Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 19 Noviembre 2020

No se ha demostrado que en Pensilvania hayan aparecido más de 21.000 muertos en lista de votantes

Por Laura Rodríguez Salamanca

La desinformación surgió a raíz de una denuncia que interpuso en octubre el grupo legal conservador Public Interest Legal Foundation, pero que el juez estatal no admitió por falta de evidencia.

El portal Oiga Noticias, al que hemos chequeado en varias oportunidades, difundió dos artículos con afirmaciones erróneas y titulados “En Pensilvania permitían que los muertos votaran” y “En Pensilvania aparecieron más de 21.000 muertos en la lista de votantes”

Los artículos, de solo dos párrafos, sostienen que “Pensilvania dejó los nombres de más de 21.000 personas muertas en las listas de votantes”, afirmación sobre la que no hay alguna evidencia, más allá de una demanda, sobre la que no se dan mayores detalles en el artículo, que fue desestimada. 

En estos artículos además se señala que, aunque Donald Trump tenía “una ventaja clara” el primer día de las elecciones en ese estado, “luego de una serie de denuncias por irregularidades, entre ellas permitir votar a los muertos, ha sido superado por Joe Biden”. Lo que tampoco es cierto, como hemos explicado en otros artículos.

Las dos publicaciones, de acuerdo con la herramienta de monitoreo de redes sociales CrowdTangle, han sido compartidas en Colombia en grupos de Facebook como Uribe Senado, Bogotá Uribista, Soy Colombia No, Centro Democratico Bogotá, Amigos de Uribe y Uribe Noticias. 

Pero las afirmaciones de esos artículos son cuestionables, porque el juez a cargo de decidir sobre la demanda en la que se basa la información determinó, el pasado 20 de octubre, que ésta presentaba errores en la sustentación. 

El pasado 15 de octubre, dos semanas antes de las elecciones, el grupo legal conservador Public Interest Legal Foundation demandó a la secretaria del estado de Pensilvania, Kathy Boockvar, que es demócrata, “por no mantener listas de votantes precisas y actualizadas, como lo requiere la ley federal”.

En su alegato, el demandante sostuvo que, según sus propios hallazgos, “al 7 de octubre de 2020, al menos 9.212 inscritos han muerto durante los últimos cinco años, al menos 1.990 inscritos han estado muertos durante los últimos diez años y al menos 197 inscritos han estado muertos durante al menos veinte años”. Además, asegura que “Pensilvania dejó los nombres de más de 21,000 personas muertas [exactamente 21.206] en las listas de votantes menos de un mes antes de una de las elecciones generales más importantes para los funcionarios federales en muchos años”. Y, por eso, el grupo conservador pidió impedir que estas personas votaran con una medida cautelar. 

El caso alentó a los líderes de opinión y usuarios de redes sociales a compartir información, especialmente desde principios de noviembre, sobre los supuestos 21.000 muertos inscritos para votar, pero además señalando que esta era la muestra de un posible fraude a favor de Joe Biden. 

Según reportó el New York Times, “Breitbart News, la publicación de derecha, escribió un artículo al respecto. Otros luego lo citaron como evidencia de que los demócratas estaban tratando de robarse las elecciones. Rudy Giuliani, el abogado personal del presidente Trump, compartió el artículo en Twitter y recopiló 74.800 me gusta. Diamond and Silk, el popular dúo de redes sociales pro-Trump, publicó sobre el rumor en Facebook. Y el representante Matt Gaetz, un republicano de Florida, trinó: ‘El voto muerto parece haber favorecido abrumadoramente a Joe Biden".

Sin embargo, lo que ni los políticos estadounidenses que ha compartido la información, ni Oiga Noticias han referido en sus publicaciones es que, de acuerdo con nuestros colegas verificadores de FactCheck.org, el grupo conservador no logró convencer a un juez federal en octubre de que su lista [de votantes muertos] era precisa y, por lo tanto, ese juez se negó a aceptar la demanda en la que se basan las desinformaciones. 

El juez John E. Jones III explicó en la decisión que no aceptaba la moción porque la medida solicitada [una medida cautelar para que quienes aparecían en las listas no votaran] solo se puede conceder “si se demuestra claramente que el demandante tiene derecho a dicha reparación”. Pero el material presentado por Public Interest Legal Foundation no presentaba “apoyo fáctico” para llegar a dicha conclusión. 

Contrario a esto, el juez escribió: “Si le concediéramos al demandante la reparación preliminar solicitada, el status quo en este caso se alteraría irreparablemente: si las personas supuestamente fallecidas son removidas, pero de hecho están vivas, no pueden votar en las elecciones de 2020. No habría nada que pudiéramos hacer para paliar ese hecho en un juicio sobre el fondo”. 

Una de las razones que incluyó Jones en su argumentación fue que “la lista ofrecida por el demandante, de 21.206 votantes registrados supuestamente fallecidos, no cuenta toda la historia”. Esto porque, de una lista de 9.300 votantes registrados fallecidos que Public Interest Legal Foundation envió inicialmente para su consideración en la demanda, “aproximadamente 5,000 no aparecieron en las listas de septiembre u octubre del demandante”. 

Esto, para el juez, “podría ser resultado de una serie de factores, incluidas las deficiencias en los procedimientos de extracción de datos del demandante” o “de los esfuerzos del estado y del condado para eliminar a los votantes no elegibles”. 

Pero en cualquiera de los casos, este error, para el juez, demostraba vacíos en la exposición del demandante. Y, en palabras de FactCheck.org, “la discrepancia llevó a la corte a "cuestionar seriamente cuántos votantes en la lista [de la organización legal] han fallecido''.

De hecho, el juez anotó que, aunque no dudaba de la buena fe con la que el demandante recabó los datos para determinar la lista de votantes fallecidos, consideraba que la información presentada “fácilmente podría ser idéntica en varios individuos” y que el demandado no tenía tiempo para verificar la lista de manera independiente. Entonces, decidió no privar al electorado de su derecho “sin previo aviso o sin una investigación adecuada sobre la base de una empresa especulativa y mal enmarcada lanzada en esta fecha tardía”. 

Después de la emisión de la decisión de la corte, de acuerdo con los chequeadores estadounidenses, la organización legal presentó una queja enmendada el 5 de noviembre en la que alegó “que entre las elecciones de 2016 y 2018, se emitieron un total de al menos 216 votos "por (o al menos en nombre de)" personas que habían muerto antes de las elecciones. [Pero la organización] no proporcionó ninguna evidencia para el reclamo en la queja”. 

Sin embargo, como escribimos en otro chequeo reciente, aunque es posible que estos casos se presenten, eso no quiere decir que esas papeletas representen una parte significativa de todos los votos emitidos y mucho menos de que, como escribió Gaetz, esto demuestre un fraude en contra de Trump. 

Ya que no se ha comprobado que la evidencia en la que se basan los artículos de Oiga Noticias tengan alguna validez, los calificamos como cuestionables.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 06 Noviembre 2020

Es falso que los votos legítimos son los que está contando la Guardia Nacional y que éstos tengan marcas de agua

Por Mónica Ospino Orozco

Esta es una nueva teoría de la red conspirativa QAnon que circula en redes sociales desde que se inició el conteo de votos en Estados Unidos. Pero no, no es cierto que los votos tengan alguna marca especial puesta para asegurar su legalidad.

Tres días después de finalizadas las votaciones para la elección del nuevo presidente de Estados Unidos, aún no se sabe el resultado definitivo, lo que se ha convertido terreno fértil para las teorías conspirativas que hablan de fraude y corrupción en el proceso electoral en ese país y que han sido alentadas por el propio presidente Donald Trump.

Una de las teorías que más ha cobrado fuerza en estos días y que ha rotado por redes sociales como Facebook y Twitter es la que asegura que la Guardia Nacional está contando las verdaderas papeletas (votos) que contienen una marca de agua y que las que no la tengan son una “burda fotocopia”.

Así apareció por ejemplo en esta página de Facebook que se denomina ‘Esclavos de la matrix’ y que ya cuenta con más de 708 compartidos. Al hacer una revisión del contenido de esta página encontramos que en su contenido cotidiano distribuye información de la teoría conspiracional QAnon, que ya hemos chequeado en otras notas. (1, 2, 3 y 4)

Sobre la impresión de los votos

Ahora, en relación la legitimidad de los votos y la teoría de que los verdaderos o ‘legales’ tienen una secreta marca de agua cabe decir que aunque si bien algunas comisiones electorales de algunos estados en Estados Unidos, como California, exigen una marca de agua en los votos que mandan a imprimir, no solo los que son legítimos son los que tienen dicha marca.

Los votos emitidos y enviados a los ciudadanos en cada uno de los 51 estados del país norteamericano son responsabilidad de las comisiones electorales estatales, proceso que fue puesto bajo la lupa por el Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés).

Según lo registra esta nota de The Hill, el 22 de agosto pasado, la directora del DHS, dicha entidad, Kirstjen Nielsen pidió a los estados asegurarse de que las papeletas de votación sean “auditables”.

"No sé si estamos interesados ​​en exigir cómo lo harán, solo me interesa asegurarme de que cada estado pueda explicar a sus ciudadanos lo que han hecho para verificar el recuento de votos", dijo Nielsen.

Nuestros colegas de Politifact, también chequearon esta cadena y en en su indagación, encontraron que “los estados  generalmente contratan a varias empresas de impresión y trabajan con el Servicio Postal de EE. UU. Para la aprobación del diseño. Varias organizaciones de noticias han publicado historias que detallan el proceso de impresión, incluida la mayor demanda de boletas por correo en medio de la pandemia de COVID-19”.

Es así como Politifact cita un reportaje hecho por NPR en el que el el presidente de la empresa de servicios electorales Runbeck, Jeff Ellington, asegura que, 

 "Los estados deben decidir cómo lucirán sus boletas y obtener la aprobación del Servicio Postal de los Estados Unidos para el diseño de los sobres. Una vez asegurados estos sobres, intervienen empresas como Runbeck".

El mensaje que se ha hecho viral entre los seguidores de QAnon, de acuerdo con esta verificación de nuestros colegas de Fact Check, en relación con una supuesta marca de agua en los votos legítimos, se pudo rastrear que proviene de una publicación del 2018, hecha por “Q” “el seudónimo utilizado por la persona o personas que publican mensajes crípticos en los foros de mensajes de Internet que son la base de la teoría de la conspiración de QAnon.

De dónde vino la ‘marca de agua’

Agrega Fact Check, que “no está claro por qué los seguidores de QAnon señalan este mensaje de hace dos años como apoyo a una afirmación sobre marcas de agua ficticias en las boletas electorales de 2020, pero muchas de las pistas publicadas por "Q" son vagas (como, "mire el agua ”) o equivocadas, como la sugerencia en 2017 de que Hillary Clinton pronto sería arrestada”.

Por lo que de nuevo está claro que la teoría no tiene sustento alguno y que son las comisiones estatales las que se encargan de todo el proceso electoral, con el apoyo del Servicio Postal de Estados Unidos, en lo que tiene que ver con el envío y recepción de los votos.

La Guardia Nacional si está contando votos

La única afirmación cierta de la publicación, objeto de este chequeo, es la que dice que la Guardia Nacional está contando votos, sin embargo, esto ha sido en el marco de un apoyo a algunas comisiones electorales que se han visto desbordadas ante la avalancha de votos que fueron enviados a través del correo.

Es el caso, por ejemplo, del estado de Nueva Jersey en donde miembros de la Guardia Nacional fueron desplegados en los centros de reconteo de votos para sumarse al proceso, en aras de agilizar la entrega de resultados, como lo registró esta nota de NBC Filadelfia.

También en el estado de Wisconsin, veinte miembros de la Guardia Nacional fueron convocados en dos condados para ayudar en el conteo de los votos, según lo detalla este artículo publicado por The Hill.

Sin embargo, el despliegue de la Guardia Nacional en diez estados ha sido más con un propósito preventivo en caso de que se desaten desórdenes en la medida que se conocen los resultados electorales, que siguen favoreciendo, en el momento de escribir esta nota a Joe Biden, quien lidera con 253 votos electorales la contienda frente a Donald Trump, con 213.

Reporta el portal especializado Armytimes.com que al menos 2.600 tropas de la Guardia Nacional han sido desplegadas en 10 estados, a manera de prevención.

Así que tras estas indagaciones concluimos que es falso que los votos legítimos son los que está contando la Guardia Nacional y mucho menos que éstos tienen una marca de agua para demostrar su legalidad. Ambas afirmaciones no tienen sustento alguno y sí hacen parte de la teoría conspirativa QAnon.