Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 22 Junio 2021

Vicepresidenta Ramírez no especificó que 40.000 armas incautadas desde que inició el paro eran cortopunzantes

Por Laura Rodríguez Salamanca

Tampoco aclaró que la cifra corresponde a incautaciones hechas en general en el país, no a acciones operacionales relacionadas con las manifestaciones.

El pasado martes 8 de junio, luego de la reunión entre el Gobierno Nacional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez, dio unas declaraciones sobre el Paro Nacional en las que señaló: 

“Realmente vemos una gran cantidad de criminales. 40.000 armas ha tenido que incautar la fuerza pública. Estas son personas que salieron a una protesta, no de manera pacífica, sino salieron armados y con la intención de destruir”. 

Sus palabras generaron varios comentarios en redes sociales en los que se ponía en tela de juicio la veracidad del dato que presentó. Por ejemplo, el exministro del Interior, Juan Fernando Cristo, trinó: “40.000 armas decomisadas durante el Paro y no sabemos dónde está ese arsenal”.

El médico y periodista Víctor De Currea-Lugo escribió en un trino: “Marta Lucía Ramírez afirmó ante la CIDH que durante las protestas del paro nacional se han incautado 40 mil armas de fuego (no se lo creen ni ellos)”.

Por su parte, la excombatiente de las FARC Tanja Nijmeijer hizo una comparación en Twitter entre la cifra presentada por la canciller y la cantidad de armas de fuego entregadas por ese grupo armado en el proceso de paz: 8.994.

En Colombiacheck nos dimos a la tarea de chequear el dato que presentó la vicepresidenta y encontramos que es cuestionable porque si bien en varios informes (1 y 2) de la Policía y el Ministerio de Defensa se anota que desde que se inició el Paro Nacional de 2021 se han incautado más de 40.000 armas, estas son cortopunzantes; no de fuego. Como la canciller no aclaró el tipo de armas al que se refería, sus declaraciones generaron confusión.

Además, según nos explicaron desde el área de comunicaciones de la Policía, las armas que esta institución (encargada de las incautaciones en el país) reporta en los informes corresponden a la cantidad de incautaciones que se han hecho en general en el país desde que se inició el Paro Nacional el 28 de abril; no a incautaciones hechas exclusivamente en las manifestaciones o en situaciones relacionadas con estas.

Para chequear la información, primero nos comunicamos con los asesores de la vicepresidenta para consultar la fuente de su afirmación. Este es el primer paso para las verificaciones de discurso público que se establece en nuestra metodología.

Su equipo de trabajo nos compartió a través de WhatsApp un informe del Ministerio de Defensa titulado “Garantías a la Manifestación Pacífica y Control de Acciones Violentas”, que contiene información registrada entre el 28 de abril y el 4 de junio.

En la página 63 de este documento, en donde se presentan los “resultados operacionales para controlar los actos de violencia”, se anota que para el momento del cierre del informe se habían incautado 40.747 armas cortopunzantes. Esto, como ya dijimos, no quedó claro en la declaración de Ramírez y dio lugar a confusiones. Personas como las que señalamos hace un momento asumieron que se trataba de armas de fuego.

En el mismo documento se reporta, además, que las armas de fuego incautadas hasta el 4 de junio eran 1.625. También se reporta la incautación de 207 elementos explosivos y 691 armas “neumáticas” (aquellas que emplean aire comprimido para impulsar el proyectil).

Captura_informe_MinDefensa_2021Para estar seguros, le solicitamos al área de prensa del Ministerio de Defensa datos sobre las incautaciones de armas. Nos hicieron llegar, además del mismo informe que los asesores de la canciller (que tenía corte el 4 de junio) y en el que ella se basó para su afirmación, un boletín con un balance general del Paro Nacional con datos entre el 28 de abril y el 8 de junio de 2021. Hasta ese día se reportaba la incautación de 46.744 armas cortopunzantes y 1.793 armas de fuego.

Captura_Informe_Paro

Así mismo, pedimos los datos de incautación de armas a la Policía Nacional. Allí nos explicaron que, según los reportes de incautaciones entre el 28 de abril y el 16 de junio se habían decomisado 57.719 armas cortopunzantes y 2.207 armas de fuego en todo el país.

Actividad_operativa_Policia

Además, en el área de comunicaciones de la institución, nos aclararon que los datos de armas reportados corresponden a resultados operaciones en general desde que se inició el paro, no a incautaciones relacionadas exclusivamente con las protestas. 

Así que resulta engañoso que la vicepresidenta le endilgue el dato de incautaciones que presentó a los manifestantes o, en sus palabras, a personas que “salieron a una protesta, no de manera pacífica, sino salieron armados y con la intención de destruir”.  

Es más, según le explicó a Colombiacheck Manuela Suárez Rueda, investigadora del área de Seguridad y Política Criminal de la Fundación Ideas para la Paz (FIP), afirmar que a quienes se les incautaron las armas (tanto las de fuego como las traumáticas y blancas) eran personas que salieron a protestar con la intención de destruir es inexacto.

“Las razones para incautar armas son múltiples. Si eran armas traumáticas, sólo el hecho de portarlas en lugares aglomerados ya es una contravención al Código Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana (comúnmente llamado código de Policía) y las pueden decomisar”, dijo. 

Según nos explicó la investigadora, en el decreto 2335 de 1993 por el cual se expiden normas sobre armas, municiones y explosivos, se establece que las armas de fuego pueden ser incautadas, por ejemplo, por su porte o tenencia sin permiso, por el vencimiento de la licencia, el porte en estado de embriaguez o bajo el efecto de sustancias psicoactivas; no solamente cuando se está cometiendo un delito con ellas. 

“Cuando se comete un delito con el arma, la persona puede ser capturada y el arma incautada. Las armas se incautan porque son parte de un delito: de una amenaza, de un hurto, de un homicidio. Pero si alguien va a la calle con un arma de fuego y no tiene ningún permiso, se la quitan por porte ilegal de armas. También si porta armas de fuego modificadas”, explica Suárez. 

Así mismo, en el Código Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana se establece que, por ejemplo, pueden se pueden poner multas e incautar “armas, elementos cortantes, punzantes o semejantes” en áreas comunes o lugares abiertos al público y “armas neumáticas, de aire, de fogueo” y “de letalidad reducida” “en lugares abiertos al público donde se desarrollen aglomeraciones de personas o en aquellos donde se consuman bebidas embriagantes, o se advierta su utilización irregular, o se incurra en un comportamiento contrario a la convivencia”. 

Entonces, por ejemplo, en palabras de Suárez, “si requisaron a alguien en una marcha, por prevención le pudieron incautar una navaja pero esa persona no necesariamente estaba haciendo algo, la portaba y ya”. 

En el área de comunicaciones de la Policía nos dijeron que sus registros no están discriminados por la razón de la incautación.  

Finalmente, hay que señalar que como le explicó a Colombiacheck Katherine Aguirre, investigadora en temas de seguridad del Instituto Igarapé de Brasil, no tendría sentido sostener que se incautaron 40.000 armas de fuego desde que se inició el Paro Nacional. “Ese valor de 40.000 lo veo absolutamente imposible en relación con el nivel de incautaciones en el país cada mes. Cada mes se incautan alrededor de 2.000 armas [de fuego] en toda Colombia”, dijo. 

Y los datos que nos compartió la Policía sobre incautaciones en 2019, 2020 y lo corrido de 2021 le dan la razón a la investigadora. En 2019, en promedio se incautaron 1.717 armas por mes; en 2020, 1.432, y en lo que llevamos de 2020, 1.662. 

Incautación_armas de fuego_policia

De hecho, este año no se evidencia un incremento significativo en las incautaciones de armas de fuego al comparar las hechas en abril, mayo y junio de los dos años anteriores. 

Los datos sobre armas de fuego hasta abril de 2020 pueden descargarse en la página web de la Policía. 

En los datos proporcionados por la Policía sí se evidencia un incremento de la incautación de las armas cortopunzantes en 2021, pero no solo al tener en cuenta los meses del paro para la comparación con los años anteriores, sino durante todo el año 2021. 

Armas_cortopuzantes_incautaciónDe hecho, en enero, febrero y marzo de 2021, se incautaron mayor cantidad de armas cortopunzantes que en mayo, abril y lo que que va corrido de junio.

 

Con esta información, calificamos como cuestionable las afirmación de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez. Si bien es cierto que la Policía ha reportado la incautación de más de 40.000 armas desde que se inició el Paro Nacional, estas no son de fuego, como dio a entender la canciller en su declaración al no aclarar el tipo de armas a las se refería, sino cortopunzantes. Además, la cifra corresponde a incautaciones hechas en general en el país, no a acciones operacionales relacionadas con las manifestaciones. 

Meme_Marta_Lucia_Ramirez

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 17 Mayo 2021

Declaración de Policía que califica denuncia de presunto abuso sexual en Popayán como  ‘noticia falsa’ es cuestionable

Por Andrés Felipe Martínez

La Policía Nacional ‘desmintió’ la denuncia de un presunto abuso contra una mujer de 17 años en Popayán, quien posteriormente se quitó la vida. Sin embargo, su explicación no responde realmente a los hechos denunciados. La Fiscalía investiga el caso.

El pasado jueves 13 de mayo, en hechos que investiga la Fiscalía, una adolescente de 17 años de edad se habría quitado la vida en su vivienda, en el barrio El Uvo de Popayán.

La noche anterior, el miércoles, la joven había sido conducida por uniformados del Esmad a una Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía de esa ciudad, en medio de las manifestaciones que se desarrollaban por el paro nacional.

Durante esa detención temporal, la joven habría sido víctima de violencia sexual, según la versión denunciada por varias organizaciones de derechos humanos y de acuerdo con una publicación que la misma joven realizó en su cuenta de Facebook.

Pantallazo del facebook de allisonEn respuesta, la Policía Nacional calificó como una “noticia vil y ruin” que estaba siendo “replicada de manera irresponsable a través de redes sociales”. Para justificar ese calificativo, desmintió hechos que no hacen parte de las denuncias, por ejemplo, que la joven haya fallecido en instalaciones oficiales.

Vale la pena contar, primero, que según la información de la Alcaldía de Popayán, la adolescente fue conducida a la URI a las 9:10 de la noche del miércoles 12 de mayo. 

Esa conducción por parte de miembros del Esmad quedó registrada en una transmisión en vivo en Facebook, de la cuenta JuanoRadio. 

Desde el minuto 10:06 hasta el 15:10, se ve cómo la menor forcejea con cuatro y a veces cinco uniformados, quienes la sujetan de sus extremidades. La menor cae al piso en varias ocasiones, y es tomada de nuevo por los oficiales. Entre sus quejas, se le alcanza a escuchar: “suélteme que me está quitando el pantalón”; y en otro momento, dicen los uniformados: “¿Una mujer le va a ganar a cuatro varones?, la chimba”.

La menor estuvo retenida por dos horas en la URI, hasta las 11:00 de esa noche, cuando “fue entregada a su abuela, de acuerdo a la minuta de ingreso y salida de la URI”, explicó la Alcaldía. 

Al día siguiente, en la mañana, la joven publicó en su perfil de Facebook su versión sobre lo sucedido, citando la transmisión en vivo. “(...) solo porque estaba grabando me cogieron, en medio de eso me bajaron el pantalón, me manosearon hasta el alma, en el video queda claro que yo les digo que me suelten porque me están desnudando, quitando el pantalón”. 

Después de conocerse su fallecimiento, varios colectivos de derechos humanos denunciaron que la menor había sido víctima de violencia sexual por parte de los agentes de la Policía. 

Uno de ellos, la organización nacional Casa de la Mujer, a través de Twitter: “efectivos policiales abusaron sexualmente de chica que fue detenida arbitrariamente en la noche de ayer #12M en las instalaciones de la Uri.  La chica fue liberada y nos informan que se suicidó”. 

Y así lo advirtió también la ONG Oxfam Colombia, que solicitó a las autoridades “realizar investigaciones correspondientes de manera eficaz, exhaustiva y transparente, de manera que se cuente con el esclarecimiento de los hechos”. 

Otro comunicado fue publicado en conjunto por varias oenegés, entre ellas la Corporación Justicia y Dignidad, Asfupaz y Ciudad en Movimiento: 

“Lamentamos la muerte de la menor, quien en la noche de ayer 12 de mayo de 2021 fue detenida y llevada a la URI, quien después de sufrir violencia sexual por parte de agentes de la Policía, hoy decide terminar con su vida en la ciudad de Popayán. Alertamos a las organizaciones defensoras de DDHH e instituciones garantes a realizar veeduría y tomar acciones de protección frente a lo acontecido”.

La Policía Nacional, en su cuenta de Twitter, usó la imagen de este comunicado y escribió sobre ella en letras rojas “Mentira infame”. 

Y en la descripción de trino, señaló:  “Nuevamente la Policía Nacional es atacada por una noticia vil y ruin, la cual es replicada de manera irresponsable a través de redes sociales, victimizando a una familia que pierde un ser querido el día de hoy. #RompaLaCadena”.

Ese mensaje es seguido de otro trino con un video del brigadier general Ricardo Alarcón, comandante de la regional suroccidente de la Policía, en el que reitera la calificación de “noticia falsa, vil y ruin” refiriéndose a las denuncias, y explica tres argumentos que, sin embargo, no hacen parte de lo manifestado por las oenegés. 

“Primero, la menor nunca pisó instalaciones policiales. (...) la menor es trasladada a las instalaciones de la URI de la Fiscalía”, dice el brigadier general.

Sin embargo, ni el comunicado citado por la Policía en Twitter, ni las otras denuncias, manifestaron que la adolescente fuera llevada a una instalación policial. La información ha coincidido en que fue conducida a la URI de la Fiscalía. 

“Segundo, una vez se establece que se trata de una menor de edad, se activa el protocolo de protección a la integridad de este tipo de población y es entregada en óptimas condiciones a su abuela materna”, dice Alarcón.

Una versión distinta manifestó la familia de la menor, citada por la Comisión de Garantías y Derechos Humanos de la Coordinación Departamental del Paro, de la que hacen parte varias redes de defensa de derechos humanos. 

“Se ven moretones en el cuerpo, la niña dice que le dolía el estómago y la habían manoseado”, dice la Comisión citando a la abuela materna que recibió a la adolescente en la URI.

Luego continúa el brigadier general:

“Tercero, en la noticia manifiestan que los hechos tuvieron ocurrencia la noche del día de ayer. La Policía Nacional el día de hoy [13 de mayo] conoció sobre la muerte de una joven de 17 años que corresponde a la joven que fue conducida a las instalaciones de la URI el día de ayer. Los hechos ocurrieron el día de hoy en la mañana en el lugar de residencia de esta joven”.

Al igual que el primer punto, las denuncias no manifiestan que el fallecimiento ocurriera en el mismo momento de la conducción. Sino al día siguiente, en un caso que sería de suicidio. 

En ese sentido, se puede decir que el brigadier general Alarcón califica de ‘noticia falsa’ versiones que no hacen parte de los hechos denunciados por las organizaciones de derechos humanos. 

Consultamos al oficial sobre sus afirmaciones, y a través de su equipo de comunicaciones contestaron que “el brigadier general se refiere a noticias que han estado circulando en redes sociales”. 

Además, su vocero de comunicaciones corroboró que las imágenes de la transmisión de Facebook sí corresponden al caso de la menor, y que fue “un recorrido de 100 metros, aproximadamente, hacia la URI”.

Nuestra editora, Ana María Saavedra, también escribió en Twitter de la Policía estas preguntas, ya que el oficial hablaba de una “noticia falsa”.

Aparte de las declaraciones de Alarcón y el trino de la Policía, en redes sociales publicaron las imágenes del comunicado de varios organizaciones sociales y al que la Policía le puso el rótulo de Mentira Infame, junto a otras fotos de un trino de Temblores con una nota de El Espectador y de la menor con el logo de falso. 

pantallazo contra menor

Frente a la denuncia de abuso sexual, la Fiscalía publicó este trino en el que la vicefiscal, Martha Janeth Mancera, anunció que se “conformó equipo especializado para esclarecer hechos ocurridos con una menor de 17 años en #Popayán por presunta agresión sexual y su posterior muerte”.

También publicaron este comunicado:

Asimismo, la Procuraduría comunicó que abrió una indagación preliminar contra integrantes de la Policía, por la “presunta retención, agresión sexual a una menor de edad”. 

Al tiempo, cuatro uniformados que habrían participado en la conducción habrían sido separados del cargo para atender las investigaciones, según informó Caracol Radio.

Ayer nuestros colegas de Cuestión Pública y Volcánicas publicaron un hilo de Twitter con la reconstrucción forense de los videos:

En el marco de las manifestaciones del paro nacional, entre el 28 de abril y el 12 de mayo de 2021, la organización Temblores ha documentado 16 casos de violencia sexual y tres casos de violencia basada en género, en todo Colombia. 

En Popayán las organizaciones sociales también denunciaron otro caso de presunto abuso sexual contra otra joven de 18 años por parte de Policías, que, según la denuncia, la amenazaron con “lamerla” y “violarla”, tras detenerla en medio de una marcha del Paro Nacional.  El Espectador habló con la mamá de la joven,  quien ratificó la denuncia.

Con todos estos elementos calificamos como cuestionable lo dicho por el general Alarcón en su video en el que asegura que es una “noticia falsa”. Los hechos en este momento son investigados por la Procuraduría y la Fiscalía. La menor sí denunció en su Facebook una presunta agresión sexual y en el comunicado de las organizaciones sociales no dicen que la menor haya sido víctima de abuso sexual en “una instalación policial”.