Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 06 Julio 2020

En Colombia no hubo conflictos ni guerras: Cuestionable

Por Sania Salazar

Esta es una de las respuestas del expresidente Álvaro Uribe en la entrevista con La Silla Vacía. En Colombiacheck verificamos varias de sus afirmaciones.

-(sic) aquí no ha habido  fuerzas armadas al servicio de dictaduras como lo hubo en otros países de América Latina, lo que me ha llevado a decir que aquí, con muchos problemas sociales, no hubo conflictos ni guerras- es un fragmento de la respuesta de Uribe a la pregunta anterior.

Lo primero que debemos explicar es que en Colombia sí se registró una dictadura, que duró cuatro años, de 1953 a 1957, tras el golpe militar de Gustavo Rojas Pinilla. 

Lo segundo es que desde hace varios años, Uribe y su partido, el Centro Democrático, niegan la existencia del conflicto armado en el país. Sin embargo, muchos en Colombia y en organismos internacionales tienen una postura contraria.

Colombiacheck había explicado ya que, según el Comité Internacional de la Cruz Roja, CICR, un conflicto armado no internacional o interno se refiere a una situación de violencia en la que tienen lugar, en el territorio de un Estado, enfrentamientos armados prolongados entre fuerzas gubernamentales y uno o más grupos armados organizados, o entre grupos de ese tipo.

También según el CICR, se establece que un país tiene conflicto armado interno bajo dos criterios objetivos del DIH: la organización de las partes y la intensidad de las hostilidades. “Por ‘organización’ se pueden observar, entre otros factores, la cadena de mando, estructura, capacidad para entrenar personal, capacidad para sostener operaciones militares en el tiempo y administración del territorio. Por ‘intensidad’ se pueden tener en cuenta factores como la gravedad, frecuencia y duración de los enfrentamientos, el equipamiento utilizado, el número de heridos y muertos e involucramiento de las fuerzas armadas cuando la policía no es suficiente”. Circunstancias que, técnicamente, se cumplen en Colombia.

Sobre las causas por las que Uribe y su partido niegan la existencia del conflicto armado en Colombia hay varias teorías o explicaciones. El subdirector académico de la Fundación Paz y Reconciliación, Pares, Ariel Ávila, asegura en su libro Detrás de la guerra en Colombia que la administración Uribe se basó en el discurso de la guerra contra el terrorismo, asimilado por gran parte del mundo occidental luego de los ataques de septiembre de 2001 en Estados Unidos (a las Torres Gemelas y el Pentágono), y que una de las líneas de esa estrategia fue la de una “guerra mediática … encaminada  a quitarle legitimidad a las guerrillas. Se llegó incluso a hablar de una guerra contra el terrorismo y se negó el concepto de conflicto armado”. 

En el libro La batalla por la paz, Juan Manuel Santos, expresidente y exministro de defensa de Uribe, asegura que durante el gobierno del antioqueño prácticamente se proscribieron los términos “guerrilleros” o “subversivos”, que podían dar cuenta del origen político de la lucha de grupos como las Farc y el ELN, y se reemplazaron por términos como  terroristas, narcoterroristas o bandidos.

“Aquí es donde entra la doctrina de la negación del conflicto. De acuerdo con ella, en Colombia no había conflicto interno armado por razones como las siguientes: primero, porque Colombia tiene una democracia sólida enmarcada en un Estado de derecho, y no es una dictadura ni ninguna clase de régimen tiránico o de facto. Por eso, cualquier levantamiento armado contra el Estado es un acto de terrorismo y no una sublevación con motivos valederos”, explica Santos.

Las otras razones, según el expresidente, apuntaban a que las justificaciones de una guerrilla que se proclamaba comunista perdían piso luego de la caída del Muro de Berlín en 1989 y por consiguiente lo que quedaban eran grupos criminales dedicados al secuestro y al narcotráfico. También porque más que ejércitos irregulares enfrentados a las fuerzas legítimas del Estado, las guerrillas se habían convertido en verdugos del pueblo, pues atacaban más a la población civil que a los militares y por eso Uribe y su gobierno los consideraban terroristas.

 

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 06 Noviembre 2018

Colombia no tiene en La Macarena “la fosa más grande de Latinoamérica” y la foto que lo asegura fue tomada en Bosnia

Por Ana María Saavedra

Una foto de una fosa común en Srebrenica, Bosnia está siendo usada para confundir a usuarios de redes sociales diciendo que se trata de una foto tomada en Colombia.

El 13 de octubre comenzó a rotar en Facebook una publicación que dice:

“Ahi tienen esta huaca (como ninguna otra) pa q se hagan ricos los defensores del PROCESO DE PAZ” (sic)

La nota es acompañada por una imagen en la que se ve un pantallazo de una nota de Radio Santa Fe titulada “Hallan la fosa común más grande de Latinoamérica en Colombia”, junto a la leyenda: “Escalofriante, triste y doloroso hallazgo. Dos mil cuerpos sepultados cerca a un campamento de las Farc”.

Publicación falsa sobre supuesta fosa común de las Farc

La misma noticia ha sido compartida en twitter, pero allí le cambiaron las palabras “campamento de las Farc” por “cuartel militar”.

Publicación falsa sobre supuesta fosa común en cuartel militar

 

En Colombiacheck verificamos estas cadenas y te explicamos por qué son falsas.

La foto

Esta fotografía, en efecto, fue usada por Radio Santa Fe (y otros portales) para ilustrar una noticia en 2010.

Pero la foto, en realidad, es de una fosa común hallada en 1996 en Srebrenica, Bosnia, tras una de las masacres más grandes de la historia moderna europea.

Tras hacer una búsqueda inversa de imagen, Colombiacheck encontró que la fotografía fue tomada en 1996 por Kevin Coombs, un fotógrafo de la agencia de noticias internacional Reuters.

En los resultados de esa búsqueda inversa, también encontramos que la foto ha sido usada decenas de veces para ilustrar noticias (tanto falsas como verdaderas) de otras fosas comunes encontradas en el mundo.

La fosa de La Macarena

La noticia de la fosa hallada en el municipio de La Macarena, Meta, fue publicada en julio de 2010 por diferentes medios de comunicación.

La información se daba por declaraciones de la entonces senadora Piedad Córdoba, quien asistió a una audiencia en esta población junto con una delegación de políticos de Europa y Estados Unidos, encabezada por seis eurodiputados.

 

 

 

 

Algunos medios, como Radio Santa Fe, publicaron que esta era la “fosa común más grande de Latinoamérica” y replicaron algunos comentarios de Córdoba en los que aseguraba que los cadáveres pertenecían a víctimas de ejecuciones extrajudiciales, también llamadas “falsos positivos”.

En realidad, no había una fosa común, sino una parte del cementerio de La Macarena en la que estaban algunos cadáveres enterrados sin identificar.

Luego de estas informaciones, la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos realizó inspecciones en el cementerio y encontró “indicios de una gran cantidad de cadáveres no identificados enterrados individualmente en el cementerio municipal de La Macarena”.

Según esta misma entidad, “hasta la fecha, la Oficina no ha encontrado indicios de la existencia de una fosa común, ni de enterramientos clandestinos en la cabecera municipal, pero no descarta la posibilidad de recibir nuevas informaciones que puedan servir para precisar, enriquecer o ajustar su contenido”.

Según el informe, “la falta de transparencia sobre la procedencia, identidad y las circunstancias de la muerte de las personas enterradas como no identificadas en el cementerio de La Macarena son de particular preocupación frente a la práctica extendida de las ejecuciones extrajudiciales en el país reportada por la Oficina en sus informes anuales desde el año 2004”.