Pasar al contenido principal
Sábado, 18 Junio 2022

Cómo reconocer engaños con gráficos 

Por Jeanfreddy Gutiérrez

Gráficos de barras, en 3D, con escala cambiada o usando diseño gráfico para modificar engañosamente las porciones o tamaño de las mismas, Colombiacheck le dice cómo ponerle la lupa para reconocer las mentiras hechas con estadísticas.

En época electoral abundan las encuestas, los estudios de opinión y también las gráficas que pretenden mostrar los resultados de forma engañosa. Ad portas de la segunda vuelta, en Colombiacheck decidimos hacer un listado de técnicas para engañar con datos y su visualización, bien sean gráficos o formas de interpretar los mismos, en este explicador.

Empecemos con un ejemplo que ya podemos considerar clásico: comparar cifras de contagios, muertes y hospitalizaciones por COVID-19 entre países. Estadísticas correctas pero sin contextualizar, es decir, considerar distintas formas de llevar las cuentas en cada país. Por ejemplo, algunos países contaron contagios o muertes sospechosas y otros sólo las confirmadas. Por eso en países como Perú y China se han actualizado estos mecanismos.

Por ejemplo, esta gráfica tomada por el Financial Times, que es citada en la nota “Mentiras y Narrativas con Datos COVID19” de Social TIC, una iniciativa ciudadana para formar en periodismo de datos, brinda varios consejos y advertencias sobre gráficos y estadísticas.

El pasado 23 de abril de 2020 tuvieron una conversación en línea que contó entre otros expertos con la profesora y periodista de datos María Isabel Magaña, con quien Colombiacheck conversó para este explicador. En su cuenta de Twitter promociona estos tips con la etiqueta #MentirConGráficos.

“Hay varios trucos clásicos para mentir, como hacer un zoom específico a cierta porción de los datos, alterar la escala (para no empezar en cero), usar el gráfico inadecuado (torta en vez de líneas o barras, o viceversa) o incluso recurrir a gráficas en 3D para hacer parecer más grande a algunas porciones”, nos dijo la profesora de la Universidad de La Sabana.

En El Arte de Presentar hay varios ejemplos de lo dicho por Magaña. Acá, poner el 0 en 200.000 votos lleva al Partido Popular de España a aparecer en mucho menor proporción con respecto a sus competidores. A la derecha, con la escala iniciando en 0 se nota que la ventaja no es tan grande.

En esta segunda imagen, podemos ver cómo, usando la escala logarítmica en la izquierda -y por tanto alterar la escala- se esconde el problema de la violencia de género en España, pero al usar barras para comparar cifras directamente, vemos que las cifras superan por mucho, hasta cuatro veces el más cercano, en comparación con otros países de Europa.

Y finalmente, el desaparecido Steve Jobs, estudiado por su habilidad para las presentaciones, usó una torta 3D -y el orden de las porciones- para que las ventas del iPhone parecieran más grande que el renglón “Otros”.

Mentiras electorales en Colombia

También en Colombia se ha tratado de engañar usando gráficos a partir de datos verdaderos. El primer ejemplo se dio en abril de 2021 cuando la Revista Semana usó diseño gráfico para mostrar los resultados de una encuesta del Centro Nacional de Consultoría (CNC) con auditoría de Yanhaas, para reducir la ventaja que Gustavo Petro mostraba en relación con sus contendientes.

La denuncia fue realizada por el periodista e historiador Arturo Rojas, conductor del podcast Esfera Pública, quien se dio además a la tarea de graficar adecuadamente los datos para revelar el intento de engaño. También en la cuenta Falacia Del Día, que maneja el pedagogo Paulo César Sepúlveda, se hizo eco de la denuncia contra la manipulación gráfica, acudiendo al concepto de sesgo de encuadre (o framing), que muestra datos reales en un contexto que permite una interpretación interesada.

 

 

 

En un giro distinto, Colombiacheck verificó una serie de falsas portadas de la Revista Semana que manipulaban los resultados de una encuesta e incluso en una versión hicieron más alto o más grande la figura de Gustavo Petro para causar también una impresión distinta a la que brindan los datos.

 

Más recientemente, el 15 de junio de 2022, cuando ya existía la veda de difusión de encuestas, el portal Dato Certero publicó los resultados de la última encuesta Yanhaas del 11 de junio de 2022 en el que Petro alcanzaba el 45% mientras Hernández se hundía al 35% con una intención de voto en blanco de 13%.

Sin embargo, el portal, que ya Colombiacheck había verificado por difundir el falso contagio de Rodolfo Hernández con viruela del mono y una falsa frase sobre las iglesias cristianas, asegura que la encuesta se hizo con una muestra de 2.172 personas en 60 municipios, aunque El Tiempo y El Colombiano reportaron que se hizo en 1.234 personas.

La nota del portal Dato Certero excluye también una precisión brindada por los dos medios: que en la anterior medición de Yanhaas, del 5 de junio, la diferencia era mucho más pequeña, con Petro alcanzando el 42% y Hernández el 41%.

También excluye que el Semáforo de Encuestas de La Silla Vacía le dió solo 3,6 puntos de 10 a esta encuestadora, y que esta baja calificación se corroboró tras los resultados de la primera vuelta porque Yanhaas fue la que menos acertó: le daba sólo 15% de votos a Rodolfo Hernández y casi 10% al voto en blanco. 

Malinterpretación interesada

En los seis casos, datos ciertos, fidedignos y verídicos son mostrados de forma engañosa con gráficos. Pero Magaña también hace referencia a mentiras al malinterpretar las estadísticas. “Comparar datos levantados con metodologías diferentes (como el ejemplo del COVID), como la forma en que se midieron los kilómetros de ciclovías en Bogotá, que pasó de contarlos de ida y vuelta a sólo vuelta, entonces se duplicaron sin hacer una sola obra sólo porque se cambió la forma de contarlo”.

La experta dice que el problema a veces puede ser usar demasiados datos en un mismo gráfico o “ponerse demasiado creativos” en que la fidelidad de la representación se pierde a costa del diseño. “Es lo que pasa cuando usas trozos de pizza, por ejemplo, que se ve bien pero subrepresenta o sobrerepresenta porciones para que se vea de forma atractiva”.

 

La periodista de datos cita además un ejemplo muy conocido en Venezuela, cuando la presentación oficial de los resultados de las elecciones presidenciales presentaron de forma muy engañosa los votos de cada uno de los candidatos o como la Radio Televisión Española trató de manipular las cifras del desempleo de ese país.

 

La profesora advierte que “los datos se usan para generar acciones” por lo que recomienda una lectura crítica, y de forma similar que recomendamos con la desinformación, “estudiar la intención de quien lo publica, porque a veces son errores involuntarios, mera ignorancia pero también puede haber intención de engañar”.

Al respecto, Verne publicó un trabajo llamado Cómo reconocer un gráfico que quiere manipularte (o que está mal hecho) con varios otros ejemplos de este tipo de engaños. ¿Quieres saber más o comparar con otros gráficos engañosos? Hay varios otros ejemplos a consultar (1, 2, 3 y 4).

También puedes revisar nuestro explicador sobre cómo entender las encuestas electorales.

Martes, 29 Marzo 2022

UkraineFacts y Mentiras Contagiosas: más periodismo colaborativo para combatir la desinformación

Por Jeanfreddy Gutierrez

La desinformación rompe barreras geográficas, políticas e idiomáticas, Colombiacheck se une a esfuerzos para estudiar y combatirla de forma coordinada

El 24 de febrero de 2022, tropas rusas entraron a Ucrania para realizar lo que la propaganda oficial de Rusia calificó como “operación militar especial” con el objetivo de “desnazificar” a la nación vecina. Esto después de que otras invasiones y acciones militares despojaron a Ucrania de la península de Crimea en 2014 y de reconocer la independencia de dos regiones de mayoría rusófona.

La versión oficial replicada por el aparato comunicacional ruso, encabezado internacionalmente por Russia Today (RT), señalaba que no habría tal invasión sino que esto era una matriz de opinión de la prensa occidental para atacar al régimen encabezado por Vladimir Putin, como descubrió un análisis de Maldita que replicamos en Colombiacheck. En manos de nuestra periodista Mónica Ospina, también publicamos un explicador -o pre-chequeo como lo califican los colegas de First Draft- para detallar cuál es el papel de la ultraderecha en Ucrania, si de verdad hay neonazismo en su gobierna y así contextualizar el conflicto ruso-ucraniano.

Así nos unimos a #UkraineFacts, un nuevo esfuerzo colaborativo y transfronterizo de la International Fact Checking Network (IFCN), para dar una respuesta coordinada, rápida y conjunta a la guerra de desinformación. Por nuestro trabajo, incluso logramos que Twitter destacara un moment con nuestros chequeos. Dos de ellos circularon sólo en Colombia (1, 2). Colombiacheck ya había participado en iniciativas mundiales y regionales como #CoronavirusFactsAlliance y #LatamChequeaVacunas.

En nuestro ejercicio de verificación, encontramos desinformaciones al estilo de lo que se viralizó durante los distintos paros nacionales: fotos y videos reales pero cuyo contexto correspondía a Turquía o China, por ejemplo, o en Ucrania pero sin relación con la guerra sino con eventos anteriores, ninguno de ellos bélicos.

También los ucranianos juegan con mentiras a conveniencia, como el “Fantasma de Kiev”, un mito que se expandió en Internet gracias la difusión, por parte del Ministerio de Defensa de Ucrania, de presuntos vídeos de combate que no eran más que simulaciones de videojuegos hechas como homenaje al presunto heroico piloto. La viralidad incluso incluyó el rostro de un abogado argentino que fue objeto de un chiste de sus amigos, al hacerlo pasar por el piloto ucraniano.

Aliados con CLIP

En un trabajo que inició en diciembre de 2021, nos unimos a la alianza Mentiras Contagiosas del Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP) para investigar las mentiras, teorías de conspiración y estafas de grupos que en Latinoamérica distribuyeron desinformación alrededor del COVID-19, incluyendo candidatos al Senado y a la Cámara en Colombia. 

Nuestra periodista científica, Sharon Mejía Campos, y nuestro director, Jeanfreddy Gutiérrez Torres, colaboraron en la investigación sobre cómo los promotores del dióxido de cloro en Latinoamérica perfeccionaron sus herramientas de difusión y desinformación para hacer la sustancia usada para purificar agua tan popular que incluso es legal en Bolivia tras su aprobación en el Congreso de ese país. La serie de reportajes puede encontrarla en nuestra sección de Investigaciones.

La desinformación circula sin detenerse en fronteras, aduanas o idiomas, como lo vimos con la infodemia, por tanto, la respuesta coordinada debe ser también tan atractiva. Y en Colombiacheck nos aliamos para hacer viral la verificación.