Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 11 Junio 2020

Retefuente de 11 por ciento a los pensionados, una mentira que lleva 10 años en redes

Por José Felipe Sarmiento

Otra vez está circulando una cadena tan falsa que, tras múltiples reformas tributarias, no se ha hecho realidad la supuesta propuesta que le han atribuido a tres ministros de Hacienda de dos gobiernos.

Por WhatsApp, circula un mensaje que advierte sobre una supuesta “retención en la fuente de 11 por ciento para los pensionados de Colombia”, contenida en una “propuesta del Ministerio de Hacienda para una reforma pensional”, que la primera línea le atribuye al actual jefe de esa entidad, Alberto Carrasquilla, aunque más abajo dice que es idea de Juan Carlos Echeverry, quien ocupó ese cargo de 2010 a 2012.

Cadena de WhatsApp sobre retefuente de 11 por ciento a pensiones

La sola mención de dos ministros diferentes, de dos gobiernos distintos, es la primera señal que hace dudar de ella. De hecho, Colombiacheck encontró publicaciones en Faceboook con el mismo rumor hechas en 2015, 2016, 2017, 2018 y 2019. O sea que la misma desinformación también circuló cuando la cartera estaba en manos de Mauricio Cárdenas (2012-2018).

Publicaciones en Facebook sobre supuesta retefuente de 11 % a pensiones

Otra evidencia que encontramos de la falsedad de la cadena es que da a entender que el 11 por ciento sería un descuento mensual, porque lo compara y lo suma con el 12 por ciento que se aporta al sistema de salud, a pesar de que ese impuesto nunca se ha pagado así y tampoco afecta a todos los pensionados ni tiene una tarifa igual para todas las personas, sino que depende del nivel de ingresos. El Estatuto Tributario establece el siguiente procedimiento:

  1. Se saca el promedio mensual de ingresos.
  2. Al resultado se le aplica la tarifa marginal expresada en porcentaje.
  3. A este valor se le suma otro monto adicional.
  4. El resultado se divide en cuotas mensuales.

De modo que el porcentaje indicado no se descuenta cada mes. Lo que pasa es que se le aplica al promedio mensual, para calcular el total de un año, que se distribuye en 12 cuotas. Dicho de otra forma, cada mes se paga la doceava parte de la tarifa.

Tanto ese porcentaje como el valor fijo que se suma en la fórmula aumentan conforme el nivel de ingresos es mayor. Ninguno de los rangos actuales tiene tarifa marginal de 11 por ciento. A los menores ingresos, no se les retiene nada. A la categoría que les sigue, se le aplica un 19 por ciento. De ahí en adelante, aumenta de forma progresiva, como se puede ver en la tabla que aparece en el estatuto.

Tabla tarifas retención en la fuente Estatuto Tributario vigente 2020

Los valores están expresados en unidades de valor tributario (UVT), una medida que fija el gobierno cada año. Por resolución de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) equivale a 35.607 pesos en 2020. O sea que la retención en la fuente es cero hasta los 3’382.665 pesos mensuales de ingresos.

Si el valor es 5 millones, está en el rango de 19 por ciento. Por tanto, pagará 950.000 pesos en un año, 12 cuotas de 79.167 pesos.

Si el promedio mensual es de 10 millones de pesos, el cálculo es 28 por ciento (2,8 millones) más 10 UVT (356.070 pesos). El impuesto de un año es 3’156.070 pesos, distribuidos en pagos de 263.006 pesos cada mes.

En el Congreso, que termina legislatura ordinaria el próximo 20 de junio, no hay ningún proyecto en discusión que plantee algún cambio en esta norma, como se puede comprobar en las bases de datos de Senado y Cámara. Los decretos con fuerza de ley de la Presidencia para enfrentar las emergencias económica y sanitaria por la pandemia del COVID-19 tampoco han hecho modificaciones al respecto.

En cuanto a los años anteriores, a pesar de las múltiples reformas tributarias que ha tenido el país en la última década, nunca se ha planteado la supuesta retención de 11 por ciento mensual para las mesadas pensionales de la que habla la cadena.

Cuando Echeverry llegó al Ministerio de Hacienda, en agosto de 2010, el texto vigente en este punto del estatuto era el de la reforma de 2006, que ni siquiera mencionaba las pensiones. No había sido tocado por la de 2009, la última del segundo mandato de Álvaro Uribe, y el nuevo gobierno tampoco lo incluyó en el proyecto de ley de 2010 que se convertiría en la primera tributaria de la administración de Juan Manuel Santos.

La retención en la fuente a pensionados fue introducida en la primera reforma de Cárdenas, en 2012. Sin embargo, quedó establecido que solo se aplica a la parte del pago mensual que supera las 1.000 UVT para quienes reciben un monto superior. No se gravaron las pensiones de ahí para abajo por una exención contenida en el mismo estatuto desde su creación (con algunas variaciones en el monto y la unidad de medida), que sigue vigente.

Esta situación no ha cambiado desde entonces. La reforma de 2016, también bajo la batuta de Cárdenas, le hizo un cambio al texto legal sobre la retención en la fuente para empleados, no para pensionados.

En 2018, ya en el gobierno de Iván Duque, Carrasquilla intentó, con la denominada Ley de Financiamiento, eliminar la citada exención para aplicar la tabla por igual sobre el 65 por ciento de todas las mesadas pensionales, como contamos entonces en un chequeo, pero esa modificación quedó por fuera del texto definitivo. Aunque esta reforma solo estuvo vigente en 2019 porque la Corte Constitucional la tumbó en octubre, la nueva tributaria aprobada para 2020 revivió sin cambios sobre las pensiones libres de retención.

Sí se han hecho modificaciones en la tabla para el resto. La que está vigente logró resucitar los nuevos rangos con impuestos más altos para personas con mayores ingresos que se habían creado en 2018 y mantuvo los límites para las más bajas como estaban desde 2006, incluyendo dejar el mínimo en 95 UVT en lugar de bajarlo a 87, como lo había hecho la caída Ley de Financiamiento. No obstante, la menor tarifa después de cero desde entonces ha sido 19 por ciento. El tal 11 por ciento no ha aparecido por ninguna parte.

La conclusión, por supuesto, es que la cadena es y ha sido siempre falsa desde que empezó a circular con el nombre de Echeverry y ahora con el de Carrasquilla. Es una falsedad que ya lleva 10 años en circulación.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 08 Noviembre 2018

Las gaseosas ya tienen IVA

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Félix de Bedout le preguntó reiteradamente al Viceministro de Hacienda por qué las gaseosas, con la ‘Ley de financiamiento’, continuarían sin IVA. Esto es engañoso, pues las bebidas sí tributan, aunque lo hagan bajo un régimen especial.

El 1 de noviembre, un día después de que el gobierno presentara el proyecto de la ley de financiamiento al Congreso, W Radio entrevistó al Viceministro de Hacienda, Luis Alberto Rodríguez, para consultarle por las modificaciones más polémicas que incluye la propuesta.

En la entrevista, el periodista Félix de Bedout le preguntó si las bebidas azucaradas entrarían o no dentro del paquete de productos que hoy no pagan el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y que pasarían a tener ese cobro con la reforma.

Frente a esta duda, el viceministro respondió: “No, eso no está dentro de nuestra propuesta”, y continuó hablando sobre los cambios que propone la nueva ley.

Ante la respuesta de Rodríguez, De Bedout insistió y preguntó cómo era posible que se le pusiera IVA al huevo y a la zanahoria, pero no a las gaseosas.

Más adelante continuó el tema diciendo que “siempre se dijo que ‘¿cómo se iba a gravar el que es muchas veces el alimento de un obrero?’” (refiriéndose al pan con salchichón y gaseosa, retomando la discusión de 2016 de ponerle un impuesto adicional a las bebidas azucaradas). Bedout insistió diciendo que la nueva ley de financiamiento le pondrá IVA al pan, al salchichón y no a las gaseosas.

Minutos después, el periodista trasladó la discusión a Twitter y publicó:

 

 

Colombiacheck decidió revisar este tema porque, luego del trino de De Bedout, varios tuiteros, incluyendo personajes públicos, manifestaron su indignación con que la nueva ley de financiamiento no les pusiera IVA a las gaseosas:

 

 

 

 

 

 

 

 

Estas críticas, sin embargo, surgieron de una confusión: las gaseosas ya pagan IVA (al igual que el salchichón), y es del 19%, según confirmó Nicolás Carrero, experto en temas tributarios, a Colombiacheck.

Carrero explicó, además, que estas bebidas no están incluidas dentro del artículo 424 del Estatuto Tributario, que es donde se exponen los “bienes que no causan el impuesto” del IVA. En este listado, hasta este momento, están incluidos los productos de la canasta familiar (como el pan). La gaseosa no hace parte de la canasta familiar y, por lo tanto, no se encuentra excluida del pago del impuesto del IVA.

No obstante, por cuenta del artículo 446 del mismo estatuto, las gaseosas tienen un régimen especial que hace diferente su tributación a la de otros productos:

“Cuando se trate de la venta de limonadas, aguas gaseosas aromatizadas (incluidas las aguas minerales tratadas de esta manera) y otras bebidas no alcohólicas, con exclusión de los jugos de frutas, de legumbres y hortalizas..., solamente se gravarán las operaciones que efectúe el productor, el importador, o el vinculado económico de uno y otro”.

Esto es lo que se conoce como un “IVA monofásico”, de acuerdo con Alejandro Rodríguez Ilatch, investigador de Dejusticia. Lo que quiere decir que el impuesto solo se cobra una vez, en una de las fases de la comercialización del producto, que es cuando se le compra al productor o al importador directamente.

En términos generales, según explica Rodríguez Ilatch, las fases del proceso de consumo son tres: 1. Cuando se hace o se importa el producto; 2. Cuando el mayorista compra el producto para redistribuirlo, y 3. Cuando el minorista le compra al mayorista y vende el producto al consumidor final.

Entonces, en el caso del IVA monofásico, solo se paga el impuesto en la primera fase y “después de ello las bebidas azucaradas adquieren un carácter de excluidas”, dice Rodríguez Ilatch. Razón por la cual el comprador final no ve reflejado el valor del IVA en su factura, aunque es de suponer que el mayorista lo incluya dentro del precio al que vende el producto al resto de la cadena.

El otro tipo de IVA es el plurifásico, y es el que tienen hasta el momento todos los bienes y servicios que no están en el artículo 424 ni en el 476 del Estatuto Tributario. En este caso, el IVA se paga en cada una una de las fases; es decir, se hace tres veces el cobro del impuesto y el consumidor final lo ve en su factura de compra.

Ahora bien, la llamada ley de financiamiento propone modificaciones al artículo 424 frente a los productos que están libres del pago del IVA. Y modifica algunos de los servicios incluidos dentro del 476. Pero no hace ningún cambio al 446 (en el que está el régimen especial de las gaseosas), lo que indica que el cobro de IVA que tienen hoy las gaseosas y demás bebidas azucaradas se mantendrá tal cual está hoy. Lo único que cambiará es la tarifa sobre la cual se hará el cobro que, de acuerdo con el proyecto de ley, bajará al 18%.

Entonces, es cierto que, de aprobarse la reforma tributaria, el pan pasaría de ser un producto excluido del pago del IVA a tener el cobro; el salchichón tendría el mismo impuesto que hoy tiene, y las gaseosas conservarían su estatus especial con el que pagan un IVA que no se ve reflejado en la factura del consumidor final.

---------

El 28 de noviembre comenzó su curso entre las comisiones tercera y cuarta de Senado y Cámara la ponencia final de la ley de financiamiento. Para este momento se incluyó una propuesta que no estaba en el primer borrador, pero que se adicionó en la ponencia, de pasar el tributo de las gaseosas a IVA plurifásico. Finalmente, el 5 de diciembre de este año, durante el primer debate en el Congreso, se salvó esta propuesta; es decir, que de aprobarse la ley tal cual está en este momento, las gaseosas comenzarían a cobrar IVA en toda la cadena.