Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Domingo, 29 Marzo 2020

Tratamiento difundido por clínica de Cali para Covid-19 no tiene aún evidencia científica concluyente

Por Ana María Saavedra

Hidroxicloroquina, cloroquina y azitromicina han sido promocionados como tratamientos efectivos por la Fundación Valle del Lili y Donald Trump, entre otros, pero hacen falta más estudios para comprobar su efectividad.

La semana pasada, la Fundación Valle del Lili de Cali citó a una rueda de prensa para hablar acerca de un ‘Tratamiento de infección por Coronavirus (COVID-19)’. Se trataba de “una opción de tratamiento a través de dos medicamentos como: Hidroxicloroquina y Azitromicina, que pueden disminuir rápidamente el crecimiento y expansión del virus en el paciente, disminuir la posibilidad de una enfermedad grave o insuficiencia respiratoria, así como la posibilidad de contagiar a los demás”, según el comunicado de prensa. 

En un documento, que aparecía en la presentación, se recomendaba “tanto para los pacientes leves como graves” infectados con el coronavirus SARS-CoV-2 (causante de la enfermedad Covid-19) “una dosis” de “hidroxicloroquina y azitromicina”.

 

pantallazo documento de Valle del Lili con medicamentos Covid-19

Rueda de prensa de Valle del Lili

 

En la citación a la rueda de prensa se indicaba que el objetivo de la citación era aclarar a la comunidad en general las razones por las cuales el tratamiento direccionado en la institución es útil en la atención de pacientes con Covid - 19.

Citación de rueda de prensa

La hidroxicloroquina es un medicamento que se usa para prevenir y tratar la malaria. La cloroquina es un medicamento similar. Mientras que la azitromicina es un antibiótico usado para infecciones en el pecho, como bronquitis y neumonía. Y, aunque algunos estudios sí muestran un potencial de estas medicinas para tratar el Covid-19, aún no hay evidencia conclusiva.

Este tratamiento, según Juan Diego Vélez Londoño, médico especialista en Infectología y medicina interna, jefe del servicio de Infectología, presidente del Comité de Infecciones de la Fundación Valle del Lili y docente de la Universidad ICESI, es “la primera luz que nos permite un tratamiento muy probablemente apropiado”.

Vélez explicó en la rueda de prensa que este tratamiento deriva de un estudio que está en el International Journal of Antimicrobial Agents llamado “Hydroxychloroquine and azithromycin as a treatment of COVID-19: results of an open-label non-randomized clinical trial(“Hidroxicloroquina y azitromicina como tratamiento de COVID-19: resultados de un ensayo clínico abierto no aleatorio”).

Según Vélez, “todas las críticas son válidas, habrá que solucionarlas entre todos, es posible que haya que hacer algún ajuste a este tratamiento, es posible que haya que cambiar las dosis, es posible que otros medicamentos se introduzcan, todo eso es posible pero esta guerra es de todos y en este sentido hemos evaluado con la industria farmacéutica y es importante entre todos ver la posibilidad de poder producir estos medicamentos en gran escala”.

Tras la rueda de prensa, diferentes medios de comunicación publicaron notas como “Clínica en Cali propone tratamiento francés que podría disminuir contagio de COVID-19”, “Fundación Valle del Lili anuncia protocolo para pacientes con Covid-19”, “¿Posible 'cura' para el Coronavirus? En Cali avanzan para controlar a la pandemia”, entre otros titulares.

Algunas personalidades en redes sociales también compartieron la noticia, como el senador Álvaro Uribe, quien escribió en su cuenta de Twitter: “Científico del Hospital Valle de Lili, Cali, recomienda medicamento, habrá provisión!”.

En Facebook y cadenas de WhatsApp se compartió el documento con las dosis de los medicamentos y mensajes como este:

 

ATENCIÓN COLOMBIA ! ÚLTIMA HORA !

Un médico de la Clínica Valle de Lili en Cali acaba de informar que sometió a 7 pacientes infectados de CORONAVIRUS a tratamiento con dos medicamentos que se consiguen en cualquier farmacia , Higrociclorina y la acitromicina , y se sanaron . Les acaban de dar de alta y se encuentren totalmente recuperados . Remitieron éstos medicamentos a supervisión para corroborar la la efectividad . Ojalá todo sea positivo y haya una luz de esperanza al final de esta crisis de salubridad”.

Sin embargo, este mensaje es impreciso y no es cierto que los siete pacientes hayan sido curados en esta clínica del Cali. 

En la misma rueda de prensa, el médico Vélez explicó que la investigación francesa, publicada en la revista científica ya mencionada, estudió a 36 pacientes con Covid-19. A siete de ellos se les aplicó el tratamiento con los dos medicamentos en cuestión. A la semana ya no tenían el virus. 

Pero, además, ese estudio ha sido fuertemente criticado por la comunidad científica alrededor del mundo. Este es el caso de la Asociación Colombiana de Reumatología, Asoreuma, y de la Asociación Colombiana de Infectología, Acin, quienes publicaron comunicados al respecto:

Asoreuma le envió una carta al Ministro de Salud diciendo que “la divulgación que en medios de comunicación se ha realizado durante los últimos días, en relación con un posible efecto terapéutico de los medicamentos cloroquina e hidroxicloroquina, para enfermos contagiados con el virus SARS-CoV-2 ha generado expectativas no fundadas en la población general en relación con su eventual uso profiláctico, indicación que a la fecha no cuenta con sustento o evidencia científica”. 

Agregó que “ya hemos comenzado a tener noticia de la baja disponibilidad en farmacias de estos medicamentos”.

Por su parte, la Acin indicó que “a la fecha” no existe evidencia científica sobre el uso de la cloroquina y sus diferentes presentaciones para evitar, prevenir o hacer profilaxis [es decir, establecer una metodología de tratamiento] de la infección por virus SARS-CoV-2”.

La Acin presentó el 27 de marzo pasado el "Consenso colombiano de atención, diagnóstico y manejo de la infección por SARS-COV-2/COVID-19 en establecimientos de atención de la salud".

En ese protocolo, aunque se habla de la efectividad de estos medicamentos en “6 pacientes” y se incluye dentro de los protocolos del manejo de los pacientes, se indica que “no existen datos clínicos lo suficientemente robustos que nos permitan recomendar esta combinación a pacientes con COVID-19. Podría considerarse su uso en protocolos de investigación mientras se publica más información que avale su uso. La cloroquina, hidroxicloroquina y azitromicina pueden prolongar el intervalo QT [asociado a taquicardia ventricular, un factor de riesgo que puede llevar a muerte súbita] y se debe realizar vigilancia electrocardiográfica en especial en pacientes con disfunción renal y hepática”.

En Colombiacheck consultamos al médico Alfonso Rodríguez, experto enfermedades tropicales de la Universidad Tecnológica de Pereira y vicepresidente de la Acin, quien nos explicó que, “para múltiples drogas investigacionales, como es el caso de la cloroquina (y de la hidroxicloroquina), azitromicina, lopinavir, ritonavir, remdesivir, entre otras, existen datos preclínicos, de estudios a nivel de laboratorio, que sugieren de su potencial actividad contra el virus SARS-CoV-2, causante del Covid-19. Sin embargo, hasta el momento no existe ningún estudio científico disponible, debidamente evaluado, publicado en revistas científicas indexadas arbitradas, que permita recomendar su uso como tratamiento, mucho menos como profilaxis”.

Rodríguez añadió que “ello implica que se requieren con urgencia estudios, ensayos clínicos apropiados, que permitan concluir con un buen nivel de certeza que alguna de dichas drogas, solas o en combinación, pueden ser realmente útiles para el Covid-19”. 

Por otra parte, un día antes de que la Fundación Valle del Lili hablara del tratamiento con hidroxicloroquina y azitromicina para pacientes con Covid-19, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, resaltó estos medicamentos en su cuenta de Twitter. Tras ese anuncio, nuestros colegas de la plataforma digital de periodismo colaborativo dedicada a la salud pública en América Latina, Salud con Lupa, publicaron una verificación de la afirmación de Trump sobre estos medicamentos.

En el informe “No hay evidencia de que 2 medicinas contra la malaria sirven para COVID-19” [que Colombiacheck republicó aquí] se explican las deficiencias metodológicas del estudio, principalmente que la evidencia a favor de la efectividad de este tratamiento no cumple con estándares científicos. 

El artículo de Salud con Lupa, además, coincide con la información del Consenso colombiano publicado por la Acin y ratificado por diferentes médicos especialistas. Uno de esos expertos, Fernando Suárez Obando, director del Instituto de Genética Humana, indicó en dos trinos que la evidencia de ese estudio era muy limitada.

Suárez compartió un video publicado en Youtube por el médico internista, reumatólogo  y epidemiologo clínica, Daniel Fernández Ávila, en el que, aparte de corroborar que la evidencia científica que se tiene es débil, los medicamentos solo deben ser tomados bajo prescripción médica.

 

Así que, con todas estas evidencias, calificamos como cuestionable la información difundida sobre el tratamiento promovido por la Fundación Valle del Lili para el tratamiento de Covid-19.

[Actualización del 27 de mayo de 2020:]

El 26 de mayo pasado la Organización Mundial de la Salud suspendió temporalmente las pruebas de hidroxicloroquina como posible tratamiento contra el COVID-19, por precaución. Así lo anunció el el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que citó un estudio publicado en la revista  científica  The Lancet que indicaba una "mayor tasa de mortalidad" de pacientes de COVID-19 que habían tomado esta droga.

[Actualización del 4 de junio de 2020:]

El 2 de junio, The Lancet publicó una nota sobre el estudio mencionado en la actualización anterior, diciendo que había encontrado problemas con sus datos y que haría una revisión.

En respuesta, el 3 de junio, en una rueda de prensa, Ghebreyesus afirmó que la OMS autorizaría la reanudación de "todos los brazos del Solidarity Trial [el estudio que busca entender los efectos de varias sustancias en pacientes de COVID-19], incluida la hidroxicloroquina".

El 4 de junio The Lancet anunció que tres de los autores del paper, al no haber podido completar una auditoría independiente de sus resultados, se retractaron de su estudio.

De todas maneras, mantenemos la conclusión de "cuestionable", pues aún no hay evidencia científica concluyente que permita afirmar que esta sustancia puede curar a los pacientes de COVID-19.

[Actualización del 18 de junio de 2020:]

El 17 de junio, la OMS anunció en su cuenta de Twitter que suspendería las pruebas de hidroxicloroquina como tratamiento para el COVID-19 debido a que "la evidencia muestra que no reduce la mortalidad de pacientes hospitalizados" por esta enfermedad.

La OMS también aclaró que esto no impacta un posible estudio de la sustancia como preventiva del COVID-19, o como tratamiento para pacientes no hospitalizados de esta enfermedad y aseguró que la hidroxicloroquina se sigue considerando segura para pacientes de enfermedades autoinmunes o de malaria.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 12 Agosto 2021

Médico homeópata Raúl Salazar pide no vacunarse contra COVID-19, en un video repleto de datos falsos

Por Ana María Saavedra

En Colombiacheck ya hemos verificado otras desinformaciones de Salazar. En el nuevo vídeo dice que “no es una vacuna. Es un ensayo hecho en seres humanos” y menciona que esto fue condenado en el juicio de Nuremberg.

El médico caleño homeópata Raúl Salazar publicó un nuevo video en Facebook en el que se despacha contra las vacunas contra el COVID-19. Esto es lo que dice:

“No se deben vacunar porque no es una vacuna, es un ensayo hecho en seres humanos y eso fue condenado por el juicio de Nuremberg porque fue una experiencia nazi y la siguen haciendo. Me pueden borrar de todos los canales, pero no te van a poder borrar del libro de la vida cuando tú ayudes a salvar a personas y a familias enteras y a miles de personas en el mundo entero de morir por una enfermedad curable y de no ser expuestos al riesgo de morir en un ensayo clínico, que debió hacerse en animales de laboratorio y no en personas. Es uno de los mayores pecados, de las infamias más grandes que se han cometido en la historia de la humanidad. Exponer a  7.000 millones de personas a exponerse a un ensayo a ver a quién le hace daño y a quién no. Es una verdadera infamia”.

En Colombia, según una herramienta a la que tenemos acceso por el proyecto 3PFC, una  alianza con Facebook en la lucha contra la desinformación, el video ha sido visto por más de 7.500 personas y compartido por 294 en los últimos días. Pero la publicación también llegó a España, donde nuestros colegas verificadores de Newtral, evidenciaron las falsedades del video en la nota Las vacunas autorizadas contra la COVID-19 sí han sido testadas en animales’.

Vacunas son un ensayo en humanos

Pero, como explicaron nuestros colegas, es falso decir que las vacunas son un ensayo en humanos que no han sido testadas en animales.  Antes de su autorización para uso de emergencia por la pandemia, las vacunas contra COVID-19 se sometieron a un riguroso proceso de investigación y evaluación. Este sirvió para garantizar su seguridad y eficacia en las personas.

En nuestro explicador ¿Son seguras las vacunas del COVID-19? indicamos que las vacunas contra COVID-19 demostraron ser seguras. Antes de que cada una de las candidatas a vacuna fuera aprobada para su uso por el público en general, debió pasar por un proceso cuidadoso y riguroso de al menos 3 fases, incluyendo el estudio en miles de personas voluntarias.

Las pruebas de seguridad comenzaron en el laboratorio, con investigación en células y animales donde se evaluó la toxicidad, luego se hicieron los estudios en miles de humanos con el objetivo de evaluar y garantizar la seguridad y la capacidad de la vacuna para proteger contra el COVID-19 (eficacia), así como otras cuestiones, incluidas las dosis necesarias para cada vacuna.

Fases de desarrollo de una vacuna

Nuestros colegas de Newtral indicaron, en su nota, que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés),  el organismo encargado de dar el visto bueno a las vacunas en la Unión Europea, explica en su página web cómo se ha llevado a cabo el desarrollo de estas vacunas. “Como todos los medicamentos, las vacunas COVID-19 se prueban primero en el laboratorio. Por ejemplo, en estudios sobre su calidad farmacéutica y en pruebas en animales”.

En nuestro país el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA) autorizó las vacunas de Pfizer, AstraZeneca, Janssen, Moderna y Sinovac. Las cinco vacunas han sido testadas en animales.

Los nazis y Nuremberg

Las desinformaciones en las que se relacionan las vacunas con los experimentos en humanos realizados por los nazis han sido difundidas por grupos antivacunas. En Colombiacheck hemos publicado las notas: ‘Es falso que países serán juzgados por genocidio y crímenes de lesa humanidad por medidas de la pandemia’ y ‘No, ‘médicos y enfermeras’ no serán enjuiciados por crímenes de guerra por la vacuna del COVID-19’.

Como explicamos en estas notas ​​los Juicios de Núremberg fue el proceso judicial al que se sometió a los oficiales nazis por sus crímenes contra la humanidad. “Después de la guerra, algunos de quienes eran responsables por los crímenes cometidos durante el Holocausto fueron llevados a juicio. Para realizar los juicios que tuvieron lugar en 1945 y 1946, se eligió Nuremberg en Alemania. Los jueces de las potencias aliadas (Gran Bretaña, Francia, la Unión Soviética y Estados Unidos) presidieron las audiencias de veintidós principales criminales nazis”, así lo describe la Enciclopedia del Holocausto.

Entre los casos de la condena está la realización de experimentos médicos pseudocientíficos con los prisioneros de los campos de concentración sin su consentimiento.

Pero esto no tiene relación con las vacunas contra el COVID-19 que, como ya lo explicamos, sí son vacunas, que han pasado las tres fases de investigación y no son un  ensayo en humanos, como lo asegura Salazar.

Quién es Raúl Salazar

Raúl Salazar  es un médico homeópata caleño, cuyos contenidos en redes sociales se han viralizado durante la pandemia. Sin embargo, en estas publicaciones ha invitado a la automedicación y ha desinformado sobre los tratamientos y vacunas.

Su nombre aparece en las páginas doc.fav.co y doctoralia.co, como médico general y terapeuta complementario, especialista en homeopatía.

En Colombiacheck hemos verificado algunas de sus publicaciones en las que recomienda un tratamiento para el COVID-19, basado en una serie de datos falsos y engañosos mezclados con información real, y otro en el que habla de una cura, en la que incluye el cuestionado dióxido de cloro.

Luego de las afirmaciones de Salazar en el programa de radio Nocturna de RCN, el Colegio Médico de Colombia publicó este trino:

El nombre de Raúl Salazar Restrepo aparece en una publicación de 2007 ​​de El Tiempo titulada  Médicos que traficaban con migrantes deberán seguir en prisión, en la que se informa que un fiscal especializado de Cali dictó medida de aseguramiento contra 18 personas, 13 de ellas médicos, por concierto para delinquir y tráfico de migrantes agravado.

“Según la investigación del DAS, estas personas integraban una red que traficaba con personas para ingresarlas ilegalmente a Estados Unidos (EE.UU.) Los profesionales certificaban enfermedades inexistentes, en personas que luego solicitaban la visa para viajar (...) con la disculpa de necesitar tratamiento especializado en ese país”, publicó El Tiempo.

Los profesionales fueron condenados y la Corte Suprema de Justicia ratificó el fallo al negar la casación. En la decisión se indica que  Salazar Restrepo fue sentenciado por tráfico de migrantes simple y falsedad en documento privado a la pena de 75 meses de prisión y multa en cuantía de 50 salarios mínimos legales mensuales vigentes.  

En un reportaje, publicado en el portal Covid Infodesorden acerca de Salazar se indicó que este publicita el  “«ganoderma lucidum» (hongo milenario «adaptógeno» y conocido también como “Lingzhi” en China, y en Japón como “Reishi” (Hongo Divino) o Mannentake (Hongo de los 10.000 años o de la inmortalidad). Este hongo es conocido dentro del mundo de la medicina naturista porque se le atribuyen propiedades medicinales y nutritivas”.  

“No sabemos qué jerarquía -o rango- tiene el Dr. Raúl Salazar dentro del esquema DXN de mercadeo, pero su caso nos alerta sobre un perfil de usuarios que entra en negocios multiniveles a ejecutar estrategias digitales de venta sin guías ni parámetros éticos que les adviertan del   que pueden causar con contenidos amplificados  con el  objeto de mover sus productos”, se agrega en la nota. 

Con estos elementos calificamos el post del médico homeópata como falso.