Pasar al contenido principal
Jueves, 11 Abril 2019

Bus no fue quemado en protestas como tuiteó senadora María Fernanda Cabal

Por Ana María Saavedra

Revisamos otra información viral sobre buses quemados. Esta vez, se trata de un bus quemado en la vía Quibdó-Medellín y se sospecha del ELN.

Durante la Minga indígena que ocurrió en el suroccidente del país en las últimas semanas se movieron varias desinformaciones en imagen y en video. Por ejemplo, ya habíamos revisado dos mensajes virales sobre buses quemados.

Ahora, uno de nuestros lectores nos pidió a través de Twitter que verificáramos un trino de la senadora María Fernanda Cabal sobre otro bus quemado, que ella aseguraba se trataba del resultado de “protestas”.

Pero, al verificar, encontramos que es un hecho que no tiene relación con ninguna protesta social, sino que está siendo investigado como un acto del ELN.

Cabal trinó:

“¿Hasta cuándo este país tendrá que soportar tanto bárbaro pretendiendo “protestar” quemando medios de transporte? Qué desgracia, parecemos condenados al atraso”, escribió la senadora junto a una foto de un bus incendiado.

busmar

 

Sin embargo, en el trino no hay información de dónde y qué ocurrió en este hecho.

Al hacer la verificación de la imagen, usando la búsqueda inversa en Google encontramos dos mensajes de Twitter con esta foto publicado el 8 de abril.

 

Al buscar en medios de comunicación la noticia del bus incinerado en la vía Quibdó-Medellín encontramos que sí se presentó este hecho, como lo reportaron medios como Caracol Televisión, que informó que se trató de un acto atribuido al ELN. Caracol citó como fuente a la Séptima División del Ejército y aseguró que la foto era cortesía de "Guardianes de Antioquia". Lo mismo hizo el diario El Colombiano al utilizar una imagen del hecho.

En Colombiacheck contactamos a la oficina de prensa de Séptima División del Ejército para preguntarles sobre este hecho. Nos enviaron, a través de Whatsapp, un comunicado de prensa, en el que se confirmaba la versión que los autores habrían sido miembros de “la estructura Manuel Hernández el Boche del Grupo Armado Organizado GAO - ELN”.

Según el Ejército, los guerrilleros “acosados por el despliegue militar que el Ejército Nacional viene realizando en la zona, intentan liberar la presión con acciones terroristas contra la población civil”.

Aparte del comunicado, en la oficina de prensa de la Séptima División nos informaron que ese hecho no había tenido ninguna relación con protestas en la zona.

El 7 de marzo pasado, indígenas bloquearon la vía Quibdó-Medellín, en el sector El 18 bloquearon la vía, pero este hecho fue en otro sitio de la vía y no tiene relación con la quema del bus.

Con estos elementos, en Colombiacheck concluimos que el mensaje del trino de María Fernanda Cabal es falso, pues la quema del bus haya tenido alguna relación con protestas.

Miércoles, 13 Febrero 2019

No hay cifras para saber si la mayoría de homicidios son cometidos con armas de fuego ilegales

Por Sania Salazar

Christian Garcés, representante a la Cámara del Centro Democrático, atina al asegurar que alrededor del 70% de los homicidios en Colombia se cometen con arma de fuego, pero se equivoca al concluir que la mayoría de esas armas son ilegales, pues no hay cifras que lo comprueben.

El representante a la Cámara por el Centro Democrático Christian Garcés aseguró en su cuenta de Twitter que, según el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, “de 2010 a 2016, 7 de cada 10 homicidios en Colombia fueron cometidos con arma de fuego, mayoritariamente ilegales”.

Garcés lideró la iniciativa de pedirle la felixibilización al porte de armas al presidente Iván Duque, solicitud que abrió el debate en el país sobre el asunto.

Garcés le dijo a Colombiacheck que “al analizar las cifras de Medicina Legal del periodo comprendido entre 2010 y 2018 se puede observar que el porcentaje de homicidios cometidos con arma de fuego superaba el 70%, lo que permite concluir que siete de cada 10 homicidios se cometieron con arma de fuego durante ese periodo”. Además, nos envió los links de los documentos de los que extrajo las cifras.

Después de revisar las cifras y de consultar a expertos, calificamos la afirmación como cuestionable, pues si bien la proporción de asesinatos cometidos con arma de fuego concuerda con lo que dice Garcés, no hay manera de determinar la legalidad de las armas con las que se cometen todos los homicidios en Colombia, por lo cual no hay evidencia para concluir lo dicho por el Representante a la Cámara.

Colombiacheck revisó los informes de Medicina Legal en los que se basó el Representante y encontró que, efectivamente, el porcentaje de homicidios cometidos con arma de fuego entre 2010 y 2016 osciló entre el 69 y el 77 por ciento. Lo que es similar a decir que siete de cada 10 homicidios se perpetró con arma de fuego. Pero Medicina Legal no indica si esas armas eran mayoritariamente ilegales, como lo asegura Garcés.

Pedro Piedrahíta, profesor de ciencia política de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín y magíster en seguridad y defensa, le explicó a Colombiacheck que tanto las armas legales como las ilegales funcionan con los calibres aprobados por el Estado colombiano y distribuidos por la industria militar en el país, por lo que es prácticamente imposible saber qué porcentaje de los homicidios son cometidos con armas legales e ilegales.

Katherine Aguirre, investigadora del Instituto Igarapé de Brasil, le aseguró a Colombiacheck que no hay estadísticas disponibles para determinar si las armas con las que se cometen los asesinatos son legales o ilegales. “Medicina Legal solo sabe con qué clase de mecanismo se cometió el delito, pero no tiene información sobre la procedencia o el permiso de porte del arma”, precisó.

Según la investigadora, esto solo se podría averiguar con una investigación de la Policía que determine de qué arma salió el proyectil y cuál es el estado de la misma. “El nivel de conocimiento del arma concreta de los actos de homicidio es muy bajo y requiere una investigación profunda que no se ha desarrollado mucho en Colombia”, concluyó.

El artículo “Control de armas de fuego: mucho protocolo, pocos resultados”, de la Fundación Ideas para la Paz, FIP, recuerda que desde el gobierno de César Gaviria (1990-1994) hay una propuesta para realizar un censo de proyectiles, tanto de los que están en poder de civiles como de las de dotación de las fuerzas armadas lo que, según dice el artículo, “sin duda sería de gran utilidad para esclarecer crímenes que involucran armas de fuego”. Ela artículo, además, señala que desde la misma época se introdujo al país el Sistema Integrado de Identificación Balística (IBIS, por su nombre en inglés), que es clave para cumplir dicha función.

La implementación de ese sistema ha sido muy limitada “y en algunos casos críticos, como el de Cali, dejó de funcionar hace cerca de diez años, debido a la consabida falta de recursos”, concluye el artículo.

Se espera que el Gobierno publique el texto con las nuevas directrices para el porte de armas, que según el ministro de defensa, Guillermo Botero, ya está listo, y por el contrario endurece los criterios para el porte.