Pasar al contenido principal
Miércoles, 25 Marzo 2020

Explicador: ¿Cómo identificar audios con información falsa sobre Coronavirus?

Por Sania Salazar

Por lo general son mensajes fatalistas que no dan ninguna esperanza y que no remiten a fuentes de información oficiales o confiables. Dan información contradictoria y piden compartir masivamente.

¿Le han llegado tantos audios por WhatsApp con información del Coronavirus que ya no sabe qué es verdad y qué no? En Colombiacheck hemos detectado una serie de audios con información falsa y que comparten varios aspectos en común que permiten identificarlos. 

La situación es seria, por lo que el presidente Iván Duque decretó un Estado de emergencia y luego un aislamiento preventivo obligatorio desde el 24 de marzo hasta el 13 de abril. 


Pero distribuir información falsa o no verificada puede aumentar la incertidumbre de sus amigos y familiares y generar más pánico y, a la vez, más desinformación.

Aquí le contamos en qué debe fijarse, cada vez que reciba audios en su WhatsApp, para no esparcir más desinformación.

¿Cuáles son las características en común de los audios que están circulando con desinformación sobre Coronavirus?

-La persona que habla no se identifica, ni dice dónde trabaja, qué hace o de qué fuente toma la información.

–Sin embargo, quien habla asegura ser una fuente de autoridad, con acceso privilegiado a información, de maneras no comprobables.  En uno de los casos que nos llegó, por ejemplo, se dice: ”Familia, yo que estoy en todas las clínicas grandes y me doy cuenta de lo que está pasando...” Sin embargo, en este caso, no explica por qué tiene, supuestamente, ese acceso privilegiado.

-En algunos casos aseguran ser médicos o enfermeras, (por lo general de países europeos) pero no siempre dicen de qué ciudad o de qué entidad de salud. 

-El audio empieza con un saludo como “bueno, amigos”, “hola, familia”, “bueno, muchachos” para tratar de crear una familiaridad que haga creíble la información.

-Anuncia medidas drásticas, que en general aún no han sido tomadas por las autoridades, ni informadas por sus canales oficiales, como el cierre de todos los servicios de transporte, institucionales y comerciales de la ciudad a la que se refiere o del país en general, con lo que busca crear pánico. (Aunque hasta ahora las ciudades colombianas han tomado medidas de aislamiento con diferentes características, han garantizado la continuidad de los servicios básicos de transporte, comercio y salud para la población).

-Apelan a la emocionalidad de quienes los escuchan, en este caso, principalmente a emociones negativas. Así que, en general son mensajes fatalistas que aseguran, sin dar pruebas o citar fuentes, que la situación está fuera de control, que el sistema de salud de Colombia ya está colapsado y que el país no tiene cómo manejar la emergencia. Aseveran que los servicios médicos están colapsados, que el personal médico no es suficiente, que se acabaron los insumos médicos necesarios, que no hay camas disponibles para los pacientes, que todos los enfermos están igual de graves o que todos han muerto. Describen un escenario totalmente devastador, no hay nada bueno, ni esperanzador, no hablan de ningún caso de cura o de mejora de algún paciente ni dan recomendaciones específicas para el cuidado personal, no dan esperanzas.

-Aseguran que las autoridades no están diciendo la verdad sobre la situación o está ocultando información.

-Exageran cifras de contagiados o de muertos.

-Enfatizan en que no se trata de “noticias falsas” o “bulos” (como se les conoce en España), y aseguran que la información la debe saber todo el mundo, por lo que piden compartirla. 

-Por lo general hablan de un nuevo caso en algún hospital, usualmente mencionan a un paciente que está muy grave o a punto de morirse.

-Dan datos contradictorios, pero que ayudan a amplificar las emociones negativas. Por ejemplo, en uno de los audios que nos llegó se dice: “Hoy hay X casos en Antioquia”. Pero luego dice: “como les digo no sabría en este momento en Antioquia cuántos casos tenemos, porque solo aquí en la clínica tal hemos reportado muchísimos pacientes”. 

¿Cuáles son las fuentes de información más confiables sobre coronavirus?

Recuerde que las cifras oficiales sobre el virus en Colombia están en la página del Ministerio de Salud y Protección Social. También recuerde que en la página de la Organización Mundial de la Salud, OMS, hay información general sobre el virus: qué es, cómo se transmite, cuáles son los síntomas, cómo protegerse, etc. También, que en Colombiacheck tenemos un especial de chequeos sobre Coronavirus.

Consejos para no desinformar

*Mauricio Guerrero, director del programa de comunicación de la Universidad Icesi de Cali, le dijo a Colombiacheck que hay que comprender la función para la cual han sido pensadas las plataformas que utilizamos para comunicarnos. Para él, la plataforma que más ha incidido en la difusión de este tipo de contenidos ha sido  WhatsApp, que no es la más adecuada para difundir contenidos porque no se puede saber quién envió la información originalmente.

Guerrero recordó que WhatsApp es una aplicación diseñada para conversar que ha sido utilizada para  exacerbar emociones.

"El primer consejo es que cuando se reciba información (por WhatsApp) sobre un hecho particular uno debería tomarse un tiempo, uno o dos minutos y pensar: ¿funciona en algo esto que voy a difundir? ¿conozco la fuente? ¿verdaderamente va a aportar algo a la solución del supuesto problema que estoy enfrentando?".

"Creo que se trata de trabajar en ciudadanías digitales, en que la ciudadanía caiga en la cuenta de que difundir información también incorpora un elemento de nueva ética digital ciudadana. Las plataformas nos han empoderado como medios particulares y podemos ayudar o podemos hacer daño, la primera cosa es preguntarnos: ¿verdaderamente con esto voy a aportar?".

Por último, Guerrero recomendó recuperar la conversación directa con las personas sin que necesariamente medie un contenido hecho por un tercero, preguntarle directamente al interlocutor por la veracidad de la información, llamar y preguntar detalles, la verdadera situación en el lugar.

 

*Retomamos esta información que Mauricio Guerrero nos dio a raíz de la desinformación que circuló durante los toques de queda decretados en Colombia durante el pasado paro nacional a finales de 2019.

 

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus

Jueves, 30 Julio 2020

Explicador: ¿Qué diferencias hay entre epidemia, pandemia y endemia?

Por Laura Castaño Giraldo

Estos términos se relacionan con la intensidad y la capacidad de propagación de enfermedades o eventos de salud, pero tienen diferencias que no deben prestarse para confusiones.

El 1 de junio de 2020 publicamos un chequeo en el que desmentimos publicaciones que aseguraban que la Organización Mundial de la Salud (OMS) había declarado COVID-19 enfermedad endémica. 

En Colombiacheck observamos que el mensaje se difundió de un modo alarmista y muchos usuarios de redes sociales entraron en pánico, así que decidimos hacer este explicador para mostrar, de la forma más sencilla posible, qué significa que una enfermedad sea endémica y qué se entiende por términos como epidemia, pandemia, entre otros. 

Para ello, contactamos al médico Julián Fernández Niño, doctor en epidemiología y profesor del Departamento de Salud Pública de la Universidad del Norte, quien nos permitió ampliar información de la OMS que pondremos, a continuación, por partes.

Epidemia

El primer término que abordaremos será epidemia porque, a pesar de que resuena con mucha frecuencia desde diciembre de 2019, mes en el que aparecieron los primeros contagiados de COVID-19 en el mundo, no siempre se entiende con claridad. 

De acuerdo con el Dicciomed, esta palabra viene del griego “epi”, que significa sobre, y “démos”, que significa pueblo. Fernández Niño explicó que se refiere al “incremento de una enfermedad o un evento de salud por encima de lo habitual, para un momento específico y un lugar específico”. Es decir, cuando empiezan a aparecer más casos de los esperados en un período de tiempo determinado. 

Sobre eso hay que tener en cuenta tres precisiones que hace el médico. La primera es que las epidemias no son solo de enfermedades, también de eventos de salud pública. Por eso, como afirmó él, en ocasiones “se habla de epidemias de suicidios”. 

La segunda precisión es que “no todos los incrementos de casos de una enfermedad son epidemias porque hay incrementos para enfermedades conocidas que se dan, por ejemplo, por el cambio de estaciones, como la influenza”. 

Para el caso de enfermedades respiratorias, Silvana Zapata Bedoya, epidemióloga de campo del Instituto Nacional de Salud, INS, nos dijo en una entrevista para nuestro podcast que en Colombia “tenemos una oleada de picos respiratorios que generan muertes en marzo y abril y en octubre y noviembre”.

La tercera precisión es que, en ocasiones, se utiliza también el término “brote” como sinónimo de epidemia, aunque para Fernández Niño esa denominación se adhiere mejor cuando se trata de un incremento de casos restringido a un área, como, por ejemplo, un brote alimentario en un colegio, que según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se trata de “un incidente en el que dos o más personas presentan una enfermedad semejante después de la ingestión de un mismo alimento, y los análisis epidemiológicos apuntan al alimento como el origen de la enfermedad”. 

Pandemia

El siguiente término es pandemia, que viene del griego “pan”, que significa todo, y "démos", que significa pueblo. Se popularizó nuevamente el 11 de marzo de 2020 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el COVID-19 pandemia global.

¿Y qué significa eso? Según esa misma organización, una pandemia es “la propagación mundial de una nueva enfermedad”. Esta definición ha tenido algunos cambios y, de hecho, como nos dijo Fernández Niño, hay varias consideraciones al respecto, pero, desde su perspectiva como epidemiólogo, la más acertada es la que se refiere a “una epidemia que tiene una alta propagación geográfica”.

Pero ojo: el hecho de que una enfermedad sea pandémica no significa que sea necesariamente letal. El médico insistió en que el término es más “un indicador de propagación sostenida, de persona a persona, en varios continentes”. 

Eso pone sobre la mesa otro aspecto importante que se debe someter a consideración: la transmisión. Fernández Niño reiteró la existencia de varios criterios, pero uno de los más conocidos es aquel que indica que para hablar de pandemia debe haber transmisión autóctona, que “no depende de los casos importados o no son solo casos importados y relacionados” sino que "hay casos contagiados a partir de otras personas”. 

Endemia

Esta palabra tiene origen griego, que se divide así: “en”, que significa dentro, y “démos”, que significa pueblo. 

Aquí ya llegamos al motivo principal de nuestro explicador y por eso nos remitimos al chequeo que mencionamos anteriormente para decir que los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) afirman que una enfermedad es endémica cuando se presenta constante o habitualmente “en una población dentro de una zona geográfica”. 

Sobre eso, Fernández Niño añadió que precisamente se habla de endemia porque la enfermedad “es propia de un lugar”, así como las especies endémicas, y puede variar, de una manera esperada, dentro del margen de los canales endémicos, que, según la OPS, “describen en forma resumida la distribución de frecuencias de la enfermedad para el periodo de un año, basada en el comportamiento observado de la enfermedad durante varios años previos y en secuencia”. 

De todos modos es necesario tener en cuenta que el hecho de que una enfermedad sea endémica no significa que no esté en capacidad de mover epidemias. Tales son los casos del dengue y la malaria. “Dengue es una endemia, pero cuando, por ejemplo, sucede el fenómeno de El Niño, tenemos epidemias de una enfermedad endémica”, explicó el epidemiólogo.

¿Motivo de alarma?

Pero aquí volvemos a lo que nos llamó la atención en un principio, que fue el sentido alarmista de las cadenas falsas que decían que la OMS había declarado COVID-19 enfermedad endémica. 

El médico insistió que este es un tema que siempre debe tratarse con toda la prudencia del caso, pero, desde su punto de vista, “estamos lejos de saber si esta infección se pueda comportar como una endemia y de qué manera puede hacerlo, depende de si va a tener un comportamiento estacional, que estamos por verlo todavía porque esto acaba de comenzar”. Además, “no es lo mismo el primer año que el segundo año, cuando ya ha hecho un primer barrido de susceptibles”. 

Por otro lado, esto es algo que está pendiente de modificación porque el mundo está a la espera de la vacuna y de qué tan efectiva sea. 

Finalmente, Fernández Niño expresó que “el hecho de que sea endémico o no, no necesariamente nos está diciendo que podamos estar más tranquilos o no”. Eso, en realidad, depende de “la magnitud que tenga la endemia y si es algo que podamos manejar en los servicios de salud”, porque “una cosa es una endemia dentro de la capacidad del sistema de salud y otra cosa es una endemia por fuera de la capacidad en salud”. 

Otros términos

En algunos momentos ha aparecido el término hiperendemia para referirse “a una endemia que tiene un comportamiento alto en un lugar específico comparado con otros”, dijo el médico. O, como explica el CDC, cuando hay “niveles persistentes y elevados de aparición”. Sin embargo, no es una palabra que se utilice con frecuencia y corresponde más a los grados de intensidad con que se da una transmisión. 

Fernández Niño también mencionó la existencia del término sindemia, que sucede cuando se tiene “una infección que se propaga rápido” y, al mismo tiempo, se lidia con el impacto de las enfermedades crónicas (como la hipertensión, la diabetes, entre otras). No encontramos en los glosarios de salud de la OMS esta palabra, pero hay reportes de prensa y artículos académicos que sí la han mencionado, como este en el que la definen como “la presentación de dos o más enfermedades o condiciones en una misma persona”.