prueba. 

En Italia, cuentan como víctimas del COVID a todos los que hayan dado positivo. Pero el caso es que, pese a haberse contagiado, pueden haber muerto por una causa distinta. 

Jorge: En México  es que se incluye como causa básica de la muerte alguna referencia COVID “sospechoso COVID”, “posible COVID”... En México el 75% de las muertes por COVID no pasan por UCI, para que nos hagamos una idea de la cantidad de gente que muere en su casa. Tenemos muchas muertes que confirmar que son a última hora o incluso después y que en el acta de defunción se incluye una referencia a COVID pero que tienen que confirmar a posteriori. 

Luisa: Lo mismo ocurre en Colombia, donde sí se cuentan los fallecidos fuera de los centros hospitalarios y, según las Orientaciones para el manejo, traslado y disposición final de cadáveres por COVID-19) de Minsalud, se puede tomar la muestra después de muerto por lo que denominan: hisopado nasofaríngeo, dentro de las primeras seis horas para mayor probabilidad de hallazgo en el laboratorio. Por lo que es posible que alguien que tenga un diagnóstico parcial de “sospechoso COVID” se le realice todo el manejo de un caso positivo (incluyendo la cremación) y días más tarde confirmen el diagnóstico…. o se den cuenta de que no tenía la enfermedad.

Respecto al reporte de datos que se nos da, Colombia tiene un nivel de desagregación de datos bastante grande. Nos dan los datos a nivel individual de manera diaria con un formato estandarizado. Que hubo un momento en la epidemia en el cual cambió  y la gente que utilizaba esos datos protestó.  Tanto en detalle de los datos como en el grado de respuesta del INS ante este tipo de demandas, la verdad, Colombia está bastante bien. Por ejemplo está mejor que España.

Luisa: ¿Pero qué pasa con todas esas muertes que se escapan del conteo oficial?

Jorge: Como ya hemos descubierto a base de pruebas diagnósticas, uno no puede detectar ni todos los casos, ni siquiera todas las muertes. Siempre es más difícil que se te escape una muerte a que se te escape un caso. Porque una muerte es mucho más difícil de ignorar para el sistema sanitario. Simplemente se produce y normalmente se investiga. 

Entonces la manera que tiene la epidemiología y el análisis de salud pública de aproximar esto es decir: construyes una media del número de muertes en un lugar determinado en esos mismos meses de años anteriores y comparas este año con años anteriores. Y ahí ves lo que se conoce como exceso de mortalidad. Puede no existir, puede ser muy leve, ahora mismo en Colombia o existe o es muy leve, o puede ser de una magnitud muy por encima de lo que te dicen los datos oficiales que es lo que pasa en México, por ejemplo. 

Luisa: Aquí de nuevo Ómar Segura:

Omar: Entonces en cierto modo sí ocurre esa situación donde habrá personas de las cuales no se sepa hasta mucho después o quizás ni se sepa, pero se busca que sean los menos porque a la vez se aplicaron medidas de salud pública y de bioseguridad, un término muy complejo aparentemente, pero que lo que significa es una extensión de la higiene personal y del autocuidado hacia la protección del otro.

Luisa: ¿Pero por qué hay tantos audios circulando por WhatsApp que dicen que están haciendo pasar a los fallecidos de otras causas como muertos por COVID?

Omar: Entonces realmente la gente no es que se muera por COVID-19, sino que se muere por ese síndrome en particular y la gente se muere como resultado de la complicaciones que causa el virus o las afectaciones que puede causar en personas que o bien tengan una enfermedad coexistente, decimos los médicos, comorbilidad, o la situación donde uno se haya expuesto a muchos pacientes o mucha contaminación digamos ambiental, donde esté el COVID-19, y en cierto modo, a la manera de un filtro, uno se llene o se tapone con partículas virales. Entonces esa es la cuestión. 

Luisa: Además, está el tema de las comorbilidades, dos o más trastornos o enfermedades que ocurren en la misma persona y que pueden existir, en este caso, previo al contagio de COVID-19. 

Yaleni Solano: Hemos visto que esas personas que tienen otras condiciones médicas son más propensas a fallecer cuando se contagian COVID-19. 

Luisa: Ella es Yaleni Solano, periodista de la Unidad de Datos de El Tiempo. Durante más de un mes, Yaleni y Rafael Quintero, el editor de la Unidad de Datos, hicieron un seguimiento de las muertes por COVID-19 en el país con los datos del INS, y entre lo que encontraron...

Yaleni: Hablamos de hay personas que fallecieron que tenían más de 7 comorbilidades, y todas estaban especificadas. Sin embargo, la tendencia que se vio es que los casos en estudio o las comorbilidades de los casos en fallecidos iban creciendo.

71,7 % de las personas que habían fallecido tenían alguna comorbilidad, pero había en estudio 24 % de comorbilidades. Es un dato que sigue creciendo, no tengo el número actual porque el volumen de datos ha aumentado debido al infortunado crecimiento de muertes. 

Luisa: Las comorbilidades han confundido a muchos como le ocurrió al diputado italiano del audio del curita de barrio que escucharon al principio. Su nombre es Vittorio Sgarbi, del partido Forza Italia, y el 25 de abril denunció en la Cámara de Diputados de Italia que el 96,3 por ciento de los italianos que habían muerto supuestamente por coronavirus, según él, en realidad habían fallecido por ataques al corazón, cáncer y otras patologías. Denunció un engaño. Pero lo que no tuvo en cuenta  fue que el estudio en el que se basó para afirmar eso, no reportaba las razones de muerte de los pacientes, sino las comorbilidades que tenían antes de contagiarse de coronavirus. 

Silvana: Es claro que tener una comorbilidad aumenta el riesgo o la probabilidad de morir por la enfermedad de COVID-19. Eso está totalmente claro. Y es porque por todos los eventos multisistémicos que le pueden ocurrir al cuerpo. El cuerpo puede tener varios eventos de ese tipo que hacen que los tratamientos o las acciones que yo haga en la UCI no tengan el total efecto para ese paciente, ¿sí?

Omar: La mayor parte de las personas adultos mayores que se han visto afectados y que, por cierto, han resultado ser la población comparativamente más afectada por el coronavirus, resulta que tienen este tipo de coenfermedades o comorbilidades que les generan problemas y les generan cargas adicionales bien sea en ventilación o respiración, bien sea en demanda de fluidos o líquidos, bien sea en atenciones o cuidados, que pueden eventualmente superar su propia capacidad o resistencia.

Luisa: Y una pregunta que se hacen muchos en estos días: ¿podemos estar enfrentándonos a que las cifras de muertes por COVID-19 no sean del todo fiables, no porque no se haga bien el procedimiento, sino porque no estamos viendo el cuadro completo?

Silvana: Sí son fiables, sino que están en proceso de actualización.(...) Y tenemos que tener la mente abierta de que esa actualización puede durar hasta ocho meses después de que termine el 2020. 

Luisa: Omar de nuevo:

Omar: No significa un mal conteo, sino más bien la situación de un conteo con demora en espera de la respectiva confirmación o descarte de los casos. Entonces esa situación puede presentarse y no es nueva de COVID-19. Se presentó eventualmente con VIH Sida, se presentó con influenza, aviar o influenza H1N1.

Entonces casi que nosotros estamos viendo una situación que ocurrió, digamos, hace ocho o diez días. Hagan de cuenta que ustedes están viendo una estrella lejana. La están viendo como fue hace x años. El sol, por ejemplo, está a ocho minutos luz. Lo vemos como fue hace ocho minutos. 

A todos los que nos escuchan, recuerden que pueden leer todas las verificaciones que hemos hecho en colombiacheck.com. Pueden seguirnos en nuestras redes sociales, estamos como @Colcheck en Twitter y @colombiacheck en Instagram y Facebook.

Hasta la próxima.

En la producción de este episodio estuvieron Laura Rodríguez Salamanca, Laura Castaño y quien les habla, Luisa Fernanda Gómez, y fue grabado con la ayuda de Akorde.

Gracias por escucharnos.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 08 Julio 2020

Usuarios que accedan a la ampliación del plazo de pago del Icetex pagarán casi el doble de los intereses, como dijo Jennifer Pedraza

Por Laura Rodríguez Salamanca

Su conclusión aplica para el caso de los créditos de mediano plazo. Pero no necesariamente para los de largo plazo. Los datos que usó provienen del mismo Icetex.

“Hoy en mesa de @ICETEX denunciamos con @ACREESCOL: intereses que pagarán usuarios que accedan al ‘plan de alivios’ terminarán siendo casi el doble de los que no. Con pandemia y desempleo juvenil de 22,8%, el Gobno pone a elegir entre pagar la cuota al @icetex o comer. @IvanDuque”. Esas palabras fueron trinadas en la tarde del 29 de mayo por Jennifer Pedraza, líder estudiantil de la Universidad Nacional y miembro de la Asociación Colombiana de Representantes Estudiantiles de Educación Superior

Pedraza ilustró la denuncia en la red social con una tabla que compara los intereses antes y después de la aplicación de los auxilios de ampliación de plazo que ofrece esta institución en medio de la emergencia sanitaria por COVID-19. 

Colombiacheck verificó sus afirmaciones y las calificó como “verdaderas, pero”. 

Primero, contactamos a la representante estudiantil para preguntarle por los argumentos en los que basó su publicación. Nos respondió que la información la obtuvo del mismo Icetex. “Ellos me enviaron un documento para tratarlo en la comisión de reforma del Icetex a la seis de la tarde del día anterior a la reunión, yo lo estudié en la noche y me di cuenta de la tabla”, dijo. 

Además Pedraza nos explicó que “el Icetex sacó dos planes. Uno es el plan de alivios, antes de la pandemia, y el otro es el plan de auxilios por el COVID-19. Ambos coinciden con un punto que es el de la ampliación del plazo. Mi trino se refiere al plan de alivios, pero ese elemento está incluido en el plan de auxilios. El problema es que esa ampliación del plazo mantiene la tasa de interés de la gente. Si tú debías pagar el crédito en cinco años con una tasa del cinco por ciento efectiva y pides la ampliación del plazo, lo que termina pasando es que como pagas el doble de tiempo, terminas pagando más intereses”.

Para verificar esta información, consultamos tanto el plan de alivios como el plan de auxilios del Icetex. El primero, fue aprobado por la Junta Directiva de la institución el 29 de enero de 2020. Y tal como la representante dijo, contempla “la posibilidad de extender el número de cuotas del plan de pagos”, pero no incluye ninguna medida que disminuya los intereses. 

Plan de alivios

Por su parte, el plan de auxilios fue creado a finales de marzo por orden de Iván Duque, quien a través del decreto 467, pidió implementar un “plan de auxilios educativos para los usuarios del Icetex” que tuvieran problemas económicos a raíz de la pandemia.

Este decreto creó cuatro tipos de auxilios, entre los que está [como Pedraza dijo] la ampliación del plazo de pago del crédito, que no tiene en cuenta ningún cambio respecto de los intereses. Aunque otro de los auxilios [el segundo en la próxima imagen] reduce los intereses al índice de precios al consumidor (IPC) este no se puede solicitar junto con la ampliación del plazo. El “Plan de Auxilios Educativos Coronavirus COVID-19 para beneficiarios (...) ICETEX (...) comprenderá el otorgamiento, a beneficiarios focalizados, de uno (1) los siguientes auxilios”, dice la norma. 

Plan de auxilios

Pero ¿qué implicaciones tiene la solicitud de ampliación del plazo sin que cambie la tasa de interés como aparece tanto en el plan de alivios como en el de auxilios? 

Supongamos que un usuario del Icetex debe 5 millones de pesos de su crédito educativo, debe pagar una tasa de interés del 5 por ciento mensual y el plazo de pago del crédito es de un año. Entonces este usuario debería pagar 416.666 pesos al mes (aproximadamente) de la deuda más 250.000 pesos de intereses mensuales. Al final del año terminaría pagando los 5 millones y 3 millones de pesos más solo en intereses

Si este usuario tuviera un crédito de mediano plazo, podría acceder, como dice el plan de auxilios, a una ampliación a dos años. Entonces debería pagar 24 cuotas mensuales de 208.333 pesos (aproximadamente) para cancelar los 5 millones que debe, pero debería sumarle los 250.000 pesos de intereses mensuales. Entonces, al final del crédito habría pagado los 5 millones que debía, más 6 millones de pesos en intereses. Es decir, pagaría el doble de los intereses. Lo que dijo Pedraza para el caso de los créditos a mediano plazo es cierto. 

Sin embargo, en caso de que el usuario (con la misma deuda, la misma tasa de interés y el mismo plazo) tuviera un crédito de largo plazo y accediera a la ampliación del tiempo de pago, se aumentaría el dinero que tendría que cancelar por intereses, pero no al doble. Esto es algo que Pedraza deja por fuera de su denuncia. 

Como el decreto dice, podría solicitar una ampliación hasta del 50 por ciento del tiempo inicial, que serían seis meses. Entonces, pasaría de pagar 3 millones de pesos en intereses (que corresponden al año) a pagar 4 millones 500 mil pesos por el mismo concepto (si paga en año y medio). Entonces para ese caso la afirmación de Pedraza es inexacta. 

Además de esto, Pedraza nos compartió el documento de donde, según ella, obtuvo la información, y encontramos que la que tabla que compartió efectivamente aparece en la página 21. El gráfico muestra cómo cambiaría la recaudación de intereses del Icetex con la implementación de la ampliación del plazo para los usuarios que cumplen las condiciones para acceder (tanto de mediano plazo, como de largo plazo). El aumento en la recaudación es evidente. 

Tabla comparativa intereses Icetex

Según lo que explicamos hasta aquí, el trino de Pedraza es verdadero, para el caso de los créditos a mediano plazo. Pero, consultamos a Juan David Arias, analista de mercado de capitales, y nos explicó que si bien es cierto lo que publicó Pedraza, hay ciertos elementos que no tuvo en cuenta para su análisis. "Es cierto que, como la ampliación del plazo no incluye un cambio de tasa, supone un incremento en los intereses. Pero el trino no tiene en cuenta que en el plan de auxilios hay otras medidas (que si bien no se pueden solicitar juntas, suponen una disminución de los intereses) sino que se refiere a todas por igual. Además, no tiene en cuenta que el valor del dinero cambia en el tiempo. Entonces aunque es cierto que para el caso de los créditos de mediano plazo se duplican los intereses, se están dando unos plazos mayores y no es lo mismo pagar 5 millones de pesos hoy que en 5 o en 10 años".

También consultamos a la oficina de prensa del Icetex para que nos dieran su opinión sobre los planes de alivios, de auxilios y las denuncias que hizo Pedraza, pero aunque esperamos varias semanas, no obtuvimos respuesta. 

Finalmente verificamos si la tasa de desempleo juvenil [de 22,8 por ciento] que presentó Pedraza era cierta. De acuerdo con cifras del DANE, la información es correcta.  

Así, calificamos como ‘verdadero, pero’ el trino con el la representante estudiantil Jennifer Pedraza denunció que los intereses que pagarán los usuarios del Icetex que accedan al “plan de alivios” terminarán siendo casi el doble.

La razón: debido a que la ampliación no incluye reducir los intereses que se deben seguir pagando, los usuarios de créditos de mediano plazo, podrían terminar pagando el doble. Y aunque los usuarios de créditos de largo plazo no pagarían el doble, sí aumentaría significativamente lo que deberían pagar. Pero su análisis no tiene en cuenta el cambio del valor del dinero en el tiempo, y este elemento de contexto es importante para analizar las cifras. 

Actualización

El 30 de julio, después de la publicación de este chequeo, el Icetex respondió nuestra solicitud de información. Juan Ávila, experto en cartera, nos explicó el funcionamiento de la tasa de interés que cobra la institución [el índice de Precios al Consumidor, IPC, del año inmediatamente anterior] generalmente para el 65% de los créditos [con uno de los auxilios el número de usuarios con esta tasa de interés se ha incrementado al 72% por ciento de los créditos]. También que el resto de los usuarios paga el IPC más cuatro puntos o el IPC más 9 puntos, cuando no tienen créditos en mora; caso en el cual pagarían hasta el IPC más 12 puntos. 

Con respecto al incremento de los intereses totales que terminan pagando los usuarios que accedieron o accedan a la ampliación del plazo de pago del crédito, nos contó que algunos usuarios han pensado que esto se debe a un aumento de la tasa por parte del Icetex. Pero que realmente es resultado de la ampliación del plazo en el que se cancela el capital. Eso ya lo habíamos establecido inicialmente en el chequeo. 

“La medida que sacó el Icetex no fue pensando en hacer una recuperación de intereses un poco más grande en el tiempo. Simplemente se piensa es para aliviar transitoriamente el flujo de caja del estudiante. ¿Qué se causarían más intereses al terminar todo el periodo de pagos si el estudiante mantiene la ampliación de cuotas que solicitó? Sí, porque es una consecuencia de ampliar el plazo por lo que el valor mensual que se va a descontar de capital es menor”, dijo. 

Pero también aclaró que el hecho de que se disminuya el capital que le pagan los estudiantes al Icetex, supone un reto para la entidad porque, a diferencia de un banco, la institución no tiene ingresos por cuentas de ahorros o CDT. “Nosotros tenemos que ir a tocarle la puerta al Ministerio de Educación para cumplir con las obligaciones de los estudiantes que vengan a pedir un crédito el próximo semestre”, agregó. 

Así mismo nos explicó, como ya nos había dicho Juan David Arias, que aunque los intereses que terminaría pagando el estudiante son mayores, hay que tener en cuenta la pérdida del valor del dinero con el paso del tiempo. Y señaló que en el momento en que el estudiante mejore su situación económica puede solicitar la reducción del plazo para pagar el crédito en menos cuotas y, por lo tanto, pagar menos intereses. 

Incluimos la información que nos compartió el experto en cartera del Icetex porque le suma contexto al tema y consideramos que le permite a los lectores comprender más la medida, pero no cambia la calificación que le dimos en principio al trino de la representante estudiantil: ‘verdadero, pero’.