Pasar al contenido principal
Jueves, 11 Junio 2020

Explicador: Lo que se sabe hasta ahora de la hidroxicloroquina para tratar la COVID-19

Por Laura Rodríguez Salamanca

Hace unos días, la OMS retomó las pruebas con este medicamento, luego de que la revista The Lancet retirara un estudio que reportaba incremento en la mortalidad de los pacientes. Pero aún no hay evidencia suficiente de su efectividad.

La hidroxicloroquina es un medicamento antimalárico que se usa para prevenir y tratar los ataques agudos de malaria. También para enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso sistémico y la artritis reumatoide. Esto, porque se considera que disminuye la actividad del sistema inmune, aunque aún hay dudas sobre la razón en la que se basa su efectividad en estos padecimientos. 

En el caso del COVID-19, este ha sido uno de los productos más difundidos y debatidos como posible tratamiento para la enfermedad. Según un artículo de Salud con Lupa (una plataforma digital de periodismo enfocada en salud pública) que republicamos en Colombiacheck, “desde febrero pasado, se conoce que China usó hidroxicloroquina para algunos tipos de neumonía por el nuevo coronavirus y se redactaron informes sobre su uso terapéutico”. 

A finales de marzo, la posibilidad de que el medicamento ayudara al tratamiento de los pacientes con COVID-19 tuvo mayor alcance entre la audiencia debido a un trino del presidente estadounidense, Donald Trump. “La hidroxicloroquina y azitromicina [un antibiótico], tomados en conjunto, tienen una oportunidad real de ser uno de los mayores puntos de inflexión en la historia de la medicina", escribió el mandatario.

Pero, después, de acuerdo con Europa Press, Stephen Hahn, comisionado de Alimentos y Drogas de la FDA, aclaró que la hidroxicloroquina se estaba usando, pero en el contexto de ensayos clínicos para comprobar la seguridad y la eficacia del medicamento.

No hay evidencia 

Muchos medios en todo el mundo han difundido información apresurada sobre este producto. De hecho, como escribimos en otro artículo, el 22 de marzo la Asociación Colombiana de Reumatología le escribió una carta al ministro de salud diciendo que la divulgación en medios había generado “expectativas no fundadas en la población general” y que ya habían “comenzado a tener noticias de baja en la disponibilidad en farmacias de estos medicamentos”. 

En ese contexto, el 22 de marzo Epistemonikos, aliado científico de Salud con Lupa, con ayuda del equipo internacional COVID-19 L·OVE Working Group, hizo una revisión de la evidencia disponible sobre este medicamento y la cloroquina (otro medicamento antimalárico) para tratar el nuevo coronavirus. Y encontraron que no había evidencia de que las dos medicinas contra la malaria sirvieran para COVID-19. 

Es más, sobre un estudio francés, publicado el 20 de marzo en la Revista Internacional de Agentes Antimicrobianos, que hasta ese momento era el que mayor expectativa había despertado entre el público general y había ocasionado las declaraciones de Trump, escribieron: “entrega evidencia de muy baja certeza (evidencia preliminar). Es tan baja la certeza, que según parámetros rigurosos, como son los utilizados por Cochrane, el estudio ni siquiera cumple con el criterio mínimo para ser incluido en una revisión sistemática”. 

Pare...

El 23 de mayo el Grupo Ejecutivo del Ensayo Solidaridad (lanzado por la Organización Mundial de la Salud, OMS, para encontrar el tratamiento efectivo para el nuevo coronavirus) decidió “implementar una pausa temporal del brazo de hidroxicloroquina del ensayo, debido a las preocupaciones planteadas sobre la seguridad del medicamento”.

Esta decisión se tomó luego de que la revista médica británica The Lancet publicara [el 22 de mayo] un estudio que no solo reportaba no encontrar beneficios, sino también hallar “mayor riesgo de mortalidad hospitalaria y de arritmia ventricular” en los pacientes que recibieron cloroquina o hidroxicloroquina (con y sin azitromicina) como tratamiento.

Esta investigación llamaba la atención porque “incluía datos de 96.032 pacientes en 671 hospitales en seis continentes”, entre los cuales se encontraban 14.888 que habían recibido estos medicamentos. Y esto constituía una muestra evidentemente superior a la de, por ejemplo, el estudio francés (que ya nombramos) que había tratado solo a 20 pacientes con resultados positivos. 

Sin embargo, este estudio fue retirado el 4 de junio por la revista británica por solicitud de tres de sus cuatro autores. “Uno de ellos, Sapan Desai, es el fundador de la empresa Surgisphere. Esta compañía ha sido la que ha proporcionado los datos con los que se ha realizado la investigación. Según cuentan los otros tres autores del estudio, esta empresa se ha negado a ofrecer el conjunto de datos utilizado para poder realizar una auditoría externa”, escribieron nuestros colegas españoles de Maldita.es. Esto impedía una revisión adecuada y de pares científicos y los investigadores decidieron que no podían seguir respaldando los resultados. 

La investigación ya había generado sospechas en la comunidad científica. “Decenas de científicos han señalado en los últimos días las inconsistencias del estudio. De hecho, más de 120 investigadores han firmado una carta abierta en la que señalan algunas de sus limitaciones. La carta, publicada el 28 de mayo, también fue enviada a The Lancet”, agregó Maldita.es.

Con base en los mismos datos de Surgisphere Corporation, también se desarrolló la investigación “Enfermedad cardiovascular, farmacoterapia y mortalidad en Covid-19”, que reportaba problemas con la hidroxicloroquina y que también se retiró el 4 de junio. Esta vez del The New England of Journal of Medicine. 

Y siga

El 3 de junio, el director General de la OMS, Tedros Adhanom, anunció que se retomaban los ensayos con hidroxicloroquina. “Sobre la base de los datos de mortalidad disponibles, los miembros del comité recomendaron que no hay razones para modificar el protocolo del ensayo”, se lee en la actualización sobre el medicamento de la OMS

Entonces la organización volvió a respaldar todos los brazos de investigación del Ensayo Solidaridad y se comprometió a comunicarse con los investigadores principales para reanudar y acelerar la investigación del tratamiento para el COVID-19. 

¿Qué sabemos ahora?

Como explica Víctor Román, presidente de la Asociación Peruana de Periodistas y Comunicadores de la Ciencia, en un artículo de su autoría en la revista científica N+1, aunque “estos dos artículos han sido retractados, no son los únicos que informaron sobre los problemas con el uso de hidroxicloroquina”.

En su texto cuenta que, por ejemplo, un estudio publicado la semana pasada en The New England of Journal of Medicine ha “encontrado que el medicamento no logró prevenir los síntomas del coronavirus y puede haber estado asociado con problemas cardíacos o más muertes entre los pacientes”. 

El periodista también incluye que un estudio de la Universidad de Minnesota, que hizo pruebas aleatorias de ensayos controlados para determinar si la hidroxicloroquina podía prevenir el coronavirus de Wuhan y que se centró en las personas que se expusieron al virus recientemente, “descubrió que el medicamento no ayudaba a prevenir infecciones”. 

Y agrega: “en el mismo sentido, otro estudio publicado el Journal of the American Medical Association, encontró que, entre miles de pacientes hospitalizados con coronavirus, a los que recibieron el medicamento antipalúdico hidroxicloroquina no les fue mejor ni peor que a los pacientes que no recibieron la droga”. 

Pero, para concluir, se puede decir que volvimos al principio. En palabras de nuestros colegas de Chequeado, en Argentina, “falta evidencia para saber exactamente qué tan seguro y efectivo puede ser el tratamiento con hidroxicloroquina (y cloroquina) cuando se trata de la COVID-19. Y eso puede ser frustrante, sin duda. Pero también es normal. La ciencia avanza a pasos lentos, tropezándose y contradiciéndose". 

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus

Miércoles, 01 Abril 2020

En datos: La capacidad instalada del sistema de salud colombiano

Por María Camila Torres y María Isabel Magaña

En este artículo te explicamos cuál es el panorama actual del sistema sanitario en Colombia y las medidas que se están tomando para fortalecerlo lo más pronto posible.

Logo Unisabana Medios

Contenido producido por el equipo de datos de Unisabana Medios.

El virus que nos tiene a todos encerrados hoy en casa ya ha contagiado a más de 932.605 personas a nivel mundial. Y aunque son más los recuperados que los que fallecen, el virus ha puesto en jaque a los sistemas sanitarios de diferentes países que no han dado abasto para controlar la pandemia.

En Colombia, todavía estamos en fase de expansión. Al día de la publicación de este artículo, había 1.009 contagios activos, 17 muertes y 39 recuperados..

Como explicamos en otra nota, una de las tres claves que harían que el coronavirus nos haga vivir una situación similar a la de Italia y España, es la capacidad del sistema sanitario. Nosotros jugamos con la ventaja del tiempo: hemos tomado medidas rápidas y aún no tenemos suficientes casos que requieran hospitalización como para poner en jaque al sistema de salud. Sin embargo, el gobierno tiene una carrera contrarreloj para fortalecerlo, antes de que el virus haga estragos.

En este artículo te explicamos cuál es el panorama actual del sistema sanitario en Colombia y las medidas que se están tomando para fortalecerlo lo más pronto posible. 

¿Cómo está Colombia para atender la crisis sanitaria?

Como explicamos aquí, el número de camas es fundamental para tener una baja tasa de mortalidad. Por esta razón, parte del proceso de adecuación que hace el gobierno es disminuir la ocupación en estas unidades y crear nuevas camas que puedan recibir a pacientes con complejidades medias y críticas.

En total, Colombia cuenta con 5.359 camas en Unidades de Cuidados Intensivos a nivel nacional y 3.161 camas de cuidado intermedio, según datos del Registro Especial de Prestadores del Servicio de Salud.  Como lo manifestó el presidente Iván Duque en un en vivo en la red social Facebook, aproximadamente la mitad está en uso, por lo que es prioridad disminuir su ocupación.

Estas cifras se parecen a las italianas o españolas, pues en España hay 4.400 camas de cuidados intensivos y en Italia 5.100. Sin embargo, mientras que en España hay 2,9 camas hospitalarias por cada mil habitantes, y en Italia 3, en Colombia tan solo hay 1,7 camas, la mitad.

La buena noticia es que de los 1.009 casos activos que tiene el país al 1 de abril, tan solo 39 personas contagiadas están siendo tratadas desde las Unidades de Cuidados Intensivos, y otras 76 están hospitalizadas. Esto quiere decir que el 15% de casos detectados está requiriendo atención especializada, por lo que nuestro sistema de salud no se ha saturado, y por consiguiente, aún hay tiempo para actuar.

Como se ha informado, el sistema de salud colombiano, al igual que el de España o Italia, no está preparado para soportar el número de casos que requerirán atención hospitalaria. Según las estimaciones más pesimistas del Gobierno Nacional, estas personas serán, en tres meses, unos 550.600 infectados con casos severos y otros 187.523 en estado crítico. En promedio, el gobierno estipula 14 días en la UCI para los pacientes críticos y 5 días de hospitalización para otros casos.

Ambulancias disponibles

En el siguiente gráfico, se evidencia el número de ambulancias que hay por cada 100.000 habitantes en los departamentos con más contagios al día de publicación de esta pieza. Estos son: Bogotá (390), Antioquia (101), Bolívar (42) Cundinamarca (38), Risaralda (35) Atlántico (33), Quindío (16), Norte de Santander (19) y Cesar (11). Aunque Valle del Cauca es también uno de los departamentos más afectados por el virus, con 116 casos registrados, no se tuvo en cuenta en esta gráfica debido a que el número de ambulancias por cada 100.000 habitantes es desproporcional: tiene una tasa de 762 ambulancias. Estas mismas cifras se repiten con el número de camas y UCI. Estamos investigando el por qué de este número, pero aún no hemos recibido explicación.

Según estos datos del Registro Especial de Prestadores de Servicio de Salud, Cesar es el departamento, dentro de este grupo, con más ambulancias por cada 100.000 habitantes. Bogotá es el que menos ambulancias tiene por esa cantidad de personas, pese a tener muchos más infectados.

Es importante resaltar que el número de ambulancias que se presenta en el gráfico es la suma de las ambulancias básicas y medicalizadas que tiene cada departamento. La diferencia radica en que las básicas se utilizan para transportar a pacientes estables mientras que las medicalizadas son para trasladar a pacientes en estado crítico.

Personal médico disponible

El personal médico es sin duda la herramienta principal para enfrentar la crisis por el Covid-19. ¿Cómo está Colombia en este aspecto frente a otros países? Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Colombia tiene 2,1 médicos y 1,3 enfermeras por cada 1.000 habitantes. Esta cifra es similar a la de China pero mucho menor que la de Italia, Alemania o España.

Se debe aclarar que, la OCDE entiende por médico a todo aquel que está ejerciendo la medicina en la actualidad. En algunos países tienen en cuenta a los residentes e internos. Para el caso de los enfermeros, incluye a todo aquel que ejerza la labor, ya sea en entidades públicas o privadas. En algunas ocasiones tiene en cuenta a los investigadores y administradores.

Esta cifra ha hecho que otros países pidan a los médicos y enfermeros retirados que se reincorporen para apoyar la emergencia, aunque Colombia no ha tomado aún esta decisión.

Indudablemente, el fortalecimiento del sistema de salud es crucial para enfrentar la crisis por el coronavirus y reducir la tasa de mortalidad dentro del país. La respuesta es simple y el profesor Hugh Montgomery lo explica muy bien:

¿Qué está haciendo colombia para prepararse y evitar un desborde del sistema?

Lo primero es que el Estado está jugando la única carta que tenemos a nuestro favor: el tiempo. Por ello, está adecuando, importando y priorizando equipos, medicamentos y camas. 

Un ejemplo es que el pasado 27 de marzo, el Gobierno hizo un pedido de 1.510 respiradores para atender eventuales casos de coronavirus con complicaciones. Esta medida es importante, debido a que este es un equipo médico crucial dentro de las Unidades de Cuidados Intensivos para tratar a los pacientes que se encuentren en estado crítico y que ya no pueden respirar.

No sabemos cuántos respiradores hay actualmente en Colombia, pues no hay datos públicos oficiales al respecto. Pero para sumar a esta medida, hay un esfuerzo colectivo de instituciones públicas y privadas que está trabajando en el diseño y prototipado de 3 ventiladores open source y de bajo costo que, en caso de ser exitoso, podría entrar en fase de producción.

De hecho, la Universidad de La Sabana ha venido haciendo un trabajo interesante para el fortalecimiento del sistema sanitario. Las facultades de Medicina e Ingeniería, el Centro Clínico de la Clínica de La Sabana y la Fundación Neumológica se unieron para sacar adelante un prototipo de respirador económico. Este cumple con todos los requisitos exigidos: es sencillo y de bajo costo. Solo se está a la espera de la aprobación del Invima para poder producirlo de forma masiva.

Medidas estatales

Desde el Ministerio de Trabajo, se distribuirán kits a los médicos, auxiliares y técnicos en Colombia para que puedan protegerse, entendiendo que su seguridad es una prioridad.

Asimismo, el Gobierno Nacional destinó una provisión de recursos adicionales para el sistema de salud, con el fin de facilitar la adquisición de equipos médicos, hacer más testeos y proveer recursos a la red hospitalaria para que pueda atender la pandemia de manera óptima.

Como medidas adicionales, el ministro de comercio, Juan Manuel Restrepo, informó que el sector hotelero dispondrá de 132 hoteles en 23 departamentos del país, para habilitar más de 8 mil habitaciones como centros hospitalarios, en caso de que se necesiten para hacerle frente a la emergencia sanitaria.

El Ministro afirmó también, que hay 140 empresas nacionales trabajando diariamente para producir alrededor de 14 millones de tapabocas. Además, señaló que algunas de estas empresas están produciendo ventiladores, textiles de protección y geles antibacteriales.

Medidas regionales

Las medidas tomadas por el gobierno colombiano para enfrentar la crisis del coronavirus, no solo reducen el número de contagios dentro del territorio. Estas también dan el tiempo necesario para que las autoridades regionales y municipales tomen medidas adicionales que ayuden a contrarrestar el impacto que tendrá el virus en el sistema de salud colombiano.

Medidas de la sociedad civil y las empresas

La iniciativa #InnovaPorLaVida, liderada por académicos, empresarios y emprendedores y miembros del sector público ha desarrollado a través de la ciencia, tecnología e innovación (CTi) soluciones rápidas que contribuyan a la prevención, atención y control del virus. En este momento, se puede donar al desarrollo de cuatro proyectos, que están por finalizar.

Captura de pantalla

Otro ejemplo es la alianza entre Crystal y Compañía de Empaques, las cuales se asociaron para crear un prototipo de traje en tela, sin poros, para evitar que los médicos se contagien con COVID-19.

El grupo Ecopetrol donó $ 26.000 millones destinados exclusivamente a equipos médicos, atención humanitaria, hospitales de campaña, objetos de limpieza como antibacteriales, elementos hospitalarios y de protección personal. Esta organización priorizó las inversiones en los departamentos de Neiva, Orinoquia, Casanare, Arauca, Putumayo y Norte de Santander, donde la empresa tiene más influencia.

El empresario Luis Carlos Sarmiento, también donó recursos para atender la crisis por el COVID-19. El presidente de la junta directiva del Grupo Aval invertirá $ 80 mil millones que se destinarán para: la adquisición de 300 mil kits de pruebas diagnósticas para la detección del coronavirus, la distribución de mercados para la población vulnerable y para la compra de ventiladores.

Grupo Argos, por su parte, donará $10.000 millones para habilitar alrededor de 100 camas hospitalarias adicionales. Asimismo, Promigas invertirá $22.000 millones para ampliar el número de camas y comprar elementos de protección. Bavaria, donará 100.000 botellas de gel antibacterial y Asocaña donó 250.000 litros de alcohol para abastecer a 5 regiones del país, entre otras empresas que están apoyando para enfrentar la crisis actual.

Especial mentiras y verdades del coronavirus